Todo un caminàs

De las nuevas especies humanas

Desde la apertura parcial de la prisión, a la que me ha sometido el Gobierno sin motivación alguna por mi parte, he regresado a mi costumbre cotidiana de caminar.

El primer día, aunque recorrí varios kilómetros menos, me encontraba como Rambo, ¡no me sentía las piernas!, sin llegar a tener agujetas. Ahora voy progresando debidamente y aun me faltan algunos kilómetros para llegar al nivel habitual.

Pero no es de esto de lo que quería hablar. A mi regreso a la ronda de circunvalación de Castellón me he encontrado no con mucha más gente que antes, sino con la proliferación de unos tipos que siempre se apreciaban y se veían como forma de ser y estar egoísta y mal educada en valores ciudadanos. Hoy, tras ver anteayer un encontronazo bastante fuerte entre dos ciclistas, me decido a dedicarles un poco de atención, por si pudiera ser de la utilidad de alguien, autoridades incluidas.

Por lo general, la gente somos bastante cumplidores de las normas excepto estos tipos que seguidamente paso a describir:

El LIBRE del REPARTIMENT de la Ciutat i Regne de Valencia (I)

ANOTACIONES HISTÓRICAS Y FILOLÓGICAS QUE SE EXTRAEN DEL LIBRE DEL REPARTIMENT DE LA CIUTAT I REGNE DE VALENCIA (I)

 

El eminente arabista, historiador y filólogo valenciano don Julián Ribera y Tarragó (1858-1934) es el autor del interesantísimo “Prólogo” de la edición fotográfica del Libre del Repartiment de la Ciutat i Regne de Valencia que el Centro de Cultura Valenciana, vista la necesidad de publicar tan valioso documento, realizó en 1939, unos años después de su fallecimiento. Documento que junto con el Libre dels Furs, desde el punto de vista demográfico y legislativo, constituyen actas de nacimiento del Reino cristiano de Valencia, configurado a partir del siglo XIII con la conquista y repoblación de este territorio y su incorporación al casal de la Corona de Aragón.

Nuevas elecciones generales

Tras la crisis sanitaria por el coronavirus, España necesita celebrar unas nuevas elecciones generales a finales de 2020, para que haya un Gobierno que elijamos para superar la grave crisis económica, laboral y social en la que estamos ya sumidos. Y que va a ser muy dolorosa y larga.

La desastrosa gestión de la pandemia por parte del actual Gobierno –tarde y mal- al afirmar que tardaremos dos años en recuperar la riqueza perdida.

Algunos sectores se recuperarán antes de dos años, otros en dos años y otros tardarán más. Basta pensar en las empresas que se están viendo abocadas al cierre, o los comercios, autónomos, bares y pequeñas empresas que habrán de buscar nuevas actividades profesionales, y eso no se resuelve en unos meses.

Soy partidario de agotar las legislaturas, en principio, pero es que la actual situación requiere que los españoles elijamos a quien debe dirigir la recuperación de todo un país. Y me pesa pedir este adelanto, porque ya llevamos unas cuantas elecciones en los últimos años.

No hay que descartar que el propio Pedro Sánchez decida adelantar las elecciones, si ve –con la ayuda de su inseparable Iván Redondo– que la recuperación va a ser muy dolorosa y larga, y que electoralmente es peor para él esperar a convocarlas. Si ve que le conviene a él –no hablo de al país, sino a Pedro Sánchez-, no dudará en convocar nuevas elecciones. Y con esa decisión parecería que escucha a la sociedad.

La pandemia: FACTA NON VERBA

No dire yo que no s’haguera pogut fer millor, que no es puga fer millor. No dire que siga improvable que el president del govern Pedro Sánchez tinga un ‘toc’ de superbia (ya ho escrigui, fa mesos). No dire que no es va a marches forçades i que les lleis haurien de coneixer-se en mes antelacio... No dire mes coses perque lo que nos pareix un temps llarguissim nomes son dos mesos curts, unes huit semanes, uns xixanta dies.

Ya sabem que lo dur se’ns fa etern...i lo bo, curtissim, passa en un alé.

Molts dirigents politics han donat a repel el si a l’estat d’alarma i a les prorrogues. Uns atres han votat sempre que no i uns pocs que s’abstenien ara se’n passen al costat del no. Es la llibertat de la democracia.

I esta reticencia no nomes la proclamen l’ultradreta, els independentistes, els soberanistes o els nacionalistes, es ya tambe paraula d’alguns presidents autonomics del PP (Andalusia, Galicia...en sintonia en el seu –nefast– dirigent Pablo Casado, que ara diu que ya no cal), o d’algun reconvertit com el president de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

M’agrade o no, la realitat es que (a pesar d’improvisacions i de retrassos en prendre mides dures –yo no se qué hauria fet ni si hauria tengut el valor...–), la pandemia estava desbocada (anava solta i en silenci)...i des del 14 de març fins al 5 de maig, ha canviat del cel a la terra. Aço son fets.

Puig habla de “gerontofobia”

Hace unos días, Ximo Puig afirmó que no consentiría que, como herencia de esta pandemia, quedara en la sociedad una “gerontofobia”, que la Generalitat no lo permitirá, y se deshacía en adjetivos para destacar el esmerado cuidado que se merecen los ancianos. Esa defensa de los ancianos, en estos momentos resulta sospechosa por parte de Ximo Puig, porque busca esconder una realidad dolorosa: el elevado número de ancianos fallecidos por el coronavirus, y de modo especial en las residencias de ancianos. Además, yo no observo en la sociedad gérmenes de “gerontofobia”, sino gritos desesperados de que haya más residencias de ancianos y se gestionen mejor: una vez más, Puig pretende crear un problema social donde no lo hay, para erigirse en guardián de los ancianos. Táctica desinformativa, una vez más.

ESTOY CANSADO

Estoy cansado.

Sé poco de algunas cosas y menos aún de otras muchas. Me han hecho mayor –o viejo, sin que lo haya pedido, y mi parecer no es importante. En fin, soy un español medio, soy … un jubilado que goza de razonable buena salud. A D g.

Digo que a Dios gracias porque nuestros indirigentes políticos ya hacen todo lo posible para aligerar la carga social que representamos, sin recordar lo que conseguimos.

Pues eso. Estoy cansado de estar en una prisión, aunque sea la mía, sin saber por qué; sin tener derechos, aunque sean inferiores, como los presos políticos; contentándome con ver en los medios la zanahoria de que, a lo mejor, un día, o dentro de unos días, o de unas semanas, si me porto bien, me dejen enseñar la patita por donde y cuando me digan las voces de unas gentes que, como no piensan en LA nación, lo mismo pueden ir hacia adelante como hacia atrás; aunque ellos puedan saltarse impunemente sus estrictas normas sin que nadie se inquiete ni les pida esa responsabilidad que ellos exigen a los demás.

La CONTINUÏTAT PRE i POSTJAUMINA de les demarcacions territorials

Mateu y Llopis, escrivia en la revista “Ampurias”, toms VII-VIII - 241 (Barcelona 1946): “Se comprueba la continuidad de lo ibérico, es decir, del hecho geográfico e indígena, en el período de la Reconquista, con evidente repetición de demarcaciones, límites y distribuciones territoriales varias” Posarem alguns eixemples.

En la pag 171 del llibre “Alicante y su territorio en la época de Jaime I de Aragón”, consta, referit a 1268, “Sentencia en la que se resuelve, una vez oidos los moros más ancianos de Cocentaina, que las alquerías Gayanes y Foncesielles, no pertenecen al término de Perputxent...” De la p. 173, del mateix llibre, (abril de1268), es la “Orden del rey para que Domingo Marqués y Berenguer Escrivá vayan a Cocentaina y asesorados por cristianos y moros, procedan al deslinde y amojonamiento de aquella villa, con algunos lugares de Alcoy, Penáguila, Travadell, Planes, Perputxent, Agres y Bocairente, en evitación de disputas entre sus vecinos.”

PRINCIPIOS PARA LA PRUDENCIA

Es propio de la condición humana equivocarnos continuamente en nuestros juicios sobre las personas y las cosas, no tanto por falta de entendimiento, cuanto por falta de prudencia. No pensamos bien lo que decimos, y sobre todo, hablamos de lo que no sabemos.

Nuestras pasiones nos llevan a cometer infinidad de equivocaciones en temas que nos afectan, por una parte, y en las valoraciones que hacemos sobre las personas, por la otra: exageramos las cosas, hacemos juicios temerarios, y lanzamos acusaciones no suficientemente contrastadas con la realidad. Y este mal es universal, porque caen en él tanto la gente común en sus conversaciones de vecindario o de bar, como los que opinan y dan su veredicto desde las instancias de la comunicación social. En el mundo se cometen, por supuesto, grandes mentiras con la perversa intención de engañar, pero el mayor mal es la falta de prudencia, principal causa de las equivocaciones humanas. Para ser prudentes, deberíamos seguir estos principios:

No hacer afirmaciones rotundas sin estar seguros de lo que decimos.

Pedro Sánchez: tarde y mal

Pedro Sánchez está gestionando muy mal la crisis del coronavirus. Sé muy bien que no es nada nuevo ni original lo que afirmo, pero lo hago a sabiendas: ni por agotamiento va a lograr que pensemos otra cosa, mientras no cambie su aire autosuficiente, mentiroso e incompetente de gobernar nuestra querida España.

Afirmar que se gobierna “tarde” ya lleva implícito que lo hace “mal”. Sin embargo, reitera sus errores casi cada día, y permite que los miembros del Gobierno digan una cosa y su contraria. Difícil arreglo tiene, para desgracia nuestra, pues afecta a la salud, al empleo, a toda la sociedad española, con tintes dramáticos, sin que nos sirva la cantinela de que es un problema mundial: basta ver cómo se está gobernando en otros países, para reconocer que es un problema de todo el mundo, pero hay modos de gestionar la crisis mejor y peor, y el balance de Sánchez es aterrador.

Ante esta pandemia, resultaba evidente que debía protegerse al personal sanitario prioritariamente. Poco antes de escribir estas líneas, me entero de que van a pasar el lunes próximo, 4 de mayo, los test al personal sanitario de un importante Centro de Salud de una capital de provincia. Increíble, pero cierto.

CRISIS DE LA CULTURA DE LA MODERNIDAD

Recibí la semana pasada el libro de ponencias del I Congreso Internacional de Historia y Monarquía: “El Reinado de Alfonso XIII y sus Relaciones Internacionales”, que tuvo lugar el 1 y 2 de Febrero de 2019 en los Reales Alcázares de Sevilla. Organizaron el Congreso, la Hermandad Nacional Monárquica de España junto con la Secretaria Nacional de Educación y Cultura y la Delegación Regional de Andalucía, Ceuta y Melilla. (Ha sido un regalo de una amiga coordinadora del congreso)

El titulo de la primera ponencia a cargo del Excmo. Sr. D. Jorge Fernández Díaz fue: “Alfonso XIII y la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús”, pero yo quisiera compartir parte del contenido de la ponencia a cargo de Dr. Javier Paredes Alonso, Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá de Henares, pues creo dio en la diana sobre el origen de la actual crisis que padecemos, dando pistas sobre el camino hacia una buena solución.

El titulo de esta ponencia fue: “El contexto Europeo del Reinado de Alfonso XIII”, y comenzó diciendo: “Voy a hablarles de algo que es de unánime reconocimiento. En el periodo de Alfonso XIII, concretamente en 1919, se produce la crisis de la cultura de la modernidad…….. eso es lo que pasa en 1919, que la sociedad europea, que se ha sentido tan segura con unos parámetros culturales, entra en crisis.

FALCETAT DOCUMENTAL en les "Normes de Castelló"

32 BASES ORTOGRAFIQUES PROVISIONALS, I NO 34 “NORMES”

1
Clic para ver el documento

Sempre he tingut curiositat per les BASES PER A LA UNIFICACIO ORTOGRAFICA VALENCIANA, (titul que conste en els fulls originals) no se si al ser castellonenc, pel titul que posteriorment li van donar “NORMES DE CASTELLO”.

Buscant sempre aproximar-me a la objectivitat, en lo possible, he llegit autors tan dispars com don Jose Maria Guinot i F.Perez Moragon, entre atres, per lo tant, tinc formà una opinio prou clara al respecte.

Yo crec que una part dels firmants, de bona fe, van creure que tots respectarien el prolec de les bases firmades, que entre atres consideracions dien ser: imperfectes i provisionals, pero un punt de partida per a mijan amples acorts anar perfeccionant-les. Pero l'atra part lo que buscava, era unes firmes per a intentar justificar els canvis que fraudulentament i sense acort ni consulta alguna pensaven fer despres, incomplint lo firmat per tots.

La pandemia: OPOSICIONS i DESORI

Les sifres: veritat / mentira*

Casi tot lo mon ha acusat al govern de no dir la veritat en els morts ocasionats pel coronavirus. ¿Ha estat mentint? En puritat, no.

M’explique, qualsevol investigador sap que a l’hora d’analisar un fet –epidemiologic, sociologic, fisic, economic, conductual...– es comença per acotar l’objecte. El ministre de Sanitat, Salvador Illa, s’ha cansat de repetir que nomes es contabilisen a efectes serials els morts diagnosticats de coronarivus i que es una definicio ‘exigent’. No es correcte el terme, es nitida i es la ‘oficial’ (europea i de l’OMS), pero no es comprensiva.

Me torne a explicar. El comput es facil perque a soles val el diagnostic, pero deixa casos fora perque hi ha molts morts (¿el doble?, ¿el triple?) que tenint ‘sintomes compatibles’ no s’han inclos. El defecte no es dels contadors, sino de la caracterisacio. Si es mes extensa generarà mes problemes. ¿Son usuals definicions tan estrictes en unes atres malalties?

¡Gracias, personal sanitario!

Son unas líneas de gratitud, reconocimiento y apoyo a todo el personal sanitario, que está demostrando en estos meses de epidemia que, pese a la falta de protección mínima –falta de tests, de mascarillas, de respiradores– que el Gobierno o la Generalitat debían haberles proporcionado desde el primer momento, se han jugado la vida, y algunos la han perdido. Médicos, enfermeros, auxiliares, trabajadores de la limpieza, el 112, farmacéuticos y cuantos siguen dejándose la piel –la vida en riesgo diario– necesitan todavía no pocas de las medidas de protección que ya deberían tener desde el primer momento. Han sufrido las mentiras reiteradas, con falsas promesas, pero han puesto su cabeza y su corazón en salvar vidas, de modo que los enfermos, a veces moribundos, no escucharan de ellos quejas, sino apoyo total en momentos tan decisivos. Nos faltan palabras de gratitud, pero si en algo hemos de ayudarles es en poner todos los medios para que desempeñen su trabajo en las condiciones materiales propias de un país desarrollado. Están bien los aplausos diarios de los vecinos al personal sanitario, pero también las “caceroladas” pidiendo lo que necesitan.

LUIS MAYANS. Jurista y Político

Luis Mayans y Enríquez de Navarra (Requena, 1805-Madrid, 1880). Ilustre jurista y político valenciano.

Nació en Requena, donde su familia materna, los Enríquez de Navarra, eran propietarios de fincas agrícolas. Su infancia y adolescencia las pasó en Onteniente, de donde era su progenitor y por cuya demarcación territorial será elegido diputado nacional durante diversas legislaturas desde 1837 hasta 1879 y en cuyo término municipal asentaría parte de su considerable patrimonio.

Sus orígenes estaban en la pequeña nobleza valenciana, vinculada al territorio de las dos poblaciones de donde procedían sus ancestros.

Ingresó en el Seminario del que se salió para estudiar Leyes. En su juventud fue un liberal exaltado, integrándose en la Milicia Nacional lo que le supuso sufrir la represión absolutista en 1823, en el inicio de la Década Ominosa del reinado de Fernando VII.

Medicina de guerra

¿ES EN ESPAÑA LA MEDICINA DE GUERRA UNA EXCUSA PARA APLICAR LA EUTANASIA DE TAPADILLO?

En España, últimamente, se está hablando mucho de medicina pública y de medicina privada, estableciendo que la diferencia entre ellas es que, la primera es gratuita y, la segunda, de pago. Con respecto a esto, conviene dejar muy claro que ambas son de pago y, además, pagadas por el usuario. En el caso de la privada, directamente de su bolsillo y, en el caso de la pública, con los impuestos que pagan todos los ciudadanos, jóvenes o ancianos, la utilicen o no la utilicen. Porque los ciudadanos que utilizan la mal denominada sanidad privada, también, con sus impuestos, contribuyen a la financiación de la pública, sean usuarios o no.

Por lo dicho, pienso que los ciudadanos deberíamos librarnos del lenguaje que nos quieren imponer, con la intención de manipularnos, y empezar a llamar las cosas por su nombre, pasando a denominar la sanidad privada como sanidad pública (porque ofrece un servicio público) de titularidad privada, y, a la sanidad pública, como sanidad de pago de titularidad estatal. Con ello, entre otras cosas, acabaríamos tomando conciencia de que los políticos no regalan nada.

Los lectores opinan sobre la tragedia en las residencias

El pasado 16 de abril publiqué el artículo “Tragedia en las residencias de ancianos”, invitando a los lectores a aportar datos y comentarios sobre esta cuestión, por desgracia de tanta actualidad a raíz de la pandemia. Indicaba mi correo electrónico –javierarnal2002@yahoo.es– por si los lectores querían enviarme sus opiniones, aparte de los comentarios que en este diario se pueden aportar, y de hecho se han aportado, pero pensando que hay informaciones que los lectores preferirían proporcionarlas a una persona, no exponiendo en público sus datos personales, por razones diversas.

La reacción de los lectores ha sido numerosa y variada, desde toda España, y a todos les he contestado, y lo seguiré haciendo.

Hay residencias públicas que están trabajando muy bien esta situación, poniendo en marcha medidas en cuanto se supo del evidente riesgo que corrían los ancianos en residencias. Y me cuentan que no han tenido ningún caso de contagio ni ningún fallecido por esta causa.

Oltra y las residencias

Oltra está desaparecida para la provincia de Castellón desde hace semanas como consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, de la que dependen las residencias de ancianos. Vamos a llamarlas por su nombre, por mucho que abunden expresiones como “tercera edad” o “mayores”: son ancianos que no pueden vivir solos o que es inviable que vivan con su familia. Aparece -¡sólo faltaría!– en calidad de portavoz de la Generalitat, pero para la provincia de Castellón está totalmente desaparecida, escondida, noqueada. Sabe que no ha cumplido ni cumple con esta provincia: prometió hace cinco años una residencia pública en Castellón, y no se ha vuelto a hablar de ella: ni siquiera hay un solar previsto. En una ciudad con casi 180.000 habitantes hay una residencia pública, y sólo la iniciativa privada salvará esta carencia en la ciudad. Lamentable.

Mónica Oltra ya desbarró, y mucho, al cerrar una residencia de menores en Segorbe, gestionada por religiosas, por supuestos abusos de un empleado, que luego judicialmente se volvió en su contra. Pretendió tapar problemas de abusos en residencias de menores públicas, en circunstancias que son muy conocidas. Penoso.

AZORIN y su Lengua Valenciana

Hace años, el prologuista de ‘Rondalla de Rondalles‘ (edición catalana de la Universidad de Valencia, 1986) reproducía un texto azoriniano: “El valenciano tiene su medida y sabor; la concisión del valenciano se ve cuando se compara, texto con texto, con otro idioma: el sabor se gusta cuando se lee la ‘Rondalla de Rondalles‘; y añadía: “Esto decía Azorín, en 1949, en su libro Valencia”; remitiendo erróneamente a la cuarta edición de esta obra, publicada en Buenos Aires.

El prologuista quería desactivar el concepto que Azorín ofrece sobre el valenciano, usando los habituales enredos sobre nostra llengua; pero cometió un traspiés freudiano. Si la referencia fuera correcta se remontaría a 1940, cuando Azorín escribió ‘Valencia’, no en 1949; y la cita, además, no pertenece a esta obra. No es normal pifiarla en el primer párrafo de la primera página, aunque quizá no le gustaba al prologuista (conocido catedrático sardanero de la Universidad de Valencia) el título de “Ejercicios en castellano” (Madrid, 1960) libro donde Azorín da su parecer sobre el idioma del Reino.

Las FF.AA. no pueden ser mangoneadas por los partidos

A raíz de las desgraciadas palabras, y dejemos ahí el calificativo, del General de la Guardia Civil José Manuel Santiago, he sentido la necesidad de exponer públicamente algunas reflexiones e ideas sobre la, llamémosle así, cuestión militar.

En primer lugar, creo que se debería volver al anterior sistema de ingreso en las academias militares. Por oposición, previa superación del bachillerato y selectividad.

Eso no es incompatible con el hecho de que se establezcan otros medios de acceso a la escala de oficiales, sobre todo de Ingenieros, Transmisiones, Intendencia, Logística y Artillería. Pondré algún ejemplo, para intentar dejar clara la cuestión. Pongamos el caso de un Licenciado en Ciencias Físicas, lo que le proporciona un alto nivel de conocimientos físicos y matemáticos, el cual, después de terminar sus estudios, considera que tiene vocación militar y que, por razones de edad, ya no puede acceder a la oposición de ingreso. Eso no debería ser óbice para que pudiese culminar su vocación. Bastaría con que, tras la superación de las correspondientes pruebas psicofísicas y médicas, pudiese acceder a la condición de Oficial, de Artillería en este caso, tras un período de formación más corto. Lo mismo podría suceder con un Ingeniero de Telecomunicaciones que desease incorporarse a Transmisiones. O con un ingeniero de caminos con respecto al Arma de Ingenieros. Cabrían más ejemplos, pero con éstos creo que queda suficientemente ilustrada la cuestión.