El aprendiz de Nicolás Maquiavelo

Es una aberración que el presidente de la gran nación española sea elegido por los mismos que desean destruirla como estado y como nación. Solamente una ambición política sin límites éticos, enloquecida o enfermiza, desmedida, podría explicarlo. Es el caso más insólito y más grave de nuestra historia política. En este caso el elegido presidente es un niño bien. Así define el dicho popular a los jóvenes pertenecientes a familias acomodadas, de alta cuna (perdón Cecilia por copiar este pequeño fragmento de tu canción), Su padre es un reputado economista que dirigió muchas empresas y estaba muy vinculado a los altos poderes financieros. Su madre, abogada y funcionaria con destinos muy relevantes en la Seguridad Social. Vamos, que el ambicioso Pedro no tuvo que sufrir las carencias y los agobios económicos de muchos jóvenes de su generación para forjarse un futuro profesional estable. Ese flanco lo custodiaban y garantizaban celosamente los papás. No sé lo que opinaría Alfonso Guerra al respecto. Digo Alfonso, porque él, hijo de un modesto empleado de la fábrica de armas, si que tuvo que abrirse paso por sí mismo, en un duro y angosto camino desde la Universidad Laboral de Sevilla.

En avión oficial al FIB

AvionPedro Sánchez vino a un concierto del FIB el pasado fin de semana, acompañado por su esposa. Si se hubiera quedado en esto, sería una noticia más del arraigo y tirón que tiene este festival musical, y el presidente del Gobierno tiene todo el derecho del mundo a organizar su descanso y el de su familia como le parezca oportuno, aparte de que siempre halaga que venga a la provincia de Castellón el presidente del Gobierno, sea del partido político que sea, pues así conoce mejor nuestras circunstancias y cultivan el afecto a personas, problemas, necesidades, ilusiones y hasta pueden comprometerse un poco más, aunque sólo sea un poco más.

Resulta asombroso que hiciera el viaje en avión oficial. Le han llovido, con razón, muchas críticas, aunque Ximo Puig lo ha defendido, argumentando que se reunieron 45 minutos y que esa entrevista fue “preliminar” para la que mantendrán en breve en Moncloa. Ojalá sea para tratar a fondo la financiación autonómica, y no con la impresión que el concejal del Ayuntamiento de Castellón, Ignasi García (Compromís), trasladó de poco riguroso presentar esta entrevista de los dos presidentes socialistas para tratar la financiación económica, casi o sin casi en una terraza o un restaurante.

Zapatero hunde a Soraya

El expresidente Zapatero ha declarado que sería bueno que Soraya sea la próxima presidenta del PP, y esa postura refuerza la candidatura de Pablo Casado.

Rodríguez Zapatero argumentó que Soraya es “dialogante”, y semejante apoyo sólo ha generado más apoyos entre los compromisarios del PP que han de elegir presidente de su partido mañana o pasado. Si un personaje tan nocivo para España quiere que Soraya sea presidenta, es porque le ve como “pasado”, un lastre para la recuperación del PP, y por tanto interesa al PSOE.

Tanto Pablo Casado como la exvicepresidenta del Gobierno se están moviendo para buscar apoyos, uno jugando la baza de la juventud y la recuperación ideológica del PP y la otra esgrimiendo la experiencia. Es incierto el resultado, pero es fácil imaginar el desasosiego que han producido en Soraya las palabras de apoyo de Zapatero, ya que sabe que juega en su contra.

Zapatero es camaleónico, por lo que no hay que descartar ninguna hipótesis en sus palabras. Al menos, resulta curioso que el expresidente socialista entre en la arena de esta elección del PP, que se intuye disputada.

Hay quien piensa que, con sus declaraciones, Zapatero puede pretender precisamente que haya desconcierto entre los que prefieren a Pablo Casado, y duden todavía más: “si Zapatero parece favorecer a los partidarios de Casado, es porque piensa que es el modo de que salga elegida Soraya: no es ingenuo”, argumentan algunos del PP.

Geopolítica de la diplomacia: de la clásica a la digital (y IV)

Diplomacia digital

Si bien las principales finalidades de la diplomacia, tales como representar, establecer negociaciones y garantizar los intereses específicos de su país siguen siendo plenamente vigentes, lo que está cambiando es la forma de conseguir dichos objetivos.

La tecnología de las comunicaciones, el amplio mundo del ciberespacio, la masiva difusión de internet y el creciente uso en todo el mundo de las redes sociales, servicios de mensajería instantánea y otras plataformas digitales, ofrecen un espectro novedoso pero tremendamente importante para seguir satisfaciendo los fines propios de la diplomacia tradicional.

Y aquí es donde entra en juego la llamada «diplomacia digital», que de un modo muy conciso se podría definir como alcanzar los fines clásicos de la diplomacia mediante el uso adecuado del ciberespacio, especialmente de las redes sociales. Dicho de otro modo, también podría definirse como el empleo de sistemas, medios y procedimientos digitales con la finalidad de conseguir objetivos diplomáticos.

A esta diplomacia digital también se la podría denominar como ciberdiplomacia, en el sentido de llevar y adaptar el concepto de la diplomacia clásica al ciberespacio, como nuevo escenario de interacción entre agentes, estatales y no estatales, con capacidad de influencia en las relaciones internacionales, para conseguir un ambiente socio-político beneficioso para el Estado.

18 de Julio de 1936: Los verdaderos motivos del alzamiento

“El 18 de Julio de 1936, unos militares fascistas, sedientos de poder, se levantaron en armas contra el pueblo y contra su gobierno legítimo salido de unas elecciones democráticas, tras derrotarlo en una guerra desigual, sometió al pueblo español a una sangrienta tiranía de casi 40 años, bajo los dictados del Hitler español: el General Francisco Franco”.

Este es el simplón relato de los hechos que la actual izquierda española, aprovechando la incultura del español medio, nos está imponiendo a través de unos medios de comunicación sectarios y una derecha acomplejada, que ante el riesgo de ser calificada de Franquista, prefiere rehuir el debate. Menos lobos Caperucita, ni los militares que se sublevaron eran tan malos, ni el Frente Popular era tan democrático

Los verdaderos motivos que desembocaron en aquella guerra fratricida, cuyas heridas deberían estar cerradas ya que después de 82 años no queda casi nadie con vida de los que la protagonizaron, son bastante más complejos. A modo de resumen hay que buscarlos en:

Arde la concertada

El Gobierno ha encendido la mecha de un incendio cuyas proporciones no ha valorado suficientemente, anunciando que quiere cambiar la LOMCE para que la enseñanza concertada quede como complementaria, relegar la asignatura de Religión como no evaluable y acabar con los conciertos a los centros de educación diferenciada.

Deberían haber estudiado con calma esta cuestión, que atenta contra la Constitución, la jurisprudencia del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo, y contra una parte muy importante de la sociedad. Algunos líderes socialistas admiten en privado que no están en contra de la enseñanza concertada –de hecho, llevan a sus hijos a centros concertados-, sino sólo de una parte, y con claridad delimitan esa “parte”: los centros de instituciones religiosas y los de educación diferenciada.

En el cul (accentual) a l'aire

L’Institut d’Estudis Catalans –IEC–, la verdadera i unica autoritat normativa del catala i del ‘valencià’, fa algun temps decidi simplificar l’accentuacio diacritica (ho aprovà el 24-10-16 i entrà en vigor en 2017) perque, conforme passaven els anys, des de 1913, se’ls anaven amontonant. I lo que nomes era un grupet de paraules –una trentena a primeries– s’ana eixamplant i fent-se un ‘monstruo’ idiomatic dificil de manejar per un usuari corrent de catala –i de ‘valencià’–. Si no recorde mal, pareix que la quantitat havia aplegat als 400 o 500 termens entre simples, plurals, composts i derivats. Com dia, en bona llei, els que poden determinaren reduir-los drasticament, quasi exterminar-los, perque nomes se’n salvaren 15 de la cremada.

¿I aço qué m’importa a mi?, ¿qué nos importa als usuaris de les Normes del Puig –primitives o derivades, pero no actualisades–? (per comoditat abreviare en NdPp). Realment no res.

Geopolítica de la diplomacia: de la clásica a la digital (III)

La nueva diplomacia de la era digital. Diplomacia pública

La diplomacia pública consiste en emplear los medios de comunicación adecuados para difundir noticias e información que permitan explicar la política exterior de un país a gobiernos extranjeros y poblaciones objetivo, con el propósito de conseguir e incrementar el apoyo a las políticas estatales propias. También se podría definir, de forma resumida, como las diversas acciones tendentes a influir en audiencias foráneas mediante un contacto directo con la población a través de los medios sociales, con la finalidad de conseguir un clima social y político favorable a los intereses específicos de un país.

La actitud del cristiano ante los hombres

El cristiano que se ha decidido a emprender los caminos del Evangelio se enfrenta a muchos problemas, ciertamente, pero uno de particular importancia es saber qué actitud debe asumir ante los hombres, sus hermanos, según el espíritu del mismo Evangelio. Porque la orientación de su vida le singularice de modo muy especial, el cristiano ni puede ni debe ser el creyente aislado y solitario, sino el creyente en medio del mundo de los hombres, vinculado continuamente a una realidad ineludible en la que ha de vivir su fe. El problema se plantea, justamente, en armonizar dos exigencias que parecen contrapuestas. En cuanto creyente, la fe que profesa le hace ser, lo quiera o no, distinto de los demás hombres; pero, ¿qué actitud debe asumir para que esa singularidad no le lleve a un distanciamiento de los hombres? Y en cuanto hombre, el cristiano vive, piensa y actúa con los demás hombres; pero, ¿qué orientación debe seguir para que lo humano nunca llegue a desvirtuar las exigencias radicales de su fe? Hombre y creyente a la vez, el cristiano ha de vivir en la dramática tensión de pertenecer a dos mundos contrapuestos.

Señera de dos barras del Tratat d'Almirra, los blaveros y Sentandreu (y V)

paris1
Este pergamino de fines del 1300, conservado en la Biblioteca Nacional de París, desmiente la literatura fantástica vomitada para negar antigüedad a la franja azul (en el original se aprecia mejor el azul del mar y la enseña). En este propósito no hubo límites, desde la táctica de benévolos y paternales párrafos que atribuían la franja a un error involuntario de los valencianos decimonónicos, hasta la hiriente virulencia de los catalanistas que trataban de desprestigiarla mediante disparates, como asociar su origen al azul falangista. Todo el citado montaje se derrumba gracias al aprecio que los reyes de Francia sentían hacia estas obras, y las medidas que tomaron para su conservación a partir de 1368, año en que fue creada la Bibliotèque Royale por deseo de Charles V. En el pergamino se constata la presencia de dos barras coronadas sobre azul en la época más pujante de la historia valenciana (Biblioteca Nacional de París, Dep. de Manuscritos; sig. Res. Ge. B. 8268)

Y volvemos a la Real Señera coronada sobre azul y su primera imagen pintada

Como decía, en la década de los 80 visité archivos y bibliotecas por España, Francia, Italia y Portugal, donde tenían documentación sobre la enseña. La del pergamino de París era la que me provocó más emoción. Inédita, nadie había dicho una palabra sobre ella y, aún menos, reproducido para que el pueblo comprobara que el fondo azul de la corona no era un añadido de algún funcionario madrileño de la administración decimonónica o —como divulgaban los progres del 1970—, un símbolo falangista. Igual que sucedió con la leyenda castellana de la barras, la imagen de esta Real Señera la han reproducido sin citar quien la descubrió; y, la verdad, no tiene ninguna gracia que uno se subvencione de su bolsillo viajes, hoteles y demás gastos para que otro, en su casa, se apropie de lo ajeno. Mi intenció era que nosotros, los valencianos, tuviéramos argumentos científicos, y no folclóricos, para desmentir la aplastante producción de libros, revistas y panfletos donde se repite lo adoctrinado por Joan Fuster y Pere Mª Orts sobre la señera.

No es casual que este testimonio se custodie en París. Si estuviera en España quizá el azul habría mutado, milagrosamente, en negro. La joya se conservaba en el santuario humanístico de la Bibliothèque Royale que, en 1368, ordenó instalar Charles V en una torre del Louvre. A esta colección áulica, que más tarde generaría la actual Biblioteca Nacional de París, vino a parar el pergamino que contiene la primera representación de nuestra Senyera Real coronada sobre azul. Especialistas como el italiano Almagia, el francés Destombes o el español Rey Pastor apuntaron fechas entre el 1400 y 1410, pero todo sugiere que sería del 1380 o 90, al ostentar aún las dos barras de la primitiva señal real. El manuscrito contiene topónimos valencianos e informa de las banderas de Portugal, Castilla y León, Inglaterra, Imperio Germánico y Reino de Valencia. No eran enseñas municipales, como dicen los anexionistas. Precisamente las dos últimas, la alemana y la valenciana, han resistido mejor en su cromatismo el paso de los siglos.

Los dueños del Mundo (y IV): Soros y la inmigración

La inmigración es la solución final de Soros para Europa; es el clímax de su “Sociedad Abierta”, autentica arma de destrucción de culturas y sociedades.

Pero antes de entrar en materia repasemos como hemos llegado hasta aquí. En el capítulo I vimos como aprovechando algunos métodos de desinformación se puede alcanzar el dominio de la opinión pública y por lo tanto de un país; no es necesario controlar el pensamiento de todos los componentes de una sociedad, basta con controlar el pensamiento de quienes la dirigen.  Controlando dos o tres directores de los medios de comunicación más influyentes y algún líder político al que apoyaran estos, es suficiente. Vimos también en el capítulo I un más que curioso  “Club Bilderberg” que realiza reuniones secretas donde asisten el poder económico, el político y el mediático, sin que curiosamente estos últimos no informen nada de lo que allí se trata.