Impidamos que caiga un muro de silencio

Pablo Casado, presidente del Partido Popular, declaró a agencia Efe que pretende derogar la ley actual del aborto (de 2010, del socialista Rodríguez Zapatero) para volver a la ley de 1985 (del socialista Felipe González), que cree era “de consenso” y que “no habrá ninguna necesidad de cambiar”.

Al día siguiente, la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, declaraba: “Cuando Pablo Casado habla del aborto debería recordar al ministro Gallardón, al que echaron las mujeres en las calles”  (dato curioso).

Una de las principales asociaciones Provida y de investigación sobre el síndrome de Down y otras enfermedades genéticas, la Fundación Jérôme Lejeune en España, presidida por la doctora Mónica López Barahona, ha querido explicar a Pablo Casado, con una nota por qué esa opción seguiría siendo injusta. (www.religionenlibertad.com)

España viene acumulando una media de 100.00 abortos al año conforme a los datos oficiales. Es decir, desde que en 1985 se despenalizó el aborto en nuestro país hasta 2010 en que se reformó la ley del aborto, más de dos millones y medio de vidas inocentes han sido eliminadas.

Muchos no estuvimos dispuestos a bajar los brazos pese a la "indiferencia" del Gobierno de Rajoy sobre la derogación de la actual ley Aído y la recuperación de la reforma de la ley del aborto planteada por Alberto Ruiz Gallardón, y acudimos el 14 de marzo  de 2015, a la manifestación convocada por decenas de asociaciones civiles. 

El objetivo de la manifestación del 14 de marzo: "Impedir que caiga un muro de silencio sobre el aborto". El lema: "Cada Vida Importa. Por la vida, la mujer y la maternidad".

En pleno año electoral, el presidente del FEF, Benigno Blanco, aclaró que: “la manifestación no responde al ciclo electoral ni se convoca para pedir el voto para nadie, sino para seguir defendiendo la causa de la vida a pesar del convulso panorama político español actual". En esta línea, Latorre añadió que "los Provida nos hemos manifestado siempre en periodo electoral y cuando no es periodo electoral".

La entrega de los premios GOYA, de manera inesperada, ha vuelto a recordar a muchos el drama del aborto. Y no podemos olvidar que “una ley de supuestos, sí“ que dice el señor Casado, es permitir entre otros supuestos las malformaciones del feto. Acepta el señor Casado que determinadas malformaciones, discapacidades, alteraciones o patologías son causa justificada para acabar con una vida. ¿Dónde está el limite de la vida que merece y no merece la pena ser vivida? ¿Es competencia del Estado definir esta cuestión? 

En plena campaña electoral 2019, impidamos que el derecho a la vida caiga en el muro del silencio y exijamos a los gobernantes la derogación de la ley del aborto y políticas de protección a la maternidad, apoyo a la mujer, promoviendo la adopción y el acogimiento en un embarazo imprevisto, acompañándola  en todos los aspectos que necesita ser acompañada. 

En el aborto hay dos víctimas: el niño cuya vida se elimina y la mujer gestante que bajo situaciones, en ocasiones de extrema presión, acaba con la vida de su hijo en el marco de una ley que no podemos aceptar sea aceptable. No es ni progresista ni aceptable que 100.000 vidas humanas sean eliminadas cada año en España.

Insisto: IMPIDAMOS QUE CAIGA UN MURO DE SILENCIO SOBRE EL ABORTO

MªÁngeles Bou

Mª Ángeles Bou Escriche es madre de familia, Orientadora Familiar, Lda. en Ciencias Empresariales y profesora