Sector Primario, Transportistas y Autónomos, UNEN SUS FUERZAS EN TARANCÓN

1


“Asociaciones Agrarias, del Transporte y Autónomos, acordaron este sábado en Tarancón ir de la mano en Acciones y reivindicaciones"

En la Ciudad Conquense de Tarancón y convocadas por la Federación Nacional de Asociaciones Independientes (FNAI), ha tenido lugar este sábado día 4 de Julio, una reunión de asociaciones independientes del Sector Primario, del Transporte y Autónomos, para crear una unión que les permita conseguir los objetivos reivindicativos de los tres colectivos.

Buscando la unión completa del Sector Primario, a dicha reunión también fueron invitadas ASAJA, COAG y UPA; asociaciones a las que la administración considera las interlocutoras validas, sin que hayan existido elecciones en el campo que las refrenden como tales, y que reciben suculentas subvenciones: de la PAC, del Estado, de la administración autonómica y hasta de las diputaciones. Desde el pedestal en las que estas asociaciones están subidas, ni se dignaron dar respuesta a la invitación.

Estuvieron presentes en la reunión:

Asociación del Olivar Tradicional Español (Asolite)

Unión de Agricultores Independientes de Málaga

Unión de Agricultores Independientes de Granada

Unión de Agricultores Independientes de Almería

Asociación por la Innovación y el Desarrollo Rural (nacional)

Asociación de Labradores de Nules

Associació de Llauradors Independents de Vila-real (ALIV)

Asociación en Defensa de la Agricultura de la Ribera del Júcar (Adaribera)

AUPA: Autónomos Unidos para Actuar (Nacional)

Asociación ASEPREX

AZEPAL

Noroeste de Cádiz

Agricultores y Ganaderos Libres de Zamora

La Unión de Extremadura

Asociación Agricultores de Moncofar

Asociación Provincial de Agricultores de la Clementina (APAC) (Villavieja, Castellón)

Plataforma en Defensa del Transporte

Unión y Fuerza Transportistas

Y dos representantes de dos asociaciones más del sector del Transporte a título de oyentes

Hay que entender que el nacimiento de tantas asociaciones independientes se debe a la inoperancia de estas asociaciones tradicionales que, viviendo de las subvenciones, no se atreven a morder la mano que les da de comer, por lo que solo se mueven ante la presión social y el malestar del campo, pero piden aspirinas para curar un cáncer.

Efectivamente, el campo adolece de muchos males, pero hay uno que lo está llevando a la sepultura y es la caída de precios debido a la sobreoferta de productos agroalimentarios que llegan de terceros países, gracias a la firma por parte de la UE de tratados de Libre Comercio y la posterior ratificación por parte del gobierno español.

La UE, perjudicando a centenares de miles de agricultores, favorece a unas pocas corporaciones agroalimentarias europeas que, aprovechando los bajos costes de producción y los salarios esclavos, se enriquecen produciendo allí y vendiendo en Europa sin límite de cupos ni barreras arancelarias. A ellos les va bien y cada vez producen más, y a nosotros nos va mal y cada vez abandonamos más.

De nada nos sirve curar otras dolencias si la agricultura va a morir por este mal.

El mensaje debe de ser claro; porque tanto el gobierno como los medios de comunicación, como esas grandes asociaciones agrarias subvencionadas, manipulan nuestras demandas confundiendo y desviando el tiro hacia la cadena alimentaria.

De hecho, para acallar las manifestaciones agrarias anteriores al confinamiento por el COVID19, el Ministro de Agricultura, haciendo oídos sordos a las peticiones de los agricultores solicitando la regulación de la entrada de productos extracomunitarios, corrigió la Ley de la Cadena Alimentaria, prohibiendo la compra por debajo del Coste de Producción. Y aunque nos la vendieron los medios como una medida acertada, el problema es que si no se detiene la invasión sin control alguno de los productos foráneos, dado que el exportador no está obligado a comprar nacional, simplemente comercializará los productos extracomunitarios más económicos y los nuestros se quedaran con un precio de coste marcado, pero sin recoger.

La Unión es la Fuerza, pero si pedimos parches y humo, seguro que conseguimos el humo y, a lo mejor también conseguimos taponar alguna herida, pero el problema grave seguirá estando ahí.

Por eso no basta con la Unión, sino que hay que tener muy claro lo que hay que pedir. Así es que, en Tarancón, las asociaciones pusieron sobre la mesa sus reivindicaciones y las acciones de protesta a realizar que, de no conseguirse, culminarían con una huelga general de todo el sector primario, de transportistas y camioneros, y de autónomos en general.

Como para lograr este último objetivo es necesario seguir creciendo, las asociaciones asistentes se han citado para una nueva reunión el próximo 1 y 2 de agosto en Villanueva de la Serena (Badajoz), en donde además de las presentes puedan asistir nuevas organizaciones que engrosen este proyecto de Unidad.

La potencialidad del proyecto es enorme; ahora hay que seguir trabajando para que llegue a ser una realidad.