El ajedrez de Pedro Sánchez

Según se mire, es muy complicado acertar con las decisiones de Pedro Sánchez porque está fuera de la categoría de lo previsible o razonable en un gobernante. O no es tan complicado si se acepta que antepone sus intereses electorales y personales a cuanto suponga política de estadista o presidente del Gobierno. Es muy habilidoso en desviar la atención pública.

Barajando intereses electorales, convocó las elecciones generales el 23-J, y le salió la jugada perfecta. Era previsible que nombrara vicepresidenta primera a María Jesús Montero: se compenetran y completan, también cuando Montero dijo aquello de “¡cuidao!” a un diputado en tono amenazante. Sánchez necesita gente que golpee directamente, sin muchos pases como se dice en el fútbol: Óscar Puente le viene muy bien.

La política, UN OFICIO DE RIESGO

Debemos asumir que la mayor parte de los políticos han accedido a esta noble tarea movidos por el deseo de defender sus ideales y ayudar a que la sociedad se vea bien atendida y su municipio, su región y su país avancen por el camino del progreso.

Hay que tener un carácter muy especial para aproximarse a esta actividad que todas las encuestas sociológicas consideran como la menos prestigiada de entre todas las profesiones posibles y en la que cada mañana hay que estar preparado para tragarse un sapo.

Sin duda es la forma de comportarse de quienes se han acercado a la política con el único propósito de medrar y han aplicado prácticas poco ejemplares para lograrlo, los responsables del desprestigio de la profesión.

Urgencia educativa

El proyecto de Ley de Libertad Educativa se está tramitando estos días en las Cortes Valencianas. Era un compromiso electoral de Carlos Mazón acabar con la imposición lingüística que promovió y multiplicó el tripartito durante ocho años, siendo su ariete el conseller Vicent Marzà.  El actual conseller de Educación, José Antonio Rovira, ha sido claro desde el comienzo: es una prioridad revertir la situación, de modo que se acabe la imposición del valenciano y el adoctrinamiento en las aulas, apostando por la libertad.

L'Algemia Valenciana (VI). LA CONTINUÏTAT (XXI). Normes diferenciadores

Entrant a l’analisis de les normes d’imposicio de signes diferenciadors als musulmans valencians, hem vist que les primeres detectades corresponen a disposicions de 1321, segons les quals els musulmans havien d’anar “per la ciutat o per les viles del regne sino ab almixies”, sent punidor que “no porten garceta”. Escolano nos informa de les ultimes normes discriminadores, que es dictaren el 16 de novembre de 1525, en ple proces de compliment de l'orde de conversio forçosa. Per ell sabem que estes consistiren en “Que todos fuessen señalados dende en adelante con medias lunas de paño azul en los sombreros, del tamaño de media naranja, sopena de cautivos” (“Decada primera de la historia de la ciudad y reyno de Valencia”)A continuacio procedirém a estudiar els primers elements diferenciadors de que hem parlat.

La salud del Procés

Desde que se han conocido los resultados de las recientes elecciones catalanas se viene especulando sobre la muerte del Procés, basada en el dato incuestionable de que por primera vez desde 1980 - ¡44 años! - los partidos separatistas no suman una mayoría suficiente para gobernar. En efecto, JXCat (35), ERC (20), CUP (4) y Alianza Catalana (2) suman 61 escaños lo que les sitúa lejos de los 68 que necesita la formación gobernante. Ello sin hablar del enfrentamiento que existe entre los cuatro partidos.

¿Es este un argumento suficiente para diagnosticar el fallecimiento del proceso independentista? No parece así por dos razones principales:

NORMA LLINGÜÍSTICA I LLITÚRGIA EN "VALENCIÀ"

L’opinió valenciana catalanista i la catalana en general està de lo més contenta per l’imposició en la diòcesis de Valéncia d’una colecció llitúrgica de texts que els primers denominen de forma sibilina «en valencià»; i els segons, més desinhibits, «en català». Salta a la vista qui diu la veritat. 

Pero devem partir de dos obvietats. 

1) No hi ha consens ningun sobre el model de valencià que els catòlics practicants d’esta Comunitat considerem acceptable per «nostre» i «valencià». Ademés, seria risible atendre a l’opinió dels qui, en us de la seua llibertat, viuen al marge de la fe, i per tant de la llitúrgia. Tampoc existix consens algú entre institucions que representen visions divergents, ni entre possibles «colectius» cristians; concepte que no m’agrada, per manipulable: un atre i yo som un colectiu. Ademés, ¿a ón estan les proves de que una majoria de catòlics valencians demane una llitúrgia «a la catalana»?

Dimisión de Lambán

El senador socialista Javier Lambán debería dimitir, en vez de presentarse con grandes remordimientos éticos por la Ley de Amnistía. No es suficiente con que se ausentara para evitar votar, justificando su ausencia en que “incurriría en una insoportable deslealtad”.

La palabra “dimitir” suena muy poco en nuestro país. Bueno, realidad sí que suena, pero pidiendo que otros dimitan, no dimitiendo uno mismo por debacles electorales o virajes inadmisibles en un partido político.

L’Algemia Valenciana (VI). LA CONTINUÏTAT (XX). Normes diferenciadores

Hem vist que l’immensa majoria del poble pla musulmà valencià d’epoca de la reconquista estava format per descendents d’iberorromans valencians que s’havien convertit a l’islam. L’identitat racial i llingüistica entre la major part dels musulmans i els cristians, impedia controlar les relacions entre “fidels” i “infidels”, que eren considerades pernicioses. En l’articul anterior hem vist que hi havien musulmans que es feen passar per cristians i cristians que es feen passar per musulmans. Per a intentar evitar les relacions interconfessionals, els musulmans pretengueren que els cristians dugueren signes externs discriminatoris. Quan els cristians recuperaren el poder, feren exactament lo mateix pero al reves. Per una atra banda, la “gravetat” d’esta discriminacio entre cristians i musulmans, entesa com a diferenciacio entre ells, hem de situar-la en el contex d’una societat en la que l’aspecte exterior pautava les relacions entre els seus membres.

Suscribirse a RSS del Club de opinión Jaime I y de estudios históricos