LA LEYENDA NEGRA ESPAÑOLA - Conferencia

admin el Lun, 10/10/2022 - 08:50
0

 

1


 

2


 

3


 

4


Buenas tardes,

Mi agradecimiento al Club de Opinión y Estudios Históricos Jaime I que, por segunda vez, me ha invitado a compartir con todos ustedes algunas reflexiones, esta vez, sobre La Leyenda Negra Española.

A su Presidente D. Joaquín Borrás por su invitación y presentación y a su Secretario D. Vicente Saura.

Hace unos años les hablé de “Los Servicios de Inteligencia: Historia y Mitos”. Entonces no tenía el proyecto de publicar ninguna novela contando mis experiencias en el Servicio de Inteligencia español. Desde ese día, hasta hoy, he publicado dos novelas y una tercera está ya en la editorial y probablemente saldrá en diciembre. Una por año, componiendo así una trilogía que abraca, si no los veintiocho años de mi vida en le CNI, si una buena parte de ellos.

Cuando termine esta conferencia, con mucho gusto contestaré las preguntas que quieran hacerme…y que pueda contestar.

Pero hoy vengo a hablarles de La leyenda Negra Española, que fue el discurso de ingreso en la Real Academia Hispanoamericana de Artes, Ciencias y Letras, que pronuncié el pasado 23 de febrero.

Dentro de unos días, el próximo 12 de Octubre, es nuestra Fiesta Nacional, el Día de la Hispanidad y  parece oportuno reivindicar en estas fechas el legado hispano, no solo en Hispanoamérica sino en el mundo entero.

Estamos conmemorando, en este año 2022, los quinientos de la Primera Vuelta al Mundo, culminada por el marino de Guetaria, Juan Sebastián Elcano, gesta que, de haber sido protagonizado por algún otro país europeo, habría originado hasta la saturación, libros, películas y todo tipo de propaganda dando a conocer al mundo entero hasta el más mínimo detalle de la gesta y sus protagonistas. Pero estamos en España, somos españoles y, hasta en los nuevos sistemas de enseñanza se ignoran estos hechos, cuando no se habla de ellas  en términos peyorativos.

¿Qué estudiantes españoles conocen los muchos y heroicos hechos llevados a cabo en tierras hispanas del Nuevo Continente, como se le llamó durante un tiempo, por nuestra Armada y algunos de los más ilustres marinos como Jorge Juan o Blas de Lezo, por citar únicamente dos ejemplos, aunque destacables por sus actividades bien diferenciadas, como la misión geodésica llevada a cabo por Jorge Juan en El Ecuador para medir la longitud de un arco de meridiano terrestre, cuyo propósito fundamental era comprobar la forma achatada de la tierra según la teoría de Isaac Newton, o la heroica defensa de la Cartagena colombiana de “Medio Hombre” como llamaban al guipuzcoano Blas de Lezo por sus numerosas heridas de guerra.

¿Quién conoce, hablando de Servicios de Inteligencia, que su existencia se remonta a la más remota antigüedad, siendo citadas en la Biblia algunas acciones de inteligencia y espionaje? pero, sin llegar tan lejos, y refiriéndonos a España, recomiendo a quien esté interesado en el tema, el espléndido libro de mi buen amigo Fernando Martínez Láinez, titulado “Espías del Imperio”, que es la historia de los Servicios Secretos Españoles en la época de los Austrias, en el cita a don Juan Velázquez de Velasco, militar, noble y Caballero de la Orden de Santiago, nombrado “Espía Mayor del Reino” por Felipe III o el magnífico y extenso Servicio de Inteligencia con que contaba el Rey Felipe II, del que se decía que obtenía mejor información que cualquier otro monarca europeo, lo que le permitía tomar las decisiones más acertadas.

5


El desconocimiento, la ignorancia, son el apropiado caldo de cultivo para que nuestra Leyenda Negra haya sobrevivido, y aun sobreviva, por más de quinientos años.

Sin embargo algún rayo de esperanza, para que esto cambie, se empieza a ver en jóvenes organizaciones como “Mundo Hispano” y “Héroes de Cavite”, con participantes de toda América, no solo de Hispanoamérica, también de los Estados Unidos de Norteamérica donde más de cincuenta millones de personas hablan español,  de Filipinas, o la Isla de Guam en el Pacifico, española hasta 1898, y de todas las partes del mundo donde España dejo su huella con sus universidades, misiones, y un idioma que hoy hablan en el mundo más de seiscientos millones de personas, de los que, para casi quinientos millones, es su idioma nativo, ocupando el segundo lugar después del chino.

Decía que el Hispanismo está despertando de un letargo que dura ya demasiado tiempo y se están publicando libros de prestigiosos autores a los que me referiré en esta charla. Hablaré de la génesis de la Leyenda Negra Española y las causas de su perdurabilidad a lo largo de los siglos.

La Real Academia de la Legua Española lo define así: “Una leyenda es una narración de sucesos fantásticos que se transmite por tradición” y refiriéndose a la “leyenda negra”, dice: “Relato desfavorable y generalmente infundado sobre alguien o algo” y en nuestro caso ese alguien es España y su historia, fundamentalmente su actuación tanto en el territorio peninsular como en Europa y América.

Con anterioridad me he referido a lo que en términos muy genérales llamamos “inteligencia” que es de un valor incalculable en tiempos de guerra es, esencialmente, la información o la “desinformación” entre contendientes.

Decía el famoso estratega militar chino Sun Tzu en su conocido libro “El Arte de la Guerra”, escrito en el siglo V antes de Cristo, en el Capítulo XIII titulado “Sobre el uso de espías”: “Un ejército sin agentes secretos es como un hombre sin ojos y sin oídos”, es la batalla de la desinformación que consiste en escoger textos, noticias o cualquier información y exagerar los aspectos negativos del enemigo o se inventan con el único objetivo de menospreciarlo y descalificarlo entre los suyos, y, por supuesto, de que la verdad y la justicia está de nuestro lado y por lo tanto estaría justificada la lucha hasta conseguir su derrota.

Es en tiempos de guerra donde la información o desinformación tienen sus objetivos estratégicos para alcanzar la victoria, pero ¿Qué decir? o ¿Cómo calificar? Cuando estas leyendas y desinformaciones se producen en épocas de paz y normalidad y se repiten, amplían y documentan con nuevas y más graves mentiras, incluso entre países supuestamente aliados.

La Leyenda Negra antiespañola, en su narrativa contra la obra de España en Europa y América es pura invención, mentiras absolutas rodeadas de algunas verdades o medias verdades, una habilidad frecuente en este tipo de acciones: una gran mentira rodeada o ilustrada con medias verdades que introduzcan un elemento que dé idea de seriedad y corrección, aunque bien se ocupan en exagerar los aspectos más negativos, ocultando los méritos y hechos positivos realizados por los españoles.

La Leyenda Negra Española responde con asombrosa exactitud a lo que hemos definido como desinformación sobre el enemigo.

Nuestra Leyenda Negra tiene una característica diferencial a la que han sufrido o sufren otros países o “Imperios”, como muy bien narra en su obra “Imperiofobia y Leyenda Negra” la escritora española Elvira Roca. La escritora se refiere a los imperios romano, ruso, norteamericano y, naturalmente al español, cuya Leyenda Negra perdura tras más de cinco siglos de existencia.

Decía que la Leyenda Negra española tienen una característica diferencial muy importante y que es en gran medida la causa de su perdurabilidad: nace y se desarrolla fuera de nuestras fronteras, pero es, a partir de la guerra de la Independencia española a principios del siglo XIX con el enfrentamiento entre liberales y partidarios del Antiguo Régimen, cuando se instala para quedarse, dentro de nuestras propias fronteras, alimentada y ampliada por una de las dos partes en litigio.

“Las dos Españas”, el poema de Antonio Machado, define con exactitud las causas de que, en poco más de un siglo, exactamente, ciento dos años, los que van desde 1834 a 1936, hubo cuatro guerras civiles, las tres carlistas de 1833, 1846 y 1872 para terminar ese periodo con la guerra civil de 1936, a las que se suman numerosos pronunciamientos.

Españolito que vienes al mundo, te guarde Dios. Una de las dos Españas ha de helarte el corazón”. Recitaba Machado.

6

 

En este marco de continuos y graves enfrentamientos entre españoles peninsulares, la Leyenda Negra encuentra un caldo de cultivo muy apropiado para el desarrollo de bulos, mentiras y desinformación”, que ya vimos que constituyen una poderosa arma para destruir al enemigo, solo que en este caso los enemigos eran los propios compatriotas. Ese factor tan importante y diferencial es la causa de que la Leyenda Negra española dure más de cinco siglos.

Viene aquí al caso el conocido verso del poeta catalán del siglo XIX, Joaquim Bartrina:

“Oyendo hablar a un hombre, fácil es
Saber dónde primero vio la luz del sol
Si os alaba a Inglaterra, será inglés
Si habla mal de Prusia en un francés
Y si habla mal de
España…es español”

La Leyenda Negra antiespañola atribuye a nuestro país, no sólo en el pasado, sino que perduran, injustos calificativos como la ignorancia, el fanatismo, genocida o enemiga del progreso y la modernidad.

ORIGEN DEL TERMINO LEYENDA NEGRA

Existe una pequeña controversia sobre quien acuñó con este nombre al conjunto de términos e historias negativas sobre nuestro país. Julián Juderías publicó a principios del siglo XX su obra: “La Leyenda Negra y la verdad histórica”, pero ya antes, Emilia Pardo Bazán en 1899 empleó este mismo término en una conferencia pronunciada en Paris

El origen del término, tan apropiado, fue muy posterior al nacimiento de esa imagen y publicidad negativa cuyos comienzos se sitúan nada menos que a finales de la Baja Edad Media, cuando la hegemonía de Aragón en el Mediterráneo e Italia. En muchas ciudades italianas surgieron multitud de leyendas de todo tipo contra los españoles, acusándoles de ser una mezcla de judíos y moros, es decir, le daban la consideración de una raza inferior.

El mestizaje aparece ya a ojos de otros europeos como una lacra y no como una mejora de la raza, como defiende José Vasconcelos en su ensayo, publicado en Madrid en 1925, en inglés y español, con el título: “La Raza Cósmica”.

El concepto de “raza cósmicade Vasconcelos, merece mucho más que esta breve referencia, pero no quiero pasar por alto una cuestión tan importante.

Vasconcelos expresó la ideología de la “quinta raza” del continente americano como una aglomeración de todas las razas del mundo, sin distinción alguna, para construir una nueva civilización con aportaciones de conocimiento de personas procedentes del mundo entero constituyendo la “era universal de la humanidad”.

La expresión “raza cósmica” engloba la noción según la cual los conceptos exclusivos de raza y nacionalidad deben ser superados. Junto con un grupo de intelectuales mejicanos en la década de 1920 declararon que los Iberoamericanos tienen sangre de las cuatro razas primigenias del mundo: roja de los amerindios, blanca de los europeos, negra de los africanos y amarilla de los asiáticos, creando así la “raza de bronce”, enriquecida por las aportaciones de distintos orígenes.

Se opone Vasconcelos a las ideas de Charles Darwin, calificándolas de meras teorías científicas, creadas con el único objetivo de validar y explicar la superioridad racial que justifica la represión de otras, ofreciendo, Vasconcelos, un optimista futuro para el desarrollo de la “raza cósmica”.

La aparición de la imprenta en el siglo XVI, en plena época de enfrentamientos entre España, Inglaterra y Holanda, facilita la divulgación y transmisión de noticias procedentes de América y la publicación de la primera edición del libro de Fray Bartolomé de las Casas, “Brevísima relación de la destrucción de las Indias”, ya de por si crítico con los primeros años de la colonización española, fue traducido a otros idiomas y convenientemente exageradas las críticas del fraile dominico.

No obstante, el carácter crítico de la obra, no fue censurado en España y circuló libremente hasta ciento ocho años después, en 1660, cuando la Inquisición española decretó su prohibición. Esta obra provocó una reunión en Valladolid en 1542 de una comisión nombrada por el Rey Carlos I para oír al padre Las Casas y estudiar el problema, dando lugar a la redacción de las Leyes Nuevas. Años más tarde estas leyes fueron reformadas en el sentido de integrar a los pobladores de las tierras americanas en las estructuras españolas y favoreciendo el mestizaje. Ya en 1514 se habían autorizado los matrimonios interraciales.

El hecho de la aparición de la imprenta fue fundamental y lo sigue siendo en la actualidad para la difusión de la Leyenda Negra. Son los libros los difusores de la leyenda, los que la llevan por todo el mundo, por tanto, fundamentalmente, de libros vamos a hablar. Existe mucha literatura en uno y otro sentido, como difusores de la leyenda o como defensores de la historia hispana.

LA LEYENDA NEGRA POR ZONAS GEOGRÁFICAS

Ya hemos dicho que la aparición de la imprenta en el siglo XVI fue un factor determinante para la rápida expansión de la Leyenda Negra, pero no en toda la geografía europea o americana tuvo los mismos componentes ni la misma aceptación.

En Italia la amenaza de la hegemonía aragonesa en el Mediterráneo a las ciudades – estado italianas, la llegada de la familia valenciana de los Borgia que dio dos Papas, Alejandro VI y Calixto III, el dominio militar de Nápoles y la atribución del saqueo de Roma exclusivamente a españoles, cuando habían participado un número muy superior de protestantes alemanes, alimentó la proliferación de leyendas negativas atribuyéndoles asesinatos y violaciones masivas.

En Alemania, surge un nacionalismo alemán, originado en las guerras religiosas del siglo XVI, que presentan a los españoles como colaboradores de judíos y musulmanes, pero defensores a ultranza del Papa. A Alemania llegan también numerosos holandeses expulsados de Flandes que contribuyen con su narración para nada favorable a los españoles.

En Francia, enfrentada con España en múltiples guerras desde finales del siglo XV, incluyendo las que tuvieron lugar sobre suelo de la península italiana, hasta finales del siglo XVI entre Felipe II y Enrique II, propiciaron las fuertes críticas a nuestros reyes a los que calificaban como crueles, avaros y violentos.

Atacaban los franceses las represiones hispanas en Flandes. La obra más conocida es “Antiespañol” de Antoine Arnauld, publicado en 1590. Los aportes de algunas figuras destacadas como Montesquieu, Voltaire y Rousseau atacaron a la España “atrasada y clerical”, como un reflejo de la lucha entre los liberales y el Antiguo Régimen. Los ilustrados franceses asociaban a España con la intolerancia y el fanatismo.

7


En Holanda, la nobleza holandesa, chocó frontalmente con Felipe II y su intento de establecer un estado moderno en los Países Bajos, lo que significaba ir en contra de sus intereses políticos y económicos. La rebelión no tardó en llegar y fue reprimida por el III Duque de Alba mediante la creación del Tribunal de Tumultos que ordenó la ejecución de unos 500 cabecillas rebeldes. La propaganda rebelde dijo que los muertos fueron cerca de 200.000. Los enfrentamientos por motivos religiosos entre católicos y protestantes también fueron utilizados por la propaganda de Guillermo de Orange, principal instigador de la leyenda negra en su obra “Apología”, en la que acusa al rey Felipe II de adúltero, incestuoso y bígamo, así como de asesinar a su esposa Isabel de Valois y a su hijo Don Carlos. También ataca a los españoles como seres fanáticos, vengativos y soberbios.

Pero la leyenda en Holanda también iba de asuntos fiscales. Los nobles, para enfadar al pueblo, difundían que los impuestos que se cobraban a los holandeses, que no eran excesivos, se iban a España a mantener el imperio. Felipe II demostró que no solo era mentira, sino que Flandes le costaba dinero a Castilla.

Evidentemente en los folletos propagandísticos no podía faltar la Inquisición, que, si bien no estaba implantada en Flandes, se contaba que actuaría contra los holandeses realizando una confiscación general de bienes.

En Inglaterra, el enfrentamiento entre Castilla e Inglaterra comenzó de forma importante a mediados del siglo XVI con la llegada al poder de Enrique VIII que se enfrentó al Vaticano proclamándose cabeza de su propia iglesia, la anglicana. Para reafirmarse en sus acciones comenzó una campaña de desprestigio de todo lo español y católico considerándolo villano, falso y sanguinario, en contraposición a lo inglés que es noble, auténtico y benigno.

Esto justificaría las barbaridades cometidas en Inglaterra contra los católicos y también la piratería en el mar contra los buques españoles y las ciudades costeras tanto en España como en las Indias. El ataque de la Armada Invencible, enviada por Felipe II contra Inglaterra en 1588, confirmó la “maldad española” y que Dios estaba con los ingleses por enviar a los elementos contra los invasores.

En Hispanoamérica, la leyenda negra se abrió camino con los llamados “libertadores”, los cabecillas criollos de las guerras de independencia que se aprendieron bien todas las mentiras con origen en la exageración de la obra de Bartolomé de Las Casas y de otros autores sobre la brutalidad de la conquista y colonización, del robo de recursos naturales y del genocidio indígena con el objetivo de atraerse la simpatía y el apoyo de las potencias enemigas de España, como fue el caso de Gran Bretaña que participó activamente en los enfrentamientos.

En Estados Unidos, tras su independencia en 1776, el nuevo estado pasó a ser rival territorial de España. En las guerras de independencia hispanoamericanas, los EEUU ayudaron a los rebeldes por ser estos principalmente de ideología liberal y por conseguir con ello quitarse un incómodo rival en el continente. En 1898, con la guerra hispano-estadounidense, originada a partir de la guerra de Cuba, la prensa amarilla estadounidense, encabezada por Hearst y Pulitzer, se sirvieron de conceptos de la Leyenda Negra para desprestigiar a los españoles y así justificar la agresión yanqui contra la isla de Cuba.

También en España la Leyenda Negra tuvo, y tiene, sus propios adictos. Ya en el siglo XIX con la aparición de los ilustrados, asociados al liberalismo en su enfrentamiento con el Antiguo Régimen, se publicaron numerosas obras en las que criticaban a la España de la Inquisición y de la Iglesia Católica lamentándose de su atraso y de su decadencia. A finales de este siglo aparecieron los nacionalismos regionales que, como una forma de diferenciarse de España y crear una nueva identidad nacional, apoyaron y difundieron multitud de leyendas y mentiras.

He hecho, al hablar de la Leyenda Negra en Hispanoamérica, una referencia al robo de recursos naturales y quiero aportar un trabajo publicado en abril de 2019 en una revista especializada por Pedro Damián Cano.

Dice así: “Aún hoy en día es común en los libros de Historia Económica, Historia en general o simple Numismática a nivel mundial, y tristemente en el área iberoamericana, la visión, utilizada como paradigma del mal gobierno, de una España depredadora, que extraía pingües ingresos de un territorio de abundantes recursos naturales y poblaciones indígenas: un Imperio represor de los deseos de sus “colonias” de autonomía política y económica, derrochador, absolutista y centralista”.

El análisis de la economía política española en los Reinos de las Indias realizado por las historiadoras Regina Grafe y Alejandra Irigoin muestra un panorama muy distinto, en base al estudio de la documentación fiscal, posiblemente una de las más fidedignas, procedente de numerosas Cajas Reales. En base a los mismos, concluyen que la economía política española era muy poco centralizada, y la extracción de moneda hacia la Península era muy limitada.

A sensu contrario, fueron la iniciativa local, la negociación con los particulares para la captación de los recursos necesarios y el control de los flujos económicos, los que determinaron la estructura de los gastos, y niegan la afirmación, aún hoy en día predominante en los libros de Historia, de que los gobernantes maximizaron con su política fiscal la obtención de ingresos.

Para estas autoras, la estructura de la administración fiscal española, durante tres siglos, intentó maximizar el engrandecimiento y la fidelización de los distintos reinos del Imperio en lugar de buscar la obtención del mayor número de ingresos posibles. Para ello fue necesaria la cooperación con las élites locales, manteniendo la mayoría de los ingresos obtenidos en las propias Indias y permitiendo a los comerciantes locales la participación en su recaudación y en el destino de los gastos.

Los principales sectores locales recibieron subvenciones directas, y los comerciantes se beneficiaron de los intereses cobrados por los préstamos a la Corona. Con ello se consiguió el mantenimiento del Imperio y su defensa durante tres centurias sin desembolsos procedentes de la Península.

OBRAS CREADORAS DE LA LEYENDA NEGRA

Sería imposible, y tedioso, enumerar aquí y ahora las abundantes obras literarias creadoras de la Leyenda Negra. Sin embargo, citaré algunas de las más destacadas, sobre todo en los orígenes.

No cabe sino empezar por la ya citada de Fray Bartolomé de las Casas, “Breve relación de la destrucción de las Indias”, si bien, como ya hemos dicho, esta obra puede interpretarse que fue redactada para ser presentada al rey Carlos I, como así sucedió, y dio origen a la publicación de las Leyes Nuevas, que más tarde fueron mejoradas favoreciendo la integración de los nativos y el mestizaje.

La publicación de Las Casas ha sido traducida a cincuenta idiomas y sirvió de base a la obra “Apología”, de Guillermo de Orange, en la que se habla de los gobernantes españoles como crueles con los nativos. Otro español, exiliado en Londres, Reginaldo González Montano, se suma a las críticas a la Inquisición española con una obra, publicada en 1567 con el título de “Exposición de algunas mañas de la Santa Inquisición Española

OBRAS NEGADORAS DE LA LEYENDA NEGRA

Algunos años más tarde empiezan a publicarse obras que defienden y aclaran la obra de España en América, de las que citaré algunas más antiguas y otras recientes que me ha servido para componer esta conferencia.

Ya en 1612, Francisco de Quevedo publicó “España defendida en los tiempos de ahora, de las calumnias de los noveleros sediciosos”

La obra ya mencionada de Julián Juderías: “La Leyenda Negra y la Verdad Histórica”, de la que se dice acuñó el término Leyenda Negra.

Y no solo autores españoles, el historiador y humanista sueco Sverker Arnoldsson, uno de los más destacados hispanistas del siglo XX, publica dos obras: “Los orígenes de la Leyenda Negra Española” en 1947, que ha sido publicado de nuevo en 2018 con prólogo de la historiadora María Elvira Roca, y “Los momentos históricos de América, según la historiografía hispanoamericana” en enero 1956.

8


José de Cadalso, en 1768, publica “Defensa de la nación española contra la Carta Persiana LXXVIII (78) de Montesquieu”.

“Exploradores españoles en América”, publicada en 1893, del historiador y periodista norteamericano Charles F. Lumnis, por citar solo algunas obras editadas en siglos pasados.

Pero, afortunadamente, la literatura universal en defensa de la hispanidad está siendo ahora, quizás más abundante y documentada. Me referiré a algunas de las más destacadas de los últimos años con una breve sinopsis de ellas.

España. Un relato de grandeza y odio”, publicada en 2019, de José Varela Ortega o “La Leyenda Negra, historia del odio a España” de Alberto Ibáñez, también de 2019, son solo dos ejemplos más de obras literarias que tratan de dar respuestas a preguntas que muchos nos hacemos: ¿Por qué en el país que protagonizó las mayores hazañas de la Historia y sin cuyo liderazgo ni el cristianismo ni Occidente habrían logrado sobrevivir, sus ciudadanos tienen tan mal concepto de su pasado y su presente? ¿Cómo es posible que esté dispuesta a autodestruirse una nación que conectó los dos mundos con “el descubrimiento de América”, que impulsó la primera vuelta al mundo de Elcano, realizó colosales aportaciones como la Escuela de Traductores de Toledo, fundó veintisiete universidades en el continente americano, muchas de ellas en el siglo XVI?, ¿Cómo ha llegado a influirnos a nosotros mismos hasta el punto de asumir que éramos inquisitoriales, grotescos, ignorantes y fanáticos?

Hoy en día continua la propagación, en los modernos medios de comunicación y redes sociales, de escritos contrarios a la obra universal española durante tres siglos en Europa, América o el Sudeste Asiático e Islas del Pacífico, escritos y comunicados basados en mentiras mil veces repetidas y un revisionismo del pasado promovido por movimientos populistas ignorantes de la realidad histórica como demuestra la corriente iconoclasta que recorre el mundo.

Alimentado también este populismo por los sistemas educativos en muchos piases en los que se enseña una historia distorsionada y falta de rigor, creando así en las nuevas generaciones un sentimiento de desprecio y odio, ¿qué es sino el derribo de estatuas que recuerda el desgraciado episodio de las destrucciones llevadas a cabo por el yihadismo en Palmira, Nínive y otras ciudades de Irak, Siria o Mali, con objeto de borrar de la faz de la tierra la herencia cultural de los pueblos?

Joseph Pérez, nació en Francia en 1931. Catedrático de Civilización Española e Hispanoamericana de la Universidad de Burdeos. Entre sus libros destacan “La España del siglo XVI, Isabel y Fernando, los Reyes Católicos”; y “La Leyenda Negra”, publicada en 2012. El hispanista francés, establece el inicio de la Leyenda Negra en la reacción que se generó a finales de la Edad Media, sobre todo en Italia, debida a la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo.

La “Apología” de Guillermo de Orange, se considera el documento que encarnó el nacimiento de la Leyenda Negra española. Joseph Pérez analiza con detalle y objetividad cada uno de los elementos de la Leyenda: los ataques a Felipe II, a la Inquisición española y a la conquista de América, y establece el grado de fundamento o de exageración y deformación interesada que hay en cada uno de ellos. Al mismo tiempo, establece un paralelismo en todas estas cuestiones con episodios similares (represiones, guerras de religión, colonizaciones…) que tuvieron lugar por parte de otras potencias, coetáneas o posteriores.

En palabras del editor francés de esta obra, la principal conclusión de este análisis es el sorprendente vigor que ciertos aspectos de la Leyenda siguen teniendo aún hoy entre algunas élites que ignoran la historiografía más rigurosa.

Como decía, existen en la actualidad un numeroso grupo de historiadores españoles y extranjeros de los que solo mencionaré algunas obras para detenerme algo más en algunos títulos recientes que han tenido muy amplia difusión y magnífica acogida.

En primer lugar, quiero referirme a la magnífica obra de mi amigo y compañero académico de la Hispanoamericana, Jesús Maeso de la Torre, titulada “Comanche”, publicada en 2018, que se desarrolla, fundamentalmente en la California española en las últimas décadas del siglo XVIII y relata, con rigor histórico, como fueron las relaciones de los españoles con las distintas tribus indias nativas, de amistad y colaboración con yumas, navajos, aleutas y apaches, a los que defendían de los ataques comanches. Resalta la figura de Fray Junípero Serra, que fundó nueve misiones españolas en la Alta California. “Comanche” recrea unos hechos, rigurosamente ciertos, de la historia de España en los territorios de Tejas, Nuevo México, Arkansas, Luisiana y California.

El catedrático emérito de Historia de la Universidad de Wisconsin – Madison, Stanley Payne, publicó en 2017 su obra “En defensa de España. Desmontando mitos y leyendas negras”. Gran conocedor de la Historia de España ha publicado más de veinte libros y entre los premios y distinciones, en 2019 le fue otorgado el Galardón Bernardo de Gálvez, por su contribución al mejor conocimiento de España en los Estados Unidos de Norteamérica.

De la sinopsis de su obra extraigo: “Ningún otro país como España posee una historia tan rica en sus imágenes ni tan abundante en conceptos, mitos y leyendas. Es la historia más exótica de Occidente y también la más extensa y extrema en su envergadura tanto cronológica como geográfica, y con mayores diferencias en las distintas épocas. A lo largo de los siglos la Historia de España se ha descrito y definido a partir de conceptos inusitadamente controvertidos: reino bárbaro decadente, paraíso multicultural, Reconquista, Inquisición, primer imperio mundial, monarquía paneuropea, decadencia profunda, leyenda negra, país insurreccional, cultura romántica, sociedad convulsa y revolucionaria, democracia antifascista, país fascista retrógrado,Algunas de estas descripciones son tópicos esencialmente falsos, o logros históricos muy complejos que requieren mucha matización”.

Fernando Martínez Laínez, presidente del Club Le Carré de escritores de espionaje y servicios de inteligencia, al que me honro en pertenecer, publicó en 2009, “Banderas Lejanas. La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos”, lo que califica como un acontecimiento histórico capital: “A lo largo de trescientos años, soldados, misioneros, navegantes, colonos y descubridores al servicio de España, plantaron sus banderas en fuertes, poblados, misiones y ciudades repartidas por toda América del Norte, desde los límites de México hasta la frontera canadiense y Alaska, fundando ciudades como Santa Fe, San Francisco o Los Ángeles. Una historia violenta en ocasiones y casi siempre heroica, de unos hechos que merecen ser rescatados del olvido y formar parte de la memoria colectiva hispanoamericana

Hernán Cortes, gigante de la historia” es el título de la obra publicada en 2019 por Ramón Tamames, Doctor en Derecho y en Ciencias Económicas, catedrático y miembro del Congreso de los Diputados entre 1977 y 1981, es uno de los firmantes de la Constitución Española de 1978.

En esta obra Tamames presenta la figura de Hernán Cortes de una forma global, enmarcada en la época de los grandes descubrimientos del mundo del siglo XVI, que promovieron el comercio mundial, el mestizaje y la difusión del cristianismo, para llegar a formar una comunidad hispanoamericana de veinte naciones que hablamos la misma lengua. Cortés es en esta obra, a criterio de Tamames, simultáneamente un valiente soldado, diplomático inteligente, estadista creador de la Nueva España, gran empresario de su propio proyecto y un espléndido escritor por sus “Cartas de relación

Las treinta ediciones de “Imperiofobia y Leyenda Negra” publicado en 2016, acreditan como una obra importante la de María Elvira Roca, doctora en Filología Clásica y Filología Española, ha sido profesora de Latín y Lengua y Literatura Española en España y Estados Unidos. Conferenciante y Escritora, imparte cursos en España y otros países.

Vargas Llosa lo califica como un libro de verdadera erudición, aguerrido, profundo y polémico que se lee sin pausas como una novela irresistiblemente atractiva.

Un libro imprescindible para comprender sin anteojeras algunas cuestiones fundamentales de la historia y la cultura española. Un estudio implacable de cómo se inventa, escribe y manipula la historia por intereses inconfesables”, añade en un comentario Agustín García Simón, crítico literario del periódico digital Cuarto Poder, entre otras muchas opiniones muy positivas que ha cosechado en toda Hispanoamérica.

Al tratar las leyendas negras de otros imperios, María Elvira Roca, establece con rigor las ideas de imperio, leyenda negra e Imperiofobia y explica lo que tienen en común los imperios y las leyendas negras que irremediablemente van unidas a ellos y como surgen por intelectuales ligados a poderes locales y como son asumidas por los propios imperios afectados. Coincide con otros autores en fijar los inicios de la Leyenda Negra Española en Italia, como ya se ha expuesto.

9


Más tarde, la hispanofobia se convirtió en el eje central del nacionalismo luterano en los Países Bajos y en Inglaterra. Elvira Roca sostiene que el relato actual de la historia de España y de Europa se fundamenta en ideas basadas más en sentimientos nacidos de la propaganda que en hechos reales. La perdurabilidad de la hispanofobia, afirma Roca, sigue siendo rentable, hoy en día, a más de un país.

En el prólogo de esta obra Arcadi Espada afirma que “Elvira Roca levanta a pulso toneladas de papel de propaganda cernida sobre la indolente España”

Como vemos, existe también en la actualidad una creciente producción literaria fruto del estudio de prestigiosos historiadores españoles y extranjeros empeñados en desmontar los bulos y mentiras que, durante cinco siglos han condicionado de forma muy negativa la visión de España y su historia.

Los orígenes e intenciones ya los hemos visto y también las peculiaridades de nuestra Leyenda Negra que, al contrario de las que afectaron a otros imperios, la ha hecho llegar hasta nuestros días.

Me he referido a algunos autores muy importantes, pero la nómina es, afortunadamente, cuantiosa y he dejado para el final una obra, publicada en 2019, que me parece destacable. Hablo de “Madre Patria. Desmontando la Leyenda Negra desde Bartolomé de las Casas hasta el separatismo catalán” de argentino Marcelo Gullo del que se publicaron seis ediciones en apenas cuatro meses.

Marcelo Gullo es doctor en Ciencia Política por la Universidad del Salvador en Buenos Aires. Master en Historia y Política Internacional por la Universidad de Ginebra y graduado en Estudios Internacionales por la Escuela Diplomática de España, es profesor, investigador y conferenciante y ha publicado varios libros que versan, fundamentalmente, sobre historia y relaciones internacionales.

De “Madre Patria” ha escrito María Elvira Roca: “En Madre Patria, el profesor Marcelo Gullo demuestra que lo que está pasando ahora en España, en su contexto histórico y geográfico, es imposible de separar de la América hispana”.

Califica el autor a la Leyenda Negra Española como la obra más genial del marketing político británico, y que, de manera inconcebible, los españoles se han creído la historia de España e Hispanoamérica que escribieron sus enemigos tradicionales y se avergüenzan de un pasado del que deberían sentirse orgullosos.

Que Hernán Cortes no fue el conquistador de México, sino el libertador de cientos de pueblos indígenas que estaban sometidos al imperialismo más feroz que ha conocido la historia de la humanidad: el de los aztecas.

Concluye Marcelo Gullo: “Nada separa a España de América ni a América de España, salvo la mentira y la falsificación de la historia. El futuro de ambas depende de que sean capaces de desterrar para siempre el mito de la Leyenda Negra de la conquista española de América

Muchas gracias.

10


 

11


 

12


 

13


 

14

 

 

flecha arriba