Corredor Cantábrico-Mediterráneo

Mañana es un día clave para el tramo ferroviario Zaragoza-Valencia, el denominado “tramo sur” del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, pues se vota en Bruselas el plan que financiará las redes transeuropeas de transporte en el sexenio 2021-2027. Hasta allí se han desplazado los presidentes autonómicos valenciano y aragonés, Ximo Puig y Javier Lambán, acompañados por representantes empresariales y sindicales, para ejercer de “lobby”. El plan de la Unión Europea está dotado con 30.600 millones de euros, y las redes incluidas tendrán una financiación europea que puede alcanzar el 50% del proyecto si se considera prioritario. Hace unos meses, una primera criba dejó fuera a ese “tamo sur”, que necesita 4.000 millones, y que contrasta con las inversiones efectuadas y solicitadas en el que podríamos denominar “tramo norte”, del País Vasco a Zaragoza, con 13.000 millones.

La Comunidad Valenciana está muy interesada en ese tramo, al que se califica como “complementario” del Corredor Mediterráneo. Veremos a ver qué sucede mañana, pero el dinero es el que es, y esperemos que se haga con criterios objetivos. Por supuesto, cada partido político en España acusa al otro de haber relegado el tramo Zaragoza-Valencia, el PSOE acusa al PP, y el PP al PSOE, cuando uno u otro gobernaba en Madrid. Un dato: el Puerto de Valencia tiene previsto canalizar la financiación en forma de préstamo, con 53 millones de euros, la mejora de la línea ferroviaria con Zaragoza.

La plataforma “Teruel Existe” espera con lógica expectación la decisión de mañana. Su principal reivindicación en las manifestaciones de Zaragoza y Valencia, los pasados 6 de mayo y 7 de octubre, con 40.000 y 50.000 manifestantes respectivamente, fue precisamente el trazado ferroviario entre Zaragoza y Valencia, con los vergonzosos tramos que existen ahora de no circular a más de 30 kilómetros por hora, como quedó grabado en el famoso vídeo “Tractor adelanta a tren”. Desde “Teruel Existe” han hablado con instituciones y empresarios, se han movido muchísimo socialmente, y ahora llega la hora de la verdad.

Cuando me cuentan que Bruselas excluyó invertir en las mejoras ferroviarias de la provincia de Teruel por la renta per cápita de los turolenses, me indigno y sonrío: claro, con la despoblación que sufre, los que tienen se quedan, y más renta per cápita tendrán si se sigue despoblando. Seriedad, rigor, rentabilidad sin demagogias.