Corrupción

“Últimamente se han multiplicado los casos de corrupción en el ámbito político (Eres, Gurtell, Púnica, beca Errejón, Bárcenas,…) pero no nos hagamos trampas queriendo hacer creer que esa es la tónica general porque no es así, son unos casos aislados que por supuesto hay que apartar de la política y juzgar, pero no por unos pocos (siempre demasiados) vamos a denostar o desprestigiar a toda la clase política.”

Así comenzaba María San Gil, el 28 de abril de 2015 su conferencia titulada “Consecuencias y manifestaciones de la crisis en España”

Seamos claros, la corrupción no se da solo en la vida política, se da en la empresa, en el fútbol, en la iglesia, en los jueces, se da en todos los ámbitos en los que hay personas, incluso en nuestras propias casas cuando no pagamos el IVA en la factura del fontanero, por poner un ejemplo.

Padecemos una brutal expansión de la corriente relativista (relativismo moral no hay bien o mal, depende de las circunstancias) que tiene como objetivo destruir todos los valores que encarnan la cultura cristiana, la familia, el derecho a la vida, el concepto de compromiso y obligación, la idea de nación, las instituciones políticas, es decir, todo aquello que nos ha hecho ser lo que somos a lo largo de los siglos.

El fundamentalismo laico

En estos últimos años, la Iglesia Católica viene padeciendo en nuestro país una enconada beligerancia por parte de políticos partidistas y de ciertos poderes fácticos de la comunicación, a la que no es posible encontrar otra explicación, que la de la agresividad de los fanáticos. Tanta es la obsesión por hacer triunfar los principios laicistas y tanta la fobia contra todo lo que huela a católico, que se puede hablar de un verdadero “fundamentalismo laico”, por más que este término sea una contradicción en sí mismo e indique el sectarismo de los que se proclaman antisectarios. Los extremos se tocan, y si estamos sufriendo en ciertos países islámicos una intransigencia temible a causa de la religión, también estamos asistiendo en ciertos países democráticos, como es el caso de España, a una intransigencia en contra la religión, pero de la religión católica exclusivamente, por supuesto. Cuando los que se creen demócratas tratan de ver peligros para la democracia en todas partes, se convierten en los peores inquisidores, y están contradiciendo de continuo con sus hechos lo que proclaman en sus principios.

Asesinato de Gregorio Ordóñez

Gregorio Oroñez#TalDiaComoHoy El 23 de Enero de 1995 Gregorio Ordóñez, candidato por el Partido Popular a la alcaldía de San Sebastián, es asesinado por la banda terrorista ETA de un tiro en la cabeza.

Un encapuchado se acercó por detrás a Gregorio Ordóñez, teniente de alcalde de San Sebastián por el PP, mientras almorzaba en un bar de la capital donostiarra con María San Gil, secretaria del Grupo Popular, y otros dos colaboradores. Según María San Gil "Vi que pasaba la mano por encima de Enrique Villar y apoyaba una pistola sobre la cabeza de Gregorio", "Lo siguiente fue un ruido seco y vi que un borbotón de sangre le salió a Gregorio por el pómulo izquierdo. Entonces supe que no era una broma". El asesino le atravesó la cabeza de un solo disparo. San Gil salió dando gritos tras el terrorista, pero no pudo alcanzarle. Ordóñez, de 36 años, había renunciado a la escolta, pese a haber sufrido amenazas y dos intentos de atentado. Su madre, Consuelo Fenorral, comentó en alguna ocasión que su hijo decía la verdad sin tapujos "y por eso algún día le van a matar".

Nuevos modos de financiar la escuela

Jesús Muñoz de Priego, asesor jurídico de Escuelas Católicas de Sevilla, autor de un libro titulado “Libertad de enseñanza… ¡para todos!”, con motivo de su publicación, la web de la Federación de Enseñanza del sindicato USO, publicó una entrevista con él.

“Que se hable de libertad de enseñanza resulta molesto a ciertos colectivos, quizá porque lo que pretenden es limitarla o eliminarla, y aún hoy en día es incómodo socialmente hablar explícitamente de limitar las libertades de los ciudadanos, aunque sea eso precisamente lo que buscan”, dice Muñoz de Priego. “Ojalá al menos fueran claros y salieran a la luz pública manifestando que están en contra de la libertad de enseñanza y de que los padres puedan elegir en lo fundamental (el ideario, la propuesta educativa singular del centro, el proyecto de hombre y mujer que ofrece)”.

El ideario es lo que justifica la existencia de los centros de iniciativa social, y añade. “La escuela concertada no se justifica en que sea mejor o peor que la de titularidad de la Administración pública, sino en que es cualitativamente (de cualidad, no de calidad) distinta. El ideario la hace distinta. La libertad de enseñanza debe suponer la existencia de múltiples idearios entre los que elegir”.

Y la libertad se hace efectiva con la financiación con fondos públicos de esas escuelas, para que “puedan elegir todos y no solo quienes tienen recursos”.

¿La Europa de los estados o la Europa de los pueblos?

Los recientes acontecimientos de Cataluña, con intenciones marcadamente secesionistas o separatistas, han disparado la alarma en muchos centros del poder político europeo. No tiene nada de extraño que muchos líderes se hayan apresurado en declarar que una Cataluña independiente no tendría acogida ni sitio en la Unión Europea.

Recuerdo que Jordi Pujol en múltiples ocasiones ha declarado ser partidario de la Europa de los Pueblos más que de la Europa de los Estados. Para este personaje, que mantenía relaciones asiduas con los nacionalistas escoceses, el pueblo catalán es la verdadera nación originaria y el Estado es una mera creación artificial y meramente administrativa, convertido en injustificado dictador de los pueblos genuinos. Su gran equivocación, y la de todos los nacionalistas, radica -ya lo hemos dicho muchas veces- en confundir la nación con la lengua.

Una hipotética independencia de Cataluña alentaría el radicalismo de muchos movimientos nacionalistas españoles y europeos que intentarían seguir sus pasos.

Por ejemplo, en Galicia, la organización juvenil del BNG en su ideología aspira a la liberación nacional de Galicia mediante la autodeterminación. El llamado Ejército Nacional de Galicia, en esta misma línea ideológica, pero a través de la violencia y del terrorismo, persigue los mismos ilusorios fines y trata de romper “con la dependencia colonial de España” (sic)

Reflexiones sobre pasado y presente de la Infantería española. (2ª parte)

combate2
…” y por verte temida y honrada contentos tus hijos irán a la muerte”… (Del Himno de Infantería)

Decía en otra ocasión que mi vida militar había estado ligada en unidades de combate, en concreto en dos magníficos Regimientos de alta operatividad (la operatividad dependía de los medios y presupuestos asignados a cada Unidad, eran suficientes y en raras ocasiones, escasos) el Vizcaya 21 (Alcoy-Alicante) y el Tetuán 14 (Castellón de la Plana) pertenecientes a la Brigada de Infantería Mecanizada XXXI de la División Maestrazgo Nº 3 (Valencia) durante 10 y 25 años respectivamente. Creo que no procede en estas breves reflexiones extenderme en describir historiales y hechos importantes de estos dos magníficos Regimientos, porque sería más bien propio escribir un libro monográfico sobre ellos en otra ocasión. Sin embargo no puedo dejar pasar la tentación de contar algo más sobre mis Regimientos, Vizcaya y Tetuán que marcaron carácter e ilusiones en mi vocación militar.

Aviso a Europa: “Un camello que cae atrae a muchos salteadores”

Nos situamos en la reacción del establishment occidental a la ordalía de los atentados contra Charlie Hebdo y el supermercado judío en enero de 2015 –un verdadero pulso civilizacional– que merece la sentencia bíblica: “Habéis sido pesados en la balanza, y se os ha encontrado livianos” (Dan. 5,27)

Ante esa reacción no tardaron en surgir voces que sugerían que “algo habremos hecho”. Willy Toledo apuntó que “más mata Occidente con sus bombardeos”. Una socióloga alemana entrevistada por TVE en prime time, el día de los atentados, explicó que la militancia islamista no es sino la expresión del sufrimiento de tantos jóvenes musulmanes europeos, abrumados por la pobreza y la islamofobia ambiental; Tony Barber, columnista del Financial Times, dijo que Charlie Hebdo había sido “estúpido al provocar a los musulmanes”. Voces católicas se negaron a sumarse al coro de “yo soy Charlie”, alegando las (muy ofensivas) viñetas blasfemas que el semanario solía disparar contra el cristianismo, pero olvidando que suscitar justo ahora –con los dibujantes recién asesinados, y precisamente por sus irreverencias– el debate sobre los límites de la libertad de expresión, rompe la cohesión de una sociedad occidental que debe hacer piña frente al enemigo común.

Un Pablo Iglesias avinagrado

El líder de Podemos siempre ha tenido un aire de enfado permanente, de vinagre. Lo justificaba diciendo que el pueblo sufría. Ahora se ve que sus fracasos electorales, demoscópicos y deterioro de su valoración en su propio partido revelan un ego muy herido.

A Iglesias no le ha hecho ninguna gracia lo de Tabarnia, y la presentación en clave de humor del presidente “en el exilio” Albert Boadella, exponiendo que la grave crisis catalana y de deterioro de la convivencia diaria –una tragedia diaria– también necesitan un poco de humor, para resaltar que la independencia es imposible, y por eso cabe el humor. No conviene agigantar todavía más la tensión, Puigdemont y cía han puesto en marcha un circo de ninguna gracia, y cabe hacerla con un “procés” de pandereta.

Simplemente, Iglesias no ha estado nunca para bromas, y menos ahora. Se ha dado un buen batacazo en las elecciones del 21-D por apuntarse al independentismo, y su partido lo ha pagado. Su valoración personal, entre los de su partido, está por los suelos, y eso todavía le duele más: el “ego” está muy tocado. Por eso, ha estado desaparecido de la escena política desde el 21-D, y sólo ha reaparecido hace unos días para decir que en Cataluña tendrían que haber hecho mejor algunas cosas.

Democracia convertida en gerontocracia

El 11 de mayo de 2016, Joaquín Leguina ofrecía estos datos en una conferencia titulada “¿Va España hacia el suicidio demográfico? La crisis de la natalidad”

“Las encuestas de fecundidad que hace el Instituto Nacional de Estadística, en donde yo he sido funcionario muchos años. La pregunta clave en esas encuestas es dirigida a las mujeres en edad fértil de esta forma: “Usted, ¿cuántos hijos querría tener? “ Y la respuesta que dan las mujeres españolas es, aproximadamente, el doble de los hijos que tienen al final de su vida fértil. Cualquier política natalista ha de tener en cuenta ese hecho: las mujeres españolas quieren tener más hijos de los que tienen. Se trata, por lo tanto, de apoyar esa demanda para que los tengan.”

Y continuaba diciendo: “Toda sociedad tiene un dilema que Alfred Sauvy definía así: “crecer o envejecer”. También decía que “cuando vienen las cosas mal dadas, la economía funciona como la dinamita y la demografía funciona como una termita, como una carcoma”. Los Gobiernos, como es lógico, están más atentos a la economía porque puede explotar; mientras, la demografía está tirando el edificio sin que apenas nadie se dé cuenta.

Echemos ahora una mirada estrictamente demográfica sobre los abortos. Lo primero que llama la atención es el fuerte crecimiento del número total de abortos en España, que pasaron de 44.962 en 1992 a 118.359 en 2011 y 112.390 en 2012.

El pensionista Pedro Sánchez

Un líder político debe hacer el esfuerzo por ponerse en el lugar de las personas que piden con urgencia, y con justicia, soluciones. Es el caso de los pensionistas y de todos los españoles, que vemos reducir paulatinamente las pensiones actuales, con prolijas normas legales, o las que nos puedan corresponder en el futuro. El “sálvese quien pueda” se ha extendido: fondos privados de pensiones o replantearse ayudas que llevan ahora a cabo algunos pensionistas a hijos y nietos, que sigue siendo una ayuda generosa en muchos casos.

En materia tan sensible como las pensiones, Pedro Sánchez, secretario general del PSOE, apunta la solución mágica: un impuesto a la banca, ya que entre todos la sacamos adelante rescatándola y es un modo de devolver a la sociedad ese servicio. Asombroso: un economista como él, líder nacional del PSOE, con una propuesta demagógica pretende resolver el gran problema. Es demagógica, porque no toda la banca fue rescatada. Y es demagógica e infantil: cualquier gravamen nuevo a la banca, se convertirá en un aumento de comisiones que la banca nos va a cobrar a todos los ciudadanos. Por tanto, los menos pudientes serían los más castigados, al ver aumentar la comisión de mantenimiento de una cuenta corriente o tener una tarjeta de crédito, que para muchas familias es su modo de vida: “vivimos gracias a la tarjeta de crédito, y así cada mes”.

Reflexiones sobre pasado y presente de la Infantería española. (1ª parte)

Los Tercios de Flandes
Los Tercios de Flandes

…”Aquí la principal hazaña es obedecer, y el modo como ha de ser es ni pedir ni rehusar”…

Como militar de profesión, no podía dejar escapar la ocasión de dedicar una reflexión a lo que ha sido mi vocación durante 46 años de servicio en las Fuerzas Armadas. Mis ilusiones –hechas realidad- han sido siempre mandar unidades de combate, en especial la planificación y ejecución de actividades en la modalidad de Operaciones, como también a la dedicación de la formación integral de nuestra juventud que nos llegaba a filas, “eran niños mayores y se licenciaban como jóvenes hombres”.

Conclusiones “Milgram”

I… como Ícaro”, la película más redonda dirigida por Verneuil, toma la inspiración del atentado que acabó con la vida del presidente Kennedy para crear una trama que se mueve entre el thriller y el cine político.

Consigue algo muy difícil y que lleva a hablar del mundo de la magia, del caso en el que un mago hace un truco, nos enseña como lo hace, para cerrar mostrándonos otro truco más complicado que el primero. Verneuil usa esa técnica y le añade elementos del cine del director franco-griego Costa Gavras, para mostrarnos una trama en la que la investigación acabará siendo muy peligrosa para el investigador, un fiscal que no cree en las investigaciones iniciales sobre el atentado que ha realizado el Estado, ahí también hay algunos elementos en el arranque de “Doce hombres sin piedad”. La resolución es algo efectista y a día de hoy parece algo desfasada, pero contiene elementos narrativos muy logrados, deja que el espectador participe en la trama, deja que todo respire y vaya al ritmo adecuado. Consigue crear una sub trama de gran impacto, me refiero a los estudios psicológicos que se muestran, el experimento MILGRAM.

Aquí lo tienes si quieres conocerlo. Interesante experimento sobre la autoridad.

https://youtu.be/S_TfGJzCOUQ

La utopía casposa del telepredicador

1.-La UTOPÍA en el sentido que pudo darle Platón o Tomás Moro, venía a significar de una manera muy general, la aspiración a un sistema político de convivencia que no se encontraba en ninguna parte y que pretendía la igualdad de los hombres. Desde el criterio más benévolo, por ahí debe de encaminarse la utopía del llamado telepredicador.

Siendo Pablo Iglesias un especialista en temas sociales, era lógico pensar que a su programa electoral le hubiese dotado de cierta categoría intelectual y doctrinal, en consonancia con los tiempos modernos. Estudiados y analizados los cuarenta puntos de su programa electoral, observamos que su oferta contiene una fuerte dosis de ideas anarquistas ya muy antiguas, muy viejas y muy casposas y cuya aplicación en espacios sociales concretos haría posible el viejo refrán de que peor era el remedio que la enfermedad. Todo ello, sin remontarnos a la segunda mitad del siglo IV antes de Jesucristo, donde nos encontramos con el movimiento cultural de los cínicos, los antepasados más remotos de Pablo Iglesias, que reinterpretaban las austeras doctrinas socráticas. Los cínicos como crítica a las refinadas costumbres de sus élites griegas –la casta que diría Pablo Iglesias- vestían indumentarias andrajosas

2.-Valga citar algunos ejemplos:

Una forma rápida, eficaz y la más asequible, de contribuir a la felicidad de todos los hombres

Algunos acontecimientos del 2017 y en concreto la reciente noticia sobre como Corea del Norte arranca este 2018 con su amenaza de guerra nuclear, tienen la fuerza de llevar aparejadas algunas consecuencias positivas. Señalo sólo dos, íntimamente relacionadas. Por una parte, muchísima gente de buena voluntad, ¡millones de personas!, se han sentido interpeladas en lo más íntimo de su ser y se preguntan qué pueden hacer, cada una, para poner fin a una situación que por desgracia está descubriendo su rostro más sombrío…

Por otra parte, y más tal vez conforme pasa el tiempo, para un buen número de estos individuos y para bastantes otros resulta cada vez más patente que los “recursos institucionales”, política, organismos públicos de alcance nacional e internacional, etc, se van demostrando insuficientes para remediar una debacle que exige, por el contrario, antes que nada y de modo cada vez más urgente e imperativo, una auténtica conversión de los corazones: “de cada uno de todos”, como gustaba decir al profesor Carlos Cardona.

¿Por dónde empezar? Por la propia familia. ¿Cómo?

Pensiones y televisiones autonómicas

No es justa la zozobra e incertidumbre por las pensiones en España, junto al despilfarro o inversiones públicas de dudosa necesidad, como es el caso de las televisiones autonómicas.

La hucha de las pensiones está llegando a su fin. Lamentable imprevisión del Gobierno, que parece que va a recurrir a un préstamo del Estado a la Seguridad Social para poder cubrir el creciente gasto en pensiones.

Pedro Sánchez ha lanzado su solución: unos impuestos a la banca. El líder socialista argumenta que, ya que entre todos rescatamos a la banca, la banca ahora contribuya. ¿Toda la banca? Parece ignorar que cualquier nuevo impuesto a la banca repercutirá en que la banca aumente las comisiones por servicios que presta a los ciudadanos: igual que los niños no vienen de París, todo impuesto a la banca nos perjudicará a los ciudadanos.

En España se han llevado a cabo inversiones a lo grande, para ser el país de Europa que más kilómetros de AVE tiene, y no se oyen quejas, porque el trazado se ha hecho con criterios políticos sí, otra vez en vez de hacerlo razonablemente con criterios de rentabilidad, es decir de necesidad. No pongo ejemplos de estaciones con AVE que son conocidos por todos, para no herir ninguna sensibilidad autonómica, provincial ni municipal, pero que están casi desérticas.