Mujeres y literatura

El Corte Inglés de Castellón no falta a la ya tradicional cita del 23 de abril, Día Internacional del Libro –o Día del Libro-, y a la Sala Ámbito Cultural acudiremos este viernes para celebrar el día con una lectura ininterrumpida, de 10 a 20 horas. Este año el tema elegido es “Mujeres y literatura”. Es una conmemoración con décadas de tradición en España, y que la UNESCO otorgó en 1995 relevancia internacional. Un 23 de abril fallecieron dos grandes escritores, Miguel de Cervantes y William Shakespeare, de ahí que sea la fecha elegida, por lo que no es fruto del azar. Un día para acentuar el fomento de la lectura.

Son muchos los beneficios de leer, seleccionando con criterio lo que leemos. El criterio para no perder el tiempo con lecturas insustanciales se puede lograr con los consejos de amigos o conocidos, y también cuando se lee: es como nadar, que se aprende nadando. Lo que sucede es que, pese a que se viene diciendo desde hace mucho tiempo, en España se lee poco, muy poco. Recuerdo que, cuando viví en el Colegio Mayor Miraflores de Zaragoza, había un grupo de universitarios que organizó un club de lectura, y con sorna se decía por parte de otros: “¡Leer libros, es algo raro, un peligro!”. Hace unos años, estaba de moda en entrevistas periodísticas, incluso a deportistas, preguntar por el libro que estaba leyendo: Kiko Narváez fue muy sincero, y contestó: “¿Libros? Yo no leo libros?”. Esa pregunta la tenía o la tiene casi prevista toda persona que pertenece a la vida pública, por si le preguntan.

En nuestra cultura de la imagen y de las nuevas tecnologías, predominan los impactos, lo emocional, lo instantáneo y los ‘memes’. Como dice un amigo jubilado, “el whatsapp entretiene mucho”: alguna vez le he sugerido que es bueno acertar con los destinatarios, por si les divierte o les distrae. Hay auténticos bombardeos de whatsapp cada día. Ante esta situación, la lectura adquiere mayor importancia, para completar lo que nos ofrecen las nuevas tecnologías: para empezar los libros electrónicos, por ejemplo.

Ángel Gabilondo, catedrático de Filosofía –ahora candidato por el PSOE a presidir la Comunidad Autónoma de Madrid-, es autor del ensayo “Darse a la lectura”. Gabilondo afirmó que leer “crea, recrea y transforma. Una buena selección de libros es como una buena selección de alimentos: nutre”. La lectura estimula la concentración, la empatía, la reflexión, el pensamiento crítico, amortigua el estrés. Ahora que hay un excesivo culto al cuerpo, tengamos presente que la lectura fortalece la mente. ¡Animémonos!