LA UE SE CHOTEA DE ESPAÑA

1

Sí, la UE nos toma el pelo y nuestro gobierno a por uvas sin reaccionar. 

Al pitorreo, ya denunciado en un artículo anterior, de que la UE iba a desautorizar el etileno para el desverdizado de las mandarinas, pero que se mantenía su uso para desverdizar las patatas alemanas y las bananas sudamericanas que, cómo no, comercializan los Países Bajos; viene a unirse ahora  la befa de expedientar a España  por deficiencias en la gestión de la propagación de especies invasoras; cuando es la propia UE la que incumple las inspecciones en frontera y permite la exportación de cítricos desde Sudáfrica sin tratamiento en frio.

Según noticia de EUROPAPRESS de 9 de Junio, Bruselas considera que España no ha implantado con éxito el plan de acción comunitario para abordar las vías más importantes de introducción y propagación de especies exóticas invasoras de preocupación para la UE. Supongo que esos incumplimientos serán ciertos y que España merecerá una sanción; pero analicemos la autoridad moral de la Comisión Europea para imponerla.

La Comisión Europea es el órgano ejecutivo de la UE que se encarga de proponer nuevas leyes, elaborarlas, y velar por su cumplimiento una vez aprobadas. Si el Consejo Europeo, foro donde se toman las decisiones, y que lo componen los presidentes de cada país, es el corazón de la UE, la Comisión Europea es el cerebro.

El problema es que, de todos los órganos de la UE, éste es el menos democrático, es el órgano donde más poder tiene el funcionariado que lo constituye, y el más vulnerable a la actividad lobista.

En la actualidad se estima que hay más de 25.000 lobistas operando en la capital belga, e instalados en las proximidades del edificio Berlaymont, la emblemática sede de la Comisión Europea. Este enjambre de enchaquetados con maletín trabaja a diario en los pasillos de la política europea, con el objetivo de influir en la elaboración de las leyes y en los informes de la comisión, para mejor servicio de bancos, grandes corporaciones de todos los sectores de la economía, ONG,s  y otros organismos, que les pagan sus altos emolumentos.

Te dirán que estas prácticas lobistas forman parte de la democracia y que son legales; pero que sean legales no significa en absoluto que sean éticas y democráticas. Detrás de esa legitima presión, se encuentra la forma en que la ejercen, que además de poco transparente, puede contener acciones turbias e incluso delictivas como: la coacción, el soborno, la malversación, el favoritismo, el tráfico de influencias… Podríamos afirmar que Bruselas se ha convertido en la capital del hampa legalizado.

Comprenderéis que, en este contubernio de funcionarios y lobistas, en lugar de reinar la justicia, solo pueden reinar los intereses nacionales y económicos, eso sí, disfrazados de justicia.

Uno de los lobbies más influyentes en agricultura es el lobby sudafricano “Citrus Growers Association”, que sin perder de vista los intereses a los que sirve, se ha transformado en el lobby mundial “World Citrus Association”. Su interés es el Comercio Mundial de cítricos, y en concreto favorecer a aquellos países terceros que exportan cítricos a Europa. Indirectamente también favorece a la vocación globalista de las grandes corporaciones agroalimentarias y a la irrefrenable afición al comercio internacional de países europeos como Alemania, Luxenburgo, Dinamarca …, pero sobre todo Países Bajos.

En contra de toda lógica y de los intereses de otros países socios de la UE como España, no es de extrañar que, con todos estos intereses económicos, un lobby extracomunitario imponga su voluntad dentro de la propia UE  

Entre los logros de este lobby figuran:

  • Obtener una situación ventajosa en las cláusulas del Tratado con la UE, en donde ésta, por ejemplo, no exige que la fruta exportada a la UE por Sudáfrica cumpla con la normativa fitosanitaria y medioambiental europea; por lo que Europa que, tan restrictiva es con sus agricultores en el uso de fitosanitarios, acepta no exigir lo mismo a los productos que vienen de Sudáfrica
  • Amenaza a Europa con denunciarla ante la OMC porque, según el propio lobby, las inspecciones en los puertos son demasiado severas y van más allá de lo establecido en el Tratado, pero la realidad es que tan solo lo son en los puertos españoles que el propio lobby desaconseja, mientras que el resto de los puertos europeos son un coladero
  • Que la Comisión Europea no exija el imperativo tratamiento en frio que impida la propagación de plagas agrícolas africanas a Europa.

El indecente choteo de la Comisión Europea para con España, alcanza el climax en este último punto. Mientras que a los cítricos españoles se les exigen duros controles sanitarios para salir al exterior, exigiéndole tratamientos en frio para exportar a: EEUU, Japón, China, Corea del Sur, Australia, y últimamente a la India; la UE exime de esos controles a aquellos terceros países que exportan a Europa.

Concretamente Sudáfrica: a pesar de que el Delottococcus Aberiae, procedente de este país, está arruinando la citricultura valenciana; a pesar de haberse detectado otro Pseudococcido en Murcia, que muy probablemente también sea oriundo de Sudáfrica -el Paracoccus burnerae-; a pesar del elevado y reiterado número de interceptaciones de falsa polilla (plaga que todavía no tenemos en Europa) que se han detectado en las exportaciones de cítricos desde esos países Sudafricanos; a pesar de que en estos países está presente “La Mancha Negra”, una enfermedad que todavía no ha llegado a Europa y que tendría consecuencias gravísimas para las plantaciones nacionales; a pesar de que la plaga más temida para cítricos, el HLB (Huanglongbing), se ha expandido por el Sur de África y que en España ya tenemos el vector de transmisión de la enfermedad, La Trioza erytreae -que actualmente se halla en las islas Canarias, Galicia y Portugal-; a pesar de que, según datos oficiales de Europhyt, Sudáfrica encabeza el ranking mundial de interceptaciones de cítricos infestados de plagas; a pesar de que EEUU y otros países receptores de cítricos sudafricanos, les exigen el tratamiento en frio que evite la transmisión de plagas; a pesar de todos estos poderosos motivos, la Comisión Europea consintió que las exportaciones desde los países Sudafricanos sean sin tratamiento en frio. En un ataque de supuesta candidez, la Comisión Europea aceptó el falaz argumento del lobby sudafricano, de que la Mancha Negra no podía establecerse en las zonas de cultivo de cítricos de los países mediterráneos, algo que se ha comprobado que carece de veracidad, ya que esta enfermedad se encuentra ampliamente extendida en países del Norte de África como Túnez. En cuanto a la Falsa Polilla, la UE admite los informes del lobby sudafricano de que está aplicando un tratamiento similar, pero que la cantidad de detecciones encontradas demuestran claramente su falsedad o su ineficacia.

Mientras tanto, en la Eurocámara continúa la chirigota ecologeta y los eurodiputados, el pasado 9 de Junio, aprobaron un informe en donde se propone la eliminación del 10% de tierras agrícolas y que el 25% sea ecológico. Estos cachondos que limitan la agricultura en Europa, son los mismos que votan los tratados de libre comercio con países en donde la agricultura le roba tierras a la selva y provoca que los alimentos nos lleguen con barcos ultra contaminantes.

¿A que se debe toda esta hipocresía de la UE? ¿Corrupción?, ¿Incompetencia? Cada uno que saque sus propias conclusiones, pero de lo que no hay ninguna duda es que la UE se chotea de nosotros.

Víctor Viciedo

Víctor Pascual Viciedo Colonques es Presidente de la Associació de Llauradors Independents de Vila real (ALIV)