Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (VIII)

El período de “Interregno” (1410-1412). La cuestión dinástica

 

La muerte en el verano de 1409 de Martín el Joven en Sicilia y la del rey don Martín el Humano el 31 de mayo de 1410, sin descendencia, plantea la cuestión sucesoria en la Corona de Aragón, al dejar un vacío del poder legal. Se inicia el período de interregno y se celebran la Concordia de Alcañiz y el Compromiso de Caspe.

 

La Concordia de Alcañiz

Desde el castillo de Peñíscola el papa Benedicto XIII remitió una carta a los parlamentos de los Estados de la Corona de Aragón instándoles a que buscaran una solución al problema suscitado y propuso que en vez de celebrar un Parlamento General se reunieran solamente unos cuantos hombres entendidos en leyes para que decidieran por todos. A la misiva se le adjuntó una bula papal que recogía el nombramiento de un procurador suyo con facultades ejecutivas que era Francisco de Aranda.  

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (VII)

2.8. Obra y valoración del reinado de Martín I el Humano (1395-1410)

Fue el segundo hijo de Pedro II de Valencia el Ceremonioso y de su tercera esposa doña Leonor de Sicilia. Contrajo matrimonio en 1372 con doña María de Luna. Su madre le dejó al morir en herencia los derechos sobre la Corona de Sicilia, posesión que le fue otorgada por el rey don Pedro en 1384, en un momento en que la isla pasaba por fuertes convulsiones y que no reconocía autoridad alguna. Cierto distanciamiento paterno-filial hizo que no asistiese al nuevo matrimonio del Ceremonioso con la reina doña Sibila, ni a la ceremonia de coronación de su madrastra, ni a los fastos jubilares del reinado de don Pedro celebrados en 1385.

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (VI)

2.7.1. Ponderación del reinado de Juan I el Cazador (1387-1396)

Fue nombrado rey de la Corona de Aragón a la edad de treinta y seis años, a la muerte de su padre Pedro II de Valencia en 1387, Nacido del matrimonio del Ceremonioso con Leonor de Sicilia. Su delicada salud condicionó su vida, pero no le impidió incoar un duro proceso contra la reina viuda, doña Sibila y sus partidarios, ni jurar los “Usatges” en Barcelona y los privilegios del Reino de Aragón en Zaragoza el año 1387 y según F. Mateu i Llopis los “Furs” de Valencia.

SANT VICENT FERRER i "VOSALTRES DE LA SERRANIA" (i II)

Hem vist que Enric Valor afirmava que sólo un ejemplo documentado poseemos de que aquí se aplicase el nombre de “catalán” a la lengua”, referint-se a l’eixemple del sermo de Sant Vicent Ferrer comentat en l’articul anterior. Havent quedat evidenciat que la referencia a “català” del sermo no es referix en absolut a la llengua dels valencians, resulta que els pobrets acatalanats ya no tenen ni una sola excusa que pressuntament els justifique la traïcio al poble valencià i la seua connivencia en certs catalans per a perpetrar l’expoli de la llengua i cultura valencianes.

SANT VICENT FERRER i "VOSALTRES DE LA SERRANIA" (I)

Una de les cites mes airejades pels acatalanats en el seu rebordonit objectiu d’acabar en l’ultim rasquit d’autoestima del poble valencià, es aquella atribuida a sant Vicent Ferrer que forma part del sermo XCVIII Fferia Vª”, sobre els bens que rebem per les tribulacions i dolors d’este mon, en el qual es llig: “Vosaltres de la Serrania, qui estats enmig de Castella e de Cathalunya e per ço prenets un vocable castellà e altre català. La nostra vida es al mig: dessus es la gloria e dejus es infern...” (Sermo nº 7 del vol. IV “Sermons” de “Els nostres classics”. 1977. p 64)

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (IV)

2.5. Valoración de aspectos de la acción de gobierno de Alfonso II el Benigno (1328-1336)

Fue hijo de don Jaime II el Justo y de doña Blanca de Anjou, hija del rey de Nápoles. Recibió una esmerada y excelente educación e instrucción, tanto en el ejercicio de las armas como en las letras. Muy joven contrajo matrimonio con la condesa de Urgel, Teresa de Entença, de la que tuvo dos hijos: don Jaime que heredó el condado de Urgel y renunció al trono y don Pedro, futuro rey, conocido por el nombre de Pedro el Ceremonioso.

Los valencianos tuvieron que suplicarle, en dos ocasiones, que viniese a este Reino para cumplir con la obligación del juramento de los “Furs”.

Cuando se dignó venir a Valencia entró con un nuevo ceremonial que posteriormente imitarán sus sucesores. Al llegar a la desaparecida iglesia de San Julián, que se hallaba en la calle de Morvedre, se colocó el manto real, la corona y el cetro, y montado a caballo bajo palio, entró por la puerta de Serranos, precedido de un gran séquito: las cruces parroquiales, representantes de la clerecía y órdenes religiosas, los estandartes de los gremios, “consellers”, “jurats” y otras autoridades. En las primeras Cortes convocadas, juró respetar los “Furs”.

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (III)

2.4. Ponderación de la actividad regnícola de Jaime II (1291-1327)

El rey Jaime II, el Justo, sucedió a su hermano Alfonso I el Liberal (1285-1291) al morir sin descendencia. Nació en la ciudad de Valencia en 1267 y falleció en Barcelona, en 1327. Hijo de Pedro I el Grande y de Constanza de Sicilia, fue nieto de Jaime I el Conquistador. Gran parte de su infancia transcurrió en Valencia, trasladándose a Sicilia en donde fue rey de 1285 a 1302. En las Cortes de Zaragoza de 1291 fue nombrado Monarca de los territorios peninsulares de la Corona de Aragón. Fue rey de Aragón, de Valencia, de Sicilia, y conde de Barcelona. Obtuvo del papa Bonifacio VIII el título honorífico de Almirante y Capitán General de la Santa Iglesia de Roma y se erigió en protector de la cristiandad en tierras de infieles.

Jaime II tuvo que demostrar su vocación diplomática en las constantes negociaciones y acuerdos firmados, vocación que le llevó a exclamar a su embajador Vidal de Vilanova en la corte romana: “Se diu clarament, en la cort, que mes hic escrivits vos, senyor, tot sol, que entre tots los altres princeps del mon”.

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (II)

2.2. Valoración del reinado de Pedro I el Grande de Valencia -III de la Corona de Aragón-(1276-1285)

Los nueve años del reinado de Pedro I el Grande de Valencia, -III de Aragón- fueron decisivos en los aspectos conquistadores, forales, económicos, sociales y municipales del Reino de Valencia. Accedió al trono a los 36 años con experiencias en el campo político, bélico y diplomático; experiencia muy válida para dar solución a algunos problemas y ejercer la responsabilidad en tomar decisiones (1).

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (I)

1. INTRODUCCIÓN

En esta serie de artículos pretendemos poner de manifiesto que el Reino cristiano de Valencia fue una creación conformada como entidad histórica, política, jurídica, sociológica, cultural, etc., con características singulares desde su institucionalización. A ello contribuyeron: a) el factor geográfico: ocupó una banda litoral del Mediterráneo peninsular que se extiende desde Morella y Vinaròs a Guardamar y desde las tierras del interior, limítrofes con Aragón y Castilla, a la costa; b) el elemento racial: el valenciano es el resultado de la población autóctona y de las sucesivas capas poblacionales que ocuparon las tierras valencianas y que influyeron en su proceso de aculturación; y c) el aspecto legal-institucional: la vigencia de un derecho armónico, síntesis del derecho romano, plasmado en los “Furs” y de las costumbres musulmanas y hebraicas, mantenidas por necesidades de conquista y de desarrollo social.

El vitalismo medieval de la Ciudad y Reino de Valencia se fundamentó en las instituciones regnícolas políticas, jurídicas, económicas, administrativas, religiosas, educativas, etc., que coadyuvaron a configurar la realidad histórica del Reino.

Derecho histórico. LOS FUEROS en ESPAÑA

Desde el año 1978, que como todos sabemos es el año en el que entró en vigor nuestra Constitución, hemos acuñado un término que, según creo, nos es propio en el ámbito internacional. Me refiero al de Comunidad Autónoma. En principio nada tengo que objetar al respecto pues algún nombre había que darle a esas nuevas instituciones jurídico-políticas creadas al amparo de nuestra Carta Magna.

Con lo que ya no estoy tan de acuerdo, es más, estoy en claro desacuerdo, es con el calificativo, que de forma más o menos ingenua hemos interiorizado, al citar a ciertas comunidades. Me estoy refiriendo al término “históricas” que alegremente atribuimos a Cataluña, País Vasco y Galicia. ¿Qué queremos decir con Comunidades históricas? Si lo que pretendemos es poner de manifiesto que dichas comunidades han tenido su historia no descubrimos nada nuevo. Por supuesto que la han tenido. Al menos tan rica e interesante como el resto. No obstante sospecho que no es ese el objetivo. Intentaré explicarme.

Las mencionadas comunidades aducen que durante la Segunda República vieron aprobados sus correspondientes estatutos de autonomía. Es cierto. De hecho es durante ese periodo de vigencia de la Segunda República cuando aparece por primera vez el concepto de autonomía. Este es el único hecho diferencial entre las comunidades conocidas como históricas y el resto de las autonomías.

La debil islamisacio del "AMMA" o POBLE PLA VALENCIÀ (i II)

El Corán (5:92-93), califica el vi com a “abominacio procedent de l’activitat de Satanas”. D’ahi la seua prohibicio en els països musulmans. Anem a vore com la cultura del vi que era propia de la poblacio iberorromana autoctona valenciana, cristiana o islamisada, pogue mes que la prohibicio coranica.

Es evident que per a fer vi, havien d’existir vinyes que donaren raïm. L’any 948, Ibn Hawkal visità Espanya. En la seua obra “Configuración del mundo” escriu : “Todas las ciudades que acabo de mencionar -entre les que es troba la ciutat de Valencia- son reputadas por sus cereales, sus artículos de comercio, sus viñedos, sus edificios, sus mercados, sus tabernas, sus baños,…” Per “Autógrafos inéditos del Cid y de Jimena en diplomas de 1098 y 1101”, de Menéndez Pidal, sabem que en Picassent hi havien vinyes: “…villam que dicitur Pigacen, cum villis el terris et vineis…”. Posteriorment, Al-Idrisi en “Al Nozhet al-Mostâk” nos diu que Burriana es trobava rodada d’arbres i vinyes, destacant principalment d’Alacant les figues i el raïm. Tambe en el Repartiment, trobem vinyes: “Item, donamus et concedimus ad faciendum campos et vineas, totam terram illam que est extra çequiam de Burriana

La debil islamisacio del "AMMA" o POBLE PLA VALENCIÀ (I)

Per  a  l’estudi  de  l’historia  musulmana  de  Valencia,  existix  la  llimitacio,  tant  de  l’escassea  de  fonts  com  de  que  a  voltes,  estes,  unicament  consistixen  en  diccionaris  biografics,  dedicats  a  personages  de  les  altes  classes  dirigents.  L’indisolubilitat  estat-islam  comprometia  als  escritors  de  manera  que  eren  indispensables  “como  propagandistas  y  como  funcionarios  a  su  servicio”  (p  15  de  “La  literatura  de  al-Andalus  durante  el  siglo  XI”  de  Teresa  Garulo).

Constitucions Fundacionals DE LA UNIVERSITAT DE VALENCIA. 30 d'abril de 1499 (III)

El 30 de abril de 1499 en la ciudad de Valencia, los jurados, el racional, síndico, abogados y escribano de la sala de juntas y consejo de Valencia aprobaban las Constituciones, redactadas en idioma valenciano, por las que se deberá regir el “Estudi General-Universitat de Valencia” y establecían el poder de conceder grados académicos como otras universidades peninsulares y europeas, y contemplaban instituir facultades de teología, cánones, leyes, medicina y artes liberales, y acordaban solicitar las correspondientes autorizaciones al Papa y al Rey (1).

Valencia i EL FALS CONCEPTE de "Sarq Al-Andalus"

El nom d’un poble es una de les expressions basiques de la seua identitat. El nom del poble valencià, que deriva del nom del seu territori -Valencia-, ha segut i es objecte d’atac pels ambits acatalanats, perque es un element d’unio que els dificulta la desafeccio valenciana de cara a l’adoctrinament catalanista.

Valencià o valenciana vol dir “de Valencia”. Ser valencià es ser “de Valencia”. Parlar en llengua valenciana es parlar en la llengua “de Valencia”. Abelard Saragossà, en “Sobre les causes de les pronúncies del nom de la capital valenciana” reconeix que el poble valencià diu “Sóc de València, independentment que u haja nascut a Alcoi o a Alzira, a Sagunt o a Vila-real”. Esta identificacio en el territori ve de llunt. Segons al-Razi (¿? – 890), des de l’any 803, Abd Allah fill d’Abderramán I “se acogió a Valencia y estableció en ella...”. Per eixe motiu, les fonts en arap, es referixen ad ell com “al-Balansí” o “el valencià”. Es dir, a un no valencià, per establir-se entre valencians, el coneixen com a “valencià” o “de Valencia”, com als indigenes del territori.

ELS ORIGENS REMOTS del Poble Valencià (i II)

En el present articul vorem, quan, com i per quin motiu, es produi la fusio del poble iber-valencià en els romans, donant com a resultat el poble iberorromà, del qual substancialment descendim els actuals valencians. Tambe indagarém sobre els pobles valencians anteriors als ibers, fins a que s’acaba l’historia i escomença la prehistoria.

Sobre l’any 210 a.C, Publius Cornelius Scipio “l’africà”, fon enviat a Hispania per a preparar la defensa i atac contra els cartaginesos, en qui estaven aliats els ibers. L’obra de l’historiador grec Polybius (ca. 203-120 a.C), nos conta els fets que succeiren en eixos moments historics, tan importants per al poble valencià.

ELS ORIGENS REMOTS del Poble Valencià (I)

En els articuls sobre “La cohesio territorial valenciana abans de les taifes”, verem com els primers cronistes de l’epoca de dominacio musulmana parlaven d’una entitat, la “cora de Valencia”, delimitada territorialment per un ambit que no diferia substancialment del que hui ocupa el poble valencià. El nom d’una ciutat -Valentia-, havia passat a identificar a tot un territori. Vorem com la rao d’eixa unio, independentment del nom, no fon ni casual ni arbitraria, i denota la preexistencia d’un poble diferenciat, unit per forts lligams comuns, tant d’historia anterior compartida com d’orige.

En el present articul, posarém de manifest eixos lligams anteriors a l’epoca de dominacio musulmana. Indagarém sobre la base indigena i etnica del poble valencià que es l’orige d’una cultura propia, diferenciada i sensiblemente homogenea des del principi de l’historia. Entendrem les paraules d’Eduard Mira, comissari de l’Any de Jaume I quan declarà que “…los valencianos tenemos orígenes remotos…”

ELS CRISTIANS VALENCIANS des del 713 al Sit (i III)

En este articul, seguirém en els importants documents per al mossarabisme valencià de l’epoca d’Alî ibn Muyâhid de Denia, -donacio i dotalici- que introduirem l’articul anterior.

La donacio propiament dita, comença: “Ego Ali dux urbis denie, et insularum balearum”, parlant de “...omnes ecclesias et episcopatum regni nostri que sunt in insulis balearibus et in urbe denia...”, es dir, de totes les iglesies i bisbat del seu regne que es troben en les Balears i en Denia, aixina com de “...omnes clerici, presbiteri, et diachoni, in locis prefatis commorantes...” es dir, tots els clercs, presbiters i diacons que habiten en els llocs citats, declarant que passaran a dependre de la diocesis de Barcelona: “sub diocesi predicte urbis barchinon”. La consagracio dels Sants Olis, tambe queda baix la jurisdiccio del bisbe de Barcelona: “neque crismatis sacri confectionem neque cultum aliquem ullius clericatus nisi ab episcopo barchinonensi”. En la part del document en arap, Ali, autorisa el document, en la condicio de que Gislabert [Yilabart], bisbe de Barcelona, accedixca a que el nom del rei de Denia, siga pronunciat en els sermons dels oradors cristians.

Actitudes políticas conciliadoras de FRAY VICENTE FERRER (y IV)

4. FRAY VICENTE FERRER Y LOS JUDÍOS

En las primeras décadas del Cuatrocientos la sociedad de la Corona de Aragón era un verdadero mosaico sociodemográfico, formado por las distintas clases sociales y por diversas etnias. La fusión biológica no era plena. Existía diferenciación racial y sociopolítica. El estrato cristiano de la sociedad dominaba a sarracenos y judíos, que se veían discriminados por su religión, bases socioeconómicas, pautas de comportamiento y su propia voluntad de segregación -por su endogamia o por la práctica de costumbres en la indumentaria, fiestas, comidas, actividades laborales, etc.-. Esta estratificación étnica, social y religiosa impedía el mestizaje y la aculturación plena.

La documentación recoge numerosas disposiciones, provisiones, mandatos y actuaciones que emanaron de la Cancillería de la Corona de Aragón, de las “Corts de Justicia” y de los “Consells municipals” de ciudades y villas del Reino que nos proporcionan noticias sobre las relaciones entre cristianos, sarracenos y judíos.

ELS CRISTIANS VALENCIANS des del 713 al Sit (II)

A principis del s. XI, la descomposicio del califat donà pas als regnes de taifes. Per “Una descripción anónima de al-Andalus”, sabem que “En el año 400 (1009-10) se rebeló Muyahid al-Amiri... Se rebeló en las ciudades de Tortosa, Valencia, Denia y Tudmir y en todas las regiones orientales...Su madre fue una umn walad (esclava d’orige cristià) llamada Zabya... Dominó asimismo las islas orientales, Mallorca, Menorca e Ibiza, y atacó Cerdeña por varias veces hasta conquistarla... Murió en Denia el sábado, a tres noches por pasar de du l-qa’da del año 436 (15 de juliol de 1045). Es interessant coneixer que la segon conquista de Mallorca pels valencians fon en 1014-1015.

ELS CRISTIANS VALENCIANS des del 713 al Sit (I)

Epalza i Llobregat, en “¿Hubo mozárabes en tierras valencianas?” (Revista del Instituto de Estudios Alicantinos, nº 36 (1982) pp 7-13) inventaren que l’absencia de bisbes, produi “…la debilitación de creencias y la islamización concomitante” que “pudieron haberse completado hacia el año 800” concloent que “Así pues, en Valencia no hubo mozárabes”. Encara que posteriorment es varen desdir del destrellat que varen escriure, una volta escrit, encara roda per ahi, sent gastat pels acatalanats com a base del dogma. Posarem de manifest la mentira.

Actitudes políticas conciliadoras de FRAY VICENTE FERRER (III)

4. El Cisma de Occidente (1378-1417) y el Concilio de Constanza

a. El Cisma de Occidente (1378-1417)

El Cisma de Occidente y el Concilio de Constanza se enmarcan en la transición del siglo XIV al XV, período de grandes cambios políticos, de nuevos conceptos religiosos, de cambio de mentalidades, asentándose una tendencia al individualismo en la sociedad Bajo Medieval. Se produjeron hambrunas y epidemias, pestes y altas mortalidades, guerras, crisis económicas, crisis políticas, cambio de formas de vida y crisis de los estados de fe (1).

Ante esta coyuntura socio-religiosa y el problema suscitado sobre la división de la Iglesia, el 14 de diciembre de 1379, los jurados de la ciudad de Valencia se dirigieron al rey Pedro el Ceremonioso solicitándole que fray Vicente Ferrer viniera a Valencia para informar al “Consell” de la ciudad sobre la elección del Papa (2).

Europa Occidental se tambaleaba, azotada por los denominados “Cuatro jinetes del Apocalipsis”: hambre, pestes, guerras y muerte; y en las preces se rogaba e invocaba al Señor para que les librara de estos males (3).

FANTASMES "MOSSARAPS" i antroponimia valenciana (i V)

Guinot, en la p. 119 de “Els fundadors del Regne de Valencia”, pareix que es burla quan es pregunta: “…per què haurien de canviar els suposats batejats els seus noms islàmics per uns idèntics als catalans, en la gran majoria dels casos, si ja n’haguessen tingut un de romanç valencià anterior a la conquista? O es que segons això, en tenien dos de noms?”. I com a qui es burla, el dimoni li furga, el Sr. Guinot hauria de saber que, per eixemple, Anselm de Turmeda, que es va convertir a l’islam, es nomenava Abdallah al Taryuman ¿Tindria dos noms? Les croniques araps, li diuen a Alfons el Batallador, Ibn Radimir (fill de Ramir) ¿Tindria dos noms? L’any 1149, el rei Llop, firma un tractat de pau en la republica de Pisa. Llegim: “Ego namque rex Valencie Boadelle Machomet Abensat anc suprascriptam pacem manum suprascripto legato Pisanorum nomine Uberto...”. Del mateix rei, tenim document que diu “quando Imperator havuit colloquium cum rege Valencie Merdenis qui idem Lop...” ¿Tindria dos noms? ¿O tres? ¿No sap Guinot, que en dos sistemes llingüistics distints poden coexistir dos noms, sobre tot en una situacio de bilingüisme?

Actitudes políticas conciliadoras de FRAY VICENTE FERRER (II)

3. Planteamiento del problema sucesorio a la muerte de Martín I el Humano: el Reino de Valencia en Caspe

Ante el mal cariz que tomaba la situación, tuvo lugar la Concordia de Alcañiz, con el acuerdo de los parlamentos aragonés y catalán, y la adhesión del de Valencia. Posteriormente se adoptó el compromiso de reunirse en la villa de Caspe para elegir el candidato a la Corona. Cada uno de los territorios representados de la Corona de Aragón debía designar a tres compromisarios plenipotenciarios. El Reino de Mallorca, el Rosellón y las posesiones feudatarias de Córcega, Cerdeña y Sicilia, por motivos diferentes, no tuvieron delegación personal en el Compromiso de Caspe. Los designados fueron: por Aragón, el obispo de Huesca, Domingo Ram, natural de Morella; Francisco Aranda, religioso de la Cartuja de Porta-Coeli, natural de Teruel, y el jurisconsulto Berenguer de Bardají, nacido en Benasque; por Cataluña, el arzobispo de Tarragona, Pedro de Sagarriga, el jurista Guillem de Vallseca y el consejero de Barcelona, Bernat de Gualbes, y por Valencia, el prior de la Cartuja de Porta-Coeli Bonifacio Ferrer, su hermano el dominico fray Vicente Ferrer y el jurista Giner de Rabasa, que posteriormente sería sustituido por micer Pedro Beltrán, todos naturales de la ciudad de Valencia.

Actitudes políticas conciliadoras de FRAY VICENTE FERRER (I)

Resumen:

El prestigio intelectual y la ecuanimidad del predicador dominico fray Vicente Ferrer (1350-1419) le llevaron a ser requerido por grandes personalidades de la época para intervenir como conciliador y hombre de paz en grandes conflictos políticos y religiosos de la Europa bajomedieval como fueron los enfrentamientos y luchas de los bandos sociales en Valencia; el Compromiso de Caspe para elegir rey de la Corona de Aragón; el dar solución al Cisma de Occidente, y en las “Disputas teológicas de Tortosa-Sant Mateu” o “controversias judeo-cristianas” y favorecer la conversión de judíos.

Palabras clave: Vicente Ferrer eficaz pacificador de los conflictos de su época.

 

Abstract:

The intellectual prestige and equanimity of the Dominican preacher FrayVicente Ferrer (1350-1419) led him to be required by great personalities of the time to intervene as aconciliator and man of peace in major political and religious conflicts of late medieval Europe as were the clashes and struggles of social groups in Valencia; the Commitment of Caspe to choose king of the Crown of Aragon; the solution to theWestern Schism, and in the “Disputes theologicals of Tortosa-Sant Mateu” or “Judeo-Christian controversies” and favor the conversion of Jews.

Key words: Vicente Ferrer effective pacifier of the conflicts of his time.

 

La cohesio territorial del Regne de Valencia ABANS DE LES TAIFES (i II)

Per a continuar l’articul anterior, en primer lloc, es interessant coneixer que Oriola fon, la capital de la cora de Tudmir primer que Murcia, que no existia. Vejam-ho : En la p. 105 de la “Crónica del califa Abdarrahman III an-Nasir entre los años 912 y 942” (al Muqtabis V), Ibn Hayyan, citant a ar-Razi i referint-se a 916-917, escriu que: “Dice ar-Razi: ...El visir Ishaq b. Muhammad…conquistó la muy fuerte plaza de Orihuela, capital de la cora de Tudmir…que había servido de refugio a los cristianos en los primeros tiempos…”

La cohesio territorial del Regne de Valencia ABANS DE LES TAIFES (I)

L’organisacio territorial de l’Espanya musulmana previa a la descomposicio del califat de Cordova, partia de l’existencia de circumscripcions territorials i administratives denominades “cores” (kura). La cora, existent en l’orient musulma, fon adoptada a partir de l’any 752. Pero si en l’orient musulma, la ciutat depen de la cora, en l’Espanya musulmana, la provincia depen d’una ciutat mare o capital de la cora que es convertix en ciutat-provincia o ciutat-territori (balad). Existix una persistent coincidencia en que si la ciutat (mudun), era capital d’una diocesis, se li dia “madina”. Joaquín Vallvé, en la p. 183 de “La división territorial de la España musulmana” diu que: “…el “sahib al-madina” equivale al “comes civitatis” visigodo y el “qa’id al-kura” equivale al “dux provinciae”. De cada ciutat, depenia un alfoç (hawz) i una regio o distrit agricola (iqlim, amar o nazar) en els quals hi havia o podia haver un o mes castells (husun), alqueries (qurà) y poblats (buldan). (p.24 de “El Muyam al-Buldam de Yaqut” de Gamal Abd al-Karim).

LA CONTINUÏTAT DEL TITUL de "REGNE DE VALENCIA" (i III)

Si be es cert que si anarem mes arrere, trobariem que a principis del s.XI, en territori valencià, Valencia, Xativa, Denia i Alpont, foren ciutats, caps de territoris, que s’independisaren del califat de Cordova, en diferent sort i duracio, considere molt mes important demostrar que el territori ocupat pels actuals valencians es un espai concret i delimitat, des d’epoques remotes, per estar ocupat per un poble diferenciat. Un regne, no es mes que un territori que te rei privatiu. Es molt mes important el poble que el regne.

CORTES MEDIEVALES VALENCIANAS

Los partidos democráticos del arco parlamentario valenciano propugnaron la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía, aprobada el 1 de julio de 2005 y firmada por el Rey Juan Carlos I el 10 de abril de 2006, entrando en vigor el 11 de ese mismo mes con su publicación en el Boletín Oficial de la Generalitat Valenciana. El objetivo esencial perseguido fue el consolidar nuestro autogobierno y avanzar en la descentralización.

Compañía del Puerto de BENICARLÓ

La fortuna acompaña en algunas ocasiones en las que uno encuentra algo que no estaba buscando. Y ésta es una de ellas.

En la portada de uno de mis libros, “1935 -1945. Benicarló entre dos censos electorales.”, aparecía la, quizá, primera foto aérea del puerto de Benicarló, realizada en Agosto de 1946.

Pues bien, en esta ocasión la suerte ha traído a mis manos unos documentos de gran relevancia para la historia próxima de Benicarló. Se trata, nada menos, de la COMPAÑÍA DEL PUERTO DE BENICARLÓ. Una Sociedad Anónima creada principalmente por benicarlandos para el desarrollo de su comercio e industria, que resultaría altamente relevante en la vida local.

El hallazgo se compone de la Escritura de la Sociedad Anónima Compañía del Puerto de Benicarló; Estatutos de la Sociedad Anónima Compañía del Puerto de Benicarló; y el Acta de Constitución de la Sociedad Anónima de la Compañía del Puerto de Benicarló; fechadas en Benicarló el 9 de Septiembre de 1883.

Propietarios del proyecto y plano, socios, accionistas, cuotas de participación, etc., junto con sus nombres, estados, profesiones y edades, dan una idea de conjunto de la visión emprendedora y comercial de unos hombres que se afanaron por engrandecer nuestro pueblo.

LA CARTA MAGNA LEONESA: El Parlamentarismo y los Derechos Humanos

Introducción.

No hace mucho tiempo tuve la ocasión de escribir unas líneas sobre los Derechos Humanos. El motivo fue mi asistencia a un curso en la universidad para mayores de la Universidad Complutense. El objeto de esas páginas era reivindicar la aportación de España a la configuración de los referidos derechos y más concretamente la defensa que de ellos hicieron señalados estudiosos como el Padre Vitoria, Domingo de Soto, Melchor Cano, el padre Suárez, Luis de Molina, Francisco de Benavides, Bartolomé de la Peña, Tomás Ortiz, por citar los más señalados pues sin duda hubo otros.

Los antecedentes de los Derechos Humanos, tal y como actualmente los conocemos, se remontan, o más bien se ha consensuado que asi sea, a la publicación de una serie de documentos que por su contenido o significado han contribuido a que el ser humano goce en la actualidad de una protección de los mencionados derechos aunque en muchos aspectos sean ciertamente mejorables.

Como no sé quien ha podido leer mi anterior artículo “Grandes hitos en la historia de los Derechos Humanos. Aportación española “, publicado en esta sede, y a los solos efectos de situarnos en el tema, me permito, a riesgo de ser reiterativo, enumerar sucintamente los documentos más significativos:

Interpretaciones históricas de LA CONQUISTA Y CIVILIZACIÓN HISPANOMUSULMANA

El abigarramiento poblacional que se produjo en la Edad Media peninsular representaba un hándicap para lograr la uniformidad de los diversos aspectos de la vida social y la pacificación del territorio.

Las fuentes árabes emplearon el término de Al-Andalus para designar la Hispania musulmana independientemente de su extensión geográfica, y pasó a ser una provincia más del imperio regido entonces por los Omeyas. La conquista y ocupación de la antigua Hispania marcó un hecho trascendental dentro de nuestro proceso histórico e influyó durante siglos en la vida y pensamiento de la población autóctona de este país, donde se amalgaman dos concepciones sociales distintas con caracteres étnicos, lingüísticos, religiosos y culturales que se van a interrelacionar o fusionar para forjar una nueva civilización, la hispano-musulmana, dando origen a dos interpretaciones diferentes de la historia de España y del Reino de Valencia medieval.

El LIBRE del REPARTIMENT de la Ciutat i Regne de Valencia (I)

ANOTACIONES HISTÓRICAS Y FILOLÓGICAS QUE SE EXTRAEN DEL LIBRE DEL REPARTIMENT DE LA CIUTAT I REGNE DE VALENCIA (I)

 

El eminente arabista, historiador y filólogo valenciano don Julián Ribera y Tarragó (1858-1934) es el autor del interesantísimo “Prólogo” de la edición fotográfica del Libre del Repartiment de la Ciutat i Regne de Valencia que el Centro de Cultura Valenciana, vista la necesidad de publicar tan valioso documento, realizó en 1939, unos años después de su fallecimiento. Documento que junto con el Libre dels Furs, desde el punto de vista demográfico y legislativo, constituyen actas de nacimiento del Reino cristiano de Valencia, configurado a partir del siglo XIII con la conquista y repoblación de este territorio y su incorporación al casal de la Corona de Aragón.

La CONTINUÏTAT PRE i POSTJAUMINA de les demarcacions territorials

Mateu y Llopis, escrivia en la revista “Ampurias”, toms VII-VIII - 241 (Barcelona 1946): “Se comprueba la continuidad de lo ibérico, es decir, del hecho geográfico e indígena, en el período de la Reconquista, con evidente repetición de demarcaciones, límites y distribuciones territoriales varias” Posarem alguns eixemples.

En la pag 171 del llibre “Alicante y su territorio en la época de Jaime I de Aragón”, consta, referit a 1268, “Sentencia en la que se resuelve, una vez oidos los moros más ancianos de Cocentaina, que las alquerías Gayanes y Foncesielles, no pertenecen al término de Perputxent...” De la p. 173, del mateix llibre, (abril de1268), es la “Orden del rey para que Domingo Marqués y Berenguer Escrivá vayan a Cocentaina y asesorados por cristianos y moros, procedan al deslinde y amojonamiento de aquella villa, con algunos lugares de Alcoy, Penáguila, Travadell, Planes, Perputxent, Agres y Bocairente, en evitación de disputas entre sus vecinos.”

Els Furs i la COSTUM dels VALENTINI (I)

En articuls precedents hem vist, que previament a l’entrada en Valencia del rei en Jaume, existia un poble valencià descendent del iberorromans valencians, una part del qual continuava sent cristia, mentres que l’atra s’havia convertit a la fe islamica (per convenencia o coaccions), sense que ninguna de les dos parts hagueren deixat de parlar el romanç valencià derivat del llati vulgar. I les relacions en la vida civil dels iberorromans valencians es basaven en costums ancestrals propies.

LA MENTIRA SOBRE "Els fundadors del Regne de Valencia" (i 2)

III

Continuant possant de manifest tant l’incorrecte metodo de treball de Guinot, com el desgavell dels resultats del seu llibre que dona titul a l’articul, començarem parlant hui dels llinages toponimics, es dir aquells que fan referencia a un nom propi de lloc. Per eixemple, nos trobem en “Berengario de Montecathano, “Petri de Cabeçon, “Bernardo de Roma, o “Gomicio de Soria. Sense dubte, poden representar procedencia, pero no sempre. En “R de Luch, Cesarauguste o “Berengarius de Montpao, dertusensis, vegem que el toponim no referix a l’orige. Tambe es frequent, que un toponim en llati, puga referir-se a distintes poblacions. Per eixemple, tenim, que “Aguilo”, pot referir-se tant al de la Conca de Barberà com al d’un llogaret de Daroca, o Cerda/Cerdani, pot referir-se a Cerdenya o a Cerdán en Saragossa. No cal dir, que la “solucio” de Guinot, va unidireccionalment a incrementar el numero de presunts catalans, tal i com demostra Ampar Cabanes en la “Revista de filologia valenciana” que ya hem citat.

LA MENTIRA SOBRE "Els fundadors del Regne de Valencia" (1)

I

El diari “El País” de 31 d’octubre de 1999, nos informava, que en el sopar dels XXVIII Premis Octubre, s’havia presentat el llibre "Els fundadors del Regne de València" d’Enric Guinot. Tots els presents estaven molt contents i coincidien en que “la obra marca un hito”, perque Guinot “demuestra que alrededor del 80% de los repobladores era de origen catalán.”, afirmant, que per a aplegar a dita conclusio, “ha utilizado los argumentos de la razón"

Anem a vore clar i ras com els arguments de Guinot, no tenen res a vore en la rao i anem a demostrar, esta volta sí, cientificament, la gran mentira de la conclusio. Vorem com, repetint les paraules de Guinot (p.16), “…en realitat es tracta d'un evident problema de mètode d'investigació i de context historiogràfíc; i, en darrera instancia, però, de manipulació política.” I es que “Diu el mort al degollat ¿qui t’ha fet eixe forat?

ELS CRISTIANS VALENCIANS des del Sit a Jaume I

I

L’any 1102, entraren en Valencia els almoravits i acabà el periodo sidià. Els catalanistes, basant-se en calificatius com “fanatics” i “intransigents”, intenten justificar una pretesa extincio dels cristians valencians. Francisco Codera en les pp. 29 i 30 de "Decadencia y desaparición de los almorávides en España", escriu que “La existencia de tropas cristianas al servicio de los almorávides… parece una prueba de que no dominaba en ellos el fanatismo religioso, como se dice generalmente…”. Tambe s’alega usualment que les excursions que feu Alfonso “el Batallador” en 1125 i 1129, per terres valencianes va supondre la fugida de ¡tots! els cristians valencians, que se n’anaren en ell. La falsetat de dita afirmacio es demostraria nomes per l’existencia dels cristians valencians presents en el moment de la conquista de Jaume I, als que tinguerem oportunitat de coneixer en l’articul publicat el 9 d’octubre d’enguany. Anem a demostrar la seua continuitat fins a eixe moment.

Els cristians valencians durant LA CONQUISTA DEL SIT

Jaume Roig en “Lo Spill” recordava al Sit de la següent manera: “Rodriguo Sçit / Diegueç, dit / Campeador / segur senyor / mentres vixque”

El Sit entrà en Valencia en juny de l’any 1094 tornant al poder dels moros el 1102. Nomes faltaven 136 anys, per a la reconquista definitiva de Jaume I. (El net d’algu que haguera conegut al Sit podia haver assistit a la reconquista). Ya havien passat 381 anys des de que l’any 713, el duc visigot Tudmîr, firmà en Abdal’azîz un pacte de capitulacio, que es conserva per diverses fonts. En la Crónica de 1344 llegim: “E lidio con la gente de Orihuela e de Lorca e de Valencia e de Alicante, …e ficieronle cartas de seruidumbre en que Abelancin los defendiesse e amparasse, e non partiesse los fijos de los padres… e jurase Abelancin que non denostaria a ellos ni a su fee, nin les quemasse sus iglesias, e que los dejasse guardar su ley. E todo se lo prometio e se lo otorgo e fizo sus juramentos de non se lo quebrantar”. A partir d’este “pacte”, els texts araps referiran en ocasions als cristians valencians com “mu’ahadun”, es dir "somesos a pacte". Tambe trobarem referencies als “baladiyyun”, "naturals del territori" als “nasara”, es dir cristians (de Jesús “el Nazaré”), o “rum” o romà.

¿La remota VALENCIA MUSULMANA?

Burns, en la p. 597 de "El Regne Croat de València", parla de “…la remota Valencia musulmana…”. La transmisio d’esta percepcio, forma part del programa catalaniste que nega la possibilitat d’existencia i evolucio d’una cultura valenciana previa a la reconquista de Jaume I, motivada entre atres, per l’interrelacio cultural. Els interessa una visio simplista, una idea de muralla, d’aillament, de cultures radicalment distintes i impermeables. Aixo els aprofita tambe per a negar validea a la serie de mencions i donacions a futur, del “locum et ecclesiam” de Sant Vicent, que comença a mijans del s.XII i aplega fins al mateix moment de la reconquista, com si els reis i papes protagonistes, no tingueren ni idea sobre la pervivencia d’allo que donaven.

Coneguts els cristians valencians que trobà Jaume I i vista la varietat dels “germans en l’islam”, vorem que sí que existia relacio, entre tots ells i els atres regnes cristians.

En primer lloc, hem de situar-nos en la societat d’aquell temps, en la que els senyors feudals “pacten” protegir als seus vasalls, barat a bens materials o diners. La diferencia de relligio entre senyors i vasalls o tributaris, no es problema per a tancar “un suculent pacte”. Aço i la inexistent voluntat d’organisacio d’una conquista imposibilita mantindre el pretes espirit de creuada, que tant agrada a Burns.

De la BANDERA REAL a la REAL SENYERA

Quaselvol data es bona, siga el 9 d’Octubre o la del 800 aniversari del naiximent del rei Jaume I, per a revindicar lo nostre, lo valencià, pero tambe per a intentar «validar» els fals emblemes, com es el cas del «Peno de la Conquesta». Un clar eixemple del mateix el tingueren en la «recreacio» del desfile que va organisar Alfons el Magnanim en 1428, en el que eixia «paradoxicament» el «Penó de la Conquesta», descomunal, gegant (per a que el vejera tot lo mom), baix l’increible titul de «Estendard Reial».

Tambe va apareixer en les exposicions que, en homenage al monarca, va organisar la Generalitat Valenciana, a on de forma «subliminal» apareixia la falsa reliquia; i de forma categorica, en dos dels llibres que es varen editar: «Jaume I, Legislador», p. 82 i «Jaume I, Memoria y mito histórico», p. 130.