Ministro Planas: póngase las pilas

El Ministro Planas en una entrevista para el periódico Mediterráneo, el pasado 27 de mayo, ofendía a los citricultores con estas palabras: “El sector citrícola no debería echar la culpa a Sudáfrica sino ponerse las pilas”

En sus políticas y declaraciones, el Ministro Planas demuestra que, en lugar de defender a los agricultores, traicionándolos, está defendiendo los intereses de unos pocos poderes económicos que producen en esos países con los que la UE ha firmado: Acuerdos de Libre Comercio, y que son los que amenazan con sustituir a la agricultura española.

En respuesta a esa ofensa, yo mismo, como presidente de ALIV, divulgué un video condenando esta actitud globalista del ministro y advirtiéndole de que se la vamos a liar si no es él el que se pone las pilas.

Las ayudas de la PAC, los aranceles de EEUU a los productos españoles, el veto ruso, los acuerdos de Libre Comercio que nos perjudican, los re-etiquetados y otras prácticas poco éticas, el transporte de las exportaciones sin realizar el recomendado tratamiento en frio, luchar por un canón ecológico por la contaminación de los mares de aquellos productos que llegan desde fuera de la UE, velar por el cumplimiento de la Ley43/2002 de Sanidad Vegetal y que se realicen las inspecciones y análisis necesarios para que no lleguen a Europa productos con residuos de fitosanitarios dañinos para la salud… son algunas de las tareas por las que Planas debe de ponerse las pilas.

A continuación, pueden ver la Nota de Prensa de FNAI (Federación Nacional de Asociaciones Independientes), de la que forma parte ALIV (la Associació de Llauradors Independents de Vila-real).

1

COMUNICADO DE PRENSA

EL MINISTRO PLANAS JUEGA AL DESPISTE Y ENGAÑA AL SECTOR

Almería 02 de Junio de 2020

“El sector citrícola no debería echar la culpa a Sudáfrica sino ponerse las pilas” (Ministro Planas en entrevista al Periódico Mediterráneo de 27-05-20)

El Ministro Planas no defiende a los agricultores españoles y en más de una ocasión, en declaraciones a la prensa, como en el ejemplo anterior, nos maltrata y nos ofende. La amenaza de ruina económica que sufre el campo español hace que los agricultores tengan bien puestas las pilas, el que no las tiene puestas es el Ministro, que en lugar de defendernos, nos perjudica con sus tics globalistas

D. Luis Planas también menosprecia nuestra inteligencia, y pasándose de listo, pretende hacer creer que nuestro único competidor citrícola en Europa son los países Sudafricanos, que él, con gran habilidad, nombra como un único país, “Sudáfrica”. Pero la realidad es que debido a esos indecentes Tratados de Libre Comercio que elabora la Comisión Europea y que España y su gobierno ratifican, tenemos que competir con muchos países en donde los costes de producción son 10 veces inferiores a los nuestros. Y de esa circunstancia se aprovechan grandes corporaciones agroalimentarias europeas, alguna de ellas española, que son las que producen allí explotando mano de obra esclava y comercializan esos productos en la UE arruinando al sector hortofrutícola español. Y es precisamente a esos poderosos a quienes defiende el Ministro Planas con sus políticas.

Aunque el problema es el mismo para toda la hortofruticultura española, que sigue vendiendo por debajo de coste de producción, nos vamos a centrar en los cítricos, por ser el producto al que se refiere Planas en esa última entrevista. Observando tablas de exportación a la UE del Ministerio de Comercio, cada año los volúmenes de exportación de todos esos países aumenta, produciendo sobreofertas que hacen caer los precios. A las más de 800.000Tn que exporta Sudáfrica a la UE, tenemos que añadir a Marruecos, Turquía y Egipto que ingresan en Europa alrededor de 300.000Tn/año cada uno. A estos países se van a unir gracias al Tratado de MERCOSUR, Argentina que también es un gran exportador de cítricos, y Brasil, líder mundial en exportación de zumos de cítricos. A ellos se unirá también México, (acuerdo finalizado y pendiente de ratificar), gran productor de cítricos y segundo exportador mundial de limones. Finalmente, los Países Bajos, país cuya economía gira alrededor de esos acuerdos comerciales, sin tener en su territorio un solo naranjo plantado, exportan a la UE más de 250.000TN.

¿Por qué se hacen esos acuerdos comerciales con países eminentemente agrícolas y que perjudican claramente a los agricultores españoles, y no se hacen con otros países que abrirían nuestras posibilidades de mercado, como son EEUU o Rusia?

La situación actual en el campo sigue siendo la misma o incluso peor que antes de la pandemia del COVID19 cuando los agricultores nos manifestábamos en busca de una solución a la crisis del sector.

En respuesta a aquellas manifestaciones, en lugar de abordar la regulación de sobreoferta debido a la inundación de productos de esos terceros países, el ministerio de Planas, apoyado por sus televisiones afines que pusieron el acento en los precios origen-destino, tramposamente abordó la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria, y se sacó de la chistera, como iniciativa estrella, la prohibición de venta a perdidas. Siendo consciente que en una economía de mercado la administración no puede marcar precios, porque además lo prohíben ciertas normas europeas sobre competencia, muy hábilmente, Planas se inventó un contrato en donde es el propio agricultor quien debe de marcar cuál es su coste de producción y el comprador debe efectuar la compra por encima de ese precio.

Pero ese contrato no puede funcionar, porque el comprador es libre de comprar a quien quiera, y mientras exista esa invasión de productos que llegan de fuera, siempre tiene la opción de comercializar esos, en lugar de los nuestros.

El Ministro Planas es “Globalista”, y en lugar de defender a quienes por cargo debiera defender, defiende los intereses de grandes fondos de inversión, de multinacionales y de grandes corporaciones agroalimentarias o a países como Holanda, que viven de la especulación globalista.

Como buen parlamentario, enreda y juega al despiste. Así en varias sesiones parlamentarias, en respuesta a partidos que hablaban de “Soberanía Alimentaria”, del “Principio de Preferencia Comunitario”, o del regreso a “defensas comerciales” para evitar esa inundación de productos foráneos, afirma que: “España es exportadora de productos agrícolas y si nosotros ponemos aranceles, otros países también nos los pondrán”. Pero es falso que España sea exportadora, porque el 95% de nuestra producción se vende en Europa, y el mercado único europeo es nuestro mercado y contribuimos con 13.000 millones de € anuales a su mantenimiento. Vender en nuestro mercado no es exportar.

En su habilidad parlamentaria, busca confundir diciendo que al igual que recibimos productos agroalimentarios de países con salarios más bajos, nosotros también exportamos a países con salarios más altos como Francia o Alemania, pero se olvida de que en la UE hemos hecho un Mercado Único al que también pertenecen esos países, y, por lo tanto, no es lo mismo.

El Señor Planas debe de ponerse las pilas y frenar esa sobreoferta que llega de fuera. Debe de ponerse las pilas y luchar para lograr que sea obligatorio en Europa, como lo es en EEUU y en la mayoría de países, el tratamiento en frio de productos agroalimentarios durante el transporte, para evitar que nos lleguen plagas de esos terceros países a la vez que les aumente sus costes. Debe ponerse las pilas, y en pro de la salud de los europeos y por ende de los españoles, debe defender que en todos los puertos europeos se hagan inspecciones serias que eviten la entrada de productos con residuos de fitosanitarios prohibidos en Europa. Debe de ponerse las pilas y buscar y denunciar a cuantos incumplan la ley 43/2002 de Sanidad Vegetal, continuamente violada por todos esos productos que nos llegan de fuera. Debe de ponerse las pilas y en lugar de fingir ecologismo, limitando aún más los tratamientos fitosanitarios a nuestra agricultura, debe de luchar por la ecología de verdad y lograr que en la UE se ponga un canon ecológico a los productos de fuera, por no producir, como sí lo hacemos en Europa, respetando el medio ambiente y también por la enorme contaminación de la atmosfera y de los océanos con esos largos viajes de grandes buques de transporte ultracontaminantes. Debe de ponerse las pilas y negociar con EEUU que elimine los injustos aranceles del 25%, que este país nos impuso como represalia a que Europa violó la libre competencia en beneficio del fabricante de aeronaves AIRBUS y en perjuicio de la americana BOING. Debe de ponerse las pilas y apoyar que Europa resuelva sus diferencias con Rusia y nos quiten el veto a nuestros productos agroalimentarios. Debe de ponerse las pilas y luchar para que los agricultores europeos tengamos prioridad en nuestro propio mercado, “Europa”. Debe de ponerse las pilas y luchar por la soberanía alimentaria, porque algún día cuando ya no exista sector primario en Europa, ante una crisis como está el virus será una tontería comparado con el hambre… En definitiva, Planas no hace su trabajo y debe de ponerse las pilas, para defender a los suyos, a los que debe de servir en función de su cargo, y no a los poderosos.

El campo está harto de sus engaños, trampas y juegos trileros y si el Señor Planas no se pone las pilas inmediatamente y nos defiende a nosotros, sus agricultores, se la vamos a armar.

Joaquín López Rodríguez, Presidente de FNAI