El blog de Martí

AREÓPAGO

José Martí, presidente de la Diputación de Castellón, acaba de iniciar su blog “Peripatos Castellonense”. Ya se puede leer en el enlace: htpps://peripatoscastellonenc.wordpress.com/. Quiere recoger sus viajes por los pueblos de la provincia, y de hecho ya lo ha iniciado con su viaje a Benafer y Caudiel, en el Alto Palancia. Como presidente y como persona –es lo que pretende o al menos expresa-, un “paseo por la provincia”: el título procede de la palabra griega que da nombre al camino o paseo que rodea la Acrópolis de Atenas, y de este modo plasma Martí su bagaje profesional, ya que es catedrático de Filosofía. Yo no soy filósofo, aunque me gusta y aconsejo su estudio o lectura, ahora que la filosofía no está de moda, y eso me parece una carencia cultural importante. De hecho, coincido algo con José Martí, porque esta columna que escribo desde hace 20 años lleva por título “Areópago”, que estaba en la Acrópolis ateniense y era un lugar decisivo en la vida de Atenas: en el Areópago pronunció San Pablo su famoso discurso a los atenienses, cuya lectura recomiendo si no se tiene fresca. Areópago era el Tribunal supremo de la antigua Atenas, interpretaba las leyes, controlaba a los magistrados, resolvía conflictos entre los ciudadanos.

Esta columna, por tanto, guarda semejanza con el título del blog que ha iniciado el presidente de la Diputación. Y también porque yo decidí iniciar un blog hace muchos años, con un enfoque distinto y a la vez similar: recoger artículos y noticias, no necesariamente míos, que reflejan acontecimientos y opiniones de momentos que periodísticamente considero importantes.

Me parece una buena iniciativa la que ha tenido el presidente de la Diputación. De su primera entrada el 28 de mayo, puede extraer algunas conclusiones, como el riesgo de utilizarlo políticamente, para hacer ver el presente y futuro de los pueblos que visita especialmente vinculados a la “bondad y apoyo” de la Diputación que preside. Me atrevo a sugerirle que no caiga en loas y propagandas, expresas o encubiertas, y que de verdad prevalezca lo humano, lo que le trasladen las gentes de las localidades que visite: si lo consigue, tendrá más lectores que si es una flor continua a su labor. He de reconocer que Martín ha tenido un rasgo de sencillez y sinceridad que le honra, pues reconoce en su blog que nunca había estado en Benafer, y lo califica de “craso error”. Lleva dos años de presidente de la Diputación y visitar 135 pueblos no es excesivo para un cargo de proximidad como el suyo.