Europa revuelta

Jorge Fuentes el Mié, 26/10/2022 - 08:50

Europa anda muy revuelta. No ya solo por la guerra de Ucrania, ni por la consiguientes crisis económica, por la pandemia que no acaba de desaparecer, ni por el deslizamiento a la derecha, sino por las sorpresas que nos están llegando desde el norte (Reino Unido) y desde el sur (Italia).

La crisis en Italia que desmontó de la noche a la mañana a Mario Dragui, el Primer Ministro que había pasado a convertirse en el más respetado entre los líderes europeos, el político sólido con un magnifico expediente económico -ex Presidente del Banco Europeo-, aquel al que Macron visitaba respetuosamente y con quien quería construir un Eje Europeo sustituyendo al franco alemán, tras la jubilación de la canciller Merkel.

En esos bandazos a los que Italia nos tiene acostumbrados, he ahí que ahora consigue formar gobierno por primera vez en la historia del país, una dama, Giorgia Meloni, líder de un partido de derechas "Hermanos de Italia", asociado con "Forsa Italia" de Berlusconi, representado en el Gobierno por el ex vice Presidente del Parlamento Europeo Tajani, futuro Ministro de Asuntos Exteriores y "La Liga" de Mateo Salvini, Ministro de Infraestructuras.

La señora Meloni se asegura así una política atlantista y europeísta, poco dudosa de simpatizar con Putin pese a la vieja amistad de Berlusconi con el sátrapa ruso; una Italia con oleadas inmigratorias controladas por Salvini desde su cartera y una Italia donde los procesos judiciales pendientes no serán barridos bajo la alfombra por no haber conseguido Berlusconi hacerse con la cartera de Justicia.

Ahí tenemos un nuevo escenario político en el sur, con el gabinete más amplio de la UE, 24 miembros aunque siete de ellos sin cartera y con tan solo seis mujeres aunque una de ellas esté al mando de las dos docena de ministros. Uno más que Sánchez.

Italia seguirá funcionando independientemente de que el gobierno funcione o no. Es el mejor ejemplo en Europa de la venialidad de la política. Desde el fin de la II Guerra, en 76 años, ha conocido casi otros tantos gobiernos. Los líderes aparecen y desaparecen, se suceden apenas sin traumas. No es probable que la Sra Meloni dure mucho. Algunos le dan un máximo de seis meses. Quizá rebrote más adelante o lo haga Dragui. No supone una alarma para nadie. Business as usual.

Lo del Reino Unido es mucho más sorprendente. Desde que hace seis años el conservador Cameron, acérrimo europeísta, tuvo la idea de tentar la suerte con un referendum en Escocia que ganó por pelos y otro sobre el Brexit que perdió por igual estrecho margen, el país no ha dado pie con bola. Ya han desfilado tres premiers (May, Johnson y Truss) la última de las cuales ha durado 45 días muchos de ellos a país parado por los funerales de Isabel II.

El país anda sumido en una crisis económica superior a la media europea ; la pandemia lo azoto en mayor medida que a la UE. Los propios británicos empiezan a dudar de que el Brexit fuera una buena idea y en esa línea llegan hasta a falsificar su propia historia diciendo que la difunta reina era europeísta aunque nunca lo expresara en público. Lo cierto es que lo poco que dijo en ese terreno -"Nadie ha sido capaz de darme buenos argumentos en favor de continuar en la Unión"- fue más bien anti que pro.

Lo más sorprendente no es que los Primeros Ministros se sucedan con celeridad, sino que Johnson, recién defenestrado por su propio partido tenga ahora posibilidades de volver a Downing Street y que su "Hasta la vista, baby" pueda convertirse en realidad. No apostaría por ello. Creo más bien que será el ex Ministro de Finanzas, Rishi Sunak, por cierto de origen indio, quien tiene más posibilidades de unificar a los tories. Aunque será también por poco tiempo. El año próximo tocan elecciones generales y los laboristas llevan las de ganar.

 

Jorge Fuentes Monzonís-Vilallonga es Master en Ciencias Políticas y Económicas y Derecho. Diploma de Altos Estudios Internacionales. Embajador de España en Bulgaria en 1993. Primer Embajador de España en Macedonia en 1995. Embajador de España en Bruselas WEU en 1997, entre otros cargos.

 

flecha arriba