Premios adComunica

El pasado lunes, 19 de octubre,  en el Menador Espai Cultural de Castellón, tuvo lugar el acto de conmemoración del XIII aniversario de la asociación adComunica y el de entrega de Premios de Comunicación Rafael López Lita, ya la VIII edición de estos últimos, como recuerdo imborrable al promotor incansable de esta asociación y de los estudios de Comunicación en la Universitat Jaume I. Conocí y traté a Rafael en 1999, a raíz de una visita que me hizo en la sede del diario “ABC” en Valencia –donde yo trabajaba entonces– para explicarme sus proyectos, que luego se hicieron realidad: desbordaba entusiasmo y lograba que sus proyectos parecieran ya una realidad. Y yo le devolví la visita pronto, viniendo a la Universitat Jaume I, comprobando los pasos que iba dando. Él fue, posteriormente, el alma y motor de la asociación para el Desarrollo de la Comunicación, adComunica, implicándonos inicialmente a directivos de medios de comunicación y profesores universitarios en la Junta Directiva, y luego extendiendo la asociación a cuantos profesionales de la comunicación se quieren integran o participar de sus actividades.

Me venían estos recuerdos en el acto del pasado lunes. Recuerdos muy vivos, en una mezcla de pasado, presente y futuro, que suele ser una buena perspectiva de cualquier entidad o persona. Tenemos una historia en la asociación, un presente y planes de futuro, que se traducen en la variedad y actualidad de las actividades, así como una concesión de premios que responden al dinamismo castellonense, reconociendo a entidades y personas, instituciones y empresas, iniciativas que muchas veces son el resultado de profesionales jóvenes. Alegra, especialmente, reunir prácticamente a tres generaciones de periodistas en una asociación joven, donde confluyen historias entrañables e iniciativas siempre en marcha, pues de otro modo la comunicación dejaría de ser una actividad pionera pegada a una realidad siempre cambiante, y más ahora.

Los premiados fueron las empresas Grábalo y Cuatroochenta, Aguas de Benassal, el Ayuntamiento de Onda y José María Arquimbau, este último como Premio a la Trayectoria en Comunicación. Con sus 80 años ya cumplidos y en plenas facultades, fue una satisfacción escuchar a José María Arquimbau, que en su discurso criticó a los políticos actuales, pidió que políticos y periodistas hagan su trabajo sin “invasiones”, y que los periodistas seamos prestigiosos, también trasladando esperanza  a una sociedad que, por la pandemia,  la necesita especialmente. Muy de acuerdo.