Jóvenes con el Papa

El pasado domingo me encontraba con unos amigos tomando unos refrescos en la terraza de un bar. Entre los temas de conversación, salió a relucir la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia, el millón y medio de jóvenes que acudieron de los cinco continentes a la cita con el Papa Francisco. Hablando de “la sofá-felicidad” que el Papa denunció en la vida de muchos jóvenes, con un itinerario que parte del sofá, prosigue con los videojuegos y continúa con el ordenador. El Papa había dicho que muchos jóvenes confunden la felicidad con un sofá, una comodidad que adormece a los jóvenes, en vez de trazarse un futuro con ideales y comprometiéndose más en la sociedad.

Entre los presentes, todos bautizados, pero varios que no practican. Sin embargo, muy de acuerdo todos con lo que había dicho el Papa a los jóvenes. Andábamos con comentarios diversos que iban salpicando este tema y otros, cuando uno de los presentes dijo: “Yo no entiendo cómo hay padres que dejan a sus hijos vestir de cualquier manera”. Señaló a una niña, que tendría unos 10-12 años y que caminaba con sus padres, con una vestimenta más que veraniega, en opinión de mi amigo contraria a la educación y el buen gusto. Y otro de los presentes en la tertulia comentó: “El problema está en los padres de los jóvenes, más que en los jóvenes, porque sólo se les habla de derechos y no saben lo que son obligaciones ni límites”.

¿Qué podemos hacer?

niñofusilAyer 1 de Agosto, comencé el día con varios whatsapp sobre la paz en el mundo.. Europa está preocupada por la paz, pero las noticias de Oriente Medio en Siria e Irak, son devastadoras desde hace mucho tiempo. El Papa Francisco ha afirmado que hay más mártires ahora que en los primeros tiempos de la Iglesia y lloró cuando supo que habían crucificado a cristianos en Siria.

Las comunidades cristianas más antiguas del mundo han tenido que abandonar sus casas y sus parroquias ante la amenaza de la tortura y de la muerte. Y esto no es nuevo. Cada año han sido asesinados 100.000 cristianos entre 2000 y 2011 y sigue creciendo el número. Os adjunto estos vídeos testimonios, un pequeño signo de la crueldad de esta guerra.

El primero es de la hermana Guadalupe, misionera en Siria. La hermana Guadalupe es misionera en Aleppo. Cuenta la vida bajo el drama de la guerra y el asedio a los cristianos.

El ateísmo práctico

el ateismo practicoEntre las cuestiones de nuestro tiempo que más invitan a la reflexión, se ha de señalar, sin duda, la ausencia de Dios en la mente y vida del hombre postmoderno en la sociedad de consumo. Por primera vez en la historia, una sociedad, la nuestra, vive sin apenas referencia alguna a Dios en lo que podemos calificar como un ateísmo práctico. El término es acertado, porque una inmensa mayoría de gente cree en la existencia de Dios, sea por educación recibida, sea por propia reflexión, pero esta débil creencia apenas tiene trascendencia en sus vidas: creen en Dios, pero viven como si Dios no existiera. A pesar de que grandes masas de gentes, en el siglo veinte, han vivido bajo regímenes totalitarios que han impuesto un ateísmo feroz y militante, todavía es mayoritaria la proporción de creyentes en Dios en nuestro mundo. Pero se trata, en la mayoría de los casos, de una creencia abstracta, de pura idea, que no se traduce en una vivencia religiosa que vaya de acuerdo con esta creencia.

Lo menos malo para el PSOE

Soy de los que piensan que lo menos malo para el PSOE es abstenerse y permitir que Rajoy gobierne, así como suena. Lo piensa mucha más gente, incluidos muchos militantes y líderes socialistas. En este caso, la abstención del PSOE beneficiaría a los propios socialistas, al PP y al conjunto del país: parece contradictorio, hasta rocambolesco, pero así hemos llegado a la determinación de evitar una tercera convocatoria electoral ¡que puede producirse!

Si hubiese una tercera convocatoria en las urnas, la abstención aumentaría. Se palpa un hartazgo y un hastío en la sociedad, en votantes de todos los partidos políticos, ya mareados sobremanera por programas, promesas, declaraciones contradictorias en un breve espacio de tiempo, pactos impregnados de personalismo, ofertas de gobierno donde prima el “ego”. Uno de los partidos que perdería votos y escaños en unas hipotéticas terceras elecciones sería el PSOE, por su división interna constante y por no facilitar que haya un Gobierno ya. También Ciudadanos perdería escaños; Podemos, una incógnita.

La ambigüedad

La peor decisión es la indecisión”. (Benjamín FRANKLIN).

indecisiónEn la sociedad actual, muchos piensan que no es correcto el querer expresar con firmeza y sinceridad nuestros pensamientos y convicciones; como si nos costara decir sí o no a respuestas y opiniones importantes y trascendentes de los demás. Con frecuencia, o somos excesivamente sumisos, guardando silencio ante hechos reales que nos imponen y que por respeto humano silenciamos nuestra opinión. Otras veces en cambio, admitimos distintas interpretaciones de un hecho para dar la sensación sin quererlo, de disimulación, incertidumbre o ambigüedad al ocultar nuestras verdaderas creencias.

Finalmente podemos adoptar la peor postura, la cómoda y más fácil del pasotismo o la indiferencia, la más grave cuando se trata de decidir sobre principios y valores o sobre nuestros deberes u obligaciones. En todo caso, debemos saber elegir y expresar nuestras respuestas, no dejando que otros lo hagan por nosotros, pues las decisiones vienen de dentro a fuera, de nuestro interior al exterior, y no al revés. Tenemos y debemos mostrar nuestra personalidad, postura y defensa tal cual es ante los problemas de nuestro tiempo; lo contrario es caer en la ambigüedad.

La honrada ambición

ambiciónLa honrada ambición es noble, útil y necesaria”. Así nos lo explicaba un joven teniente del arma de Infantería a los jóvenes reclutas del Regimiento “España 18” de Bétera. El significado magnífico y excelente de la honradez en la vida de los hombres.

La honrada ambición, para aquel joven teniente experto como el que más en las modernas técnicas de combate, pero escasamente dotado para la erudición filosófica y filológica, significaba de la manera más simple, hacer todas las cosas rematadamente bien (sic) con el fin de conseguir los objetivos profesionales propuestos en nuestras vidas. No valían las zancadillas, ni las trampas, ni los engaños.

Toda ambición respaldada por un trabajo bien hecho, legitimada por la honradez y por la excelencia, expulsaba al trepa de su contexto moral. Ejemplos los tenemos ennoblecedores y abundantes: el bilaureado general Varela –“Varelita” para sus compañeros de armas- ascendió a tan alta distinción militar desde los grados inferiores de su carrera militar y con el aval de su profesionalidad castrense.

La sociedad permisiva

Desde hace unas décadas, la permisividad moral en las sociedades democráticas aparece como un proceso imparable y acelerado. Se permite todo o casi todo en nombre y defensa de la libertad humana: ya no hay límites, porque nuestra idea de la libertad no quiere tenerlos, y ya no hay escándalos, porque lo impúdico es público y se ha convertido en algo normal. La eliminación de barreras no sólo se da en el ámbito de la sexualidad, sino que se ha extendido a toda clase de comportamientos, por inmorales y detestables que ellos sean. En esta revolución de costumbres, el principio es “prohibido prohibir”, famoso grito de la revuelta de estudiantes en el mayo francés del sesenta y ocho. Las prohibiciones del puritanismo victoriano de finales del siglo diecinueve han dado paso a las permisiones de la sociedad consumista del siglo veinte, y hoy estamos asistiendo a un verdadero desbordamiento de las malas costumbres cuya fuerza nadie puede contener.

Por más que se invoque el principio de la libertad en justificación de esta sociedad permisiva, es evidente que la comprensión de este hecho hay que ir a buscarla en la crisis de valores morales que estamos padeciendo. La libertad humana, rectamente entendida, se desarrolla siempre en el sometimiento a los valores morales como guía de la conducta, y si éstos desaparecen, se impone el imperio de la inmoralidad en las costumbres en los individuos, con la consiguiente desmoralización de los responsables.

La sociedad postmoderna

En las últimas décadas, se viene empleando el término “sociedad postmoderna” por parte de filósofos, analistas sociales y periodistas, sin que el lector tenga una idea precisa de su significado. A bote pronto, nos indica que estamos viviendo una nueva época cultural distinta de la época moderna, pero necesitamos saber cuáles son sus características y las diferencias fundamentales entre una y otra cultura. Y es importante saber esto, no sólo por el interés que siempre ha de suscitar el conocimiento de la historia, sino para entender en profundidad el talante existencial y el comportamiento de nuestros contemporáneos, que a menudo nos desconcierta porque no se ajusta a nuestras ideas preconcebidas. Un nuevo tipo de personalidad, tanto en el ámbito colectivo como en el individual, ha surgido en nuestra época, y describir sus características resulta imprescindible a la hora de entender los problemas culturales, políticos e incluso religiosos del tiempo que nos ha tocado vivir.

Federico García Lorca y Jose Antonio Primo de Rivera

Jesús Cotta acaba de publicar el libro titulado ROSAS DE PLOMO(“Amistad y muerte de Federico y José Antonio”), que ha merecido el premio STELLA MARIS de Biografía Histórica.

El libro es el fruto de una impresionante tarea de investigación. Acaba con no pocos de los mitos levantados por una izquierda muy interesada en aprovecharse políticamente de la trágica muerte del gran poeta español. Pone los puntos sobre las íes, objetiva e imparcialmente.

Para muchos lectores no será novedad alguna descubrir la amistad entre Federico y José Antonio. Es sabido que en algún momento el jefe falangista pensó en el poeta de Granada para escribir la letra del himno de la Falange o de un himno dedicado a todos los muertos por España. La conocida homosexualidad de Federico no suponía ningún obstáculo para que aquel joven de treinta y tres años, admirase su fecunda calidad poética y literaria. Ya había dicho José Antonio, alertando a los pueblos sobre los peligros de las tecnocracias “A los pueblos solamente los mueven los poetas y ay de aquellos que frente a la poesía que destruye no opongan la poesía que promete.

Equilibrio Generacional

Que la experiencia es la madre de la ciencia es un dicho que, como otros muchos del refranero español está cargado de realidad. Las elecciones del pasado 26J nos han dejado un panorama político cuyos resultados dan pie a multitud de reflexiones y de cábalas sobre todo en tertulias, medios de comunicación y partidos políticos. No ocurre lo mismo con los votantes que, en estos momentos, se preocupan más por las merecidas vacaciones y el disfrute estival que por los avatares políticos y piensan que a la vuelta del mes de septiembre el puzle político estará resuelto.

Los partidos políticos que han nacido con personas jóvenes o han apartado a las personas con experiencia están cometiendo errores de estrategia política, propia de políticos con falta bagaje y experiencia, lo que nos hace ver los bandazos que unos y otros están dando según sopla el viento.

Podemos no asumiendo su derrota cuando se habían hecho ya su propio cuento de la lechera, y despreciando y haciendo comentarios contra los votantes, una actitud propia de una pataleta de niños malcriados, sin querer ni saber reconocer su derrota y su pérdida de simpatizantes.

Ciudadanos cuyo centro de su acción política se basa en Albert Rivera también apunta a falta de estrategia vetando a Rajoy con su única herramienta de 32 diputados, craso error ya que uno no puede jugar de farol en política, si no se tiene las cartas adecuadas para poder negociar.

Más de ochocientos mil hombres honrados y “la derechona”

Una hipérbole dialéctica ya muy desgastada. Un truquillo de cierta izquierda es identificar al Partido Popular con la derechona. ¿Y quién o quienes forman esa derechona?. La derechona está integrada –según ellos- por los ricachones, los cavernícolas, los enemigos del progreso, los enemigos de la mujer, los franquistas, los partidarios de la vida del ser humano desde el momento de su concepción en el seno materno; los enemigos de la democracia, los que creen que el hombre es un ser transcendente… Eso es la derechona. Una derecha cavernaria y troglodita. Y ellos, en su imaginario, la necesitan para seguir viviendo. Y como no existe se la inventan. Se la inventan hasta el extremo de reivindicar una y otra vez la España de los buenos y la España de los malos; la España de los rojos y la España de los azules. Como si el tiempo no hubiera pasado. Así hasta que llegue el día –que llegará- que se den cuenta de que solamente un partido de izquierdas virado hacia el centro y la moderación y una derecha centrada y también moderada, que se turnen en la gestión de los problemas nacionales importantes –los problemas que de verdad interesan a los ciudadanos- podrá convertir a España en un país serio, estable y competente. Tiempo al tiempo.

El adoctrinamiento que viene

El paralelismo entre el actual gobierno valenciano y el catalán de hace treinta años es evidente, no en vano el peso político lo tienen políticos nacionalistas. El “Madrid ens roba” de allí es el principal argumento político de los de aquí, que creen que sirve tanto para alejarnos de España y su capital como para ocultar las evidentes carencias en la gestión autonómica.

Tiene el inconveniente, esta permanente campaña contra el gobierno nacional, que el principal motivo de discriminación, la financiación autonómica, fue aprobado por socialistas y nacionalistas, y contó con la sola oposición del PP que advirtió que “generaría mayores desigualdades entre los españoles”.

Y el segundo objeto de la orquestada campaña contra Madrid, el de las infraestructuras, hoy es simplemente falso. De hecho en Castellón en los cuatro años de menores ingresos del Estado se han activado dos carreteras nacionales, construido el AVE, autorizado el aeropuerto y reducido el paro en 31.200 personas. Curiosamente, en los ocho años previos socialistas, hubo tres grandes obras, tan costosas como inútiles, el almacén de gas Castor y dos desoladoras

El poder de una conversación

Soy profesora de una asignatura que me apasiona, que se imparte en el ciclo formativo de grado superior de Finanzas, “Comunicación y atención al cliente“. Me llama mucho la atención como atienden mis alumnos cuando les proyecto la conferencia de Álvaro González-Alorda, que hoy quiero compartir con vosotros (y que podéis ver y escuchar en el video del final de este articulo).

“Escoge una conversación que tengas pendiente… ¡y transfórmala en inspiradora!”. Así acaba la charla de Álvaro González-Alorda. Comparto con él -y así lo explico en mis clases- que para que nuestra conversación sea realmente inspiradora necesitamos capacidad de argumentación pero, antes que nada, mucha empatía para conectar con la persona.

Varios son los puntos fundamentales que explica en su conferencia:

Los nuevos movimientos contestatarios

Uno de los aspectos de la llamada “cultura de la postmodernidad” en la que estamos inmersos, es la proliferación, verdaderamente notable, de movimientos de ideología contestataria: desde ecologistas hasta “okupas”, las organizaciones que se oponen al “sistema” se cuentan por decenas y ya forman parte del habitual paisaje cultural y político de nuestro tiempo. La contestación social pertenece a la misma esencia de la historia humana, y es perfectamente natural que existan acusadores radicales y activistas extremos en el seno de una misma sociedad. Pero es significativo que estos movimientos contestatarios hayan surgido con fuerza en los últimos quince años, inmediatamente después de la caída del muro de Berlín y del desmoronamiento del mundo comunista. Ya no intentan cambiar revolucionariamente la sociedad, porque la revolución ha fracasado en todo el mundo, pero sí intentan desgastar el sistema haciendo un frente de constante lucha allí donde existen especiales problemas o conflictos. Y esto es, justamente, lo nuevo de estos movimientos: no tienen una ideología definida, no proponen un sistema alternativo para nuestra sociedad, pero se instalan en una crítica y en una agresividad destructoras, a los que resulta difícil hallarles justificación.

La estupidez que nos invade

Cuando se ven muchas manifestaciones de la gente, tal como a diario aparecen en los medios de comunicación, las personas sensatas no pueden menos que indignarse, no tanto por las inmoralidades que les es dado a contemplar, cuanto por las estupideces que tienen que padecer. Palabras y comportamientos estúpidos son parte de la condición humana, por supuesto, pero una característica de nuestro tiempo es hacer de la estupidez un derecho que se ejerce diariamente, sin control ni autocontrol, a través de los medios, pues esta es la forma en que entendemos la democracia.

Lo que podría ser el instrumento más eficaz y formidable para promocionar el buen conocimiento de las cosas, se convierte -por razones comerciales, claro está- justamente en todo lo contrario. Debemos padecer, mal que nos pese, opiniones disparatadas con pretensiones de sentar cátedra; espectáculos ridículos, que se presentan como serios; ignorancias supinas, que se permiten opinar de todo sin saber de nada. Se ha perdido el pudor intelectual, y hoy el ignorante se cree en el derecho de decir estupideces ante la audiencia universal, con la pretensión, además, de ser tan respetado y tenido en cuenta como el mayor de los sabios en la materia.

Insumisión

“Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda” (Martin Luther KING).

Como decía anteriormente al hablar de la “indiferencia”, muchos piensan si en la actualidad hay bastante gente que se pregunta si la indiferencia es la solución, el gran escudo que con frecuencia el hombre se da a sí mismo para “pasar” y protegerse de los problemas de su tiempo, para no resolverlos, para no complicarse la vida ni comprometerse con nadie, para disfrutar plenamente de su libertad.

La sumisión, el sometimiento o acatamiento al “poder”, a otra persona, a sus palabras o mandatos –a excepción hechas por imperativo legal, moral o profesional- pueden llevar también al debilitamiento de nuestra inteligencia y voluntad, y como consecuencia a la perdida de nuestra libertad. Hay dudas si la indiferencia nos conduce a la sumisión o si ésta nos lleva a la indiferencia; lo cierto es que con frecuencia van unidas, son como lágrimas de nuestros ojos que nos acompañan en nuestras vidas, pudiendo afectar muy negativamente a las conductas sociales y sobre todo a nuestras conciencias, adulterándolas.

Políticamente incorrecto

En esta última década, el periodismo ha puesto en circulación una palabra para calificar aquellas ideas que son aceptadas o rechazadas por el sentir político y social automáticamente, sin necesidad de reflexión o valoración racional alguna: lo “políticamente correcto” o lo “políticamente incorrecto”. Decir que tal o cual opinión no es políticamente correcta, equivale a decir que suscita escándalo y rechazo en el pensamiento mayoritario e impositivo de nuestra sociedad. Es un calificativo muy acertado, ciertamente, porque hoy la política tiende a invadirlo todo, inclusive el ámbito íntimo y autónomo del pensamiento de las personas. Y ello puede ser letal para el ejercicio de la verdadera democracia.

Cuando una determinada idea resulta “correcta” o “incorrecta”, quiere ello decir que, de hecho, se ha impuesto en la sociedad una ideología totalitaria, a pesar de que se proclame el principio sagrado del pluralismo, y que, también de hecho, la libertad de pensamiento se encuentra restringida en su ejercicio, por más que se diga continuamente lo contrario.

La Indiferencia

“Las montañas siempre han hecho la guerra a las llanuras” (Víctor Hugo)

El andar por las llanuras de un huerto de naranjos –sobre todo en primavera- es siempre un placer. Normalmente también paseamos más cómodamente por las llanuras que por las pendientes y repechos, sobre todo si somos de edad avanzada. Las llanuras, a veces, son impracticables, nos encontramos con vallas, setos y acequias que dificultan nuestro movimiento al caminar; otras son peligrosas como las grandes llanuras de bosques y huertos naturales o urbanas, éstas últimas las “peores”, en las que el tráfico rodado atentan contra nuestra integridad o “libertad” de movimientos.

Muchos que viven en ellas las prefieren por aquello del confort y eligen lo fácil y cómodo, sin esfuerzo a lo difícil y complicado con él. A veces vivimos en las llanuras “indiferentes” ante situaciones y acontecimientos que limitan nuestro pensamiento y decisiones, sin considerar y ponderar ese placer que supone la montaña ante la “selva de la ciudad” con sus ruidos y semáforos que nos dificultan el necesario silencio para reflexionar, como también la espesura del bosque que nos tapa la profundidad necesaria para contemplar la lejanía. Todo ello dicho sea, por supuesto, con mucha ironía y subjetividad.

Los indecisos ante el 26-J

En las diversas encuestas que se han publicado sigue llamando la atención el número de personas que no saben si irán a votar o que no saben a quién votar, un 33%. Hay que tener en cuenta que tal vez tienen sobrados motivos, por el alejamiento hacia los políticos que ha ido aumentando en nuestro país, por las maniobras de pactos postelectorales tras el 20-D, por la sensación de que incluso los partidos emergentes como Ciudadanos y Podemos caen en prácticas autoritarias.

Así aumenta el desaliento en los votantes, cuando se ha visto a Pablo Iglesias negociando sillones, o cuando se ve a Albert Rivera cambiando de opinión en materia de pactos y con problemas de democracia interna ya visibles. El PP ha de cambiar para lograr más democracia interna y luchar con más determinación contra la corrupción. El PSOE, por su parte, tiene a sus espaldas la corrupción en Andalucía, y una lucha interna entre sus líderes que, si se le vota, no se sabe muy bien qué se vota, porque puede acabar pactando con Unidos Podemos, o no, apoyándose en partidos independentistas o no, según los resultados que obtenga y la “noche de cuchillos largos” que se vaticina para el PSOE si se cumple que Unidos Podemos le relega a tercera fuerza política

Engaños y desengaños

Dice Gracián que “entramos en la vida engañados y salimos de ella desengañados“, y así es, en verdad, porque esta triste experiencia la tenemos todos los humanos y es la principal lección que nos enseña el paso de las cosas y de los años. Las ilusiones tienen vida corta, y aunque se suceden unas a otras con mucha facilidad, la mayor parte de ellas están destinadas a desaparecer, o en el mejor de los casos, a perder la fuerza que antes tenían por el desengaño que ineludiblemente nos viene del conocimiento de los hombres y de la vida. Pero esta experiencia universal nunca debe llevarnos a un pesimismo derrotista, sino, más bien, a un sabio realismo: el desengaño nos hace ver qué podemos esperar o no esperar de los hombres, dónde está la verdad y dónde la mentira, y cómo debemos orientar nuestra vida en orden a realizar un bien perdurable que no dependa de engañosas ilusiones. Y esta lección también debemos aprenderla los cristianos, justamente porque la fe, la esperanza y el amor hacia los hombres que nos pide el Evangelio no tienen nada que ver con las ilusiones, y sí con la realidad humana tal cual es y tal como es vivida por todos.

Rajoy o Iglesias

El Debate a 4 del pasado lunes por la noche respondió a lo que se espera el 26-J, con una reiteración en las encuestas que deja poco margen de dudas –aunque las encuestas, encuestas son, no lo olvidemos, incluida la del CIS– y plantea dos opciones de gobierno en España: Mariano Rajoy o Pablo Iglesias. Y la imagen de un Pedro Sánchez abatido. Los cuatro líderes se adaptaron a esa perspectiva, incluido Pedro Sánchez, que asumió su rol de “acompañante” de alguien, pero lamentándose una y otra vez de no haber sido presidente del Gobierno por la postura de Podemos. Sánchez estuvo triste, lento, descolocado, tal vez muy consciente de su tren.

Según qué medio de comunicación se “visualiza”, el ganador del debate es Rajoy o Iglesias. El perfil de los lectores de cada medio puede ser determinante, o la movilización internauta de los dos partidos en liza, el PP y Podemos. En lo que coinciden los medios de comunicación coinciden es que Pedro Sánchez es el que peor estuvo, el perdedor sin paliativos.

Desde el comienzo se vio a un Pablo Iglesias haciendo esfuerzos considerables por no enseñar los dientes -como ha sido habitual-, no ser agresivo, cuidar la altivez, ser algo más suave en las formas. El fondo de Iglesias sigue siendo subir los impuestos y cumplir con Bruselas, la cuadratura del círculo, y asegurando que de la lucha contra el fraude y la subida de impuestos saldrá el dinero para todo lo que promete: Rivera le echó en cara la inviabilidad de su programa.

Mestizaje cultural

Mi padre, una vez terminada la guerra civil, se dedicaba al comercio frutero. Solía vender en los pueblos vecinos de la provincia de Valencia (las dos algimias, Torres Torres, Estivella, Albalat dels Taronchers, etc) los productos inapreciables de la vega segorbina y en los pueblos citados compraba en rama la excelente uva moscatel que revendía en el mercado de Segorbe. Con este motivo le acompañé varias veces. Aquellos viajes me descubrieron a otros valencianos, con los que mi padre mantenía relaciones muy cordiales, que hablaban una lengua distinta a la nuestra. Una lengua entrañable, familiar, afectiva.

Mi padre, aunque conocía medianamente bien el valenciano, hablaba siempre en castellano. Sus amigos de Torres Torres o de Estivella, utilizaban el valenciano o el castellano, según las veces. Sin problemas. Todo en un clima de normalidad. Fenómeno que se sigue repitiendo actualmente. Tengo amigos entrañables que siempre me hablan en valenciano y yo siempre les contesto en mi lengua natal. Como entonces, en un clima de normalidad. Sin problemas.

Campaña contra Cañizares

Cardenal CañizaresEl cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, está sufriendo una campaña desproporcionada, inaudita, por sus palabras en defensa de la familia, de la doctrina de la Iglesia. La presidenta del PP valenciano, Isabel Bonig, la ha calificado como “impropia”, defendiendo la libertad de expresión del prelado para defender unos valores, como otros lo hacen al defender los suyos.

El PSPV promovió una reprobación institucional en las Cortes, aunque me parece que no lo ha hecho por iniciativa propia, sino para contentar a sus socios de gobierno, una vez más. La presión puede haber venido de Mónica Oltra, vicepresidenta y consellera de Igualdad, que por la materia que ha tratado el arzobispo puede haber soliviantado a la consellera de Igualdad, mucho más radical que los socialistas. Compromís y Podemos han “cargado” contra Cañizares.

Derecha e izquierda: Dos idearios contrapuestos

En cualquier sociedad democrática, la preferencia de la mayoría de los ciudadanos se canaliza normalmente hacia los partidos políticos de derecha o de izquierda, en cuyos contrapuestos idearios ven representadas sus convicciones. Tan importante llega a ser este ideario, que ser de derecha o ser de izquierda define a las personas, marca sus diferencias, y puede producir incluso graves confrontaciones sociales, como ocurrió en la guerra civil española.

Afortunadamente hemos aprendido todos a ser tolerantes y ya nadie se enfrenta a nadie en esta dicotomía política, pero continúa siendo un referente esencial para determinar el distinto modelo de sociedad que unos y otros pretenden. Y esto nos obliga a hacernos una pregunta: ¿cuál es el ideario de la derecha y cuál es el de la izquierda?, ¿qué ideas fundamentales están en la base de estas dos visiones políticas que divide las opiniones, no sólo de los políticos profesionales, sino de la ciudadanía en su conjunto?. Es una pregunta ineludible por la importancia de la cuestión, naturalmente, pero también porque resulta necesario profundizarla y clarificarla ante el simplismo de las opiniones de la gente, muy aferrada a viejos estereotipos del pasado. La política y los políticos interesan a muy pocos, es cierto, pero lo que se deriva de determinadas políticas debieran de interesarnos a todos para saber a qué atenernos como ciudadanos.

El desafío de la libertad de enseñanza

La libertad de enseñanza se presenta hoy como una de las libertades más urgentes. Se trata de un derecho natural de la persona con perfiles claros. Su contenido se puede definir en pocas palabras: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”, como proclama la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, promulgada por la ONU en 1948. Existe libertad de enseñanza allí donde los padres pueden ejercer este derecho; no existe allí donde se les impide ejercerlo.

Cuando se implanta la escuela única –el uniformismo estatal– es evidente que no se está respetando este derecho humano fundamental. Si todo es lo mismo no se puede elegir.

Gracias a la libertad de enseñanza, los distintos colegios pueden establecer su propio proyecto educativo, es decir, un conjunto de ideas coherentes que impregnan la enseñanza.

La libertad de enseñanza es también la garantía del pluralismo social. Toda estatalización supone siempre un monopolio contradictorio a la idea de pluralismo.

Se objeta que hay sectores deprimidos de la población que no pueden disfrutar de esta libertad. ¿cómo pueden elegir los padres de una zona rural donde sólo existe un colegio? He aquí un problema que algunos tratan de solucionar con la supresión de la libertad de enseñanza, a la que consideran un privilegio.

La presencia de los católicos en la vida pública

Los católicos trabajamos para mantener a nuestras familias y pagamos nuestros impuestos para mantener las estructuras de nuestro Estado. Somos gente corriente y muy normal, como la mayoría de los españoles. Y como la mayoría tenemos nuestras propias creencias y nuestras convicciones, nuestros derechos y nuestros deberes y también nuestras propuestas para la solución de los graves problemas de nuestro tiempo. No queremos privilegios ni los pretendemos. Detestamos la intolerancia. Pero es evidente que defenderemos nuestra fe con nuestro ejemplo, con nuestra palabra y con nuestro voto. Pese a quién pese y se oponga quien se oponga. No tenemos ninguna añoranza por volver a las catacumbas.

El voto del dolor

Las elecciones generales del 26-J están teñidas por el dolor, la rabia, el sufrimiento o el cabreo de los españoles, por la dureza que seguimos viviendo a causa de la crisis económica y una corrupción política sin precedentes en España, que al propio Rajoy le parece una “pesadilla”.

Millones de españoles indignados, que buscan sufrir menos tras las elecciones. Peligroso: de una crisis no se sale sin sufrimiento. Casi idéntica situación que la que propició los resultados del 20-D, por lo que esta nueva convocatoria tiene ese ingrediente, al que se suma el espectáculo bochornoso de los intentos de algunos partidos para gobernar casi a cualquier precio. Ahora, tanto Albert Rivera como Pedro Sánchez calman a los votantes afirmando que no habrá una tercera convocatoria, que habrá Gobierno tras los resultados del 26-J, a la vez que con ese mensaje pretenden captar más votos –o conservar los obtenidos – para su propia formación política, señalando como culpables el inmovilismo de Rajoy y la radicalidad de Pablo Iglesias.

Marzá en la diana

Si algún conseller ha logrado movilizar e indignar a los ciudadanos en estos pocos meses de gobierno de PSPV-Compromís –con el apoyo de Podemos-, sin lugar a dudas es el conseller de Educación, Vicent Marzà. No es motivo, precisamente, de orgullo ostentar ese récord, sino todo lo contrario. Marzà, un joven maestro castellonense, llegó con unas ideas muy prefijadas a la Consellería, y en el programa electoral de Compromís estaba muy claro: potenciar la enseñanza pública y otorgar a la concertada el papel de subsidiaria.

Lo que sucede es que muy pocos votantes se leen con calma los programas electorales, y no carecen de fundamento, porque luego se comprueba con frecuencia que no se cumplen los programas, invocando razones o simplemente pactando lo contrario. Pero Compromís “se está pasando de frenada”.

En el caso de Marzà, punta de lanza de Compromís para la educación valenciana, y tal vez por su juventud, ha puesto la proa a la enseñanza concertada con suma rapidez, pero con suma precipitación, como lo demuestra el hecho de que haya tenido que rectificar en pocos días en más de 20 conciertos educativos.

El PSPV no está de acuerdo con Marzà, no es tan radical, pero ya se sabe que han dejado en manos de Compromís –por exigencia de Mónica Oltra- un terreno que siempre las fuerzas de izquierdas han considerado prioritario, que es la educación. Y nos les falta razón, es prioritario.

Europa y la Virgen María

europa mariana1.- Me comentaba aquel veterano piloto de la compañía aérea “Iberia” –un piloto civil que conservaba el espíritu militar aprendido en la Academia de San Javier- que sobrevolar todos los días las viejas tierras de Europa suponía una reafirmación de su fe en la Virgen María, inculcada por sus padres en su alma de niño y confirmada desde la libertad en su condición de persona adulta. Desde los cielos, todos los días tenía la grata ocasión de saludar a la Virgen en cientos y cientos de advocaciones que los europeos a través de los siglos le habían dedicado en ermitas, iglesias, catedrales, santuarios, en las ciudades de lustre o en las pequeñas villas ignoradas que la habían elegido como patrona.

“Podemos” y Pedro Sánchez

Las referencias de Podemos a Pedro Sánchez y a la inversa merecerían un estudio exhaustivo, pues ofrecen todo tipo de ofertas, invitaciones y descalificaciones. Y ante el 26-J no podía ser menos.

Una gran duda es la credibilidad de Pablo Iglesias y la de Pedro Sánchez, ambos con la pretensión de llegar a ser presidente del Gobierno, de un gobierno de izquierdas, pero en el que difícilmente hay puntos de encuentro, salvo el de echar al PP.

Tras las elecciones del 20-D, la insólita propuesta de Pablo Iglesias de ser vicepresidente del Gobierno presidido por Sánchez, reclamando unas áreas ministeriales concretas, queda para el recuerdo bochornoso de lo que es pura negociación política. El tercer partido pretendía imponer un gobierno, que luego se comprobó inviable.

Fue inviable por la postura del PSOE, no de Pedro Sánchez, que vio que era su ocasión de ser presidente. A estas alturas, Pablo Iglesias propone que Sánchez sea vicepresidente del Gobierno que el líder de Podemos presidiría. A semejante planteamiento, Sánchez ha dicho que no será presidente si depende de los apoyos de Podemos.

Mientras tanto, Pablo Iglesias, que ya ha engullido a Izquierda Unida y ve en todos los sondeos y encuestas que logrará más votos que el PSOE, estudia cómo devorar a Pedro Sánchez, y al PSOE. Hay margen para la sorpresa según se desarrolle la campaña.

La Autorictas y la Potestas

La sutil distinción procede del derecho romano. Aunque en el sentido actual sería un poco difícil de traducir con cierta aproximación, por ejemplo, la palabra AUTORICTAS. De momento, nos sirve como punto de referencia conceptual.

De una manera general, era y es, una cualidad moral que proporciona legitimidad y autoridad a las instituciones y a determinadas personas. Por ejemplo, en nuestro sistema constitucional, de acuerdo con el artículo 1, 2, la autorictas procede de la soberanía nacional y está residenciada en el pueblo español del que emanan todos los poderes del Estado. En el sistema comunista, por ejemplo, la autoridad procedía del proletariado y el poder (la potestas) era ejercido por la Dictadura del Partido Comunista.

Una vez proclamado Rey Felipe VI, asumió por la voluntad del pueblo español, según la Constitución de 1978 y por medio de la monarquía parlamentaria, la autorictas necesaria para moderar y arbitrar los poderes del Estado y se convirtió en el símbolo de su unidad y permanencia.

Algunas repúblicas (por ejemplo, la alemana o la italiana) también poseen este carácter. En el presidente recae la autorictas de la República y en sus jefes de gobierno, los poderes y la gobernancia de la nación. También hay repúblicas presidencialistas (los Estados Unidos), donde la autorictas y la potestas se confunden en la misma presidencia.

¡España! ¡España! ¡España!

Las jotas, en especial las aragonesas, siempre han sido un canto a las costumbres, a los sentimientos y en ocasiones simbolizan los latidos de un pueblo. Así decían en 1923 por primera vez las estrofas de unas jotas editadas por D. Luis Sanz Ferrer: “Todos los aragoneses al gritar ¡Viva mi tierra!, no dicen ¡Viva Aragón!, dicen ¡Viva España entera!” o aquella otra más conocida de: “Quien oyendo un ¡Viva España!, con un ¡Viva! no responde; si es hombre no es español y si es español no es hombre”.

Decían, y no decimos, porque algunos, ahora, se podrían sentir ofendidos, ya que parece ser que hoy en día el vibrar ante una jota u otra manifestación patriótica como la reacción popular de toda España al grito de ¡España¡, ¡España¡, ¡ España¡… ante el triunfo de ser campeona de Europa y del Mundo de fútbol, es exclusivo solo de exaltados y forofos o de ultras y fachas, porque les duele que España triunfe, como a esos dos políticos nacionalistas que a la pregunta de aquellos días del periodista de qué selección desearían que ganara de entre los semifinalistas: España, Alemania, Rusia o Turquía; uno dijo Rusia, y el otro Turquía. No cabe duda que a estos dos individuos les iba que ni pintados las últimas estrofas de la segunda jota, pues pensamos que no solo no se sienten españoles sino que también odian a España.

El “fascista” Pemán

PemánJosé María Pemán y Pemartín. Escritor. Director de la Real Academia de la Lengua. Un busto suyo colocado apenas hace un año en el vestíbulo del Teatro Principal de Jerez ha sido retirado con motivo del acuerdo municipal promovido por doña Ana Fernández, concejala comunista. Este rencor histórico de cierta izquierda es el cuento de nunca acabar. Ya está bien. Si dependiera de esta mujer, los talibanes de Afganistan y los fanatizados milicianos del Ejército Islámico quedarían reducidos a simples aprendices de la intolerancia y del fanatismo.

Iguales y diferentes a la vez y en lo mismo

Tras años de hacer hincapié en la igualdad parece que la diferencia reclama sus derechos. Una sociedad se empobrece cuando obliga a todos a seguir el mismo modelo educativo. Que un gobierno corte de entrada un camino que puede ser apto para cultivar la diferencia supone falta de respeto por la singularidad de las personas.

En este siglo en Europa se reabre el debate acerca de la coeducación. Nadie duda de que estén juntos los niños y las niñas en preescolar o en la Universidad. La discusión se centra en la época de la pubertad, esos años donde el itinerario afectivo, intelectual, los modos de aprendizaje y la conciencia de la propia sexualidad de chicos y chicas evolucionan de manera diversa. No se trata de mayor o menor inteligencia, sino de una distinta capacidad de concentración, de una más rápida maduración intelectual en las niñas, de una mayor violencia del despertar de su sexualidad en los chicos. Los estudios evidencian de que en materias como las matemáticas o la lengua donde las chicas tienen grandes posibilidades, las aprenden mejor si en clase son sólo alumnas, en estos casos, la separación beneficia a las mujeres.

Las siete vidas de Ximo Puig

El actual presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, es un experimentado político, del que bien puede decirse que tiene 7 vidas como los gatos, o incluso más.

“Las siete vidas del gato” es una obra de teatro de Jardiel Poncela, estrenada en 1943, y que en 1970 se llevó al cine. Recoge la acepción popular de que un gato tiene una gran capacidad de resistencia, y puede salir indemne de situaciones que para otros serían fatales, mortales.

Puig es un malabarista de la política. Con su carácter afable y campechano, ha sobrevivido a mil batallas políticas, por supuesto haciendo caso del consejo que le dio su abuelo de “Tú, siempre de izquierdas”.

Prácticamente toda su vida se ha dedicado a la política, tras una breve experiencia profesional en diversos medios de comunicación. Desde 1983, con 24 años, su profesión es la política. Fue jefe de gabinete con Joan Lerma, pero se esconde esa etapa, porque el “lermismo” es pasado, y Puig formó parte muy activa de aquella etapa.

Ha sido diputado provincial, autonómico y nacional, además de alcalde de su pueblo, Morella, durante 17 años. Siempre ha sabido sobrevivir, como los gatos, en medio de las corrientes internas socialistas y las derrotas electorales, porque siempre tiene un “plan B”.

El orgullo de ser español

José Diaz Ramos, antiguo militante cenetista. Con el tiempo sería designado Secretario General del PCE. Enfermo terminal de un cáncer gástrico, recibe en el lecho mortal a su correligionario Jesús Hernández Tomás. Ambos están profundamente desilusionados de su experiencia al servicio del imperialismo soviético y de una manera especial por haber contribuido a borrar del alma de sus hombres “el orgullo de ser español”.

“Deberemos comenzar poco a poco…pero comenzar por algo. Un viraje de 180 grados en el Partido no lo conseguiremos no lo lograremos ni en unos días, ni en unos meses, ni quizás en unos años- expuso Díaz.

– Eso es lo que me desmoraliza -indiqué.

– Qué te parece si comenzamos a desplegar una campaña, hábilmente desarrollada tendente a despertar en nuestro Partido un sentimiento de orgullo por todo lo español?- me preguntó Díaz.

– La mirada de Díaz se había animado. De sus ojos negros se desprendía ahora un reflejo de malicia y de contento. Su ocurrencia le animaba. Prosiguió:

– …Si logramos encender la llama del entusiasmo por lo español, por nuestras costumbres, por nuestras glorias, por nuestros guerreros, por nuestras tradiciones, será más fácil llevar al Partido hacia una política auténticamente nacional, que en caso necesario comprenda nuestra posición.

– Me parece excelente la idea.

– Tu debes abrir el fuego- dijo.

– ¿Cómo?.

Derechos y Deberes

“Todo derecho que no lleve consigo un deber, no merece que se luche para defenderlo” (Mahatma Gandhi)

¿Por qué suenan más en nuestra sociedad los derechos que los deberes? ¿Por qué legisladores y políticos, empresarios y sindicatos o ciudadanos en general exigen y revindican más sus derechos que sus obligaciones? Con la perspectiva que me dan los años y la observación frecuente de los acontecimientos y comportamientos sociales, me da la sensación que nuestras actuaciones están cimentadas más bien en la exigencia de todo tipo de derechos, que en el cumplimiento general de nuestros deberes.

El abogado Tomás Moro: Un ejemplo para los juristas (incluídos los magistrados del TC)

1.- El londinense Sir Thomas More a sus cincuenta y siete años tenía todo lo que un hombre ambicioso pueda desear: buena posición económica, una familia estable, muchos y buenos amigos quienes se disputaban su amistad, merecido prestigio intelectual, escritor (ahí queda para la historia del pensamiento político su atrevido ensayo titulado La utopia), teólogo, jurista, publicista, íntima amistad y colaborador de Erasmo –otro intelectual a quién se rifaban todos los cenáculos intelectuales de Europa-, alumno -y administrador en el año 1524- de la prestigiosa Universidad de Oxford y de los más destacados centros universitarios ingleses, abogado con una honradez profesional a toda prueba, reconocida tanto por sus clientes como sus colegas oponentes en el foro, juez de lo civil –que diríamos ahora-, profesor universitario de derecho, etc. Esta brillante carrera profesional culminó cuando Enrique VIII le nombró canciller o primer ministro del Reino.

La consellera Montón

Tras conocerse el “gobierno en la sombra” de Pedro Sánchez, la perplejidad y las críticas no han cesado. Se han escuchado críticas que van desde la falta de apoyos que tiene Sánchez en el actual partido, la repesca de cargos de los años 90 y la abultada cifra de independientes. También los socialistas valencianos están molestos con la consellera Montón, una de las integrantes de ese “gobierno en la sombra”, que vienen a reconocer las críticas que hace tiempo ha efectuado el PP valenciano de que Carmen Montón tenía y tiene la mirada puesta en Madrid y poco en la Comunidad Valenciana.

Si en política se suele decir que, cuando se niega algo, es porque es cierto, las palabras de Montón saliendo al paso de las críticas, en el sentido de que su compromiso está en estas tierras, han sonado a confirmación de sus ambiciones políticas, y hasta con cierta sorna se han percibido por parte de todos los partidos políticos. Suficientemente convulso y equilibrista es el actual Consell, como para que un área tan decisiva como la Sanidad se vea envuelta en la provisionalidad que genera ahora – o lo confirma – la integración de Montón en el hipotético gobierno de Pedro Sánchez.

La Catedral de Córdoba

Hace tan solo unos días el pintoresco Sánchez Gordillo, el conocido líder independentista andaluz, le reclamaba al arzobispado de Córdoba la devolución de la catedral de la Asunción de Nuestra Señora, arrebatada (sic) al Islam por derecho de conquista hace unos ochocientos años. A la petición del líder del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) se le añadió una parte importante de la progresía andaluza y de sectores islámicos que fieles a las enseñanzas recibidas de sus líderes religiosos sueñan con la recuperación del al–Andalus.

La polémica estaba servida y un aluvión de historiadores, juristas, etc, han desfilado por los medios de comunicación exponiendo sus opiniones sobre el tema. Y hasta con indudable oportunismo electoral la Junta de Andalucía y su lideresa Susana Diaz (¿no era esta mujer la esperanza política del socialismo patrio?) han defendido las posiciones de Sánchez Gordillo.

La mezquita, edificada sobre lo que antaño fue la Iglesia Visigoda de San Vicente, fue cedida por el rey Fernando III a la Iglesia Católica, después de la reconquista de la ciudad a los musulmanes el día 29 e junio del año 1236.

La reivindicación de Gordillo estaría basada en su ideología confesa de independentista andaluz. Comprendo menos su alianza con Federico Mayor Zaragoza, ex consejero nacional del Movimiento por la provincia de Teruel.

Podemos no tiene careta

El acuerdo de Podemos con Izquierda Unida para ir juntos en las elecciones del 26-J no ha sido, precisamente, una sorpresa, sino todo lo contrario. Por eso, que el líder de Ciudadanos haya afirmado que Podemos “se ha quitado la careta” con este acuerdo, me parece que no responde a la realidad.

Albert Rivera ha calificado el acuerdo como la visibilización del nuevo comunismo en España. Pero eso ya lo teníamos claro. El heredero formal del comunismo es IU, pero el heredero real es Podemos, que engullirá más pronto que tarde a IU: ya lo ha dicho Gaspar Llamazares, que el acuerdo supone el fin de IU. Por razones ideológicas y aritméticas, el acuerdo de Podemos con IU era previsible y esperado.

La mezcla de comunismo y populismo que recoge Podemos es evidente desde hace tiempo. Apuestan por el estatalismo frente a la libertad, el dirigismo frente a la iniciativa de la sociedad. Utilizan el diálogo para acceder al poder, pero luego lo ejercitan con escasa democracia interna.

Podemos quiere llegar al poder, es su máxima ideología, y está dispuesto a ir pactando con diversos partidos políticos para lograr su objetivo, que es engullirse a los demás partidos de izquierdas –por supuesto incluido el PSOE-, disfrazándose con los diversos ropajes que convengan.

El estado plurinacional de Pablo Iglesias

Hace unas pocas semanas, Pablo Iglesias, el líder de Podemos, haciendo alarde de su habitual audacia y frivolidad intelectual, tuvo la osadía de definir al estado español como un estado plurinacional. Un estado compuesto por varias naciones. No tuvo que calentarse mucho los cascos para llegar a tan temeraria conclusión. Sencillamente aplicó a España la Constitución Plurinacional Boliviana, aprobada por 164 de los 255 diputados en el año 2009 (“Bolivia Estado Unitario de Derecho Plurinacional, Comunitario. etc.”). Ni siquiera se tomo la molestia de averiguar las posibles derivaciones semánticas del término nacionalidades contemplado y consensuado en el artículo 2º de la Constitución Española.

La campaña de Ciudadanos para el 23-J

No son comparables unas elecciones generales con unas elecciones autonómicas ni municipales, pero pueden servir para comparar o atisbar el “tufillo” real de cada partido político, y en cierto sentido calibrar su coherencia o credibilidad.

En Molina de Segura (Murcia), hace dos días, Ciudadanos ha expulsado el partido a sus 5 concejales por no permitir que gobierne el partido más votado. El PP estaba gobernando hasta ahora, con 9 concejales; ahora, pasa a manos de un tripartito formado por PSOE (6)-Podemos (4)-IU (1), que suma 11 concejales.

El motivo de la expulsión es que sus concejales díscolos no han respetado la disciplina de partido, no han permitido que gobierne el partido más votado. Y no es una ciudad pequeña Molina de Segura, es la cuarta de la provincia de Murcia.

Ciudadanos se muestra contundente en ciertas ocasiones, y en otras tornadizo y cambiante. Tras el 20-D llegó a un acuerdo con el PSOE, pese a tener sólo 90 diputados, el segundo partido con más escaños tras el PP, y habrá que ver si sigue siendo el segundo partido en escaños tras el 26-J.

Es casi enigmático saber cómo va a enfocar cada partido político la campaña del 26-J, que todos esperamos y deseamos que sea austera de verdad y muy corta. La auténtica valoración es qué ha hecho cada partido político desde el 20-D, sus movimientos pactistas, más que la nueva campaña en ciernes.

Sociedad libre frente a sociedad laica

Estado confesional es aquel que incluye, en su ordenamiento jurídico, a una confesión religiosa.

Estado aconfesional es aquel que se declara neutral frente al hecho religioso, no reconoce ninguna religión oficial, pero permite y favorecelas creencias del pueblo, haciendo efectivos los derechos de los ciudadanos, garantizando la libertad religiosa y de culto.

Estado laico es aquel que prescinde del hecho religioso, ignorando deliberadamente las creencias religiosas de los ciudadanos. No establece tratados de colaboración y rechaza manifestaciones religiosas de los cargos públicos.

El Estado español es aconfesional. Esto debemos tenerlo muy claro todos los ciudadanos, pero especialmente los padres y educadores.

El articulo 9.2 CE, en referencia a la libertad ideológica y religiosa dice que “corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas”. La libertad ideológica y religiosa está garantizada en España.

Guerra escolar

La Consellería de Educación ha anunciado que suprimirá el concierto de una unidad infantil del colegio Bisbe Pont de Vila-real, y toda la ciudad se opone. Es una de las primeras consecuencias del anuncio que hizo el conseller Marzà, nada más tomar posesión de su cargo, de que “se ha acabado la barra libre para la concertada”. Fue una declaración de guerra en toda regla, y como tal se ha ido movilizando la enseñanza concertada, tal vez pensando que no sería tan agresivo el conseller o que, en todo caso, habría un tiempo para estudiar, dialogar, consensuar y llegar a soluciones razonables.

No predomina el diálogo, ni mucho menos. Un colegio como el Bisbe Pont ha logrado ya en las redes sociales más de 4.000 firmas oponiéndose a la supresión del concierto en esa unidad, que a medio plazo conduciría al cierre del colegio, porque es cerrar el ingreso de alumnos más pequeños. Es un colegio en el que el 30% de los alumnos son de compensatoria y más del 35% del alumnado es de otras nacionalidades. Se inauguró en 1967, en el barrio de Santa Sofía, para dar respuesta a una clara necesidad social y educativa, y su implicación social, plural y gratuita es muy reconocida en Vila-real.

Genial Víctor Carmona por su neologismo: Concertofobia

El Consell lo tiene muy claro y parece que no está dispuesto a cambiar ni una coma del arreglo escolar pese a la avalancha de críticas. Aunque Mónica Oltra dio por cerrado el arreglo escolar, los afectados tenían hasta esta semana para presentar alegaciones y aún falta conocer si la Consellería de Educación acepta alguna de ellas.

La intención política es evidente. La Consellería de Educación ha incoado 154 expedientes “de incorporación, modificación o prórroga de concierto”. Oltra indicó que tras el arreglo escolar aprobado se prevé que se “reorganicen” los conciertos de unidades que no se consideran “necesarias” por “cuestiones de población y de demanda” y de acuerdo con “los criterios técnicos establecidos en la normativa y con garantía de la prestación de los derechos públicos fundamentales”.

Escuelas Católicas califica en una carta enviada a los padres como una “decisión política sin precedentes”. La carta deja muy clara la opinión de la patronal. Denuncia que Educación ha creado más de 400 nuevas unidades en la enseñanza pública, con el consiguiente aumento del gasto público, “con un único objetivo de eliminar la libre elección de las familias, para conformar, al final, un planteamiento educativo único y público”.

El chorlitejo patinegro y el nasciturus

1.- Es un simpático pajarito que inspira ternura. Los biólogos científicamente le llaman charadrius alexandrinus. Mide unos 12 cms de longitud. Tiene unas patitas altas, negras y ágiles. Nidifica en una depresión del suelo que rellena con piedras negras, poniendo entre tres y cuatro huevos que quedan perfectamente mimetizados con el terreno. En algunas zonas está en peligro de extinción, y por ello la OM del nueve de julio del año 1998, con mucha lógica y para mejor protegerlo, lo incluyó en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

2.- Mi situación profesional de responsable de los servicios jurídicos del Servicio Provincial de Costas me permitió conocer a un grupo de ecologistas que ardorosamente protegían a tan frágil e indefenso animalito. Eran –en mi modesta opinión- unas buenas personas que sinceramente luchaban para que nuestro hermoso planeta azul no sufriera tantas agresiones y lesiones. Alguna vez se pasaron de la raya, al llevarnos a los tribunales porque una de nuestras máquinas, que reparaban la mota que protege el Prat de Cabanes para impedir que el agua del mar entrase en el agua había destruido una pequeña planta, según ellos de un alto valor ecológico. Como era de esperar en los tribunales las cosas no llegaron a más.

Una provincia de cine

A estas alturas seguramente todos los lectores de este periódico sabrán que nuestra provincia acogió ayer el pre estreno de la sexta temporada de Juego de Tronos. Quizás también sabrán que ésta super producción, y de su mano Peñíscola y su castillo, llegará a más de 170 países y 100 millones de personas. Pero lo que seguramente no sabrán es que no es fortuito que Castellón se esté convirtiendo en una provincia de cine.

Primero, por el encanto y belleza de sus municipios, enclaves, monumentos y parajes. Y segundo, porque en la pasada legislatura el Gobierno incentivó que, como en el caso de Peñíscola y Juego de Tronos, España sea un excelente plató.

Y lo hizo promoviendo incentivos fiscales para atraer de este modo a nuestro país los grandes rodajes extranjeros de series y películas. Así, gracias a la Ley del Cine que reforma la del Impuesto sobre Sociedades, todas aquellas producciones extranjeras de obras audiovisuales que se realicen en España tienen derecho a la recuperación del 15% de los gastos realizados en España. Las propia productora de Juego de Tronos hizo pública que su decisión de rodar aquí se debía a las reformas legales de Rajoy.

Se trata de favorecer la inversión en nuestro territorio y gracias a ella la creación de empleo y de riqueza. Como ha sucedido y sucederá en Peñíscola con algunas productoras, cifrando el impacto mediático por la serie en 1.000 millones de euros.

Problemas en Ciudadanos

Ciudadanos tiene los problemas de un partido que ha crecido muy rápido, tal vez demasiado rápido, debido al hartazgo de los españoles hacia los principales partidos políticos, el PP y el PSOE. Sus problemas son de crecimiento –y eso no suele ser mala noticia necesariamente-, pero sobre todo de los vaivenes que ha han provocado los pasos de Albert Rivera en estos meses posteriores al 20-D.

Escribo estas líneas cuando parece inevitable una repetición de las elecciones generales, el próximo 26 de junio, y Compromís ha hecho una propuesta a PSOE, IU y Podemos, para llegar a un gobierno de izquierdas. Unas elecciones que nos costarán 135 millones.

A última hora, los partidos de izquierdas intentan, con un documento de 30 puntos, llegar a un acuerdo, pese a todo lo que hemos presenciando entre PSOE y Podemos. Desde el famoso “Iglesias no es de fiar” hasta las salidas de tono de Pablo Iglesias presentándose como vicepresidente del Gobierno, casi todo va cambiando en estos meses, lejos de lo que se decía en el programa o campaña electoral.

En este panorama de “última hora”, Ciudadanos totalmene fuera de juego, porque Podemos lo impide. Pese al pacto de Gobierno entre PSOE y Ciudadanos, ahora Albert Rivera ve lo que vale su acercamiento a los socialistas.

El caballo de Troya pancatalanista

1.-Aquellos belicosos griegos, según las narraciones mitológicas de Homero y de Virgilio, durante diez años trataron de asaltar las altas y sólidas murallas de Troya. Nunca consiguieron su objetivo, hasta que Odiseo (Ulises para los romanos) propuso la fantástica idea de construir un caballo de madera que engañase a los troyanos y les permitiese al acceso al recinto urbano. Todo lo demás es ya mitología conocida.