Huelga feminista del 8M: Una opinión políticamente incorrecta

La manifestación feminista del 8 de Marzo de 2018 pasará a la historia como una de las de mayor seguimiento de la historia de España, millares de mujeres en todas las capitales de provincia del país salieron a la calle para reclamar “la verdadera igualdad” entre hombres y mujeres. Estas manifestaciones estaban convocadas en todo el mundo, pero es en España con gran diferencia donde más éxito ha tenido. Pero ¿Por qué en uno de los países más igualitario de Europa y por ende del planeta se consigue este seguimiento tan espectacular?  ¿Cuál es esa “verdadera igualdad” que quieren alcanzar las mujeres de este país que tanta indignación causa, cuando no hay ni una sola ley discriminadora para la mujer y sí alguna de discriminación positiva? ¿Por qué esa sensación de desigualdad? ¿Quién la ha generado? ¿De verdad hay en España tanto violador, tanto maltratador, tantas imposiciones machistas, o estamos asistiendo a una gran victoria de la manipulación informativa de ciertos medios especialistas en crear ambientes  de indignación y victimismo? ¿Tan poca opinión propia hay en España, donde tanta gente se deja arrastrar a la huelga por un manifiesto lleno de falsedades, extremismo Marxista y odio al hombre, o es que salimos a la calle sin ni siquiera haber leído lo que se reivindica?

El individuo en la aldea global

borregosPor primera vez en la historia, la humanidad se encuentra unificada a través de los medios de comunicación con una rapidez y perfección que nadie podía imaginar hace unos lustros. Ya no hay barreras de espacio y tiempo entre los hombres; en cuestión de segundos, podemos ver lo que pasa en lo más extremo del mundo, informarnos de todos los sucesos en sus mínimos detalles, comunicarnos directamente de persona a persona. Todos estamos hoy intercomunicados en todo y nada se escapa al poder omnipresente de la red que cubre el universo mundo. El sueño de muchos hombres ya no es una fantasía utópica, sino una realidad cotidiana merced a las grandes innovaciones tecnológicas que han cambiado la faz de la humanidad; en cierto sentido, es la gran revolución de la historia, no sólo por los portentosos avances técnicos que parecen no tener fin, sino también por los profundos cambios en el orden cultural y social, que hoy estamos viviendo y que son su consecuencia inevitable.

Mujeres periodistas

periodistasBuena ocasión el Día Internacional de la Mujer para reflexionar sobre el trabajo de las mujeres periodistas, sus dificultades y retos.

El pasado martes la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) presentó un informe, según el cual sólo un 21% de los artículos de opinión son de mujeres, es decir, uno de cada cinco. Aunque el informe arroja un dato que no nos resulta extraño –porque basta leer la prensa-, sí me resulta algo incomprensible que no haya más mujeres.

La presencia de la mujer en los diversos ámbitos profesionales ha ido creciendo. En cuanto a los artículos de opinión, no cuadra con el gran número de mujeres que, desde hace años, trabajan como periodistas. Por mi experiencia profesional, puedo asegurar que con frecuencia se alienta a mujeres a que escriban artículos de opinión, tanto o más que a hombres, pero el resultado es el que es.

El dato tiene ciertas dosis de enigma. Algunos piensan que, puesto que las mujeres no tienen tantos puestos de responsabilidad en los medios de comunicación como los hombres, no encuentran cabida en los artículos de opinión, en ocasiones reservado a directivos o exdirectivos: puede ayudar a entender un poco el fenómeno, pero no me parece suficiente.

Defender el castellano

Que el lector juzgue: ahora mismo, en la enseñanza quienes eligen el castellano en la Comunidad Valenciana el castellano está presente en un 23,3% y el valenciano en un 44%. Y ahora estas cifras van a subir a un nivel de valenciano alrededor del 65%, mientras que el castellano sólo tendrá el 25%. Es una discriminación injusta del castellano.

Por mucho que se empeñe la Consellería de Educación, su empeño en imponer el valenciano es una injusticia, por mucho que se empleen eufemismos como “fomentar el valenciano”, “el castellano lo saben todos, mientras que el valenciano no”. Si alguien desea una enseñanza en castellano y encima es una mayoría, la ignorancia del valenciano no es una justificación para imponerlo. Es un atentado contra la ley, que establece la cooficialidad de ambos idiomas, y contra la democracia: no hay paliativos que sirvan, se atenta contra la pluralidad, y no cabe el silencio ni el cansancio.

Pensionistas en acción y gobernantes mediocres

pensionistasEstoy de acuerdo con Mariano Rajoy: faltan gobernantes. Se está demostrando en el futuro de las pensiones, tratado con falta de previsión y ocurrencias.

A la vez que Rajoy dijo que faltan gobernantes, afirmó que sobran comentaristas. En eso no estoy de acuerdo, salvo que se refiera sólo a políticos que “comentan” con ligereza sin gobernar, pero tal vez nos incluye a los periodistas: es tan gallego, que lo que dice puede ser ambivalente, según cada uno quiera entender.

En España hay 9,5 millones de pensionistas, de los que 6 millones son jubilados, y el resto perciben pensiones de invalidez, viudedad u orfandad. Cada día hay 300 pensionistas más en nuestro país. Desde luego, no es cuestión fácil. Y desde 2014 se incrementan un 0,25 las pensiones.

El Gobierno sigue hablando de recuperación económica, excelentes previsiones de crecimiento. Mientras tanto, a los pensionistas los maltrata, aunque todos sabemos que en buena parte han soportado la crisis –y soportan-, ayudando a hijos y nietos. El tono de la carta de la ministra de Empleo, en mayo pasado, dirigida a los pensionistas ha sido el detonante. España va bien, pero los pensionistas a seguir sufriendo, pues el IPC ha subido en estos años mucho más.

Exposición taurina

El bar-restaurante “Maños II” ha tenido la iniciativa de albergar una exposición de cuadros taurinos durante estas fiestas de la Magdalena, desde este viernes hasta el domingo 11. Se trata de una exposición de más de 20 cuadros, con la originalidad de que la madera adquiere un notable protagonismo en esas representaciones taurinas. Habrá que ver esta exposición con el “ingrediente” – nunca mejor dicho al referirse a un bar-restaurante– de la sorpresa, en unas fiestas tan taurinas como son las de la Magdalena. El arte, sumado a una excelente gastronomía y buen servicio.

En estos días Castellón respira ambiente de preparación para las fiestas, de planes familiares, comidas con amigos. Que un conocido bar-restaurante como Maños II lleve a cabo esta exposición, en las fiestas, da idea de la creatividad, ilusión y esmero con que se preparan. Las mujeres llevan ya días repasando o ultimando detalles del traje que lucirán en la ofrenda de flores a la Virgen de Lledó, o sus hijos; los hombres, mucho menos previsores en general –y no digamos en la vestimenta-, nos guiamos por la gran variedad de actos que hay, para todos los gustos, y nos gusta más improvisar, también “sorprender”, por qué no decirlo.

Hacia una revolución etica

En la época actual, una vez alcanzado el derrumbamiento general del marxismo tras los acontecimientos de la Europa del Este, los representantes del laicismo deberían quizá tomar sus notas ante un imperio que trataba de cerrar el paso a los valores trascendentes y conculcaba los derechos de la persona humana. Así lo subraya Václav Havel en su libro “Essais Politiques”. Sus escritos no son sólo una defensa de la libertad en Checoslovaquia; son una llamada a la renovación interior del hombre y a abordar la política desde fundamentos morales, superando la trágica división entre ética y política defendida por Maquiavelo hace casi cinco siglos.

En un mundo que ha relativizado los valores morales, la revolución ética aparece como un contrapunto necesario. Escribe Václav Havel: “Decir que una cosa es de esencia o de origen ético es decir que no lo hacemos por razones PRAGMÁTICAS, porque estamos seguros de que pueden salir bien a corto plazo, dar resultados tangibles, verificables, materiales; sino simplemente porque creemos que es buena. La motivación ética nos empuja a hacer el bien por principio, por amor al bien. Ella se basa en nuestra convicción de que el bien como tal tiene siempre un sentido. La certeza íntima de que una acción es buena nos inspira la convicción de que vale la pena intentarla, aunque pueda fracasar.

La familia

La familia1.- Procede de Kenia. Al parecer pertenece a la noble y aristocrática tribu de los masai. El color de su piel es intensamente negro. Tiene unos ojos grandes y hermosos que ennoblecen sus facciones africanas. No sé como se llama, pero sé que se gana la vida de vendedor ambulante. De vez en cuando acudia a “La peonza”, en la calle Peñíscola y la dueña, Juani, le obsequiaba con algún refresco y con un ratito de acogedora conversación. ¿Y saben de que le habla este joven masai a Juani?. Le hablaba con una gran añoranza de su familia, de su madre y de su padre, y de sus hermanos. Y le contaba que su gran ilusión es ganar el dinero suficiente para aliviar la pobreza de su familia.

La cultura de lo efímero

La crisis de las ideologías y creencias en nuestra sociedad occidental está produciendo, en la inmensa mayoría de la gente, una actitud ante la vida muy significativa: vivir de lo inmediato, de lo superficial y de lo cambiante, sin preocuparse por encontrar un sentido profundo y auténtico a la existencia. En contraposición a la vida orientada sobre principios firmes, que veíamos en otras épocas, el ambiente cultural que hoy vivimos se podría definir como ”la cultura de lo efímero”, por la fuerza determinante que hoy tienen las modas en las sociedades modernas. Porque se trata, en efecto, de una nueva filosofía práctica, de un nueva cultura, que nos permite entender el modo de ser y de comportarse de muchísima gente. En lo que tienen de cambiantes, las modas ya no afectan solamente a los aspectos más accidentales de la fisonomía social, como pueden ser los vestidos o los peinados, sino que determinan nuestra vida en todos sus aspectos: sentimos según la moda, nos comportamos según la moda y, finalmente, pensamos según la moda, conscientes de que todo cambia y de que nada merece la pena ser mantenido con firmeza.

¿Hay una crisis de masculinidad?

Estos días los medios de comunicación nos están machacando sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, y desde la experiencia adquirida durante 35 años intentando conciliar mi vida familiar y laboral (cinco hijos y en estos momentos dos nietos), me están sorprendiendo casi todas las declaraciones que escucho, sin argumentos sólidos y en la línea de políticamente correcto.

Sin embargo, invadida por una triste sensación de no escuchar nada sensato y realista, ha caído en mis manos la entrevista que Cayetana Álvarez de Toledo le ha hecho a Jordan B. Peterson, y publicó en el Mundo el 13 de febrero.

¡Qué alegría! Un profesional valiente y con argumentos sólidos está poniendo el dedo en la llaga.

Peterson lo llaman “el intelectual más odiado por la izquierda”, pero es mucho más que eso. Su reciente libro, “Doce reglas para la vida”, es un tratado de la responsabilidad frente a la cultura del victimismo que está arrasando en ventas. Este psicólogo clínico canadiense se ha convertido en una figura de culto entre los “millennials”, sobre todo masculinos.

Responde así a las cuestiones que le plantea Cayetana sobre este tema: “Para empezar, es menor de lo que dicen. Los que hacen las estadísticas suelen confundir la media y la mediana. Y la media se desfigura por la existencia de un segmento ínfimo de billonarios, que en su mayoría son hombres.”

La dictadura catalanista

1.- Hechos reales como la vida misma. La ley reconocía a los padres el derecho natural de elegir el tipo de enseñanza para sus hijos -en castellano o en valenciano- . Bastaba con manifestarlo en los boletines de preinscripción de los colegios. Hecha la ley hecha la trampa. Las normas no se colocaban en la cartelera de avisos de aquel centro escolar hasta después de iniciadas las vacaciones de verano. Según las bases, el padre que no pedía la línea en castellano automáticamente el hijo quedaba matriculado en la línea del valenciano. Es un hecho real que sucedía en un colegio de Castellón, controlado herméticamente por una minoría fanática de profesores nacionalistas.

“El Bigotes” y las tertulias periodísticas

“El Bigotes” nos ha llamado “tontulianos” a los que intervenimos en tertulias periodísticas. Voy a concederle unos minutos a tal insulto.

Álvaro Pérez, “El Bigotes”, compareció el pasado martes ante comisión parlamentaria con motivo del “caso Gürtel”. Como contertulio, he de decir que estuvo maleducado. No voy a detallar las “lindezas” que expresó, porque no se merece la repetición.

“El Bigotes” no tiene cualificación para juzgarnos a los periodistas. Pero no sólo él es culpable de la retahíla de insultos: Pedro Quevedo, el presidente de la comisión, debía haberle cortado y que se ciñera al motivo por el que fue convocado. Muchas cosas suceden porque unos quieren hacer daño o insultan, y otros lo permiten: y eso nada tiene que ver con la censura, sino con el rigor, la buena educación y el cumplimiento de los propios deberes, en lo que suspendió Quevedo.

Por supuesto que las tertulias periodísticas – en televisión, radio o internet – tienen no pocos defectos, y constantemente hemos de hacer autocrítica: quien no lo hace en su profesión es que, con mucha probabilidad, no es un buen profesional. Sin embargo, lejos de mí descalificar a ningún sector profesional, como ha hecho Álvaro Pérez.

Las tertulias periodísticas son de diverso tipo: con invitado o no, comentando algunas cuestiones de actualidad que el moderador ha seleccionado, de cariz político o no.

¿Por qué el Himno de España debe tener letra?

La valiente y asombrosa cantante Marta Sánchez sorprendió a toda España el sábado 17 de Febrero en el Teatro de la Zarzuela, con motivo de la celebración de sus 30 años de carrera musical, con una interpretación cantada del himno de España, con una letra muy personal. Su letra habla de su “amada tierra”, de “orgullo”, de los colores de la bandera de la nación, de “grandeza”, de “honor” y de dar gracias a Dios por haber nacido en España. Una letra muy válida para himno de un pueblo que desea cantar con orgullo su españolidad a través del mismo y al que sus acomplejados políticos despojaron de su letra, al considerarla propiedad del anterior régimen y no la sustituyeron por ninguna otra.