Atentado contra el General Atares

General AtaresTAL DIA COMO HOY EN 1985, PERDÍA LA VIDA EN UN COBARDE ATENTADO TERRORISTA EL GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL JUAN ATARÉS PEÑA.

Un atentado despreciable, que sentí más que otros por tratarse del padre de un compañero de promoción y amigo, el recientemente fallecido Ángel Atarés. Posteriormente otro hijo suyo, Juan, fue mi Jefe en el Regimiento de Infantería Tetuán 14. Una familia con grandes virtudes y un gran amor a España, de la que personalmente he aprendido mucho. 

El General Juan Atarés sufría en sus carnes cada atentado de ETA y solía asistir a todos los funerales de Guardias asesinados por ETA. Su dolor e indignación ante la inacción del gobierno, le llevó en 1978 a un enfrentamiento Verbal con el Ministro de Defensa Gutiérrez Mellado, en una Reunión de Mandos en Cartagena, quien abusando de su poder y ante la falta de dialogo y respuesta, ordenó que le detuvieran, siendo absuelto en posterior Consejo de Guerra, por no haber supuesto su intervención ninguna falta de indisciplina, sino más bien que al Sr Ministro le molestaron los masivos apoyos que su intervención provocó en la Sala.

El General fue asesinado cuando paseaba en solitario por la Vuelta del Castillo -uno de los parques más importantes de Pamplona-, a unos 50 metros escasos de su domicilio. Juan Atarés Peña, que había rechazado en varias ocasiones la posibilidad de llevar escolta a pesar de que ETA había intentado asesinarle en cuatro ocasiones, todas ellas frustradas por diferentes motivos. Acostumbraba a pasear por la zona en la que se perpetró el atentado, que ocurrió hacia las 12.15, cuando un hombre y una mujer, sin mediar palabra, y por la espalda le dispararon tres tiros, dos de los cuales le alcanzaron de lleno en la nuca, ocasionándole la muerte prácticamente en el acto.

A escasos minutos de producirse el atentado llegaron al lugar del suceso la esposa del general, María Luisa Ayuso, y varios de los hijos del matrimonio. La esposa mantuvo en todo momento una gran entereza, se arrodilló delante del cuerpo de su marido y se abrazó a él. Prueba de los altos principios y de la entereza moral de la familia son las palabras que posteriormente dirigiría Doña María Luisa a los medios de Comunicación, perdonando de todo corazón a los autores del asesinato de su marido y lo que más sentía era la situación en la que se encontraba España. A su marido lo calificó de un hombre estupendo y honrado, que había hecho de la dignidad, el amor a Dios y a España un culto. 

El General Atarés, todo un ejemplo a seguir, fue admirado y respetado por todos los que le conocieron, sobre todo por sus queridos Guardias a los que siempre mostró su cariño y apoyo. Desgraciadamente, luego son otros con menos principios los que se llevan la admiración social, apoyados por los medios de comunicación y por intereses políticos.