El Libre Comercio en los países pobres; capítulo II: SUDÁFRICA y el LOBBY SUDAFRICANO

0

En el primer capítulo expusimos los datos sobre el bajo nivel económico de los países con los que la UE está firmando Tratados de Libre Comercio que perjudican a nuestra agricultura. También hablamos de Swazilandia y de la corporación agrícola danesa “United Plantations”, como primer ejemplo de como las grandes corporaciones agrícolas olían el negocio de cultivar con costes de producción bajos y se hacían con el control de las tierras del país;

http://clubjaimeprimero.org/content/el-libre-comercio-en-los-paises-pobres-capitulo-i-swazilandia

Como vimos en el primer capítulo, Sudáfrica es un país con un salario mínimo interprofesional de 221 €, más de 4 veces inferior al español, lo cual ya de por sí le proporciona una ventaja comercial insalvable a la que se puede añadir: la devaluación de su moneda; la escasa limitación fitosanitária que le permite utilizar venenos más económicos; y el sistema impositivo mucho menos exigente que el europeo.

Nada de esto tiene en cuenta la UE a la hora de haber firmado un Tratado de Libre Comercio con ellos para que, recorriendo miles de kilómetros contaminando el atlántico con buques de transporte ultra contaminantes, nos invadan con fruta que nosotros producimos aquí, pero envenenada con precios bajos (con los que no podemos competir) y con fitosanitários dañinos para la salud que la propia UE les permite a ellos, pero nos prohíbe a nosotros.

Todas estas ventajas son aprovechadas por grandes corporaciones agrícolas locales y extranjeras. De este modo, a la ya citada United Plantation que opera en la pobre y pequeña Swazilandia, la imitan en la Republica Sudafricana otras grandes corporaciones agrícolas como: VENCO, Sunday River Citrus Company, AGRI, LONA, e incluso la corporación argentina San Miguel (líder del sector agroalimentario de Sudamérica) que ha adquirido 1425 hectáreas en Sudáfrica, creando la subsidiaria compañía “San Miguel Fruits South Africa”, permitiéndole con esta estrategia y gracias al tratado de Libre Comercio, exportar su fruta a la UE en condiciones ventajosas.

Otros grandes latifundistas en la república sudafricana son los afrikáners, descendientes de los agricultores blancos holandeses que colonizaron el país y que, fieles a sus raíces holandesas, han propiciado que en los Países Bajos proliferen grandes compañías productoras, exportadoras y distribuidoras como EXSA EUROPE (Export South Africa Europe).

La compañía holandesa EXSA comenzó, originalmente, a exportar y distribuir uva sudafricana a Europa para posteriormente ampliar negocio, de modo que en la actualidad es una potente compañía con producción propia, no solo de uvas, sino también de otras frutas de hueso, melones y cítricos, que produce y distribuye tanto desde Sudáfrica, como desde Egipto, Marruecos, Namibia, Zimbaue, India, Turquía, Brasil, Perú, Chile, Costa Rica y México.

Otra gran distribuidora europea, en este caso Británica, con producción propia en Sudáfrica, es el Grupo Júpiter con su filial Júpiter South África, el cual tiene presencia en todas las regiones de producción de Sudáfrica, lo que permite opciones de suministro continuo a Europa de: uva, fruta de hueso, cítricos, manzana y pera procedentes de Sudáfrica..

También los grandes exportadores españoles han comprado fincas en Sudáfrica, y los que no las poseen pueden elegir entre comercializar la nuestra a precios de saldo o comercializar la sudafricana a precios más bajos todavía sin el pago de aranceles compensatorios en frontera. Pero no vamos a culpabilizarlos de hacerlo, ya que ellos tan solo realizan su misión, que no es otra que comercializar la fruta de la forma más competitiva y rentable posible. La culpa es de la Comisión Europea y de los gobiernos europeos que, con la firma de estos tratados, lo permiten, perjudicando a la población local de esos países y a los maltratados agricultores europeos.

En el siguiente cuadro del Ministerio de Comercio, podemos apreciar como las exportaciones a Europa van aumentando, en este caso de cítricos. Obviamente este aumento no es por un mayor consumo, sino a costa de que España y otros países europeos productores de cítricos pierdan producción

1

 

CITRUS GLOWERS ASSOCIATION: EL LOBBY CITRÍCOLA SUDAFRICANO QUE ASPIRA A SER LOBBY MUNDIAL

Sudáfrica alcanza la perfección organizativa agrícola; todas estas grandes corporaciones, para defender sus intereses, han fundado el lobby citrícola más importante del planeta: el Citrus Growers Association (CGA).

El Citrus Growers Association (CGA), según su propia página WEB, “brinda a la industria de los cítricos acceso a los mercados mundiales, mantiene la producción lo más rentable posible y se preocupa por la comunidad y el medio ambiente en el que operan los agricultores”. La asociación representa los intereses de los productores de cítricos de exportación y tiene aproximadamente 1.400 miembros en toda Sudáfrica.

Pero no se trata de un mero asentador de fruta; el lobby, con sus presiones a la UE y a la OMC, ha conseguido entre otros logros:

- obtener una situación ventajosa en las cláusulas del Tratado con la UE, en donde ésta, por ejemplo, no exige que la fruta exportada a la UE por Sudáfrica cumpla con la normativa fitosanitária y medioambiental europea; por lo que Europa que, tan restrictiva es con sus agricultores en el uso de fitosanitários, acepta no exigir lo mismo a los productos que vienen de Sudáfrica;

 - amenaza a Europa con denunciarla ante la OMC porque, según el propio lobby, las inspecciones en los puertos son demasiado severas y van más allá de lo establecido en el Tratado;

- que la Comisión de Agricultura Europea no exija el imperativo tratamiento en frio que impida la propagación de plagas agrícolas africanas en Europa;

 - incluso multa a sus propios socios cuando incumplen sus directrices, como la de no exportar a través de los puertos españoles porque, según el lobby, son los más exigentes en las inspecciones fitosanitárias y de plagas.

La existencia de este lobby es un gran obstáculo para revertir la situación ya que, presionará lo indecible si en algún momento a los políticos de Bruselas, en un ataque de decencia, intentan eliminar la parte agrícola del Tratado de Libre Comercio.

y por último, en un intento por neutralizar a las organizaciones agrarias españolas y así impedir sus quejas ante la UE, se presentó en la Feria de IFEMA “Fruit Attraction” como un lobby citrícola mundial, solicitando la adhesión de las organizaciones españolas y recibiendo, en lo que podríamos considerar una nueva traición de nuestro ministro de agricultura a los agricultores españoles, su respaldo al lobby sudafricano de manos de la directora general de Producciones y Mercados Agrarios, Esperanza Orellana, la cual les felicitó por la creación de la organización. Si bien la interprofesional española de naranjas y mandarinas, INTERCITRUS, no ha mordido el anzuelo y no se ha adherido al lobby, sí lo ha hecho, en cambio, la Asociación interprofesional del limón y el pomelo “Ailimpo”.

La CGA, en su camino hacia un lobby mundial de cítricos, ha conseguido que además de España con Ailimpo, también se hayan adherido asociaciones de otros países citrícolas como: Egipto, Brasil, EEUU, Bolivia, Australia, Grecia, Portugal, Italia, Argentina, Chile, Marruecos y Perú, representando al 70% de las exportaciones mundiales de cítricos.

Sin duda alguna CGA podrá defender los intereses de las grandes corporaciones agrícolas adheridas, pero esos intereses de la agricultura intensiva del tercer mundo chocan con los intereses de la agricultura extensiva de las familias agrícolas europeas, que ven como un nuevo modelo agrícola amenaza su existencia.

Pero hay alguna estrategia oscura en su migración de lobby sudafricano a lobby internacional, ya que, en un mundo con intereses contrapuestos, difícilmente se pueden defender los intereses de Sudáfrica, Egipto o Brasil para que vendan sus cítricos en Europa y al mismo tiempo los de los cítricos españoles que, ante la imposibilidad de competir con ellos, veremos cómo poco a poco nos van sustituyendo en nuestro propio mercado.

Resulta algo más que insultante hacía los productores europeos que ante el daño que el lobby sudafricano está ocasionando a la citricultura europea, en la reciente reunión del “Observatorio de Cítricos de la Comisión Europea”, el ejecutivo europeo bendijo al lobby, dándole la bienvenida al Observatorio; sin duda, el enemigo no solo lo tenemos dentro, sino que además es el que debería protegernos; es al propio lobo al que se le ha encargado cuidar de las ovejas.

No cabe la menor duda que estos lobbies, que con sus mafiosas presiones imponen su ley en los mercados, son la punta de lanza hacía un nuevo modelo agrícola sin agricultores. Si no actuamos con energía, reivindicando a nuestros dirigentes que cambien sus políticas por otras que nos protejan, asistiremos pasivamente al ocaso de la agricultura familiar que tanta riqueza creó en el pasado, en un reparto modélico.

En el próximo capitulo hablaremos del Tsunami agrícola que se avecina con Egipto y el Proyecto faraónico “Toshka”.