Desnudo por complejos

Escribo estas líneas para quien desee razonar conmigo dos minutos, sin complejos. El desnudo en la plaza Mayor de Castellón, el pasado sábado, de un componente de un grupo musical –cuyo nombre no mencionaré para no darle publicidad y porque un grupo musical tiene otras características-, en un acto en teoría de apoyo a las Normes de Castelló de 1932 y en la práctica de apoyo total al independentismo catalán, se puede considerar anecdótico o sintomático:  yo lo considero sintomático.

El exhibicionismo sexual suele tener una buena dosis de complejos, de quien lo hace o lo fomenta. Lo grosero es defendido por algunos como signo de una cierta izquierda liberada de complejos sexuales, cuando en realidad tiene complejos que debería analizar. El desnudo tiene su sitio en una playa nudista o en locales cerrados sin permiso para menores. Si viéramos a un hombre desnudo paseando por las calles de Castellón, lo normal es llamar a la policía y que le detengan por exhibicionismo: pero como el acto del sábado estaba patrocinado por el ayuntamiento, llamar a la policía hubiera sido inútil, aunque algún asistente estuvo a punto de hacerlo. Compromís ha descalificado, sin argumentos, a quienes critican el desnudo: traspasar el buen gusto y la educación se denomina “progresismo”, cuando en realidad es retrógrado porque va contra lo que consideramos civilización. Los socialistas callan, dejan hacer de nuevo.

Libertad. Creer, pensar, sentir

“La libertad dijo un día a la ley: “Tú me estorbas.” La ley respondió a la libertad: “Yo te guardo”. (Pitágoras)

Muchos pensamos que la Libertad como la Igualdad son los derechos más poderosos y trascendentes por los que los seres humanos de todo tiempo, creencia y condición han luchado denodadamente para conseguirlos. Desde sus ancestros, el hombre no ha dejado de tener en su pensamiento la obsesión de ser él y su familia, su tierra y su tribu libres e iguales, al menos como los demás. De ahí que Naciones Unidas los escribiera juntos por su importancia en el artículo 1º de su famosa Declaración Universal de Derechos Humanos.

Me enfrento a la gran dificultad de escribir en poco espacio una reflexión personal sobre la tremenda variedad de cuestiones, facetas y colores que representan el concepto de libertad. A este derecho fundamental lo veo como a un poliedro irregular de numerosas caras, todas distintas en tamaño e importancia, en enfoques y ángulos, llamadas libertades, y “amos” que las quieren manejar y controlar; algunas de ellas “trascendentes”, como la libertad  de creer, de pensar, de sentir, de conciencia…; otras “sociales”, como la libertad individual, condicional, jurídica…; otras “educativas”, como  la libertad de enseñanza, de educación, de opinión… otras en fin, “especiales” que abarcan parcelas sectoriales, como libertad de prensa, de manifestación, de sindicación…

La palabra y la palabrería

En cierto sentido, la vida humana es palabra y se compone de palabras, ya que a través de ellas nos realizamos a nosotros mismos y realizamos nuestro mundo en relación con las demás personas. Tan importante es esta dimensión, que la Palabra o el Verbo pertenece a la misma esencia de Dios en la segunda Persona de la Santísima Trinidad, y es esta Palabra la que se hace hombre en Jesucristo para salvarnos. Sin palabras no existiría propiamente el mundo humano. ¿Podríamos ni siquiera imaginarnos el mundo de los hombres, con sus infinitos aspectos, ansiedades y problemas, sin palabras habladas o escritas?... Sería como el mundo de los animales, en el que sus necesidades y relaciones se expresan solamente a través de gestos, voces y gruñidos. Los seres humanos somos esencialmente distintos de los animales, ciertamente, pero la manifestación más evidente de esta diferencia esencial es ésta: los hombres podemos expresarnos por palabras, y los animales no.

Torra es un enemigo público

Leopoldo Abadía, en una entrevista de noviembre, calificaba a Quim Torra como un “auténtico impresentable”. Para este aragonés de 85 años, que fue profesor de una escuela de negocios en Barcelona durante 31 años, que destila experiencia y sentido común –con buena dosis de buen humor– y que lleva décadas viviendo en Cataluña, la situación actual en Cataluña es horrorosa. Y eso que la entrevista fue hace un mes, antes de que Torra declarara que el ejemplo de Eslovenia es la vía para la independencia de Cataluña: Eslovenia logró la independencia en la denominada “Guerra de los Diez Días”, en 1991, con más de 60 muertos. Hasta del propio partido partido de Quim Torra han reaccionado que quieren una independencia por la vía pacífica, alegando que se han interpretado mal las palabras de Torra. Por supuesto, Esquerra Republicana, Ada Colau, el Gobierno de Pedro Sánchez, Pablo Casado y un largo etcétera han respondido con duros adjetivos ante semejante irresponsabilidad, y veremos en qué acaba. Si todo queda igual ante semejantes palabras, la irresponsabilidad es también de los que le consienten a Torra semejante alusión bélica. ¿Error de interpretación? Por favor…

"Pacto Global de la ONU para la migración": ¿Se implementa el Plan Kalergi?

El pasado 13 de Julio, la ONU, con el voto favorable de 191 países, aprobó “El Pacto Global sobre Migración  Segura, Ordenada y Regular”, que deberá ser adoptado por jefes de Estado y de Gobierno, en una conferencia a celebrar los días 10 y 11 de diciembre en Marrakech. Este acuerdo supondrá un efecto llamada que desembocará en una invasión progresiva de inmigrantes a Europa procedente principalmente de África. Teniendo en cuenta que: la religión musulmana es mayoritaria en los países que más movimiento migratorio producen, la elevada natalidad de los que profesan esta religión, y la insuficiente natalidad de los europeos; en pocas generaciones, la libertad y la tolerancia de nuestra cultura occidental podría ser sustituida por otra menos libre y menos tolerante.

El presidente español Pedro Sánchez, representante de todos los antiespañoles, en virtud de haber alcanzado su cargo en una moción de censura apoyada por todos los enemigos de España, ratificará con su firma este acuerdo que, aunque lo firman muchos países, España, por ser el país limítrofe más cercano a África, será uno de los más afectados por las consecuencias que este pacto pueda acarrear.

Tras el 2-D andaluz

Casi no quedan adjetivos para valorar las elecciones andaluzas del pasado 2-D: batacazo socialista, sorpresa de Vox, fiasco del CIS, histórico gobierno de derechas en Andalucía, cambio tras 40 años de gobiernos socialistas.  Todos son útiles e interesantes, pero sobre todo es lo que puede  pasar en el resto de España a partir de ahora.

En el PSOE hay conmoción. No se lo esperaban, ninguna encuesta lo atisbaba, y sólo GAD3 a última hora acertó: ya en su penúltima encuesta aportó el dato de que Vox duplicaba el número de votantes respecto a la semana anterior, con un 6% que a muchos pareció alucinante.

En estos momentos no hay federación socialista que esté tranquila, porque las andaluzas siempre han sido el anuncio de grandes cambios, también por el cuantioso número de votos que aportan o suponen.

La abstención socialista en Andalucía es, sin lugar a dudas, un serio aviso para el resto de España. Han de ahondar en las causas, que apuntan a Pedro Sánchez y su jugada de llegar a presidir el Gobierno con el apoyo de independentistas, y todo lo que ello supone. Sánchez antepuso su anhelo de gobernar a la defensa  de la identidad del PSOE, y los socialistas andaluces lo han pagado. Y todo apunta a que lo seguirán pagando en elecciones autonómicas, municipales, europeas y generales.

Pérez Galdós y el idioma valenciano

Del Madrid burgués a la aldea más alejada, el máximo novelista español del siglo XX observaba in situ paisaje y paisanaje, anotando información de testigos directos. Así, cuando en 1904 tuvo que escribir en los Episodios Nacionales sobre los sefarditas, Galdós se traslada al norte de África y convive con una familia hebrea. Sus novelas históricas tienen andamiaje documental riguroso, con personajes anclados en ambientes auténticos. En el caso de los sefarditas de ‘Aita Tettauen‘, al reproducir su lengua comete pocos errores; p.e., usar ‘goi‘ propio de hebreos alemanes y no sefarditas de Tetuán (Weber: Galdós Studis. London 1974, p.32).

El autor de Fortunata y Jacinta también se ocupó de nosotros, y con tanto empeño que se convirtió en un perfecto historiador (algo que servidor no es, aunque el DdV me adjudique alguna vez tal honor a pie de artículo). Galdós admiraba a los valencianos desde que escribió sobre su heroísmo ante los franceses en la defensa de Zaragoza. Por el contrario, en ‘La campaña del Maestrazgo‘ muestra la brutalidad en que podemos caer, cuando la discrepancia ideológica se transforma en odio irracional.

Vientos andaluces

Los resultados sorprendentes del 2-D en Andalucía están siendo analizados por vía de urgencia en toda España, pues constituyen un aviso de lo que puede pasar en otras elecciones autonómicas y municipales –ya tan cerca, a menos de seis meses-, así como en las generales, sean cuando sean. El bastión socialista andaluz ha caído y ha aparecido con fuerza Vox, dos hechos decisivos, dentro de lo decisivo o relativo que todo es en la política.

No vamos a hurgar en la pifia de la encuesta del CIS, casualmente la que más escaños daba a los socialistas. El CIS era la encuesta que más alegraba la vida a Pedro Sánchez y Susana Díaz: seguro que elaboró con otros criterios esa encuesta, pero José-Félix Tezanos dio a conocer la que más favorecía al PSOE. Por tanto, en tierras valencianas los socialistas están más que avisados ahora: ya no valen las encuestas y sondeos efectuados hasta ahora, porque Andalucía ha mostrado una realidad que los hace prehistóricos, inservibles, irreales. No quieren oír “sirenas halagüeñas” ni CIS.

PSPV, Compromís y Podemos se las prometían muy felices hasta ahora para otros cuatro años más de gobierno. Ahora se han puesto muy nerviosos, desde la noche del 2-D. No les vale el argumento de que la sociedad andaluza es distinta a la valenciana, que lo es, sino que les ha invadido un evidente temor a que el tripartito de izquierdas sea sustituido en mayo próximo por un tripartito de derechas, con PP, Ciudadanos y Vox.

5. Deberes._ Derechos de autor

…”Nadie puede copiar nuestro trabajo sin permiso”… 
(Art. 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos

“Hace bastantes años, el honor, la palabra dada y el juramento o promesa, tenían valor. Hoy en día parecen antiguallas”. (Germán Reguillo Simón - Prólogo del libro “Reflexiones de un viejo soldado”)

La misma sociedad ha cambiado, ya no es la misma, es diferente y nos encontramos que los principios, valores y preceptos, como las formas y procedimientos que nos enseñaron nuestros padres y maestros son distintas, unas para mejorar los avances tecnológicos y científicos, y otras a empeorar los principios morales, éticos o religiosos que relativizamos y adulteramos a nuestro a antojo. Así, algunos alteran el lenguaje o lo adulteran; copian, plagian y mienten con trabajos o parte de ellos pertenecientes a otros autores, robándoles su mérito y engañando a la sociedad, como ya  expresaba Don Pio Baroja hace más de un siglo al decir: “A una colectividad se la engaña siempre mejor que a un hombre”. Aunque en la actualidad, con las redes sociales, cadenas de televisión, emisoras de radio y periódicos, es más difícil el engaño colectivo de entonces, y más fácil de descubrir  al mentiroso con los avances informáticos actuales. 

El PSOE, un partido coherente en materia de educación

Cuando se acerca la fecha del 6 de Octubre , vuelve a mi memoria  el contenido del Manifiesto del PSOE con motivo del XXVIII aniversario de la Constitución Española: “Constitución, Laicidad y Educación para la Ciudadanía” (4 – Diciembre 2006 ) es básico para entender los cambios y prisas del PSOE en materia de educación cuando gobierna. 

https://laicismo.org/manifiesto-psoe-sobre-constitucion-laicidad-y-educacion-para-la-ciudadania/

Conviene reconocer desde el principio que es bueno poder contar con textos como éste en el que aparece manifiestamente el pensamiento de quienes tienen especial responsabilidad en la vida pública. Esta es la forma de poner en claro las ideas de cada uno y de facilitar un debate público, serio y objetivo.

El Manifiesto organiza su argumentación en torno al concepto de laicidad. Lo primero que llama la atención es que a lo largo del texto no se encuentra ninguna definición de este concepto. La lectura atenta del mismo deja la impresión de que se confunde laicidad con laicismo. En todo caso, para avanzar en el diálogo tendríamos que ponernos de acuerdo en el significado de cada una de estas dos palabras.