Marzà falta a la verdad

Lejos de mí afirmar que sea sencillo el comienzo de este curso escolar a causa del Covid-19. Sin embargo, la complejidad se combate a base de previsión, coordinación y diálogo con todos los sectores implicados, y eso no se ha hecho desde la Consellería de Educación.  Basta  hablar estos días con padres que tienen hijos en edad escolar, con profesores, o con directivos de centros de enseñanza, para escuchar la inquietud y la falta de información sobre el inicio escolar. Reconocen que la evolución de los contagios puede determinar algunas decisiones, pero otras deberían estar estudiadas y tratadas con los sectores más implicados. El portavoz de FCAPA (Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia), Vicente Morro, expresaba este lunes, 24 de agosto, su malestar con el conseller de Educación, Vicent Marzà, porque “sigue faltando a la verdad” sobre el inicio del curso, porque no se ha reunido ni ha aceptado las propuestas de FCAPA: retraso del inicio de las clases, enfermería escolar, pruebas diagnósticas, termómetros, mamparas… y por eso se han tenido que quejarse al Sindic de Greuges.

El pasado domingo, 23 de agosto,  CONCAPA Alicante envió un comunicado urgente  expresando, también,  la indignación de los padres por las afirmaciones de Miguel Soler, secretario autonómico de Educación, en las que afirmaba que las medidas de seguridad en los centros escolares se habían consensuado con los padres, y alertaban de que es falso: no se han consensuado. Coincide con FCAPA: falsedad de la Consellería al afirmar que existe ese consenso. A su vez, la asociación alicantina “Idiomas y Educación” también se ha pronunciado sobre la necesidad de establecer unas normas seguras al comienzo de curso, con mascarillas apropiadas, teniendo presentes las responsabilidades legales de la Consellería. ¿Será que vuelve a ningunear Marzà a federaciones de APAs que son católicas o asociaciones privadas, y sí ha consultado con otras entidades, en línea de orillar sistemáticamente a todo el sector privado, y más si aparece el término “católico”? Sería congruente con el demostrado sectarismo de Marzà, que le mueve a faltar a la verdad, una y otra vez. 

Todos pendientes de la reunión del jueves, 27 de agosto, que mantendrán los ministerios de Sanidad y Educación con los responsables de las comunidades autónomas. Y el curso empieza aquí, en principio,  el próximo 7 de septiembre, por lo que es comprensible el malestar en las familias y centros educativos.