Los valencianos. OTRA VEZ AGRAVIADOS

Las infraestructuras y la cultura son dos factores elementales que refuerzan la identidad y la idiosincrasia de un pueblo. Por ello, los territorios que desean incrementar su personalidad intentan potenciarlos. Casualmente, o no, la nueva remodelación del gobierno llevada a cabo por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha nombrado para ocupar estas dos significativas carteras a dos ministros catalanes. La de Infraestructuras a Raquel Sánchez, sustituyendo al valenciano José Luis Ábalos y ha elegido para ministro de Cultura a Miquel Iceta, remplazando al ministro valenciano Rodríguez Uribe. ¡Con la que está cayendo! El nuevo ministro no sabemos si practica el “ball de Torrent l’u o el dos”; unas veces apuesta por una España confederal y referéndum para Cataluña y otras se nos muestra frio constitucionalista. Lo que tenemos claro es su apuesta catalanista político-cultural.  

LAS PROVINCIAS, el domingo 18 de julio, recogía en primera página que el Puerto de Valencia, el Corredor Mediterráneo y el Tren de Cercanías, otra vez estaban en el aire, y que el cambio de Gobierno pone en peligro infraestructuras claves para la Comunidad Valenciana. Como si fuera una maldición. Cuando había una posibilidad de llevar a cabo esas reivindicaciones valencianas con el apoyo del ministro Ábalos, el presidente Sánchez lo defenestra.

La venganza de Mónica Oltra

El distanciamiento entre Ximo Puig y Mónica Oltra ha ido a más. Para muchos, es asombroso que lleven seis años repartiéndose el poder en la Comunidad Valenciana, reconociéndole a Ximo Puig una habilidad fuera de lo común, porque Oltra desde 2015 ha pretendido gobernar sin ser la presidenta, y en ocasiones lo ha conseguido.

Todo empezó en 2015, cuando Pablo Iglesias apostó por Mónica Oltra para presidir la Generalitat Valenciana, con el argumento de que los escaños de Compromís y Podemos sumaban más que los socialistas. Puig no cedió, alegando que era la formación más votada. A regañadientes, Oltra pidió diversas áreas de gobierno, algunas de las cuales no ha soltado, como es Educación y Cultura, para dirigir un pancatalanismo creciente de la mano de Vicent Marzà, conseller de Educación.

El distanciamiento entre Puig y Oltra ha sido progresivo, hasta el punto de que Puig adelantó las elecciones autonómicas, para rezagar a Compromís, y la jugada le salió bien: el PSPV logró más diputados, y Compromís menos. Cuando Ciudadanos era una opción de gobierno –ya no lo es-, los rumores de que Ximo Puig podía buscarle como aliado, en perjuicio de Compromís y Podemos, fueron en aumento.

Mariano Fazio

Monseñor Mariano Fazio (Buenos Aires, 1960) es el Vicario Auxiliar del Opus Dei, el número dos del Opus Dei para entendernos. Ha pasado unos días muy activos en Valencia y Castellón. Ha mantenido reuniones, ha impartido clases y ha presentado su libro “Contracorriente…hacia la libertad”. Historiador, filósofo, profesor, escritor: tiene intereses culturales variados. Rector de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz (Roma), y antes Decano de su Facultad de Comunicación, ocupa altos cargos de gobierno en el Opus Dei desde 2008: desde 2019 es Vicario Auxiliar, y trabaja junto al Prelado del Opus Dei, Monseñor Fernando Ocáriz, en Roma dirigiendo el Opus Dei.

No es un PROBLEMA filológico sino SOCIO-LINGÜÍSTICO

En una reciente conferencia dictada en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo por el académico don Emilio Alarcos, el eminente filólogo ha tratado incidentalmente el tema de la relación del valenciano con el catalán, poniendo dicho tema otra vez de actualidad. Según la información periodística del acto, que poseemos, el doctor Alarcos ha hecho afirmaciones, que deben ser debidamente contrastadas. Primera: catalán y valenciano son "variantes de la misma lengua". Segunda: "aunque con notables diferencias, ningún filólogo puede aseverar que sean lenguas diferentes".

Ya era conocida la "opinión" del filólogo español sobre este punto. Lo único destacable en esta ocasión es que no ha dicho que el valenciano es "dialecto" del catalán, sino una "variante", calificativo tan aplicable al valenciano con relación al catalán, como al catalán con relación al valenciano, puesto que para que haya una "variante" se precisa que existan por lo menos dos términos de reciprocidad. Por consiguiente, valenciano y catalán, se sitúan en el mismo nivel con relación a la lengua de la cual se derivan, habiendo evolucionado, con "notables diferencias", según el docto profesor.

Sin embargo, el doctor Alarcos dice que catalán y valenciano "no son lenguas diferentes", aseveración que no es ninguna verdad científica, sino una mera opinión, que nos gustaría que alguien demostrase convincentemente.

Notes d'etnologia valenciana: LA CERAMICA (I)

L’importancia historica de la ceramica valenciana, element etnocultural que ha individualisat i caracterisat al Poble Valencià, no podia quedar al marge de la voracitat catalanista. Una mostra: la ceramica de Paterna, Manises o Alcora es compren en el llibre “Cerámica catalana”, (Barcelona: Destino, 1977). Pero independentment de destrellatats i ridiculs intents d’imperialisme, que nomes denoten la pobrea d’una cultura que els obliga a intentar apropiar-se de la dels demes, correspon preguntar-nos si parlem d’un element representatiu de la continuïtat entre la Valencia prejaumina i postjaumina, o si es tracta d’una activitat cultural importada pels “conquistadors”.

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (VIII)

El período de “Interregno” (1410-1412). La cuestión dinástica

 

La muerte en el verano de 1409 de Martín el Joven en Sicilia y la del rey don Martín el Humano el 31 de mayo de 1410, sin descendencia, plantea la cuestión sucesoria en la Corona de Aragón, al dejar un vacío del poder legal. Se inicia el período de interregno y se celebran la Concordia de Alcañiz y el Compromiso de Caspe.

 

La Concordia de Alcañiz

Desde el castillo de Peñíscola el papa Benedicto XIII remitió una carta a los parlamentos de los Estados de la Corona de Aragón instándoles a que buscaran una solución al problema suscitado y propuso que en vez de celebrar un Parlamento General se reunieran solamente unos cuantos hombres entendidos en leyes para que decidieran por todos. A la misiva se le adjuntó una bula papal que recogía el nombramiento de un procurador suyo con facultades ejecutivas que era Francisco de Aranda.  

Notes d'etnologia valenciana: EL TABALET i LA DOLÇAINA (i III)

En primer lloc, hem de saber que la musica i els instruments de musica de l’Espanya musulmana, deuen molt a la musica i als instruments de musica de l’Espanya premusulmana. (“Música árabe-española” de Mariano Soriano Fuertes). Per aixo, Al-Saqundi (1231-?), en “Risâla fî Fadl Al-Andalus” o elogi de l’islam espanyol, escriu: “También habrás oído las especies de instrumentos músicos que hay en esta tierra, tales como el jayal…la ruta, el rabab…el qitar, el zulami…En cambio en Berberia no hay nada de esto, fuera de lo que ha sido llevado de al-Andalus…”. I en relacio a la “dolçaina”, tambe dita “gaita”, es significatiu que este ultim nom, s’haja estes “des de l’espanyol i gallegoportugués…per l’Africa (Marroc, Algèria, Tunis i altres països africans ‘una espècie de clarinet o dolçaina’) fins a Turquia (gaida ‘flauta de pastor’) i d’aci al serbi, búlgar, polonés i ruté…” (“De lexicografía valenciana” de Gimeno Betí). Es facil deduir, que si s’ha estes un instrument en un nom, es perque els que l’adopten no el tindrien i per tant no els seria propi. Podem concloure que la dolçaina, en un nom o en un atre, no havia de ser exclusiva dels “sarraceni de natura” o musulmans d’orige foraster.

PUIG RODA II. Los años de Madrid.

Al finalizar sus estudios en Valencia, el director de la Escuela, don Salustiano Asenjo Arozarena, junto al claustro de profesores acordaron que lo mejor era que continuara su formación en al Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), para lo que la Diputación de Castellón, presidida por Victorino Fabra, le otorgó una pensión de 2.250 pesetas anuales.

El contramanifest de 1999: LA DIGNITAT D'UNS POCS

I

Diuen que es convenient deixar passar un temps per a parlar de fets de l’historia recent, per a que s’aqueten les aigües i es tinga una certa perspectiva. Se supon que es per a qüestions trascendentals... no crec que valga per al manifest de l’indignitat que firmaren 84 ‘personalitats’ de la vida publica, en 1999, en defensa de la valenciania del llavors president de la Generalitat Eduardo Zaplana (un clar eixemplar d’antivalencià i corrupte).

Benvengut siga que algu dels ‘factors’ i ‘monyidors’ de firmes ho explique o desburgue (1) aci (6, 9 i 12-6-2021), en la uep d’Accio Nacionalista Valenciana (a la que algunes decenes de notables valencianistes ni entren –ni mencionen– per si a cas els contamina...). ¡Quína pobrea d’esperit! Si yo fera lo mateix en els llibres dels catalanistes, anavem apanyats...

Tornem a lo nostre. Carles Recio ha reconegut: a) que fon una operacio politicomediatica montada per a favorir la majoria del Partido Popular (PP) (i de pas, l’eliminacio d’Unio Valenciana –UV–), b) que hi hague pressions (hauriem de coneixer les situacions personals de cada firmant i quín era el premi o el castic), c) que es una coleccio de ‘mentires publicitaries’, i d) que n’hi ha firmants fantasma (els ideats per ell en una –infantil– venjança que ha tardat 22 anys en descobrir-nos).

Juliol

Pareix que en el primitiu calendari romà se’ls havia acabat l’inspiracio divina i començaren en la serie ordinal (quint, sext...). Est era ‘quintilis’ i tenía 36 dies.

Juli Cesar reordenà tot l’any i s’establi la duracio en 365 dies i 12 mesos. Una vegada mort, el Senat li dedicà el mes, en l’any 44 a. de C., en memoria del seu naiximent. I aixina sorgi el calendari julia (Julius > juliolus > juliol) (1).

Era i es l’epoca de la collita de forment (des de juny) i es representava en un llaurador segant. La vida rural passada (i tambe actual, en moltes zones) apareix amplament reproduida en el saber popular d’este periodo. Qualsevol dels refrans ‘agricoles’ pot compendiar el mes; he triat la faena tipica i mes repetida, es una advertencia de que cada cosa te son temps: el que no bat en juliol no bat quan vol (EA) (JC2), –variants: el qui no bat en juliol no bat quan vol (AA) (JA), qui no bat al juliol no bat quan vol (JM1) (PE), qui no bat en juliol ya no bat quan vol (MC), qui no bat en juliol no pot batre quan vol (JB2), qui no bat en juliol no pot apres batre quan [original: quant] vol (CR)–.

Notes d'etnologia valenciana: EL TABALET i LA DOLÇAINA (II)

Per a demostrar els desficacis que diuen els acatalanats, quan parlen de la dolçaina, i que hem reproduit al final de l’articul anterior, donarém una serie de cites, que posen de manifest que la dolçaina ha segut popular des d’ans del s. XVIII, havent acompanyat des de sempre totes les manifestacions de festa i alegria del poble valencià. Vorem com dificilment els “romàntics de la ciutat de València del XIX” pogueren condicionar els fets dels sigles anteriors, fins al XIV.

COMMONWEALTH CATALANOVALENCIANA

Los intentos de despersonalización de la actual Comunidad Valenciana no es una cuestión banal, ni novedosa, ni intranscendente. Numerosas publicaciones, exposiciones, docencia y medios de comunicación filocatalanistas así lo confirman y lo promueven; consecuentemente no es una paranoia de algunos ciudadanos valencianos. Al respecto, a finales de mayo de 2018, el presidente Ximo Puig reiteró que “estemos dispuestos a sumar con el gobierno catalán en temas culturales. Y hace unos meses, en su visita al interino presidente catalán, Pere Aragonés, propuso constituir una “Commonwealth mediterránea”. Ahora, algunos profesores de la Universidad de Valencia inciden en ello y se preguntan: ¿Es viable una Commonwealth catalanovalenciana? Nosotros nos interrogamos: ¿Es realidad o ficción?

Ya en 1907 el escritor y político valenciano Vicente Blasco Ibáñez arremetía contra las

ambiciones de cierta burguesía catalana, y se preguntaba: ¿Piensan los catalanistas que Valencia es tierra huérfana de voluntad y de caracteres? ¿Qué ejemplo imitan, pues, los catalanistas al intentar aquí un desembarco? ¿Qué se les ha perdido aquí, si nadie les llama, ni los necesitamos ni son útiles a Valencia? Dicho político ya hablaba de la lepra catalanista.