Internet veraniego

movil.playa

Internet tiene indudables ventajas, tanto para usos profesionales como de información, así como para relacionarse. Es una auténtica autopista, pero también en las autopistas hay que tener algunas precauciones, unas impuestas por Tráfico y otras por el sentido común. Estos días abundan los viajes, las prisas por salir o llegar, el vistazo rápido de la cuenta de correo electrónico o la proliferación de whatsapp. El período de vacaciones por excelencia lleva a algunos a multiplicar el uso de internet –como forma de ocio-, capturando fotografías o vídeos, a veces enviándolos indiscriminadamente, lo cual genera un “bombardeo” que no gusta a todos. Saber usar con moderación internet es un hábito que debemos desarrollar, por el bien y el descanso de todos.

En estos días de verano he escuchado a varios su asombro por correos electrónicos que reciben alertando sobre cuentas bancarias o servicios que no se tienen contratados que no se poseen pero que intentan atraer –parece que delictivamente– a apresurados o nerviosos ciudadanos. La prisa puede jugar malas pasadas, contestando o facilitando datos que generan fraudes. La policía avisa, la Guardia Civil avisa, pero es cada uno el responsable, o al menos el que puede servir los perjuicios anulando o aclarando posteriormente lo que incautamente se ha propiciado.

Me llegan noticias de niños o adolescentes que cargan sus juegos por internet a la cuenta corriente de su padre o de su madre, pensando que son cantidades insignificantes. Hablo de niños, sí. Cuando se pasan horas y horas en su habitación, la curiosidad les vence, a veces con el aliento de algún amigo o conocido, casi como un “reto” o travesura de unas edades en que todos hemos cometido trastadas, pero que ahora con internet pueden tener una dimensión distinta y mayor, y de hecho la tienen. El móvil no es un juguete inofensivo, pero si comprueban que sus padres lo usan compulsivamente se sienten atraídos a hacerlo como ellos, con sus indudables riesgos de facturas y contenidos inapropiados.

La profesora universitaria Elena Sancho ha alertado acerca de internet y la información, destacando que el perfil del internauta actual no distingue entre noticias reales y falsas, por la rapidez en su difusión, sin contrastar su origen, y que somos más crédulos. Sirve para la información y para el uso de internet estos días: asegurarnos que el emisor es fidedigno, contrastar fuentes y estar atentos a los retoques de fotografías. Que de verdad internet sirva y no agote, ojalá. Sentido común y prudencia.