Sedición

delitos

NO SON PRESOS POLITICOS, SON SEDICIOSOS

El mensaje del muro de Facebook de Enric Nomdedéu, Secretario de Empleo de la comunidad Valenciana dice: "Hoy fueron a la cárcel dos de los organizadores de las movilizaciones más importantes de Europa en lo que va del siglo, por uno, dos, tres, cuatro... años. Sin incidentes. Pacífico. Reivindicativas. Festivo. Quien los envía es una justicia politizada y manipulada por un gobierno que crea pruebas falsas, que utiliza dinero público para atacar a sus oponentes políticos, un gobierno que lo es gracias a la financiación ilegal. Si eso es lo que ellos entienden por democracia, yo estoy justo enfrente".

En primer lugar recordarle a Nomdedeu que el escrache de unos falangistas en la Diada de 2013 a los diputados y senadores nacionalistas  en la Librería Blanquerna de Madrid, se saldó con cuatro años de cárcel para cada uno de los asaltantes, por un supuesto delito de odio. Delito que por otra parte es difícil de probar y muy subjetivo ya que no hubo ni insultos, ni golpes, ni heridos únicamente se coreaba “No nos engañan, Cataluña es España” y se produjeron un par de forcejeos. Lo que me lleva a pensar que si el acoso a políticos lo realizan personas con la bandera de España es “delito de odio” y si la realizan otros son escraches. Por eso  estoy seguro que al Señor Nomdedeu, esta sentencia no le pareció desmesurada ni manipulada.

En cambio, Señor Nomdedeu, lo realizado por los Señores Jordi Sánchez y Jordi  Cuixart ha sido un delito de Sedición de libro.  No hace falta argumentar mucho para demostrarlo, basta con leer el artículo 544 y 545 del Código penal y relatar los hechos.

Sedición

Artículo 544

Son reos de sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las Leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales.

Artículo 545

Los que hubieren inducido, sostenido o dirigido la sedición o aparecieren en ella como sus principales autores, serán castigados con la pena de prisión de ocho a diez años, y con la de diez a quince años, si fueran personas constituidas en autoridad. En ambos casos se impondrá, además, la inhabilitación absoluta por el mismo tiempo.

En cuanto a los hechos, por mucho que el Sr Nomdedeu  hable de pruebas falsas, solo hay que visualizar los videos para ver que lo expuesto en la sentencia es totalmente cierto. Por mucho que el Sr. Nomdedeu hable de acciones pacíficas, la destrucción de tres vehículos de la Guardia civil por un valor de daños de 33.729'90 euros uno de los vehículos, 34.708'51 euros otro, y 67.193'51 el más dañado, el robo del armamento y municiones del interior, el que lo llenaran de basura y que rodearan a 15 agentes sin que pudieran salir, reteniéndoles contra su voluntad por más de 6 horas, prueba que no hubo mucho pacifismo. Por mucho que se manifiesten miles de personas en las capitales catalanas denunciando que los líderes de la ANC y Omnium son presos políticos, en realidad son sedicisos, ya que ellos fueron los convocantes de esos tumultos  concentrados frente a los edificios de la Conselleria de Economía, de la Conselleria de Exteriores, de la Consellería de Governació, de la sede del Partit dels socialistes de Catalunya (PSC), donde se llegó a agredir a militantes socialistas, de la sede de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), de la imprenta de Bigues i Riells; en Sabadell, del registro en el domiciIio particular del jefe de gabinete de Governació, Joan Ignasi Sánchez; y del registro del domicilio de José María Jove L1adó, que el Juzqado de instrucción n° 13 de Barcelona en sus Diligencias Previas n° 118/2017, había ordenado registrar, con el propósito claro de impedir dichos registros. Ellos fueron los que tomaron todo el protagonismo en  la sede de la Secretaria General de Vicepresidencia, Economía y Hacienda enardeciendo a las masas con megáfonos, subidos en lo alto de uno de los vehículos de la Guardia Civil destrozados, con consignas como "Que nadie se vaya a casa, será una noche larga e intensa"  y otras que animaban a la movilización permanente.

Si comparamos estos hechos con los artículos 544 y 545 anteriormente descritos, vemos que cuadra al pie de la letra con el delito de Sedición. Intoxicar a la gente con declaraciones en contra de la decisión judicial con falsos argumentos, no es propio de cargos públicos como Nomdedeu o de la propia  alcaldesa de Barcelona Ada Colau, que habla de detenciones políticas y que deberían dimitir por ello o ser apartados de sus cargos.