La ermita de La Jana

Javier Arnal el Jue, 27/04/2017 - 09:25

Los vecinos de La Jana celebrarán este sábado la fiesta de la Virgen de los Ángeles con gran alegría. Acabados los trabajos de restauración de la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles, será bendecida por el obispo de la diócesis, Monseñor Enrique Benavent, que acudirá a fundirse con todos los vecinos a lo largo de todo el día. Una restauración que se inició en 2012 con financiación de la Consellería de Cultura, Educación y Ciencia, y que se ha finalizado ahora con el esfuerzo de los vecinos, aglutinados en la Cofradía de la Virgen de los Ángeles de La Jana.

Es una muestra de la devoción y esfuerzo de los vecinos, que puerta a puerta han ido pidiendo donativos, en unos momentos en que la crisis económica ha golpeado a nuestra sociedad, y que casi no se creen lo logrado.

Es una ermita barroca, del siglo XVIII, que sufrió la intolerancia y la violencia irracional durante la Guerra Civil española, destruyendo todas las imágenes, el Camarín, el Tabernáculo, la imagen de la Virgen y el lienzo pintado por José Camarón, director de la Academia de Pintura de Valencia. El templo se utilizó como almacén, y durante años ha presentado un estado de conservación pésimo, próximo al derrumbe definitivo. Tal es su valor artístico que todos los años acuden los alumnos de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Valencia a visitar esta ermita y estudiar sus valores artísticos. Un templo que fue diseñado por el arquitecto Joan Josep Nadal, autor de la iglesia parroquial de Vilareal.

En La Jana se venera esta imagen desde tiempos inmemoriales, forma parte de la historia y de la cultura municipal. Según la tradición, ahí se construyó la ermita porque la mula que transportaba la imagen se detuvo en ese lugar, sin lograr que avanzara, como se recoge en unos gozos impresos en Tarragona en 1681. Y ya en siglos anteriores había en La Jana una honda devoción a la Virgen de los Ángeles, también reafirmada por favores recibidos, y que llevó a construir la ermita, ahora felizmente restaurada.

La ermita es propiedad del ayuntamiento, ahora gobernado por Compromís y Podemos. Me llegan noticias de que el ayuntamiento también ha financiado una parte de la restauración. Comparto la alegría de los vecinos de La Jana, porque han demostrado vitalidad y compromiso, con independencia de tendencias políticas, y enterrando un odio religioso de nuestra Guerra Civil que nadie que tenga sentido común y respeto a las creencias, cultura y tradiciones puede compartir. Alegría en La Jana y en todos.

Javier Arnal Agustí es Licenciado en Derecho y periodista.
Escribe, también, en su web personal.

 

flecha arriba