"Hablamos español" comienza

La asociación “Hablamos Español” ha logrado ha logrado las 500.000 firmas para presentar una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para que se debatan sus propuestas en el Congreso, para que se respete la libertad de elección lingüística en las comunidades autónomas donde hay otra lengua cooficial. La presidenta de la asociación, la gallega Gloria Lago, dio a conocer este dato en rueda de prensa el pasado lunes, con una gran satisfacción: Cuatro personas la promovieron hace menos de un año, se han encontrado con muchos obstáculos en diversas zonas –Cataluña, País Vasco, Baleares, Galicia y  la Comunidad Valenciana- ¡para recoger firmas, es asombroso!, y ya tiene el refrendo del medio millón de firmas para promover diversas iniciativas que garanticen el derecho a elegir la lengua vehicular en la enseñanza, en las relaciones con la Administración, en servicios de todo tipo.

Es el comienzo de “Hablamos Español”, no el final de sus planes. Ahora empieza, consciente de su apoyo en la legalidad –en los textos y en que esta iniciativa popular recibió el visto bueno del Congreso y del Senado en 2017- y en la realidad social española. Van a ayudar a cuantos comprueban que la lengua de una comunidad autónoma se impone, en perjuicio del castellano. Sobre todo en la educación, pero también en señalizaciones, impresos, formularios y folletos dependientes de los poderes públicos, para que por separado o en formato bilingüe estén en las lenguas oficiales de la comunidad. No se trata de “preferencias”, sino de ley y derechos.

Dos noticias positivas se han producido: que la sociedad ha reaccionado frente a la imposición lingüística y no descarga en los partidos políticos únicamente la defensa de los derechos, y que se van a dedicar a defender el derecho al uso del español. Promocionar el valenciano o el gallego no equivale a relegar el español: si se reflexiona con ecuanimidad, es una situación injusta, y muy frecuente por desgracia.

He hablado varias veces con la presidenta, Gloria Lago. Su tenacidad y su dedicación de tiempo a esta iniciativa son a prueba de insultos –que los recibe, así como Marisol Legaz, la vicepresidenta-, pero no se arruga. No reduce el problema a algunos partidos nacionalistas, porque también ataca al PP gallego por “enmascarar” la imposición del gallego. Lago ha creado una red por toda España, capilar y local, de quienes velan por la educación de sus hijos y del derecho. Veremos su aguante y sus acciones, porque ya han entrado en escena, y con fuerza.