Manifestación del 18-N

Organizada por la fundación España Responde, cuyo presidente es el empresario José Manuel Opazo, se celebrará en Valencia el domingo 18 de noviembre una manifestación a favor de la unidad de España y en contra del independentismo, además de pedir que se celebren ya elecciones generales en nuestro país. Ya organizó la manifestación del 9 de septiembre en Barcelona, organizará también una similar en Madrid el 1 de diciembre, y en Bilbao según parece  el 13 de diciembre.

Opazo se ha reunido con representantes de todo tipo de colectivos, que se están movilizando mucho, y también ha invitado a los partidos políticos a movilizar a sus afiliados o simpatizantes para que participen, si lo desean, a título personal, sin siglas, pancartas, gorras ni camisetas que desfiguren el carácter popular y civil, apolítico, de estas manifestaciones. Habrá quienes tal vez preferirían manifestaciones directamente organizadas por los partidos constitucionalistas, pero Opazo tiene otro plan, que es que hable la sociedad civil. Mejor o peor, gustará o no, pero  es un plan diseñado con una entidad propia.

En España hay una carencia de protagonismo de la sociedad civil. Nos quejamos de la partitocracia, pero tenemos un déficit de participación y actividad de la sociedad. No sólo en cuanto a manifestaciones, sino comunicados, propuestas y actuaciones. Sigue pareciéndonos inevitable o preferible que papá-Estado, es decir, el gobierno de turno, prevea y provea. Luego, la queja es muy hispana, pero improductiva y casi paralizante.

Los motivos por los que se convoca la manifestación de Valencia el próximo 18 de noviembre son de aceptación mayoritaria en la sociedad, se pertenezca o no a un partido político. El independentismo es minoritario, pero hace mucho ruido: es necesario que la unidad de España se defienda y se haga oír. La demanda de que haya “elecciones ya” es mayoritaria, y entre sus partidarios hay una buena parte de socialistas, que aunque vean a su partido gobernar ahora, no ven bien que lo haga con un octopartito que hipoteca y debilita.

En las manifestaciones convocadas por España Responde hay un evidente tufillo de reacción de protesta ante la situación actual en España, de rechazo de cuanto ha propiciado que hayamos llegado a este punto, con Cataluña en la cúspide, de la que indudablemente los partidos políticos y los Gobiernos no salen airosos. Tal vez porque no sabían con certeza la opinión popular. Ahora se podrá comprobar en Valencia.