La ley LGTBI de Podemos

El grupo parlamentario Unidos Podemos ha presentado en el Congreso de los Diputados un proyecto de ley LGTBI que, bajo el pretexto de evitar la discriminación, trata de imponer una ideología totalitaria que atenta contra los derechos de padres, educadores, periodistas, profesionales de la sanidad y, en síntesis, contra los derechos de todos los españoles, reconocidos en la Constitución y en los tratados y convenios internacionales, que prohíben precisamente toda discriminación a causa de la orientación sexual.

A lo largo de la historia, bien sabemos la injusticia de diversas leyes. Basta invocar las diversas leyes que permitían la esclavitud. Se ha avanzado y mejorado en no pocas materias, pero nuestro tiempo no está libre, ni mucho menos, de legislaciones injustas, y en el futuro se nos juzgará a nosotros por la calidad ética de nuestra legislación. Y la ley del aborto es una injusticia, aunque casi nadie lo manifieste.

No discriminar por la orientación sexual es algo compartido por todos. Sin embargo, esta proposición de ley que ha presentado Unidos Podemos es la más radical de toda Europa, y bien puede afirmarse que es una transgresión de los valores en que se basa nuestra democracia.

Dimisiones en Educación

La Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia (FCAPA), que preside Vicente Morro, emitió un comunicado el pasado lunes 31 de julio pidiendo la dimisión de todo el equipo directivo de la Consellería de Educación, y desde luego hay motivos para ello. O dicho de otro modo, cabría preguntarse qué tendría que ocurrir para que no se pida su dimisión, porque efectivamente ha logrado generar un caos y una confusión insólitos, tal como afirma FCAPA, con una actitud contumaz y recalcitrante.

Las decisiones tomadas por la Consellería en materia de conciertos y sobre el famoso decreto plurilingüe educativo están siendo el núcleo de ese caos, caracterizado por la falta de diálogo previo, la ocultación, la tergiversación, la insumisión a la sentencias de los jueces. Conciertos denegados que son revocados por la justicia, discriminación por el decreto plurilingüe que también la justicia ha señalado, así como la suspensión cautelar del decreto Marzà.

La Diada: La base mitológica del separatismo catalán

Por nosotros y la nación española peleamos”. Bellas palabras que podrían haber sido pronunciadas por cualquier patriota español en los innumerables hechos de armas de nuestra historia.

Sin embargo, la singularidad del alegato radica en que forman parte del manifiesto dirigido a la población de Barcelona el día 11 de septiembre de 1711, firmado conjuntamente por el conseller en cap y abogado Casanova y el general Villarroel, un militar profesional de origen gallego que había servido con anterioridad los intereses de la Casa de Borbón. Además, el manifiesto exigía a los barceloneses que derramaran su sangre “por la libertad de toda España”

¿Quién da más?”

No podía ser de otra manera. Aquel asedio formaba parte de una guerra civil. La Corona de Aragón en el año 1706 había reconocido como rey al Arhiduque Carlos mientras que otras regiones se inclinaban por el futuro Felipe V. Es cierto que el Borbón inspiraba recelos por su modelo centralista francés y el Archiduque se inclinaba más por una tradición foralista y descentralizada.

El día 11 de septiembre de 1711 no hubo proclamas independentistas ni ataques a la nación española. Y esta verdad histórica es la que el nacionalismo desvirtúa y oculta y mitifica como una exaltación gloriosa del independentismo catalán. Si Casanova y Villarroel resucitasen, ese día volverían indignados a sus tumbas.

Cataluña en boca de todos

La ilegal convocatoria de referéndum en Cataluña no sólo afecta a los catalanes, sino a todos los españoles y a diversos niveles.

Políticamente, Puigdemont no esperaba una respuesta tan contundente de Rajoy, y Rajoy no esperaba que la situación llegara al límite que ha llegado. No se celebrará el referéndum, pero los costes políticos pueden ser temibles, y en el resto de España hay temor a que a partir de octubre haya concesiones o cesiones que solivianten a diversos políticos y a los ciudadanos. Ya ha avisado el PNV: si se “excede” Rajoy, el pacto de gobierno con el PP pendería de un hilo.

Recientemente he visitado el monasterio de Sigena (Huesca). Es monumento nacional y, tras una sentencia judicial de 2015, Cataluña debe devolver más de 40 obras que pertenecen a ese monasterio. En la comarca están indignados porque Cataluña no acata la decisión judicial. Y encima escuchan estos días de algunos líderes catalanes que Aragón podría formar parte de una confederación imaginaria que serían los Países Catalanes.

Semejantes pretensiones anexionistas enervan en Aragón a la mayoría, mientras observan que Cataluña sigue sin devolver las obras de arte. Comentaba un aragonés con sorna: “si se trata de volver a una nueva Corona de Aragón, con capital en Zaragoza, tal vez se podría hablar, porque eso sí que fue un territorio histórico”

Pánico en la Enseñanza

El decreto-ley del pasado viernes, 1 de diciembre, por el que el Consell aprueba el programa plurilingüe educativo tiene tintes esperpénticos. Marzà dice que es para “normalizar” la situación que se ha creado en la educación, pero introduce, de modo torticero, más elementos de confusión, abuso y manipulación. Tras nueve recursos presentados por asociaciones, sindicatos e instituciones; tras tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ordenando la paralización del decreto plurilingüe; tras meses de desacato y silencio por parte de la Consellería ante esas decisiones judiciales: una situación absolutamente “anormal”, kafkiana.

Se está manipulando y engañando sistemáticamente desde la Consellería. Es un decreto con el que no se ha contado con los padres, ni asociaciones ni sindicatos. La Consellería ha jugado con las fechas para que no hubiera capacidad de reacción, hasta un 1 de septiembre, para que no haya margen, después de haber hurtado a les Corts el necesario debate con comparecencia de Marzà, a petición del PP y Ciudadanos. El rodillo, la apisonadora antidemocrática, sigue pretendiendo imponerse.

Tropezar con la misma piedra

entrerejasEran las ocho horas y diez minutos de la tarde de aquel día del seis de octubre del año mil novecientos treinta y cuatro (dentro de pocos días hará ochenta y tres años). Lluis Companys, president de la Generalitat Catalana, desde el balcón de la presidencia proclama el Estat Catalá, dentro de la República Federal Española.

En la misma jornada, por la mañana, la Alianza Obrera organiza una manifestación multitudinaria que se disuelve pacíficamente, según cuentan las crónicas. La CNT se abstiene de participar porque recela del tufillo burgués de la misma.

A continuación, Companys se pone en contacto con el general Batet, jefe de la Cuarta División Orgánica, y le dice que se ponga a sus órdenes. Batet, un catalán moderado, de acuerdo con Lerroux en su condición de presidente del gobierno, como respuesta, proclama el Estado de Guerra.

A las once de la noche llega a la Plaza de Santa Mónica una compañía del Arma de Infantería y una batería de artillería. Muere un sargento y siete militares son heridos.

Prevenir el terrorismo islámico

Los atentados terroristas del 17-A en Barcelona, y luego en Cambrils, han dejado 16 muertos y más de 100 heridos. Muchas cosas se han dicho y escrito desde entonces, pero el No tinc por es un deseo, porque estos atentados terroristas islámicos logran una parte de lo que pretenden, que es el miedo. El miedo es humano, no significa ser débil: puede paralizar, pero también puede impulsar reacciones que mitiguen o eliminen el miedo para evitar que se vuelva a producir algo similar.

Se ha repetido hasta la saciedad que no se puede garantizar una seguridad hasta el 100%. Desde luego, hay locos diseminados por todo el mundo también en España que integrados en Daesh se amparan en la religión para su violencia salvaje.

Deslealtad, o la ambición loca de Pedro Sánchez

Tenemos que denunciar a este falsario. Que en estos momentos cruciales con un referendum separatista a las puertas pretenda seguirle los pasos a los podemitas para derribar a Rajoy nos parece, lo que menos, una traición a la nación española.

Si cayese el Partido Popular ¿cuál sería la alternativa de este chico tan corto de luces como largo de ambiciones?. No es ningún secreto. Un gobierno con el visionario de Pablo Iglesias que pretende convocar referendums en todas las comunidades autonomas para reconstruir según el lider morado la unidad de España. Una autentica locura. Este chico no sabe lo que paso con la revolución cantonal de 1873. Además contaría con el apoyo de los nacionalistas segregadores en ese ambicioso programa de gobierno. ¿Y cual sería el precio?

Un mosso de esquadra canta las cuarenta a la cúpula político-social de Cataluña

El diario «El Imparcial» de hoy publica en su sección de Opinión el siguiente artículo obra de Don Luis María Ansón que, por su indudable interés, reproducimos a continuación.

No se trata de una crítica desde fuera sino desde dentro. Un mosso d’Esquadra, que quiere mantenerse en el anonimato, ha escrito una carta que se ha multiplicado en las redes sociales. En ella elogia a sus compañeros, agentes, cabos, sargentos… y denuncia a la cúpula político-policial ayuna de capacidad.

“La cúpula político-policial -escribe el mosso d’Esquadra– ha fallado estrepitosamente. No supieron detectar una célula terrorista afincada en Cataluña, no quisieron ver el riesgo (y que no digan que no les avisaron) de atentado en Barcelona y se negaron a colocar jardineras o bolardos en las Ramblas y otros lugares de gran afluencia de personas”.

Los padres se rebelan contra el gobierno valenciano

Los padres valencianos no están dispuestos a permitir la imposición del valenciano en perjuicio del castellano que pretende el Gobierno valenciano con el controvertido “decreto Marzá”.

Pese a que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha suspendido tres veces el decreto plurilingüe valenciano aprobado este año, entendiendo que se discrimina el castellano, a día de hoy – y faltan 18 días para que empiece el curso escolar en tierras valencianas, el próximo 11 de septiembre – la Consellería de Educación sigue sin dar instrucciones para dar cumplimiento a la decisión judicial y que los centros educativos apliquen el decreto de 2012, que garantiza la libre elección del castellano o del valenciano en el sistema educativo.

La Consellería opta por los hechos consumados y desoye a los tribunales. Marzà, de Compromís, sigue pensando que la sociedad es débil, pero padres, sindicatos y asociaciones de todo tipo están demostrando que no piensan ceder en lo que es un derecho amparado por la Constitución: no van a permitir la imposición del valenciano, con el “chantaje” – así lo califican – de premiar con una titulación elevada en inglés sólo a quienes optan por el valenciano.

Triple juego con la CUP

Carles Puigdemont y Ada Colau se apoyan en la CUP para lo que les interesa, que es el intento alocado del independentismo. A la vez, tienen una actitud permisiva injustificable por sus acciones contra el turismo. Y Puigdemont califica de muy lamentable la decisión de la CUP de no asistir a la manifestación del sábado 26 contra el terrorismo si asiste el Rey.

Del triple juego de Puigdemont sólo es aceptable uno, el de reprocharle que ponga por encima la ideología republicana de la CUP tras los actos terroristas en Barcelona y Cambrils, con 15 muertos. En esta crítica de Puigdemont coincidimos todos, salvo la CUP.

Exigirle coherencia a Puigdemont es complejo, porque el procés independentista no tiene lógica ni jurídica ni política, por mucho que insista. Todo lo supedita a su locura. Y su consellere de Interior, Joaquín Forn, hasta ha distinguido entre muertos catalanes y muertos españoles: Forn es de madre ecuatoriana y sus hermanos viven en Quito, y para parecer catalán de nacimiento se ha quitado la última letra de su segundo apellido, que es Chiairello.