Asesinato de Gregorio Ordóñez

Gregorio Oroñez#TalDiaComoHoy El 23 de Enero de 1995 Gregorio Ordóñez, candidato por el Partido Popular a la alcaldía de San Sebastián, es asesinado por la banda terrorista ETA de un tiro en la cabeza.

Un encapuchado se acercó por detrás a Gregorio Ordóñez, teniente de alcalde de San Sebastián por el PP, mientras almorzaba en un bar de la capital donostiarra con María San Gil, secretaria del Grupo Popular, y otros dos colaboradores. Según María San Gil "Vi que pasaba la mano por encima de Enrique Villar y apoyaba una pistola sobre la cabeza de Gregorio", "Lo siguiente fue un ruido seco y vi que un borbotón de sangre le salió a Gregorio por el pómulo izquierdo. Entonces supe que no era una broma". El asesino le atravesó la cabeza de un solo disparo. San Gil salió dando gritos tras el terrorista, pero no pudo alcanzarle. Ordóñez, de 36 años, había renunciado a la escolta, pese a haber sufrido amenazas y dos intentos de atentado. Su madre, Consuelo Fenorral, comentó en alguna ocasión que su hijo decía la verdad sin tapujos "y por eso algún día le van a matar".

San Gil recordaba: "Se armó un enorme revuelo, y una persona que había estado hablando con nosotros, un médico de Palma, se acercó hasta Gregorio". "Sin pensarlo, salí corriendo detrás de la persona que había disparado, insultándole. A la altura de la máquina del tabaco me paré. Cuando me volví, Gregorio estaba muerto", añadió con ojos llorosos. Los intentos del médico por reanimarle fueron infructuosos, y la víctima ya había fallecido cuando llegaron los servicios de asistencia sanitaria al local, en la calle 31 de Agosto.

Ordóñez no solía ir a casa para comer. Era frecuente verle por los bares de la Parte Vieja donostiarra, próxima al Ayuntamiento, tomando unos pinchos o un bocadillo.

En 1993, con el PP ascendiendo en toda España, la derecha vasca consiguió elegir un diputado por Guipúzcoa por primera vez desde las votaciones de 1979. Al año siguiente, las elecciones al parlamento Europeo, celebradas en junio, fueron las primeras de ámbito nacional que ganó el PP; en San Sebastián, la lista de este partido quedó primera. La proeza se repitió en octubre, en las elecciones al Parlamento vasco: la lista del PP, con Ordóñez al frente, superó a todas las demás. Para las elecciones municipales de mayo de 1995, las encuestas daban como amplio vencedor a Ordóñez. ¿Cómo se tomó el separatismo vasco que el alcalde de la capital más ‘abertzale’ pudiera ser un ‘maketo’ de derechas que les llamaba o “asesinos” o “cobardes” o “cómplices”?. El PP fue la fuerza política más votada en San Sebastián con 22611 votos. El ‘abertzalismo’ sabía muy bien a quién había que eliminar para mantener su hegemonía electoral.

El 25 de Marzo de 1996 en Oiartzun (Guipúzcoa),  era detenido  su asesino, el etarra Valentin Lasarte, gracias a la llamada anónima de un hombre que aseguró haber identificado su rostro con uno de los seis que aparecen en los miles de carteles distribuidos por el Ministerio de Justicia e Interior. Lasarte, era además el asesino de Fernando Múgica (PSOE), del sargento municipal donostiarra Alfonso Morcillo, del brigada del Ejército Mariano de Juan Santamaría y del inspector jefe de la Unidad Antiterrorista de San Sebastián, Enrique Nieto.

Tan solo 19 años después, el 15 de Marzo de 2015 Valentín Lasarte salía de prisión, tras haber cumplido una condena de tan solo dos años y siete meses por cada una de sus víctimas. Esta es la Justicia que tenemos en España. Nos debería hacer reflexionar, en un momento, que además, tras haber conseguido incorporar en el código penal para algunos supuestos la Prisión Permanente Revisable, todos los partidos de la oposición pretenden realizar una votación para eliminarla, dejando solo al PP como partido a favor, pero según encuestas, con más de un 85% de españoles a favor de mantenerla. Esto sólo ocurre en España.

ETA mató a Gregorio Ordoñez porque era un buen político, un político por convencimiento, un político honrado y valiente capaz de arriesgar su vida por defender sus ideas. Lo asesinó por ir con la verdad por delante, por plantarle cara a la imposición del miedo de una banda de asesinos, por luchar contra el totalitarismo de esos cerdos “Marxistas Stalinistas”, iba a decir fascistas, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre y ETA es de extrema izquierda, son de ideología comunista. Se enfrentó al terror de esos malnacidos y el terror se lo llevó por delante. Y lo hizo con valentía y la verdad, que son las dos cosas que más teme el totalitarismo de estos asesinos.

Hoy hay medios de comunicación que afirman que ETA fue derrotada, y lo cierto es que ya no asesina, el tiempo del terror quedó atrás, pero ¿a qué precio?, ¿Quién de verdad ha sido derrotado ETA o el Estado de Derecho?. A día de hoy los representantes políticos de ETA están en el parlamento europeo, español y vasco y gobiernan solos o en coalición en ayuntamientos y Comunidades Autónomas, hemos vivido excarcelación de Etarras, la vuelta a la legalidad de los partidarios de ETA a través de Bildu, la inacción en la derogación de la doctrina Parot por la que los malditos asesinos etarras cumplen lo mismo por un crimen que por 200. Y por supuesto ETA ni se ha disuelto, ni ha entregado las armas y ni ha pedido perdón.