Y AHORA DOCTOR SANCHEZ TOCA PEDIR PERDÓN POR LOS CRIMENES DEL PSOE

Dicen nuestros socialistas actuales, capitaneados por el Doctor Sánchez, que con la exhumación de Franco del Valle de los Caídos se cierra definitivamente la transición; que el dictador no podía estar enterrado en un mausoleo junto a sus víctimas. Tres falsedades en una única frase: El valle es una basílica no un mausoleo; los allí enterrados son mayoritariamente combatientes de ambos bandos y algunos represaliados por los matones del frente popular, jamás Franco hubiera dado tal honor a quienes fusiló con juicio previo por delitos de sangre; y finalmente, la transición, que había sido cerrada hace muchos años con el abrazo de quienes la vivieron, ha sido reabierta por el ínclito a la vez que dudoso doctor, por dos oscuros motivos: despertar los odios del pasado para lograr un redito electoral y cambiar la historia.

Todo el poder y la maquinaria del estado puestos a disposición del logro de ambos objetivos: Decretos Leyes urgentes para adaptar la legislación a tan enmascarada intención; utilización de la fiscalía del estado; manipulación del Tribunal Supremo para particularizar en una sentencia la negación de un derecho a una única familia; coacción a la iglesia católica, para que acceda a que se viole la voluntad de una familia y traicione al que fue su salvador en el 36; y por último toda la caterva mediática de izquierdas lanzando y repitiendo falsedades sobre el General, sobre la idílica república, y sobre nuestra cruenta guerra civil., ocultando y blanqueando las atrocidades cometidas por un bando a la vez que se exageran e incluso se inventan las cometidas por el otro.

En otros artículos ya hemos refutado, apoyados en documentos históricos, cada uno de los embustes dirigidos a poner la historia del revés, por eso, en este creo que es mejor hablar de las atrocidades que cometió el partido de nuestro presidente en funciones y ayudarle a cerrar las heridas que él mismo ha abierto incitándole a que pida públicamente perdón.

Excelentísimo Señor Presidente en funciones y discutible doctor Pedro Sánchez, con el propósito de cerrar definitivamente las heridas de nuestra guerra civil y compensar el sectarismo en la aplicación de su memoria histórica, me dirijo a “Vuecencia” para que tenga la dignidad de admitir y la decencia de pedir perdón por todos los crímenes que sus camaradas de partido de tiempos de la republica y posterior guerra civil cometieron.

No pretenda engañar al pueblo español vendiéndole que la II republica era una democracia idílica y pida perdón por el golpe de estado de 1931 con el que nació esta II república y en el que participaron eminentes políticos del PSOE como Ángel Galarza, Indalecio Prieto o Largo Caballero. Pida perdón, porque fue proclamada fraudulentamente tras unos comicios municipales que encima perdieron los partidos republicanos. Unos comicios municipales son para elegir alcaldes, no para cambiar un sistema y echar a un rey, Alfonso XIII, al cual le hicieron huir amenazándole de muerte. La república, prueba del “buen talante y mesura” de quienes la traían, se proclamaba con la siguiente frase, “todo aquel que se oponga a la naciente republica será fusilado sin causa previa”.

 Pida perdón por los posteriores disturbios y quemas de iglesias, en la que participaron millares de izquierdistas entre los que figuraban “pacíficos y moderados” afiliados socialistas. A poco más de un mes de la proclamación de la republica comenzó a fructificar el odio a la Iglesia Católica en forma de quema de conventos. En aquellos días ardieron alrededor de cien edificios religiosos por toda España, se destruyeron objetos del patrimonio artístico y litúrgico, se profanaron algunos cementerios de conventos y varias personas fueron asesinadas. La republica nacía del mismo modo que terminó, violentamente.

Pida perdón por las huelgas y disturbios generalizados ocurridos durante el primer bienio republicano socialista de D. Manuel Azaña, que provocó centenares de muertes y en donde podemos destacar los “pacíficos sucesos” de Castelblanco, la sublevación armada del Alto Llobregat y Casas Viejas

Pida perdón por evitar el gobierno de la CEDA en 1933. La izquierda española haciendo gala de sus “convicciones profundamente democráticas”, ante el triunfo en las elecciones de 1933 de la CEDA (derecha) con un 40, 57% de los votos y 202 diputados, presionaron al Presidente de la Republica D. Niceto Alcalá Zamora para que aplicara un particular 155 y en lugar de encargar la formación del gobierno al lider de la derecha D. Jose María Gil Robles, se lo encargó al lider del Partido Radical (partido republicano de centro) D. Alejandro Lerroux (172 escaños).

El presidente Alcalá-Zamora tiempo después reconociendo dichas presiones escribió:

“Nada menos que tres golpes de Estado se me aconsejaron en 20 días [por las izquierdas republicanas]. El primero a cargo de Botella, el Ministro de Justicia, quien propuso la firma de un decreto anulando las elecciones hechas. Inmediatamente después propuso Gordón Ordás, Ministro de Industria, que yo disolviese las nuevas Cortes. Pocos días más tarde, Azaña, Casares y Marcelino Domingo dirigieron a Martínez Barrio, Presidente del Consejo, una carta de tenaz y fuerte apremio en la que el llamamiento tácito a la solidaridad masónica se transparentaba clarísimo “. La maniobra golpista de Azaña, el mismo que en el 38 pronunciara la famosa frase de “Paz, piedad y perdón”, fue la más peligrosa, pues presionó reiteradamente para suspender la reunión de las Cortes salidas de las urnas, formar un Gobierno con los partidos de izquierda y organizar una nueva consulta electoral con garantía de triunfo de los derrotados.

Pero el súmum de la vocación golpista del PSOE se produce en octubre de 1934, cuando ante el nombramiento por parte del gobierno Lerroux de tres ministros del partido que había ganado las elecciones, la CEDA, las izquierdas reaccionaron violentamente en muchos lugares de España, pero fue en Asturias donde se produjo un auténtico golpe de Estado armado, en lo que hoy conocemos como la revolución de Asturias. Dicha revolución estuvo planeada y preparada por un insigne líder del PSOE, el moderado D. Indalecio Prieto y capitaneada por otro líder socialista, el Lenin español D. Francisco Largo Caballero, secretario General de la UGT y miembro de la ejecutiva del PSOE. Pida también perdón por ello Sr. Sánchez, los golpistas no perdieron el tiempo y desataron todo el odio contenido, especialmente contra la Iglesia; en diez días que duró la insurrección, asesinaron a 28 religiosos de un total de 115 asesinatos y quemaron 58 iglesias además de 26 fábricas, 58 puentes, 63 edificios particulares, 730 edificios públicos, 66 puntos del ferrocarril inutilizados y 33 en las carreteras. En combate murieron 256 personas y más de 900 fueron heridas. A pesar de la brutalidad de esta revolución, el PSOE, especialista en controlar a la justicia, consiguió que Largo Caballero absuelto de todos sus cargos.

Pida perdón por la violencia durante la campaña de las elecciones de 1936, porque no creo que considere normalidad democrática que durante la misma hubiera 41 muertos y 80 heridos de gravedad. También debe de pedir perdón por la radicalidad de los discursos de los líderes socialistas que incitaban a la violencia, al golpismo y al enfrentamiento civil. Como no, el líder del PSOE Largo Caballero fue el más destacado incitador con frases como estas:

“… si triunfan las derechas nuestra labor habrá de ser doble, colaborar con nuestros aliados dentro de la legalidad, pero tendremos que ir a la Guerra Civil declarada. Que no digan que nosotros decimos las cosas por decirlas, que nosotros lo realizamos” 19-01-1936 en un acto electoral en Alicante, y recogido en El Liberal, de Bilbao.

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución” Mitin en Linares el 20-01-1936.

“La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas… estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”, “Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos” 10-02-1936, en el Cinema Europa.

Pida perdón “valiente” doctor Sánchez por el fraude electoral de febrero de 1936, reconocido por el que fuera presidente de la Republica Niceto Alcalá Zamora en una entrevista desde su exilio en París al “Journal de Geneve”. Recientemente, dos historiadores, Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García, han corroborado con sus investigaciones lo afirmado por D. Niceto y lo han plasmado en su libro <<1936: Fraude y Violencia>>. No sólo confirman que la derecha se impuso por 700.000 votos en el conjunto de España, sino que explican con pruebas los casos más escandalosos de fraude.

Pida perdón “histórico” doctor Sánchez por los asesinatos, por el anticlericalismo activo y el pistolerismo, que consentía, en una escalada de terror el propio gobierno del Frente Popular y que causó según sendos discursos en las cortes de D. Jose María Gil Robles “ Entre el 16 de febrero y el 15 de junio (…) fueron destruidas 160 iglesias, se sofocaron 251 incendios en templos, hubo 269 muertos, 1287 heridos, 113 huelgas generales, 228 huelgas parciales, 10 periódicos totalmente destruidos” “Desde el 16 de junio al 13 de julio, inclusive, 10 Incendios de iglesias; (…) 61 muertos; 224 heridos de diferente gravedad;(…); 129 huelgas generales; 74 bombas; (…). Esto en solo veintisiete días”.

Pida perdón sectario doctor Sánchez por el asesinato del líder de Renovación española D. José Calvo Sotelo el 13 de Julio de 1936 y del intento de hacer lo mismo con el líder de la CEDA José María Gil Robles, al que no encontraron por encontrarse en Biarritz. El crimen lo cometieron miembros de “La Motorizada”, grupo paramilitar que el líder socialista Indalecio Prieto utilizaba como escolta en sus desplazamientos.

Hablando de las víctimas, aunque las hubo por ambos bandos, una de las diferencias importantes es la culpabilidad. Mientras que el terror rojo se aplicaba principalmente hacía personas inocentes cuyo delito era ser religiosos o practicantes de la iglesia católica, a los que se les asesinaba sin juicio alguno; la culpabilidad de los milicianos fusilados por el bando nacional quedaba corroborada en los miles de Consejos de Guerra celebrados acordes con la propia ley de la república contra quienes habían realizado esos crímenes. Por ello Sr. Sánchez pida perdón por las 113.178 víctimas relacionadas con nombres y apellidos en documentos que se conservan en el Santuario de la Gran Promesa de Valladolid o las 73.297 víctimas contabilizadas por el historiador D. Ramón Salas Larrazabal en un estudio de los registros civiles de toda España. Todos esos crímenes fueron cometidos por los milicianos del frente Popular, del que el PSOE era el principal socio, por lo que muchos de los criminales eran afiliados del PSOE.

Otra de las características propias del terror rojo fue la crueldad propia del odio inoculado en vena por los discursos anticlericales y revolucionarios de la izquierda, y que se materializó en mutilaciones previas al fusilamiento, las torturas en checas y campos de concentración. Las checas, invención del régimen de Stalin, eran cárceles privadas de partidos y sindicatos del frente popular en donde se torturaba y asesinaba sin juicio previo y que eran permitidas por las autoridades, hasta el punto de estar coordinadas por la Dirección General de seguridad y algunas de ellas situadas en los propios ministerios, como la del Ministerio de fomento. Por ello, Sr. Sánches pida usted perdón a todos los familiares de las victimas torturadas y asesinadas en esos macabros inventos socialistas.

Pida perdón por las 226 Checas de Madrid, las 39 checas de Barcelona, las 55 en la comunidad valenciana (35 en valencia capital, 12 en alicante y 8 en Castellón), tres en Santander: la Municipal, la de la Calle del Sol y la de los Ángeles Custodios y en otras ciudades. En ellas, o a través de ellas decenas de sacerdotes, religiosos, militares o simples católicos fueron torturados y asesinados. A los detenidos se les arrancaban las uñas al vivo, se les aplicaban hierros al rojo o se les mutilaba la lengua o los testículos. En Madrid destacaron por su actividad y crueldad tres checas regentadas por el PSOE: La checa de García Atadell; la de Marqués de Riscal y la de la Agrupación socialista Madrileña.

Otra característica del terror rojo fueron las exterminios indiscriminados en masa, como las sacas de Paracuellos en donde se asesinaron a más de 4000 personas, de las que Cesar Vidal relaciona con nombre y apellidos a 4021 y entre los cuales se encuentran 276 niños; las ejecuciones en Aravaca, en cuyo cementerio yacen unas 800 personas asesinadas por las milicias frentepopulistas; o Pelayos de la Presa en donde se asesinaron a 56 presos que trasladaban desde Avila a Madrid; las ejecuciones de los barcos prisión de Isla Menorca en el Grao de Castellón (unos 57 presos) y Alfonso Pérez en Santander; el despeñamiento de centenares de víctimas desde el Faro del Cabo Mayor en Santander; o los llamados trenes de la muerte, dos trenes cargados de presos, procedentes de Jaén y que en las cercanías de Madrid, los milicianos fusilaron caprichosamente a la mayor parte de los presos que viajaban en ellos. Pida perdón Sr Sánchez por esas matanzas grupales, en donde se fusiló sin miramientos ni juicio a hombres, mujeres y niños.

Sr. Sánchez, pida también perdón a la Iglesia Católica por la mayor persecución de cristianos de la historia de la humanidad, incluida la Roma de Nerón, de Domiciano o de Diocleciano. Los milicianos casi consiguen exterminar a los religiosos de los territorios que ocupaban. En la retaguardia del bando republicano y solo por odio a la fe, fueron asesinados 13 Obispos, 6.832 religiosos, 283 monjas, además de 3.911 seglares y al menos 1.000 seminaristas. Especialmente trágico fueron los hechos acaecidos en Barbastro, diócesis en donde se eliminó al 90% del clero incluidos los 41 jóvenes seminaristas y se torturo cruelmente al Obispo, hasta el punto de cortarle los genitales

Pida perdón también Sr Sánchez por otras prácticas crueles de asesinar, como quemar iglesias u otros edificios con los prisioneros dentro y tirotear a quien pretendían escapar, como así ocurrió con los 40 presos en Almendralejo; los 80 de Villafranca de los barros o los 60 en la iglesia parroquial de Fuente de Cantos. Superando esta crueldad están los centenares de personas arrojadas vivas a la vieja mina de plata romana de la localidad toledana de Camuñas o los alrededor de 90 arrojados al pozo de les Serretes en la población castellonense de Traiguera.

Añadamos también campos de trabajos forzados o bombardeos sobre población civil sobre los que también debería pedir perdón. Como los Campos de trabajos de Alcala de Henares (Madrid), Albatera (alicante), el Hospital de l'Infant y el Falset en (Tarragona) y Omells de Na Gaya, Concabella y Ogern (Lerida); o los bombardeos sobre población civil de Oviedo, donde una única bomba republicana sobre la casa de Chorin mató a 120 personas, muchos de ellos eran niños huérfanos; o el bombardeo de Larache, Melilla y Cabra entre otros.

Finalmente Sr. Sánchez pida perdón por el expolio del banco de España, 500.000 kilos de oro que el Presidente de la república, el Doctor Juan Negrín, ordenó embarcar hacia Rusia en pago por los servicios del régimen comunista de Stalin .

No obstante, el sectarismo del PSOE quedó patente al negarse a apoyar la Resolución 1481 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa de 26 de Enero de 2006 sobre “la necesidad de condena internacional de los crímenes de regímenes comunistas totalitarios”, la cual a dado lugar a la Resolución del Parlamento Europeo, de 19 de septiembre de 2019, sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa (2019/2819(RSP)) y en cumplimiento de la cual el gobierno español debería retirar la estatua de Largo Caballero de nuevos ministerios, borrar el nombre de Lluís Companys de las plazas, calles y del estadio olímpico de Barcelona al que da nombre, quitar las calles a Santiago Carrillo, Juan Negrín, La Pasionaria, Indalecio Prieto, El campesino, Lister , a las Brigadas internacionales y tantos otros nombres culpables de todos los crímenes relatados en este artículo. Esta resolución obliga también a Informar en los Colegios, Centros Educativos y Televisiones de los crímenes del Comunismo (Tren de la Muerte, Paracuellos ...) ¿Lo harán?, para empezar todos callan y la resolución ha sido silenciada por nuestros corruptos medios de desinformación.

La lista de atrocidades realizadas por el terror rojo en España sería inacabable. Atrocidades de las que nos libró el personaje histórico que hoy a modo de venganza está usted sacando del valle de los caídos y de las que usted, como heredero de aquel criminal PSOE, no tiene ninguna intención de pedir disculpas. Porque como dije al principio del artículo, el problema no es que se muevan de ubicación los restos del general, el problema es que con esa escusa pretende usted imponer un relato de buenos y malos, en donde se borre la memoria de unas victimas y se ascienda a la categoría de víctima a muchos que fueron juzgados y condenados por ser sus verdugos.