El traductor SALT

En motiu de l’aniversari de Blasco Ibáñez, s’estan produint en les últimes semanes gran cantitat de actes en casi totes les entitats oficials i privades valencianes. Just és que els valencians recordem la llabor de quins nos precediren, aplaudint-la si en ella donaren llustre a la nostra cultura, com és patent que lo escrit per Blasco li’n donà, portant el nom de Valéncia a tots els racons del globo.

Les seues obres, numeroses i d’indiscutible calitat, aprofitaren per a donar a conéixer nostra terra, costums, virtuts i també nostres defectes -que bo és contar-ho tot per mor de la equanimitat-, a una ingent cantitat de llectors en múltiples idiomes. Sabut és que la producció lliterària de Blasco  ha alcançat les més altes cotes en traduccions; al menys algunes de les obres com “Sangre y arena” o “Los cuatro jinetes del Apocalipsis”, conten en traducció inclús en esperanto.

Chantaje lingüístico de Marzà

Ya está publicado en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana, con fecha 6 de febrero, el decreto sobre el modelo lingüístico educativo valenciano, que aprobó el Consell el 27 de enero. Desde que se conocieron las intenciones del conseller Marzà –que por su trayectoria ideológica personal antes de ser conseller y por sus declaraciones tras ser nombrado responsable de Educación y Cultura en el Consell no han estado nunca ocultas-, los partidos de la oposición han calificado este plan como un “chantaje”, término utilizado tanto por el PP como por Ciudadanos. También la Mesa por la Educación en Libertad.

La portavoz de Educación en las Cortes Valencianas, Beatriz Gascó, ha mostrado su indignación porque se discrimina a quienes quieran niveles de inglés elevado y castellano, ya que el inglés cualificado requiere una enseñanza en valenciano. La libertad pisoteada otra vez, revestida de plurilingüismo, y una maquinaria para catalanizar la educación, pues para Marzà el valenciano es catalán. Así lo ha demostrado en la Declaración de Palma, el pasado lunes, con sus homólogos balear y catalán: un frente común -que no “popular”- procatalanista.

La Valéncia Musulmana

Com pareix ser que en parlar del Regne, una gran part de la gent només contempla a Valéncia coronada des de l’entrada de Jaume I, em permet relacionar els distints monarques que la governaren en el periodo musulmà, que no per ser moros tenien que ser menys valencians.

1009-1017  Mubarak I – Fundador del Regne de Valéncia. Síndic de les sequies del Turia, assumí el poder en morir el Califa de Córdova sense successor. El 11 de febrer de 1009, any 399 musulmà, l’iman de la mesquita el proclamà monarca des del minaret. Les seues tropes conquistaren el territori des de Requena fins a Tortosa, dominant per curts espais de temps Xàtiva i no podent acabar de derrotar a Muyahid en Dénia.

1017-1019  Muzzafar I el Fidel – Íntim amic i companyer de Mubarak, mantingué la corona valenciana pel temps de dos anys, portant a cap molt dures pugnes contra el rei de Tortosa.

1019-1021  Lebil I l’Ambiciós – Intentà una nova política expansiva cap a terres del Sur, en l’intenció d’anexionar-se Dénia i frenar a Múrcia.

Delirios pancatalanistas (Un peligro evidente si el PP perdiera el poder)

Hace unas semanas, Joan Tardá i Coma, militante de Esquerra Republicana, con su bronca petulancia separatista, declaraba a la prensa sin ningún rubor que una vez conseguida la inmediata independencia de Cataluña, volvería al Congreso de los Diputados elegido por el resto de los territorios que forman los llamados Paisos Catalans.

El señor Tardá, dentro de su lógica enfebrecida, ahí nos incluía, a todas las llamadas comarcas churras (Rincón de Ademuz, Alto Palancia, Alto Mijares, Los Serranos, la Hoya de Buñol y otros municipios castellano parlantes cuya sola enumeración sería muy extensa). Tanto para Joan Fuster en su día como para Joan Tardá en la actualidad, los llamados churros no pasamos de ser unos anexos sin importancia que en nada altera la esencia de los Paises Catalanes.

La afirmación de Tardá suena a los cuentos de Las mil y una noches o a Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carrol. Cuesta creerlo pero así es. Para estos señores pancatalanistas, el sueño dorado de la independencia añorada pasaría por anular nuestra personalidad dual. Como han hecho en otros territorios con una feroz e intransigente inmersión lingüística y desobedeciendo las reiteradas sentencias de los tribunales sobre el bilingüismo en el ámbito escolar.

Los desengañados por el PP

Hay un sector de otrora votantes del PP que se han alejado por la mala gestión de la corrupción política y por la debilidad o ausencia de valores morales que antes preconizaba, entre ellos el aborto.

Los votantes que ha ido perdiendo el PP se han ido a la abstención o a Ciudadanos, en este último caso por su insistencia en combatir la corrupción política, pero no los que preferirían un partido político que defendiera de verdad la vida y reformara el aborto en España, ahora totalmente libre tras la reforma de Zapatero, y también los que miran con asombro cómo se aprueban en diversas comunidades autónomas ley de ideología de género, como es el caso de Galicia donde el PP gobierna con mayoría absoluta o Extremadura.

Entre esos sectores, hay diversas actitudes, y que han visto cómo en el Congreso Nacional del PP se ha reafirmado un sí a la vida, pero abstracto, y con algo más de esperanza lo que ha afirmado Isabel Bonig, la presidenta del PP en la Comunidad Valenciana: el aborto no es un derecho, es un fracaso. Si es un fracaso, ¿qué propone el PP a nivel nacional?

Un sector de votantes desengañados por el PP sigue votando, no obstante, al PP, porque le parece que es el único partido que con eficacia de gobierno puede llegar a hacer algo más a favor de la vida y de otras cuestiones morales, que no ven factible votando a Ciudadanos ni, por supuesto, al PSOE u otras formaciones. Por ejemplo, la defensa de la libertad de enseñanza sí la defiende el PP.

Ley de elección de sexo

Las Cortes Valencianas están a punto de aprobar la “Ley integral del reconocimiento del derecho a la identidad y expresión de género”, es decir la que quiere imponer la ideología de género. Con ese título tan largo, o precisamente buscado con tal complejidad para que pase inadvertido ese texto legal en la sociedad, el mareo de cualquiera es comprensible. Los más entendidos la resumen en la ley de ideología de género, pero encuentran grandes dificultades para explicar la ideología de género. No digamos ya en el caso de la mayoría de los ciudadanos, que tienen otros problemas más urgentes –dificultades económicas y laborales, salud, educación de los hijos, atención de los mayores y discapacitados, por ejemplo– y, aunque tienen sobrada capacidad para entender tanto o más que los diputados, la cuestión sexual no es la prioritaria, pero en el caso del tripartito las prioridades son las que son. Ya llegará el momento de que los votantes juzguen en 2019 lo que ha sucedido estos años.

Con ese título mareante de la ley, se busca difuminar el objetivo, a la vez que ensalzar y envolver. Podría llamarse “Ley de elección de sexo”, y quedaría más claro para todos. Pero deliberadamente quiere oscurecerse todo, aprobarlo con suma rapidez y hurtar el sereno debate que una cuestión así requiere. El eje es la transexualidad.

Antologia de Comèdies d'Antoni Ruiz Negre

Antología de ComediesA modo de pròlec.

Si sempre resulta complicat formular la crítica a una obra teatral, prou més difícil ho és, quan s’agrupen vàries d’elles en un mateix volum antològic.

En referir-nos a les qualitats d’un conjunt d’obres, potser donarà més clara llum al llector parlar de qui les ha escrit, o inclús prendre amprades autorisades paraules, de quins en motiu de publicacions anteriors, publicaren frases que el retraten encertadament.

Aixina s’atrevim a reproduir ací opinions alienes, que en son dia encapçalaren algunes publicacions lliteràries o dramàtiques, de l’autor d’esta Antologia de Comèdies.

La ideología de género

Después del fracaso histórico del marxismo, han surgido en occidente otras ideologías con pretensiones revolucionarias, no ya políticas, sino culturales y sociales, y una de ellas es la autodenominada ideología de género, muy aireada por los movimientos radicales feministas y del orgullo gay. No es sólo un movimiento reivindicativo, sino también una “ideología”, esto es, una filosofía sobre la persona humana, y concretamente en su condición sexual, que pretende subvertir desde sus mismas raíces; como todas las ideologías, es un sistema cerrado de ideas a semejanza de los credos, porque ha de admitirse en bloque, y no admite diálogo. Y es una ideología de “género”, una palabra que hay que entender en su significado gramatical de género masculino, femenino o neutro, porque abarca estas tres acepciones; aunque se presta a una cierta ambigüedad, la palabra está elegida con una intención bien precisa y calculada: cambiar las ideas que tenemos sobre la persona humana.

Contrastes (2ª parte)

A veces, muchos pensamos que retrocedemos en nuestra evolución con una Ley injusta de impuestos mal distribuidos, unas pensiones de nuestras viudas y pensionistas insuficientes. En la usurpación como padres de nuestros derechos en la educación de nuestros hijos y nietos al amparo de la Constitución, ¿dónde queda su artículo 27,3? con la intromisión ideológica y doctrinaria del partido en el Poder (Asignatura de Educación para la Ciudadanía de nuestros jóvenes). Con una Ley de Dependencia de nuestros ancianos, gaseosa y grandilocuente, carente durante años del necesario soporte económico para hacerla real y eficaz… En fin, nos da la sensación que el Estado con su parcial control, se infiltra en la sociedad e intenta manipular, con demasiada frecuencia, nuestras creencias y valores, nuestras costumbres y tradiciones. En resumen influir e inmiscuirse en nuestras vidas, en nuestros principios y conciencias. Decía en otra ocasión: “Soy, Señor, vuestro vasallo, vos sois mi rey en la tierra; a vos ordenar os cumple de mi vida y de mi hacienda. Vuestro soy, vuestra es mi casa; de mí disponed y de ella; pero no toquéis mi honra y respetad mi conciencia” Así hablaba el Conde de Benavente a su emperador Carlos V de España. El Conde de Benavente recordaba a su “dueño” y Emperador que en las fronteras de la conciencia debe detenerse todo poder. En eso estamos y exigimos de un Estado moderno: ¿Absolutismo, Dictadura o Democracia?

Náufragos, robinsones y llorones en Internet

La aparición de internet, la irrupción incesante de las nuevas tecnologías de la información y la multiplicación de las redes sociales han propiciado un cambio cultural y económica gigantesco, y eso que todavía estamos en el comienzo.

Afecta al ámbito laboral, lo comprobamos en la imparable venta o gestión “on line” de casi todo tipo de productos o bienes –en los bancos los empleados están muy nerviosos, al observar la disminución de clientes físicos y la necesidad de readaptar plantillas, a titulo de ejemplo-, en los medios de comunicación que llevan tiempo intentarse adaptarse con desigual éxito, en el ámbito familiar, educativo, administrativo: nada queda ajeno prácticamente a la revolución digital.

Tiene muchas ventajas internet, y desde luego hay que saber aprovecharlo. Por edad, ya contemplamos que hay jóvenes que podemos denominar “nativos digitales” y, en el otro extremo, personas que por edad se consideran “prehistóricos digitales”, renunciando a las ventajas que ofrece. También conozco abuelos y abuelas digitales con 85 y 90 años: depende de cada uno.

Ante internet y las redes sociales, caben muchas actitudes, pero desde luego es imprescindible tener un discurso positivo y animante, sin quedarnos en que es un mundo de superficialidad, pérdida de tiempo y aislamiento humano.

Usar bien internet

Me ha alegrado la decisión de la Generalitat Valenciana de racionalizar el uso de internet entre los funcionarios. Se pueden y deben ahorrar unos cuantos millones de euros, que pagamos entre todos, de modo que los funcionarios y cargos de la Generalitat utilicen internet sólo para lo que es necesario para su trabajo, tanto en ordenadores como en dispositivos móviles. Tanto los funcionarios como cualquier ciudadano debemos reflexionar ante las facilidades que otorga internet, para el trabajo, pero también para la distracción, el entretenimiento o usos inadecuados para el fin que se ha contratado, en el caso de los funcionarios con el dinero de todos. Si un ciudadano utiliza convulsivamente internet –que los hay-, como se lo paga de su bolsillo, puede decidir en qué se lo gasta, pero no si es un gasto pagado con nuestros impuestos o la empresa. Un ahorro en el trabajo de los funcionarios, y a la vez una exigencia de que se centren en su trabajo y no pierdan tiempo en leer noticias, “navegar” a placer o viendo vídeos de diarios deportivos en tiempo de trabajo, que también es un modo de defraudar.

El Paraigües

¡Vaja, home! No sé per qué, em dona l’impressió de que este se’n va sense mi… ¿Que no? Ya voran com sí… En acabar-se el café en llet que demanà i pagar-li al del bar, s’ha baixat de la banqueta, s’ha abotonat la gavardina i ha mirat de reüll a la mulata eixa que està assentada junt a la porta…

¿No et dia yo? ¡Al carrer sens recordar-se de que entrà al bar en mi! ¡Au, fill, que Santa Bàrbera et guarde!

Bo. Em van a permetre que els explique per qué estava tan segur de que açò anava a ocórrer.

No és que yo haguera advertit en el meu “ex acompanyant” tendència alguna a deixar-me o cosa pareguda, és més, quan este matí abans d’eixir de casa es percatà en mirar per la finestra de que plovia, em desenfundà en acabar de traure’m de l’armari en un gest no exent d’afecte. Al menys aixina me ho paregué. Allisà els meus plecs en varies passades de mà entre rudes i amables a un temps, i em dedicà una mirada no sé si escrutadora o admirativa… M’agradaria més inclinar-me per açò últim.

El cas és que només eixir al carrer em desplegà, colocant-me sobre el seu cap per a resguardar-se de la pluja. ¡Bo, això a ningú deu d’estranyar perque per ad això vaig ser concebut i creat!, i si no, ¿per a qué punyetes anava a aprofitar un paraigües?

Seis presidentes republicanos

La primera República -lo hemos dicho alguna vez- se proclamó en contra de lo regulado en el capítulo XI de la Constitución de 1869, que establecía el procedimiento para la reforma constitucional.

Constitución surgida del derrocamiento revolucionario de Isabel II y de la reunión conjunta del Congreso y del Senado, reunión expresamente prohibida por la ley constitucional.

Don Estanislao Figueras, fue el primer presidente republicano, cuyo republicanismo moderador fue incapaz de hacer frente a los graves problemas que España tenía en aquel entonces. Apenas tres meses más tarde le sustituye Pi y Margall, quien a su vez se muestra incapaz de encauzar la revolución cantonal y tras un mes largo de gobierno le sustituye Salmerón que se encuentra con una gravísima situación de guerra civil, cantonalismo y rebeldía militar y cesa el 8 de septiembre de 1873.

Le sustituye don Emilio Castelar, quizás el más preparado y capacitado de todos los presidentes de la primera República. Con su lema de República de todos intenta poner orden. Pero Castelar fue víctima de las envidias de sus propios correligionarios y tras un mensaje de reconciliación nacional dimitió de la presidencia -¿escarmentaremos alguna vez los españoles con tanta necesidad de reconciliarnos?-.

Cómo entender la fobia política hacia los católicos

Se están produciendo en España algunos hechos que revelan un rebrote de fobia hacia los católicos, y hasta entre los no católicos o los católicos que no practican surge la pregunta de los motivos. Observo indignación y perplejidad en muchos ante este rebrote.

A los millones de españoles que en la Declaración de la Renta señalamos cada año la casilla de la Iglesia Católica nos mueve el deseo de que nuestros impuestos vayan, en una parte, a la Iglesia Católica. Por tanto, hay un fenómeno arraigado de aceptación y apoyo.

Algunos políticos vienen insistiendo en que hay que separar lo civil de lo religioso, y apuntan que ahora hay rasgos de “confesionalismo” en nuestro país. Basta recordar el artículo 16 de la Constitución para darse cuenta que no hay confesionalismo, sino que se garantiza la libertad religiosa y de culto, y que se puede llegar a acuerdos de cooperación con la Iglesia Católica y otras confesiones. Como hay unos Acuerdos de España con la Santa Sede de 1979, un senador ha propuesto que se eliminen o revisen. Tal vez si no se hubiera puesto “Iglesia Católica” molestaría menos a algunos, pero no parece que sean mayoría.

Fobias anticatólicas

El Pleno del ayuntamiento de Valencia el pasado 26 de enero, supuestamente para separar el ámbito civil del religioso, es un buen botón de muestra de algo que, cíclicamente, se repite en España: la fobia anticatólica. Ya lo dejó claro Jordi Peris, el concejal de Valencia en Comú -la marca de Podemos-, cuando afirmó que no vamos a destrozar iglesias ni quemar retablos ni impedir que se entre a las iglesias, sinagogas o mezquitas. Cualquiera que lea estas líneas, con un poco de sentido común y de respeto, podría contestar: ¡sólo faltaría!.

En Valencia lo que se quería sacar adelante, y se sacó, es aprobar que la ciudad se una a la Red de Ciudades por un Estado Laico, una red española a la que hasta ahora se han unido 15 ciudades: una de ellas, Santiago de Compostela, que siguiendo la lógica de algunos tendría que plantearse un cambio de nombre, porque eso de llevar el nombre de un Apóstol molesta a quien quiere arrinconar todo lo católico, pero de lo que estoy convencido es de que los compostelanos no lo permitirían. También se aprobó, con los únicos votos del tripartito y con el no del PP y Ciudadanos, que se retiren los símbolos religiosos de los edificios públicos: esto ya puede ser muy complejo.

El Crucifijo

(A la atención del Sr Alcalde de la ciudad de Valencia que al parecer, desea quitar los crucifijos y símbolos religiosos del cementerio municipal)

1.- Es la representación de la crucifixión de Jesús. Cicerón nos dice que era el más cruel y terrible método de quitarle la vida a una persona. La forma más vergonzosa y humillante de morir, ya utilizado por asirios, babilonios y fenicios. Muerte destinada a los esclavos y a los criminales. El suplicio servile como decía Séneca. Sabemos por los historiadores romanos Apirno y Floro que unos seis mil esclavos seguidores del tracio Espartaco fueron crucificados en las cunetas, entre Capua y Roma. Murieron aquellos parias de la tierra como los delincuentes, los criminales y los ladrones. Murieron como murió Jesús. Y Jesús con su muerte canallesca y humillante quiso glorificarles y honrarles. Devolverles su dignidad. Elevarlos a la simple condición de seres humanos..