Juan Cotino

Conocí a Juan Cotino en 1994, en Valencia. Su aspecto sencillo y sonriente hacía que el trato con él fuera agradable. Era entonces concejal del ayuntamiento de Valencia. Era fácil encontrar a Juan en diversos actos públicos, no solamente políticos, pues desde su juventud se prodigó en diversas iniciativas, que promovía o a las que se sumaba con facilidad y entusiasmo. Al poco tiempo de conocerle, coincidimos en la calle. Él iba acompañado por dos concejales más, que me presentó: uno de ellos era un joven, que yo no conocía todavía, llamado Francisco Camps.

Del conocimiento, pasamos a la amistad, y eso que entre políticos y periodistas no suele ser frecuente, porque un político “calcula” muy bien lo que dice a un periodista y piensa lo que espera de él; y un periodista, en principio, busca en un político obtener alguna información de peso, cualificada. Una relación políticos-periodistas siempre compleja que se mueve en el ámbito profesional: el periodista recela de un político, porque piensa que es un “vendedor” y calla realidades ocultas, que son precisamente las que le interesan a un periodista.

El fallecimiento de Juan me ha golpeado como amigo y como periodista. Nunca rehuía una cuestión: descolgaba el teléfono o te decía que te llamaría cuando pudiera, lo cual hacía normalmente el mismo día. Era consciente de las prisas que nos mueven a los periodistas, donde prima el “hoy”, incluso el “ahora”, a veces en exceso.

El SENTIMIENTO RELIGIOSO de la Semana Santa

María del Carmen Aura Busó y José Vicente Gómez Bayarri
Catedrática de Literatura de Bachillerato y Académico de número de la RACV

 

En estos días de afligimiento, recogimiento y reflexión por la situación sanitaria que estamos padeciendo, la expresión de la Fe se puede vivir también en casa y en soledad. Los medios televisivos y radiofónicos nos pueden recrear con escenas emotivas de representaciones de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Van a ser esenciales en estas conmemoraciones la iconografía escultórica que muestran los pasos procesionales, la música que acompaña en los actos litúrgicos y la lectura de composiciones literarias compuestas para estas festividades por excelentes escritores de la Historia de la Literatura Española. El arte, en general, nos acercará a poder sentir en profundidad el fervor religioso de los creyentes de la mayoría de la cultura occidental.

En las celebraciones litúrgicas y procesionales se mezclan la religiosidad popular con la tradición y el arte. Ante la perfección anatómica de las imágenes y la fastuosa decoración de increíbles creaciones es difícil no emocionarse.

Una atra MANIPULACIO indecent: "LA MATA DE JUNC" de Muntaner

En les “fitxes” de la CDLPV “Coordinadora de Dinamització Lingüística del País Valencià”, que es troben en la seua pagina web, referit a “catalans valencians” consten “Referències a la denominació «català»”, La major part d’elles estan tretes del llibre “Conciencia idiomatica i nacional dels valencians” del “il·l·lustrissim” Ferrando. No cal dir, que no hi ha, ni una a soles, que justifique lo que pretenen. Tenen el problema de que la “ensomiada” conciencia idiomatica i nacional catalana mai ha existit entre els valencians.

Hui parlarém de la cita que fa 10. Diuen: “1325. De nou el gran Muntaner: «Exempli de la Mata de Jonc, escrit a la seva Alqueria de Xirivella (L'Horta), bellíssima paràbola i profecia d'unitat entre els tres reialmes catalans front a les maquinacions dels gonelles futurs”

En primer lloc, vegem que a Muntaner no nomes el fan “gran” sino que el fan “profeta”. I es que, per lo vist, el catalanisme preten uns origens d’inspiracio divina, que dota als seus membres, de poders sobrenaturals.

Pero la magancha mes gran la trobem quan es parla dels “tres reialmes catalans”. ¿Quins son els tres “reialmes” catalans, si historicament no n’hi hague ni un a soles? ¿Com han naixcut del no res i s’han reproduit? ¡Aixo si que es sobrenatural i lo demes favades!

La MENTIRA de la suposta catalanitat dels BORJA

Fa ya temps la revista monografica de la Fundacio Bancaixa (ara Bancaja), publicada a traves d’una editorial catalana, definia a Sorolla com "pintor de la catalanitat" (per cert, si no hi ha director de l’exposicio, que el nomenen, i si hi ha, que sí que hi ha, que el lleven, per consentir la manipulacio). Encara no havien eixit de l’estupor de dita aberracio, quan nos trobem com s’insulta novament als valencians, dient-nos que els papes Borja, no a soles parlaven catala (mentira, com vorem), sino que ademes volien "catalanisar Europa".

Dita infamia es va produir en l’acte organisat pel Instituto Internacional de Estudios Borgianos (IIEB) en l’Octubre Centre de Cultura Contemporània, que traduït en llenguage clar significa "paradeta de Eliseu Climent (Acció Cultural del País Valencià) per a conseguir fondos millonaris per a instaurar en el Regne de Valencia el catalanisme".

Semana Santa y Covid-19

Ésta Semana Santa es muy rara, excepcional, debido a la pandemia. No habrá procesiones, ni Oficios, ni velas al Santísimo, ni Vigilia Pascual…, aunque es cierto que algunos de estos actos centrales para un cristiano sí que se celebrarán, pudiendo seguirse a través de la televisión o internet. Para quienes practican la fe, las opciones para seguir esas celebraciones son múltiples, como ya vienen haciéndolo durante estas semanas de aislamiento, con elevadas cuotas de audiencia, para confirmación de unos y sorpresa de otros. La religión, en concreto la fe católica en nuestro país, está más arraigada de lo que puede parecer, aunque es evidente que en estos años ha ido disminuyendo la práctica religiosa en España: veremos qué sucede a partir de ahora.

Cuando empezamos a ver la magnitud de la tragedia –no quiero entrar en apreciaciones políticas ahora-, muchos comentarios acompañaban el dolor y el sufrimiento, acentuando que había que tener más presente a Dios en la vida cotidiana, valorar más lo esencial y menos lo superficial, y abundaba una reflexión: “es un golpe radical a nuestra autosuficiencia, creernos dueños de la vida y de la muerte de las personas, admitir que somos criaturas”.

La CRISIS SANITARIA del COVID-19: Reflexiones. (y II)

Una vez finalizada la realización de la importantísima manifestación del día ocho de marzo, el gobierno decide reconocer la crisis y empieza a tomar las medidas por todos conocidas, declaración del estado de alarma incluido.

Conviene recordar que la propia Ley 36/2015 establece que los instrumentos de gestión de crisis servirán de apoyo en los estados de alarma y de excepción, con objeto de tener presente que la declaración del estado de alarma no invalida las medidas desarrolladas con motivo de aquella, sino que el estado de alarma las adopta e incrementa o modifica si fuese necesario.

Ante una situación de crisis como la que nos ocupa parece razonable activar un proceso de decisiones permanentes para manejar todos los recursos del estado que sean necesarios, adaptándose a los cambios de la situación para lograr su máxima rentabilidad. Dicho proceso debería contemplar distintos niveles de dirección y/o de ejecución para lograr que el proceso de decisiones se realice de forma ordenada y coherente.

La CRISIS SANITARIA del COVID-19: Reflexiones. (I)

A estas alturas de la crisis sanitaria que padecemos todo el mundo se preguntan cómo se han podido cometer tantos errores en la gestión de la crisis. La sensación de improvisación en la actuación del gobierno se ha extendido entre muchos sectores de la población. Para tratar de revertir esa sensación ahora parece que trata de imponerse el relato de que nadie vio venir la pandemia y lo que ha ocurrido podría haberle sucedido a cualquiera que estuviese en el gobierno.

Trataremos de reflexionar sobre el proceso general de hacer frente a una crisis dentro del marco de la Seguridad Nacional, tratando de adaptarlo al ámbito de la sanidad. No es motivo de este artículo la reflexión sobre el trabajo que llevan a cabo los científicos o expertos, sino la organización existente para dar respuesta a una crisis, en definitiva la gestión de la misma.

Los políticos ya tardan demasiado en bajarse el sueldo

La actual crisis sanitaria, laboral y social exige que todos hagamos esfuerzos, que asumamos sacrificios. Nos esperan meses muy duros, en que el gasto sanitario se multiplica y, en no pocos casos, se pueden salvar vidas humanas si hay medios idóneos.

Algunos han alzado la voz desde hace unos días para que los políticos se bajen el sueldo en esta situación. También change.org está recogiendo firmas: ya lo piden decenas de miles de españoles. No puede ser que sólo sufran los autónomos, los particulares, las empresas: la mirada está puesta en los políticos, que en teoría están para el servicio público en sus diversas versiones.

Este martes, en “Espejo Público”, Susanna Griso se unió a esta corriente, planteando esta rebaja, y pidiendo su opinión al publicista Luis Bassat, que se manifestó totalmente a favor de que los políticos se bajen el sueldo, y por supuesto replantearse las dietas, para ayudar a los necesarios gastos sanitarios.

Isabel Bonig (PP) y Toni Cantó (Ciudadanos) plantearon el lunes pasado que el Gobierno valenciano llevara a cabo un ERTE, suprimiendo Consellerías y reduciendo asesores. También cabría decir que un grupo parlamentario como el PP o el de Ciudadanos en las Cortes Valencianas podría decidir una rebaja de sueldo durante estos meses: sería coherente con su petición.

Un diez a Servicios Sociales

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, anunció el pasado 20 de marzo la puesta en marcha del Servicio de Emergencia Social para atender especialmente a las personas más vulnerables por la pandemia. Lo hizo con amplitud, con el fin de no dejar desasistido a nadie, prometiendo facilidades ante la grave situación que estamos viviendo. Se han reforzado los Servicios Sociales dependientes del ayuntamiento y me consta que el personal no da casi abasto al aluvión de solicitudes de ayuda que están llegando en estos días. Era de suponer, pues todos sabemos los cientos o miles de personas que viven solas, mayores, dependientes o necesitadas de diversas ayudas en estas semanas de sufrimiento. Y todos nos hacemos cargo de lo duro que está resultando para esas personas oír o ver a través de los medios de comunicación el número de nuevos contagiados y fallecidos cada día, en la ciudad, en la provincia, en España, muchas veces estando solas. En algunos casos, la persona que les cuidaba ha dejado de hacerlo, por temor a contagiarse al salir a la calle o atender a estas personas mayores, y es preciso buscar soluciones de emergencia.

Las INJERENCIAS de la UE en UCRANIA, y capitulo III: CRIMEA y la Guerra del DONBÁSS

En el primer capítulo vimos cómo la UE, ante la victoria del candidato pro ruso Yanukóvich, provocó, con sus denuncias de posible fraude electoral, que una Ucrania dividida en dos sentimientos contrapuestos, estallara en una revolución, “la Revolución Naranja”, en donde la única salida para evitar una confrontación civil, fue la repetición electoral, con el triunfo, esta vez sí, del candidato preferido por los dirigentes europeos.

En el segundo capítulo narramos cómo la UE y EEUU alimentaron una revuelta en Ucrania, “El Euromaidan”, contra el gobierno salido de las urnas en las elecciones de 2010. Dicha revuelta se radicalizó, acabó en manos del ultranacionalismo neonazi ucraniano, se tornó violenta, y finalizó deponiendo al Presidente legítimo y a su Gobierno, siendo sustituido por otro surgido de un autentico golpe de estado bendecido por la UE y EEUU, que no dudaron en reconocerlo a pesar de haberse hecho con el poder de forma tan poco democrática.

En este capitulo vamos a relatar las consecuencias de los errores de occidente en un país que, pudiendo haber sido el eslabón de entendimiento entre Europa y una Rusia que ya no es comunista, se convirtió en el centro de las tensiones entre ambos, dando lugar a la independencia de Crimea y su posterior adhesión a Rusia y a la guerra del Donbáss en la región del Este de Ucrania.

 

El DESASTRE FINAL de la GLOBALIZACIÓN: el coronavirus

Hace no demasiados años, se nos decía que el globalismo era bueno, se nos hablaba de la prosperidad que generaba, se nos vaticinaba que era el futuro…todos los economistas de carrera, convenientemente adoctrinados en sus respectivas universidades, estaban de acuerdo en este punto, era lo políticamente correcto; sin embargo, finalmente, la globalización sólo ha sido bien aprovechada por dos países en Europa, Alemania, la fábrica del mundo, y Holanda con sus reexportaciones clandestinas; y ha bastado un simple microbio, un simple virus, para que ese sistema, a priori tan perfecto, se fuera totalmente al traste, como lo absolutamente inútil que es, colapsando instantáneamente, de repente, en un momento, y colocándonos ante la peor catástrofe sanitaria que nadie recuerda y ante una total paralización de nuestra actividad económica, que asimismo nos augura ya una crisis financiera inmediata sin precedentes.

Una epidemia: PESTE BUBÓNICA

La pandemia del Covid-19 nos ha recordado que la población mundial está condenada a sufrir, de vez en cuando, epidemias que reflejan la debilidad de nuestra condición humana. La actual, no ha sido la primera, ni por desgracia será la última, a pesar de las investigaciones, medidas tomadas y precauciones que la ciencia y los gobernantes se afanan en desarrollar y aplicar. También está poniendo de manifiesto la solidaridad, la implicación de la ciudadanía y la improvisación.

La Peste Bubónica, llamada también Peste Negra, fue una pandemia devastadora que azotó la Humanidad en el siglo XIV. Esta epidemia, según algunos cálculos, segó la vida de un tercio de la población de toda Europa. Fue transportada de Asia a Europa por viajeros europeos, propagándose rápidamente por la cuenca del Mediterráneo desde la ciudad comercial y portuaria de Caffa, población ubicada en la península de Crimea, Afectó a todas las clases sociales, siendo las más vulnerables las más desfavorecidas, pero atacó igualmente a la realeza, falleciendo el rey Alfonso XI de Castilla y la esposa y la hija de Pedro IV de la Corona de Aragón. Se ha considerado que ha sido la primera pandemia intercontinental de la Historia.

UE versus CORONAVIRUS

¿Es la UE algo más que el proyecto Erasmus? la crisis generada por el coronavirus demuestra que no.

Todos sabemos que Erasmus es una especie de sistema por el que los jóvenes pueden optar por realizar sus estudios en distintas partes de Europa. Es un proyecto que digamos forma parte de esa visión edulcorada de la UE en la que Europa es “lo más”, todos son felices y estamos unidos en un maravilloso proyecto común de tonos dorados y rosas.

EL MEU DRET (a la mort digna)

Fa temps que en la societat s’està plantejant el tema de l’eutanasia (eu + tanatos = bona mort) i m’afecta perque ya estic mes prop d’alla que d’aci. Es delicat perque toca les conviccions personals i es des d’unes atres conviccions personals, vinculades a unes creences religioses, des d’a on s’està atacant per a que el llegislatiu espanyol no regule esta situacio.

Yo entenc els plantejaments catolics pero no els compartixc, per la senzilla rao de que una religio, siga la que siga, no està per damunt del meu interes en una qüestio que m’atany individualment i que entra dins de l’ambit de les decisions personals (com no menjar carn, jugar a futbol o comprar-se un 4x4...). ¿Ara ya no val la sacratissima llibertat individual?. Quan perilla la vida, p.e., la justicia ha sentenciat contra els mormons, que s’oponen a les transfusions de sanc. No està la concepcio religiosa per damunt del dret a salvar la vida.

Tambe entenc que hi haja meges que es neguen a aplicar este procediment per a acabar en la vida, a pesar de ser solicitat pel pacient o pels familiars responsables. El seu dret no pot ser obstacul per al meu. I exigixc el mateix respecte a la meua voluntat. I l’estat ho ha de garantisar.

Nadie se cree la cifra de contagios

El baile de cifras diarias de contagiados por el coronavirus se sigue con el lógico interés, a la vez que con desdén: ninguno nos las creemos.

No es posible que se afirme que hay 47.000 personas contagiadas en España y, a la vez, que 130.000 españoles están de baja por el coronavirus.

A la vez, todos sabemos que los casos leves, sin test, se siguen tratando con paracetamol y cuarentena en casa. Y todos esos miles de casos ni se cuentan, claro está.

“El País” publicaba que el número de contagiados en España, según la estimación más conservadora, es de 150.000, y según la estimación más elevada es de 900.000. ¡Vaya horquilla!

Por otra parte, el presidente del CIS afirmaba que son “carroñeros” quienes critican la acción del Gobierno, o mejor dicho su falta de prevención e inacción. Es asombroso.

Y esta convicción de cifras falsas envuelve la encuesta del CIS de marzo, conocida ayer. Realizada entre el 1 y el 13 de marzo, sin recoger el estado de alarma, esta encuesta ya era objeto de menosprecio antes de conocerse, preguntándonos a ver cómo lograba Tezanos que saliera airoso  Pedro Sánchez. Probablemente sea la encuesta del CIS que menos se merece un comentario. Nadie se la cree.

En estos días de sufrimiento por la pandemia del coronavirus, va creciendo simultáneamente una ola de rabia entre los ciudadanos especialmente contra el Gobierno.

Rabia ciudadana

En estos días de sufrimiento por la pandemia del coronavirus, va creciendo simultáneamente una ola de rabia entre los ciudadanos especialmente contra el Gobierno. La rabia se concentra en la falta de prevención, la comunicación falsa y la gestión muy deficiente, por las manifestaciones del 8-M, las palabras de Fernando Simón de que a España llegaría sólo algún caso aislado diagnosticado -¡dichas el 31 de enero!– la falta de material sanitario para médicos-enfermeras-residencias, y un largo etcétera que no es preciso ni mencionar. El Gobierno llega tarde y mal, y desde luego no sirve la excusa de que es un problema mundial: se puede hacer peor, pero es difícil. La incompetencia y el sectarismo explican en gran medida lo que está pasando, y entre todos hemos de contribuir a que las consecuencias no sean tan mortales ni perjudiciales para nuestras familias y empleos como su ineptitud es capaz de prolongar y aumentar.

Las INJERENCIAS de la UE en UCRANIA. Capitulo II: EL EUROMAIDAN

En el capítulo anterior narramos la Revolución Naranja, consecuencia de una Ucrania dividida entre una vocación nacional y euroatlántica y otra regional y paneslavista. A este polvorín, la UE acercó la mecha encendida de la denuncia por fraude electoral en las elecciones de finales de 2004, en donde se enfrentaron los intereses de la UE en favor del candidato europeísta Yúschenko; y de Rusia, en apoyo del pro ruso Yanukóvich. Aunque venció Yanukóvich, las presiones de la UE desencadenaron una Revolución cuya única salida fue la repetición electoral, que en este caso, ganó Yúschenko, el cual, como eje principal de su política, inició los trámites para la adhesión de Ucrania a la UE.

En este capítulo vamos a narrar cómo se desencadenó una segunda revolución en Ucrania que, al igual que con la anterior, la UE puso algo más que su granito de arena para que estallara.

 

ELECCIONES DE 2010, VENCE EL CANDIDATO PRO RUSO YANUKÓVICH