Servicios Sociales pasivos

El concejal de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Castellón, José-Luis López, ha comunicado que siguen funcionando los servicios de Servicio de Asistencia Domiciliaria (SAD) y “Menjar a casa”, para personas dependientes que ya están inscritas, pero que se puede ampliar estos días para personas vulnerables. Suena bien, pero es muy insuficiente, porque no deben estar los Servicios Sociales pendientes de que se les avise, ya que tienen la obligación de tomar la iniciativa y volcarse con las personas que ya saben que son vulnerables, que viven solas, que están esperando desde hace meses para ingresar en una residencia, que hay situaciones de emergencia. El Ayuntamiento tiene mucha información y mucho personal: yo le pido que baje a la realidad y asuma su responsabilidad. Los trabajadores sociales saben todo, hacen falta iniciativa y brazos para ayudar.

La familia estable es la que garantiza mejor los servicios sociales, y no parece que nadie ponga objeciones a esta afirmación. Y los voluntarios que ayudan a personas vulnerables, de modo habitual y más en estos días, son el segundo escalón de eficacia solidaria. En tercer lugar, las Administraciones –Ayuntamiento, Consellería– llevan a cabo algunas iniciativas, pero muy pocas para lo que deberían.

Los Servicios Sociales tienen información de cientos de personas en la ciudad que viven solas, que necesitan ayuda. Una primera medida es que de los 1.400 empleados o funcionarios que tiene el Ayuntamiento de Castellón se hubiera hecho ya una “Bolsa” voluntaria de personas que estos días no tienen apenas trabajo y pueden reforzar Servicios Sociales. Tal vez nos sorprendería: personas que siguen cobrando el sueldo, y no tienen apenas quehacer –los que tienen tareas culturales, limpieza de jardines, atención al público ahora casi inexistente, asesores, etc.-, podrían reforzar estos días los servicios sociales municipales. Y tomar la iniciativa: ponerse en contacto telefónica con esas personas, con sus familias o cuidadores, y preguntar con interés eficaz. Se han cerrado los Centros de Día y hay muchas personas en casa ¿y no tiene el Ayuntamiento, hablando con Consellería si hace falta, alguna solución inmediata, ya, para esas personas ahora aisladas? Que un empleado del Ayuntamiento estos días acompañara en casa a alguna persona vulnerable, como trabajo, es más importante que burocracia inútil en el consistorio. Hay mucha desconfianza hacia la eficacia de Servicios Sociales, y pocos llamarán: están acostumbrados a sufrir.