En defensa del Coronel Baños

banos1

Pedro Sánchez, el indigno Presidente de España porque ha llegado a la presidencia sin haber ganado unas elecciones y valiéndose de una herramienta totalmente legal como es la moción de censura, pero con los apoyos de organizaciones políticas que como característica común tienen el odio a España y su Constitución, ha realizado unos nombramientos Ministeriales que han descolocado a todos sus adversarios. Si no fuera porque más pronto que tarde le exigirán el precio de su Presidencia y por las deslealtades y bandazos ideológicos de Sánchez, capaz de afirmar algo, y justo lo contrario poco después, diría que huyendo de cualquier sectarismo político, el líder socialista, ha escogido a personas razonables para sacar nuestro país adelante, entre las que ha incorporado incluso a Ministros no socialistas.

No como Ministro, pero en un cargo clave para la Seguridad de los españoles, Pedro Sánchez le ha ofrecido la  Dirección de Seguridad Nacional al Coronel Pedro Baños, Diplomado en Estado Mayor y experto en Geoestratégia.

El Coronel Pedro Baños es sin duda alguna uno de los más idóneos para el puesto y me atrevería a decir que incluso el que más, dada su trayectoria profesional, donde ha ocupado puestos como el de Jefe de Contrainteligencia y Seguridad en el Cuerpo de Ejército Europeo de Estrasburgo, ha sido profesor de Estrategia y Relaciones internacionales en la escuela superior de las Fuerzas Armadas, fue miembro del equipo de la Dirección General de Política de Defensa del Ministerio de Defensa, también fue Jefe del Área de Análisis Geopolítico de la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad de la Secretaría General de Política de Defensa, ha colaborado en la  sede del Parlamento Europeo de Bruselas como asesor militar y ha realizado cursos tanto militares como civiles relacionados con la estrategia, además de en España, en Alemania, Francia, Estados Unidos, Bélgica, Turquía, Reino Unido, Israel y China, siendo además  magister en Defensa y Seguridad por la Universidad Complutense de Madrid.

A sus conocimientos, experiencias y preparación, Pedro Baños añade una capacidad intelectual, una locuacidad y una claridad de ideas fuera de lo común, que lo ha convertido en un personaje mediático, interviniendo en diversos canales de televisión al ser requerido por ellos mismos, como opinión experta en yihadismo y Geoestrategia.

En lo humano, y aquí hablo desde el conocimiento en el trato, Pedro es desinteresado, amable, generoso y muy prudente, no se le conoce ninguna ideología política y podría haber sido llamado para este mismo puesto por otros partidos políticos como PP y Ciudadanos, si fueran estos los que ahora mismo estuvieran formando gobierno. Por último decir que Pedro es militar, un militar convencido, y como tal ha estado y está dispuesto a servir a España hasta la última gota de su sangre, no como otro u otra que ahora mismo están en formaciones políticas como Podemos y PSOE

banos2Aunque he tildado a las designaciones como razonables, no todos los Ministros de Sánchez son trigo limpio, y la prensa, tan benévola con el nuevo gobierno socialista, podía haber criticado el ultrafeminismo de la Vicepresidenta Carmen Calvo, que en su día, fruto de la estupidez feminista afirmó “que hay que acabar con el estereotipo del amor romántico: es machismo encubierto”, la tirria por lo privado de Carmen Montón, capaz de desprivatizar un magnifico hospital  como el de Alcira poniendo en Jaque su funcionamiento, la poca afición al deporte del simpático tertuliano de Tele5 Máxim Huerta como Ministro de Cultura y Deportes, el sectarismo izquierdista de una jueza resentida a cargo de Defensa y del CNI, o la más que sospechosa catalanidad de Meritxell Batet, una defensora del estado federal a cargo de la Organización Territorial y encargada de abrir el dialogo con los independentistas, mucho ojo a lo que haga esta Señora. Pero no, parte de esa misma prensa que tanto le respetaba con anterioridad a su nombramiento y los desorientados partidos políticos PP y Ciudadanos en boca de Gónzalez Pons y Juan Carlos Girauta, están cargando las tintas de forma cruel e injustificada contra uno de los nombramientos más razonables y menos ideológico, contra un militar cuya única aspiración es la de seguir sirviendo a España y a los españoles. Esos mismos tertulianos sabelotodo a los que se les caía la baba escuchando las explicaciones de Pedro sobre terrorismo yihadista o geopolítica actual y que, ante la demostración de sus conocimientos y la carencia de los propios, nunca se atrevieron a discutir con él ninguna de sus tesis, ahora le cuestionan y ridiculizan por su participación en programas como “Cuarto Milenio” en el que colaboraba por su amistad con el director del programa Iker Jiménez, o toman afirmaciones sueltas de sus charlas  para presentarlo como un peligroso prorruso anti OTAN. Políticos, cuyos intereses son los propios o los de su partido y periodistas que en lugar de estar al servicio de la información están dentro de la lucha política o al servicio de la manipulación como arma indecente de la creación de opinión, cargan contra un militar honrado que no se ha definido políticamente y que tan solo habla de lo que es experto. Pedro Baños se está convirtiendo en victima de su propia teoría de que ya no hay que matar a nadie cuando es molesto, basta con desprestigiarle.

Pedro, con la prudencia que le caracteriza, en sus charlas, nunca quiere opinar sobre temas nacionales, consciente de que como militar se debe a la neutralidad política y se limita a explicar con claridad y sin complejos los intereses oscuros y económicos que mueven el poder de nuestro planeta, con sus luchas ideológicas, económicas y de religión, desde la libertad e independencia que le da su experiencia antes expuesta. Explica sin tapujos, como la comunicación y su manipulación son claves en estas luchas. Expone con maestría los errores estratégicos del pasado que hoy sufrimos y los que se están cometiendo y sufriremos en un futuro. En estas batallas estratégicas cabe destacar a  EEUU como actual líder mundial, una amenazante China que está consiguiendo poder económico en el mundo mediante la compra de deuda y el dominio de las tecnologías y la Rusia nacionalista de Putin que intenta recobrar su orgullo y el protagonismo del pasado y a Pedro como conocedor de los movimientos de este Juego de Tronos, no tiene más remedio que hablar de ellos.

Uno de los escenarios más complejos donde se está librando esta batalla estratégica es Siria, en donde una Rusia temerosa de perder un país aliado y sustituirlo por unos vecinos fundamentalistas, apoya al dictador Sirio Al Assad y unos EEUU con sus aliados europeos apoyamos a una resistencia cada vez más influida por el fundamentalismo y que en un futuro podría pasarnos factura como actualmente estamos pagando en forma también de crecimiento fundamentalista en países como Argelia, Libia o Egipto, tras el error genérico de apoyo a la Primavera Árabe y más concretamente en contra del dictador Libio Gadafi. Pero eso son solo opiniones estratégicas basadas en la experiencia y el conocimiento, que nada tienen que ver con su voluntad de servicio y alineamiento en concordancia con los acuerdos y alianzas nacionales actuales a las que se debe cualquier militar.

En resumen, en la España en donde escasean los políticos con sentido de Estado y que normalmente, dentro de una terrible irresponsabilidad anteponen el interés de partido al interés general, en un país donde la manipulación informativa está por encima de la información y en donde los jueces se empeñan en no ser imparciales alineándose con asociaciones ideológicas, justo atacamos al que siendo neutral políticamente, en cumplimiento de un juramento a la bandera, ha llevado toda una vida de servicio a España y que en su corazón quiere seguir dándolo.