Un PSOE desfigurado

Isabel Bonig afirmó la semana pasada que Puig y Oltra han roto con la sociedad valenciana dando la espalda a las demandas reales de los ciudadanos. Les acusó de recortar las libertades, llevar a cabo la imposición lingüística, gobernar con sectarismo y enchufismo, y copiar la hoja de ruta diseñada por el nacionalismo catalán. La mayor parte de esos “dardos” van dirigidos a dos Consellerías –Educación (Vicent Marzà) y Sanidad (Carmen Montón)-, al igual que hizo el portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, Alexis Marí, en fechas recientes.

Hay ebullición en todos los partidos políticos de la Comunidad Valenciana, por motivos diversos. Y en medio de este panorama un grupo de socialistas valencianos han redactado este fin de semana el “Documento de Gestalgar”, con aportaciones para el próximo Congreso del PSOE y de los demás congresos próximos de los socialistas.

En el mencionado documento, los líderes y militantes que lo han redactado piden al PSOE que reaccione con urgencia, a la vista de los resultados electorales últimos, en especial en Galicia y País Vasco, por ser los más recientes. Como objetivo, no ser el principal partido de izquierdas, “no queremos ganar a Podemos, queremos ganar al PP”.

Como es habitual, un mensaje central de ese documento –recurso muy frecuente, demasiado socorrido– es que el PSPV, y el PSOE en general, debe mejorar la comunicación, tanto interna como hacia el exterior. Si falla algo, de nuevo se atribuye a saber comunicar, recurso fácil en vez de reconocer los problemas de fondo.

El Documento de Gestalgar reconoce, sobre todo y ya afrontando el fondo del problema, que el PSOE va a remolque y que su recuperación pasa, yendo ya a las raíces, por tener unas propias referencias intelectuales, para lo cual apunta a conectar más con los votantes, sin miedo a nada, invirtiendo en la formación de los militantes, a través de personas que sean “formadores de formadores”, y destaca que han de escuchar la calle, el “pálpito” de la sociedad, incluso “removiendo cimientos”, de modo que el pueblo vuelva a ser protagonista. Todo para cambiar un “desfigurado” PSOE, afirman.

Del Documento, que es extenso, se habla de muchas cuestiones. La pregunta que surge es, si precisamente escuchando a la sociedad, son conscientes de que Compromís les ha arrebatado la ideología en la Comunidad Valenciana y el PSPV es poco “reconocible” por su radicalidad. ¿Sillones o ideas? ¿Qué opina Ximo Puig? ¿Y si la calle y los militantes piden buena parte de lo que dicen Isabel Bonig y Alexis Marí?