El pragmatismo utópico de Pedro Sánchez

La expresión “pragmatismo utópico” que el candidato socialista a la investidura utilizó en su discurso del martes logró un poco de mi atención. Pero tras darle algunas vueltas me parece que es sinónimo del “bluf” que Rajoy atribuyó a Pedro Sánchez.

El pragmatismo utópico de Sánchez viene a ser una bella expresión, que parece evocar la ideología socialista y marxista, manejando la utopía para intentar captar la adhesión o el afecto de los votantes de izquierdas.

Pero pocos saben que, históricamente, fue el fascista Mussolini quien usó y abusó del término “utopía”, subrayando que es un ideal inalcanzable pero con la cualidad de ser un aguijón para la acción. ¿Qué acción? En el caso de Mussolini, la historia nos lo demostró.

Sánchez ha usado el término de la utopía, y a la vez llama la atención que haya utilizado con profusión en el debate el término “acción”. En muchas ocasiones, lo ha hecho para criticar la inacción de Rajoy, su negativa a someterse a un debate de investidura como le invitó el Rey.

“Bloqueo”, “acción” y “avanzar” fueron las tres propuestas finales de Sánchez en su discurso de investidura, que duró 96 minutos. A Rajoy le dejaba el patrimonio del bloqueo, y él se presentaba como el elegido para la acción y para avanzar en nuestro país.

¡Cómo hemos cambiado!

En la mañana del 2 de marzo me he dispuesto a seguir, por televisión, el debate de investidura de Pedro Sánchez. He curioseado por los diferentes canales (su programación) hasta que empezara la retransmisión desde el Congreso de los Diputados; sabía, porque llevan un mes anunciándolo, que todos retransmitirían o comentarían las réplicas/contrarréplicas y votaciones, que todos alterarían de un modo u otro sus programas, pero me ha llamado especialmente la atención uno, que demuestra lo mucho que hemos cambiado los españoles y España: la cadena 13 TV retransmite todos los días de 11 a 11:40 la Santa Misa y hoy la estaba difundiendo a partir de las 8 de la mañana. Y anuncian una edición especial del programa “Más claro agua” hasta las 2 de la tarde.

En otros artículos he comentado que la Iglesia debe saber adaptarse a los nuevos tiempos, “venderse” (difundir su mensaje) de una manera adecuada a las necesidades y realidades contemporáneas. Atreverse a enfrentarse al mundo, a la sociedad modernos. No hablo de cuestiones dogmáticas (Doctores tiene la Iglesia) sino de difusión del mensaje evangélico. El Papa Francisco es un buen ejemplo de ello, ha conseguido conectar con la gente (creyente o no) y difunde muy eficazmente el mensaje cristiano.

En defensa de la libertad de enseñanza

Ultimamente está teniendo lugar un aluvión de declaraciones sobre temas relacionados con la enseñanza (la asignatura de la religión por un lado y “la agresión a la red publica favoreciendo a la iniciativa privada en todos los tramos educativos” por otro).

¿Por parte de quién? Pues por parte de quienes ven frenados sus objetivos estatalizadores iniciados por gobiernos anteriores, que por diversas razones (de tipo financiero, constitucional, etc) no pudieron llevar a cabo de forma tajante, pero si elaborando y aplicando leyes que desbrozaban el camino, cambiaban mentalidades y ampliaban lenta pero inexorablemente el sector estatal y permitían el objetivo de la creación de un sistema escolar público, único y laico.

La OIDEL (Organización Internacional para el Desarrollo de la Libertad de Enseñanza) una ONG creada en 1985 y dedicada a la promoción de las libertades educativas a nivel mundial, lleva años publicando informes sobre la situación actual de la libertad de enseñanza en el mundo, en el que se advierte un creciente aprecio por la libertad de enseñanza sobre todo en los países que han experimentado las consecuencias del monopolio estatal. Se advierte una mayor conciencia de la necesidad de que la sociedad civil participe en la planificación y gestión de la educación, pues la experiencia enseña que cuando el Estado asume el papel de gestor y planificador único, también la calidad de enseñanza se resiente .

Marzá cita al Papa

El pasado lunes, el conseller de Educación y Cultura, el castellonense Vicent Marzà, comenzó su intervención en el Fórum Europa Tribuna Mediterránea aludiendo a unas palabras del Papa Francisco sobre la corrupción, calificándola como “cáncer social”. Luego, Marzà repasó las cuestiones que afectan a tan importante Consellería. Un recurso de oratoria es intentar captar la atención al comienzo, con alguna idea sugerente e impactante. Que empezase con una cita del Papa, precisamente Marzà, sorprendió al auditorio, pero a mí me parece bien, porque el Papa es una referencia moral mundial y la corrupción en España está tan extendida que ocupa buena parte de las páginas diarias de los periódicos y auténticos bloques informativos en las televisiones, prensa digital y radios.

El sentido común que pide Fernando Roig para formar Gobierno

Fernando Roig tiene derecho a pedir sentido común a la hora de establecer pactos de Gobierno en España, porque es un empresario con un probado sentido común, al frente de su empresa PAMESA y del Villarreal, C.F.

Ha pedido sentido común en estos momentos cruciales para formar pactos que faciliten un gobierno en España, y recuerda que en estos tres últimos años se ha impulsado una mejoría económica evidente en nuestro país y el paro sigue bajando con datos esperanzadores.

El problema es saber qué entiende Roig por “sentido común”, aunque ha dado algunas pistas con esas afirmaciones. Si la situación económica está mejorando, parece que la política anunciada por el PSOE y Podemos de aumentar los impuestos y gastar más puede chocar con esa línea de sentido común que apunta Roig, y no solamente él.

Otro tanto cabe decir de la reforma laboral, que Pedro Sánchez ha prometido derogar la actual legislación “en el primer minuto” que gobierne. Esta ley ha posibilitado que muchos empresarios encontraran vías de salida que, de otra manera, probablemente el paro iría aumentando, por las cargas salariales que gravaban las empresas. Y si las empresas no mantienen o crean puestos de trabajo, es peligroso encarar otra vía de creación de empleo, como puede ser aumentar el número de funcionarios o contratos públicos, que pueden ser un lastre de entidad.

Muerte a tópicos agonizantes

El Estado es administrador y no propietario de un dinero que es de todos. Y si es de todos, ha de ser también para todos.

DECIR: “EL DINERO DEL ESTADO PARA LAS ESCUELAS DEL Estado” es un sofisma irracional. Es el disfraz de una actitud TOTALITARIA.

Aunque parezca verdad, no es verdad.

La verdad más elemental es ésta: “el dinero de las familias, para las escuelas que prefieran las familias”

Las amenazas a la libertad de enseñanza, siempre persiguen un objetivo. LA ESCUELA única es el objetivo. Llámesela como se quiera : ESCUELA ESTATAL, PÚBLICA, PLURALISTA, LAICA, GESTIONADA “DEMOCRÁTICAMENTE” … Eso es lo de menos.
Lo cierto es que se suprime la libertad de los padres con un acto de VANDALISMO EDUCATIVO.

“Éste es -dice Ortega- el mayor peligro que amenaza a la civilización: la estatificación de la vida”, la absorción por el Estado de los individuos, las familias, los grupos sociales.
No es ético desentenderse ante la libertad de enseñanza.

URGE que las familias empleen menos el tiempo en lamentos estériles, y más en unirse para defender ese derecho.

EL OBJETIVO ES CLARO: Conseguir que las leyes, de hecho, reconozcan a todos los padres elegir la escuela y el tipo de educación que desean para sus hijos.

Corrupción nauseabunda

Resulta difícil respirar en estos momentos. Y no sólo respirar, sino hablar, por la dimensión que alcanza la corrupción política en España. La “Operación Taula”, contra dirigentes del PP en Valencia, asesores, empresarios y arquitectos, se suma a otros casos de corrupción en estos años, que salpica casi por todas partes, con los EREs de Andalucía, la financiación de CiU y la fortuna de los Pujol. Produce asco, náuseas.

Es una tentación evidente considerar la corrupción política como algo inseparable, inevitable, de la política. Unos han accedido expresamente a la política para “forrarse” – dicho por ellos mismos – y otros se han ido subiendo al carro una vez en la política, al comprobar lo fácil que resultaba enriquecerse a costa de los demás, porque si un político roba nos está robando a todos.

Puede que sea de los pocos que, aunque pareciendo utópico, opina que la corrupción política no es inevitable, pese a que la honradez en la arena política no es fácil. Conozco políticos que se vuelcan en su tarea con honradez, que se ganan el sueldo de verdad. Pero esa realidad indudable no me lleva a retirar el calificativo de nauseabundo a lo que estamos viviendo. Mientras la crisis se cebaba con millones de españoles, y se sigue cebando, hay algunos que, cruel y despiadadamente, han prostituido los votos y la confianza ciudadana por dinero.

Felipe González cuadra a Pedro Sánchez

El expresidente del Gobierno Felipe González ha cuadrado, en toda regla, a Pedro Sánchez, al decantarse claramente por un gobierno del PP y Ciudadanos, con la abstención del PSOE. Tal es el desbarajuste que González observa que ha decidido mojarse, y probablemente decantar la decisión final del PSOE, aunque no coincida con la que quiere Pedro Sánchez.

La fórmula que propone González es lógica, y probablemente expresa el sentir mayoritario, ante el peligro que supone para el propio PSOE pactar con Podemos, y sobre todo tras el estilo de Iglesias de querer presentarse como líder organizador de un pacto.

El panorama político actual en España puede calificarse de muchas maneras, pero de modo especial en el caso del PSOE. Con los peores resultados de su historia a nivel nacional en las pasadas elecciones del 20-D, lo que estamos viendo es un afán de Pedro Sánchez por ser presidente del Gobierno a costa de lo que sea, y una auténtica convulsión dentro del PSOE ante ese planteamiento irresponsable.

Sobre la amistad

Ya sabemos que vivir es arriesgado, no hace falta que seas muy mayor para saberlo. Y también sabes que es mejor estar solo que mal acompañado, pero que en compañía de seres que de verdad te quieren es así como vas a afrontar tus Riesgos con Seguridad e inmensa Alegria…

¿Quién te quiere?, por supuesto los primeros tus padres y luego en otro grado tus hermanos, tu familia, que hagas lo que hagas y estés donde estés te van a aceptar. Pero después también están los AMIGOS, aquellos que aun no teniendo tu misma sangre, los quieres y compartes con ellos. ¿qué compartes?, tu vida, tu tiempo, el valor tan preciado y así ellos entran en tu historia y te ayudan a escribirla.

Sobre la amistad ¡se habla tanto!, diariamente y en todas las edades. Vocablo profundo y necesario para ser feliz. No podemos vivir en pura soledad. El ser humano es un ser relacional, necesita relacionarse para crecer como persona. Y en mi más pura opinión, si resulta que dentro de tus relaciones familiares también se da la amistad ¡eres dichoso!.

Necesitamos tener amigos. Los cantantes de todos las épocas y de los más diferentes estilos lo has reconocido en las letras de sus canciones. Si yo tuviese que elegir entre los que conozco elegiría a Simon y Garfunkel en “Puente sobre aguas turbulentas” porque no solo refleja el aspecto de todos sabido del amigo que te apoya en los momentos difíciles:

Jaula de grillos socialista

El panorama político actual en España puede calificarse de muchas maneras, pero de modo especial en el caso del PSOE. Con los peores resultados de su historia a nivel nacional en las pasadas elecciones del 20-D, también en la Comunidad Valenciana, lo que estamos viendo es un afán de Pedro Sánchez por ser presidente del Gobierno a costa de lo que sea, y una auténtica convulsión dentro del PSOE ante ese planteamiento irresponsable.

Convulsión, terremoto, huracán, zozobra, naufragio, puede elegirse el calificativo a gusto del lector. Pero lo que ha dicho un líder socialista valenciano sobre el PSOE, su propio partido, refleja muy bien lo que, dentro y fuera del partido, se piensa: “el PSOE es ahora una jaula de grillos”. Una jaula de grillos es una expresión coloquial muy extendida, para dar a entender que un lugar o una institución abunda en alboroto y desorden. En el PSOE abundan ambos, el alboroto y el desorden.

González, Rubalcaba, Guerra y Zapatero se muestran contrarios a que el PSOE pacte con Podemos, y ven con gran inquietud la actitud de Pedro Sánchez. Inaudito que, sólo un día después del 20-D, Pedro Sánchez se apropiara personalmente de la decisión de los pactos políticos, cuando es una materia que le corresponde al Comité Federal, como bien se lo recordaron varios barones socialistas. Primer choque, que escenificó la débil posición de Sánchez en su partido y su deseo de llegar a ser presidente como sea.

Por qué perdimos la guerra

Artículo de Alfonso Basallo – Escritor y periodista

Si en el 15-M de 2011 nos hubieran dicho que los perroflautas terminarían cambiando la acampada de la puerta de Sol por los escaños del Congreso nos hubiéramos carcajeado.

Cuatro años han bastado para que se nos hiele la risa al ver como los del Basta Ya y su traducción política, Podemos, saltaban de la barricada de Sol o de la pocilga complutense al hemiciclo, dando un espectáculo tan patético como el desfile de orcas de esta semana, tan de vergüenza ajena como la pantomima de la señora Bescansa o tan grimoso como las lágrimas de Pablo Iglesias.

Porque lo peor no es sólo la exhibición de gañanismo de los podemitas, su falta de educación y su alergia a vanidades tan burguesas como el jabón o el desodorante. Lo peor no es su feísmo -aunque el pelo pincho y la mugre sean toda una declaración de intenciones-; sino lo que nos harán si terminan gobernando.

Van a hundir la incipiente recuperación económica, cambiar las reglas del juego del régimen nacido en la Transición, acabar con la unidad de España al formar pinza con el secesionismo catalán, y destruir las pocas libertades fundamentales que nos quedaban, comenzando por la educación.

¿Cómo ha podido pasar?

Guerra contra la concertada

Vicent Marzà, conseller de Educación, declaró la guerra a la enseñanza concertada nada más tomar posesión de su cargo. Lo hizo con la desafortunada declaración de que “se ha acabado la barra libre para la concertada”. O llegó al cargo con ese fin prioritario y sectario, o seleccionaron a Marzà en Compromís para llevar a cabo esa tarea, que en el fondo es lo mismo. Con la cantidad de retos y mejoras que existen en la enseñanza, es asombroso que centre sus energías en ir contra un importante y democrático sector educativo, que existe porque así lo quieren los ciudadanos, pues de lo contrario no tendría el peso que tiene en la sociedad.

La prioridad de un conseller de Educación es mejorar la educación, no imponer una enseñanza única, un pensamiento único. Partido único, prensa única, enseñanza única nos hacen recordar, por desgracia, autoritarismos que deberían pertenecer al pasado, pero se ve que el maestro Marzà tiene una idea muy distinta a la que expongo sobre la libertad, la democracia y la enseñanza. Y si Marzà dice lo que dice, y actúa como actúa, es porque Compromís y el tripartito comparten y/o consienten lo que está diciendo e intentando llevar a cabo.

Sobre la vida

No lo recuerdo pero me lo contaron, cuando llegue a este mundo, lo hice de un modo rebelde, ¡no quería salir de mi zona de confort donde había estado tan a gustito y todo era fácil!, venia de espaldas al mundo. Al final, el medico que asistió a mi madre no pudo por menos que cogerme de un brazo y en un gesto violento hacerme salir con la consiguiente rotura del mismo, salí pero no respiraba, pensaron que había pasado demasiado tiempo, era tarde, pero después de un buen rato y de manera sorprendente, llore y respire profundamente esta vida, la de aqui fuera.

El hecho de vivir entraña riesgo y un reto a la vez, que a veces el ser humano no quiere asumir, como yo ya desde mi primer contacto con el mundo real.

Sobre la Vida se pueden decir muchas cosas, todo depende del punto de vista que tu quieras verla. Desde del punto de vista de la Biología, la Bioquímica, la Filosofía (nunca he dudado que soy un Ser transcendente por antonomasia), la Astrología…he de decir que cualquiera de estos puntos de vista me apasionan por mi vocación científica y al mismo tiempo, es tan rico e importante este vocablo que merece tantas y tantas acepciones.

También es la hora de Ciudadanos

Mucho hemos escrito y hablado de que es la hora del PSOE, apelando a su responsabilidad como partido en la inédita situación parlamentaria española que se ha producido tras el 20-D. Pero Ciudadanos tiene, también, su hora en estos momentos, en que ha de primar la responsabilidad de Estado, por encima de tácticas y personalismos.

Albert Rivera ha declarado que ve al PP con un programa obsoleto, y al PSOE sin programa. Haciendo equilibrios continuamente, Rivera ha de ser consciente de que jugar a ser el fiel de la balanza con todos tiene muchos riesgos, para él y para Ciudadanos.

En el PSOE, al que acusa de no tener programa, es evidente que está primando el afán de Pedro Sánchez de ser presidente del Gobierno por encima de casi todo, o de todo. En el partido han intentado pararle los pies, porque los pasos de Sánchez a la desesperada pueden hundir todavía más al PSOE. Está por ver qué sucederá en el Comité Federal del 30 de enero.

Volviendo a las palabras de Rivera, si considera obsoleto el programa del PP debería ser más explícito, ya que en el “haber” del PP hay 4 años de gobierno y propuestas para los próximos 4 años. A mí me queda la sensación de que, más bien, Rivera considera que el “obsoleto” es, sobre todo, Rajoy, al que considera amortizado. Basta recordar la frase del líder de Ciudadanos de que “no hemos llegado hasta aquí para que Rajoy siga en la Moncloa”.

La infidelidad de Puigdemont

La política todo lo aguanta, y se comprueba de nuevo. Si siempre hemos entendido la democracia como “un ciudadano, un voto”, Puigdemont ha pronunciado la falacia de que él quiere ser fiel al pueblo catalán. Mayor demagogia no cabe, pues él es infiel.

Carles Puigdemont, nuevo presidente de la Generalitat de Cataluña, parece habituado al juego de palabras, y también a vaciarlas de sentido. Su afán secesionista, y el de los partidos que propugnan la independencia catalana respecto a España, puede llamarse de muchas maneras, pero en ningún caso como reivindicación democrática a la que ser fiel como gobernante.

También recuerdan las palabras de Puigdemont el adagio “dime de qué alardeas, y te diré de qué careces”. Presumir de fidelidad democrática en su caso es bochornoso, cuando en las elecciones autonómicas catalanas ha quedado patente que la mayoría de los ciudadanos no quieren la independencia.

De lo que se ha aprovechado Carles Puigdemont es de la mecánica electoral y de reparto de escaños, para poder ser presidente y llevar la cabo la “hoja de ruta” que una minoría democrática catalana pretende, y no lo conseguirá.

Puigdemont no ha prometido fidelidad al Rey ni a la Constitución, y por eso la Abogacía del Estado está estudiando si se puede impugnar su elección. A la vez, Puigdemont sí que ha agradecido a Artur Mas los servicios prestados – ¿servicios? – y ha acusado al Gobierno de humillar reiteradamente a Cataluña.