Las poblaciones valencianas se manifiestan en defensa de los cítricos

La actual campaña citrícola está siendo la más ruinosa de la historia con mucha diferencia. Jamás se habían alcanzado precios tan bajos, ni se había quedado tanto fruto en los árboles sin recoger. Primero, el desastre alcanzó a las variedades tempranas de naranjas y mandarinas como consecuencia de la inundación en los meses de octubre y noviembre de miles de toneladas procedentes del Sur de África, debido al Acuerdo de libre comercio firmado en el verano de 2016 entre la Unión Europea y los seis países de la Comunidad de Desarrollo Sudafricana (Sudáfrica, Namibia, Botswana, Suazilandia, Mozambique y Lesoto). Y ahora le ha tocado el turno a la variedad estrella española por calidad y cantidad de producción: la clemenules. Afectada por esta saturación del mercado, sufrió un retraso sustancial, contagiándose de los bajos precios, de forma que, al final de campaña, muchos campos se encuentran sin recoger. Mientras que unos agricultores deciden tirar su producción al suelo, otros la malvenden a precios por debajo de los 10 cts. por kilo, siendo habitual operaciones a 3 cts.

Convocados por “La Plataforma per la Dignitat del Llaurador”, miles de personas de 67 poblaciones de la Comunidad Valenciana y Sur de la provincia de Tarragona, adheridas a este movimiento, han salido en manifestación este lunes 21 de enero, pidiendo soluciones a esta crisis de precios.

Nuestra época

Para cualquier persona medianamente reflexiva, saber cómo es la época en que vivimos reviste siempre un gran interés, por el hecho mismo de que todos somos, para bien o para mal, hijos de nuestro tiempo.

¿Cómo describiríamos nuestra época, ese amplio período de la historia que abarca el siglo veinte y el inicio del veintiuno, con tantos y tan tremendos acontecimientos que han marcado la vida de las sociedades, y con tan profundos cambios en el pensamiento y comportamiento de la gente?. Los historiadores la han descrito de múltiples maneras y desde distintos puntos de vista -políticos, culturales, humanos-, y todos son reales. Aunque algunos acontecimientos sucedieron hace ya muchos años, como las grandes guerras, todavía proyectan su sombra en nuestro tiempo, y por eso forman parte de nuestra época. Las definiciones que aquí damos se refieren, sobre todo, a la cultura y civilización occidentales, y pueden resumirse en las siguientes etiquetas descriptivas.

Creencias y Religiones

“Todos tenemos el derecho de creer en lo  que queramos creer, de tener una religión…   (Art. 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos)

Decía en otra ocasión, al hablar de las libertades trascendentes, respecto a la fe y conciencia de las personas, que observaba entre las principales religiones del mundo más coincidencias que contradicciones, más cercanías que distanciamientos, como: amar a Dios, servir al prójimo, respetar a los padres, no matar, no violar, no robar, no mentir -común a todas ellas-  mandatos o preceptos incluidos todos ellos en la Ley Natural que el Creador imprime en las conciencias del ser humano y le recuerda durante toda su vida lo que está bien y lo que no, marcándonos unas fronteras que no debemos atravesar en nuestros comportamientos con nosotros mismos y con los demás.

Cocinando listas electorales

El comienzo de 2019 ha puesto en marcha al 100% la actividad de los diversos partidos políticos para confeccionar las listas electorales para el 26-M, fecha de elecciones europeas, autonómicas y municipales.

Para las elecciones europeas, se designarán políticos curtidos, con experiencia, salvo excepciones o sorpresas. Para las autonómicas, habrá candidatos ya conocidos por su trayectoria política y también caras nuevas, que todos los partidos buscan entre independientes, a la vista de una situación que indudablemente es volátil, y que refleja un hartazgo extendido hacia los partidos y el modo de hacer política. Y en las listas electorales municipales habrá muchos cambios, como suele ser habitual, pero menos de lo que desearía la mayoría de los votantes.

El hecho de buscar independientes es una señal de que los partidos se dan cuenta de su desprestigio, de que quieren  lograr una cercanía mayor a los descontentos o indignados ciudadanos. En otra ocasión trataré de algunas cuestiones sobre la regeneración política en nuestro país, pero la confeccion de las listas ya ofrece una ocasión, para comprobar que son precisamente los políticos quienes no quieren regenerar, pues se juegan su puesto y el de los que ahora consideran como su equipo, que se dan codazos -y zancadillean-, sobre todo los denominados "profesionales de la política", que no han hecho otra cosa en su vida que dedicarse a la política.

No mes endogamies

El fallit primer intent de renovacio del Consell General del Poder Judicial –CGPJ– (en novembre de 2018) ha posat damunt la taula, una volta mes, la formula d’elegir els membres d’esta institucio que governa l’ordenament de la justicia. El qüestionament procedia del coneiximent previ del nou president –que ho sería tambe del Tribunal Suprem– abans de que se sabera quí eren els components, que son els qui l’haurien d’haver triat, formalment. Aço sería una mostra de la ‘teledireccio’ partitocratica del CGPJ. Res nou. 

En primer lloc, l’actual procediment –una ‘seleccio’ a proposta del parlament, entenga’s, dels partits politics, avalada pel Constitucional– es venía aplicant des de fa una trentena d’anys sense problemes i quasi tots se conformaven, ya que una volta tenien la ‘majoria’ uns i una atra, els atres, donat que en ser un sistema bipartidiste s’alternaven. Fins fa quatre dies era un funcionament ‘normal’, pero curiosament hui no, ara es casi una perversio de la democracia. 

En segon lloc, resulta que es inadequada per a u dels que ha participat en el ‘repartiment’ dels juges –el Partido Popular– i que es qui ha desvelat el nom del futur president i s’ha vanagloriat, en les rets socials, de que anaven a “controlar” l’organisme, pero havent una majoria de membres, onze, a proposta de la ‘esquerra’. Supostament, el PSOE treya la ventaja de ‘controlar’ el proces. 

Igualdad y Diversidad

“Todos hemos nacido libres e iguales”. (Art. nº 1 Declaración Universal de Derechos Humanos)

Cuando Naciones Unidas en 1948 lanzó la citada Declaración Universal de Derechos Humanos al mundo, muchos debieron pensar que fue más bien una súbita declaración de buenas intenciones que el resultado de un proyecto, de un concienzudo estudio de derechos realizados por hombres sabios, que tras largas jornadas de debates, alcanzaran unos acuerdos  con esperanzadores resultados, con nuevas expectativas a las naciones, para que en pocas décadas solucionaran los graves problemas de libertades y desigualdades de los países, que después de 70 años, todavía las padecen. Personalmente, después de mucho tiempo de reflexionar sobre el tema, y solo a la vista del complicado y peligroso panorama mundial actual que nos asusta, y con la situación migratoria africana  en Europa, me inclino a considerar que esa Declaración de buenas intenciones de Naciones Unidas fue insuficiente y timorata, difícil de imponer e imposible de cumplir.

La decadencia de la corrección política (I): El Neofeminismo y la Ley de violencia de género

Es obligatorio comenzar este artículo con un reconocimiento rotundo de cariño, respeto y solidaridad, para con todas las mujeres que sufren o han sufrido maltrato en el entorno familiar; hacia todas aquellas que han sufrido abusos sexuales o violación y, en especial con las víctimas mortales a cargo de sus maridos, novios o parejas. A su vez, quiero manifestar el mayor de los desprecios hacía los maltratadores, violadores y asesinos de estas mujeres. Y este inicio es necesario porque en este artículo vamos a desenmascarar al “neofeminismo” como ideologizador y politizador de este drama;  a su ley estrella de “Violencia de Género”, con sus daños colaterales de los que nadie habla y a “todes eses tertulianes petardes” de televisión, a sueldo de ciertos lobbies feministas que tan nerviosas se han puesto con los postulados antifeministas de VOX, perdiendo las formas en las entrevistas y olvidando aspectos básicos de una entrevista periodística, como es el respeto hacia el entrevistado y el dejar responder sin discutirle cada frase. Una entrevista no es un debate.

VOX en su laberinto

Las negociaciones entre PP, Ciudadanos y Vox en Andalucía no están siendo fáciles. Vox está estirando la cuerda tanto, que ha de pensar que a veces la cuerda se rompe, y sus votantes no entenderían que sea el obstáculo para el cambio político en tierras andaluzas.

Vox afirmó que no sería obstáculo para el cambio en Andalucía. Sin embargo, luego ha cambiado de opinión, y ha presentado unas propuestas,  las 19 propuestas de la Comisión Negociadora, que PP y Ciudadanos califica como inaceptables que están siendo un serio obstáculo para el cambio. El PP presentó ayer un texto alternativo, esperando que Vox ceda o conceda, según se mire.

Por supuesto, la situación actual está encallada por culpa de todos. PP y Ciudadanos  este último partido ni se reunió con Vox para estudiar sus propuestas han ninguneado a Vox, pensando que firmarían un cheque en blanco. Ha influido la presión mediática de calificar continuamente a Vox como de ultraderecha, o las amenazas de líderes socialistas avisando a Ciudadanos de que, según lo que pacte en Andalucía, no ven viables pactos en el futuro entre PSOE y Ciudadanos. Y Ciudadanos tiene en la cabeza los posibles pactos con los socialistas, como es el caso de la Comunidad Valenciana.

Vox ha reaccionado indignado por el ninguneo, para hacerse notar, y pensando también en próximas elecciones, para que sus votantes vean que votar a Vox tiene repercusiones en el gobierno autonómico andaluz.

Los "ismos"

Tras escuchar hoy los informativos TV, quedo muy sorprendida y  me pregunto a mi misma: ¿Sabemos hacer frente los padres a la acción degradante que tiene sobre nuestros hijos la manipulación del ambiente? 

Hoy, a la manipulación es al tema que más urge hacerle frente por parte de los padres si deseamos conseguir en nuestros hijos un desarrollo personal que suponga una mejora de la persona. (Véase la manipulación consumista que nos rodea, la droga, la pornografía, …). Actúa a través de TV, posters, películas, libros… y todos corremos el riesgo de ser manipulados y por ingenuidad colaborar con ella.

Para contrarrestar las claras influencias ambientales, que intencionadamente, fomentan la degradación de la persona y su autodestrucción, la verdadera educación es el arma de que disponemos los padres y educadores.

Cabalgata de las Magas

Un año más, en Valencia se va a celebrar la polémica Cabalgata de las Magas, en esta ocasión el domingo 13 de enero. El ayuntamiento financia a la entidad organizadora, la Societat Coral el Micalet, presidida por un líder de Compromís, y una de las Magas de este año es una concejala de Compromís: el alcalde, Joan Ribó, de Compromís; el presidente de la Societat Coral, de Compromís; una de las Magas, de Compromís. Ya se ve que es una iniciativa nada sospechosa sobre su planteamiento y ejecución: se la guisa y se la come Compromís.

Acabamos de disfrutar de las diversas Cabalgatas de Reyes Magos, viendo las caras de ilusión de los niños, absortos ante una tradición muy arraigada, transmitida de generación en generación, ante el aplauso de los niños y sus familias. Pero Ribó quiso “recuperar” la denominada Fiesta de la Infancia, que se llevó a cabo en la Valencia de la República, en 1937, en plena guerra civil, con Magas que llevan por nombre Libertad, Igualdad y Fraternidad. Ribó no tardó en recuperar esta cabalgata, pues ya en 2016 se celebró la primera, y luego anualmente. En la primera que se celebró, se les denominaba “Reinas Magas”, pero las protestas ciudadanas les llevaron a denominarla sin más “Magas”, porque lo de “Reinas” chocaba con los “Reyes Magos”, y desde luego su vestimenta no evocaba ni evoca –ni de lejos– una pretendida realeza.  Es persistente en su originalidad. Transmitirán “paz y amor”, pero ¿no lo transmiten ya los Reyes Magos?

La cultura de las cosas

En la década de los setenta, se popularizó la expresión "sociedad de consumo" para definir la forma de vida de nuestra sociedad del bienestar, considerándola, al menos teóricamente, como algo alienante y negativo. Es, por supuesto, un calificativo acertado, pero no del todo; nos parece más esclarecedor hablar de la vida que se ha impuesto en nuestra sociedad como "la cultura de las cosas”, porque esta definición nos hace comprender muchas manifestaciones de nuestro comportamiento individual y colectivo en su clave más profunda y significativa. Sin duda alguna, la característica fundamental de la sociedad contemporánea es el altísimo e indefinido progreso material que se ha alcanzado a través de la técnica, la industria y la comercialización. Pero ¿cuáles son los resultados y frutos de esta formidable maquinaria? Son las infinitas "cosas" inventadas y fabricadas, desde el coche y los electrodomésticos hasta los medios más sofisticados de la comunicación, y que están siempre al alcance de la mano envolviéndonos con su presencia invasora. Lo realmente importante, sin embargo, no son las cosas en sí mismas, sino la nueva cultura por ellas engendrada. Si llamamos "cultura" al modo de pensar, sentir y actuar que definen a una determinada sociedad, es claro que hoy, en nuestra sociedad del bienestar, los valores que rigen nuestra visión de la vida son las "cosas" que podemos disfrutar, no los principios e ideales en que podamos creer.

Pedro Sánchez morirá matando

Si alguien dudaba de que Pedro Sánchez convocara pronto elecciones generales, ahora nadie tiene dudas, teniendo en cuenta la situación actual, de que agotará la legislatura, o al menos lo intentará con todas sus fuerzas. Además, a sus socios de gobierno independentistas les interesa que la agote, pues saben que con ningún otro gobernante tampoco del PSOE lograrían lo que están logrando, y lo que pueden lograr, siempre un cajón de sorpresas que no lo son tanto.

Por supuesto, todo lo opinable y discutible que es la política, con sus apreciaciones variopintas y perspectivas tan cambiantes, tiene ahora un calificativo al que todo el mundo se aferra: la volatilidad del voto, sobre todo tras la sorpresa de Vox en Andalucía, para algunos no tan sorprendente si se sabía escuchar la calle y observar lo que estaba sucediendo en tierras andaluzas antes del 2-D. ¡Por supuesto, para el CIS es la gran justificación ante sus pifias, la volatilidad!

Las elecciones andaluzas le han reforzado en su determinación de agotar la legislatura, pues han sido un anuncio de lo que se avecina. Los socialistas son conscientes de que el apoyo en los independentistas y la política con Cataluña han sido un lastre muy considerable, y lo será en las elecciones autonómicas de mayo próximo.

Feliz Año Nuevo 2019

Al cruzar la frontera del nuevo año, os deseo a todos un felicísimo 2019. Brindo con el mejor cava, porque se cumplan nuestras pequeñas y grandes ilusiones. Que ese hijo que no encuentra trabajo, lo encuentre; que esa niña que no estudie, estudie; que se pueda vivir sin la angustia de no llegar a fin de mes; que  las mujeres no estemos siempre con el apuro de no llegar a todas partes…

Que no falten en nuestros proyectos para 2019 las grandes y las pequeñas ilusiones de ser mejores haciendo mejores a los demás. Ese es el objetivo de la Orientación Familiar a la que he dedicado mucha parte de mi tiempo, pues contribuye a la mejora de las familias, y como consecuencia a la construcción de una sociedad más justa, abierta y tolerante. Es un servicio de ayuda para la mejora personal de quienes integran una familia, y para la mejora de la sociedad en y desde las familias. 

Como ciudadanos responsables, no podemos encerrarnos en la agradable burbuja de la familia. Hemos de oxigenarnos, salir a las calles, participar en todos los tinglados organizativos donde se incoa el ambiente social. Los talentos de cada uno exigen que no nos desentendamos de las grandes carencias de la humanidad, que arrimemos el hombro y seamos solidarios.

Decisivo 2019

Comparar el discurso de Fin de Año de Ximo Puig con las declaraciones de la líder del PP de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, es de nuevo confrontar dos valoraciones muy distintas de la situación política y social que nos rodea. Puig ha calificado como “decisivo” este año 2019, recreándose en los logros –siempre lógico en quien gobierna– y reclamando otros cuatro años de gobierno para seguir con lo llevado a cabo en estos años. Bonig ha dinamitado el discurso de Puig, echándole en cara la subida de impuestos, la falta de libertad en la educación y el deterioro de la sanidad, además de dar alas al catalanismo. Ya veremos lo que los valencianos votan en mayo, si se acerca a lo declarado por Puig o por Bonig, quién ha reflejado mejor la percepción política de la calle. Aunque todavía faltan cinco meses y es mucho tiempo en política.

Hasta las elecciones andaluzas, en el tripartito anidaba la convicción de que en 2019 se renovaría, casi con seguridad, el actual tripartito, aunque tampoco descartaban los socialistas buscar un nuevo socio de gobierno en Ciudadanos, renunciando a gobernar con Compromís y Podemos. Pero ahora se ha instalado, y con fundamento, la duda de si pueden pasar a la oposición porque puedan gobernar el PP, Ciudadanos y Vox, siguiendo el modelo andaluz.

Triste record

En el primer semestre de 2018 España contó con el nivel más bajo de natalidad desde que se creó el registro en 1941.

Triste record. Y la pregunta final es: ¿Quién pagará nuestras pensiones? Pero  más importante es preguntarse: ¿Qué hacer? 

Los primeros –pero no los únicos– que tenemos que tomarnos en serio este asunto somos tú, y yo, el otro: la sociedad. O sea: las personas que la conformamos. 

¿Somos coherentes con lo que señalamos que son nuestras prioridades vitales? ¿Las defendemos en tiempo y forma?¿Nos atrevemos a intentar sacarlas adelante? ¿Por qué faltan niños en nuestra sociedad?

Hay, sin duda, muchas causas.

Ha calado una mentalidad que lleva a no complicarse la vida y elude el compromiso. Se detecta a diario, cuando se habla de este tema. Ahora bien, hay muchas causas externas que propician esta mentalidad. 

El precio de la vivienda, salarios, horario de trabajo, … Y no puede ser, no lo debemos permitir, la cosa urge y hay que pararse a pensar para luego hacer. El trabajo cuenta Nuria Chinchilla (Barcelona, 1960) es como un gas. Se esparce por toda la agenda y, si nos descuidamos, ocupa sin piedad cualquier hueco de tiempo libre. Por eso los tiempos que decidimos pasar con la familia son muy importantes. 

Las empresas deben adaptarse a las mujeres y a los hombres de hoy. El secreto está en no contraponer el trabajo y la familia, ambas cosas se enriquecen. Y ahora toca hablar de la mujer.

Navidad 2018

La Navidad es el período de tiempo más esperado del año. El núcleo es Nochebuena, celebración de nacimiento de Jesucristo, pero también se extiende a los días posteriores. Los motivos de esa “espera” son muy variados, siendo el eje un conjunto de celebraciones religiosas que, con independencia de la mayor o menor práctica religiosa, impregnan la vida de los hogares y de las personas. Proliferan los Belenes  -salvo en la Moncloa, así es Pedro Sánchez-, los villancicos que se oyen o cantan son la música de fondo de lo extraordinario de estos días, las familias buscan la unión como en ningún momento del año, los regalos son el reflejo de la excepcionalidad de estos días. Y también son esperadas estas fechas por la paga extraordinaria, que sirve un poco para pensar en quienes no la cobran ni tienen recursos económicos.

El villancico “Noche de Paz” cumple este año su segundo centenario. Nació gracias a dos austríacos, y ahora es el villancico más representativo de estos días entrañables. Tiene una letra que bien puede articular lo que pensamos y hacemos en estos días, porque la paz la queremos todos, la buscamos todos, pero hay que acertar con el camino que conduce a la paz.

Lluís Companys: El indulto de un genocida

1

¿Qué pensaríais si el gobierno alemán rechazara y condenara el juicio a los jerarcas nazis en Nüremberg? Una indecencia similar ha perpetrado el Gobierno español en el Consejo de Ministros celebrado ayer día 21 de diciembre en Barcelona. El Consejo de Ministros ha aprobado una declaración en la que rechaza y condena el consejo de guerra que en 1940 condenó a muerte al presidente de la Generalitat Lluís Companys. En dicha declaración, el ejecutivo proclama, además, su reconocimiento y la restitución de la dignidad de Companys como presidente de la Generalitat.

Es sintomático que, Lluís Companys, uno de los mayores genocidas de la Guerra Civil española, sea el principal estandarte del independentismo catalán. La vileza de estos fanáticos neo-supremacistas no puede ser mayor: le dedican calles, que les niegan a sus víctimas; al destructor de gran parte del patrimonio catalán le dedican un estadio olímpico; al que quiso eliminar la iglesia católica en Cataluña, ordenando la quema de iglesias y el asesinato de muchos religiosos, una banda de separatistas ignorantes lo propone para su canonización por la misma iglesia que él quiso exterminar. No pueden, ni deben convertir en presidente mártir, al presidente que más mártires generó en la historia de Cataluña.

Mañana pendientes de Cataluña

No ha sido una buena decisión celebrar mañana el Consejo de Ministros en Barcelona. Lo que puede considerarse como deferencia hacia Cataluña es, en las actuales circunstancias, una ocasión para que el independentismo muestre sus amenazas políticas y de orden público. 

Pedro Sánchez es presidente del Gobierno gracias a los apoyos independentistas. Pretende hacer malabarismos continuamente para gobernar merced a su apoyo y, desde las elecciones andaluzas con más claridad, mostrar un endurecimiento que no pasa de ser formal, tras la ridiculez de las cartas enviadas desde el Gobierno y rechazar posteriormente la aplicación del artículo 155. Sus vaivenes en torno al independentismo catalán le pasan factura, y en el PSOE temen sus movimientos. 

Habrá que estar atentos a posibles anuncios o medidas que Sánchez puede hacer en su estancia en tierras catalanas: imprevisible y peligroso. Recientemente ha afirmado que el modelo autonómico ha de ser reformado, pero no lo ha especificado, como en tantas ocasiones en que formula declaraciones o avisos de intenciones que tienen en vilo a casi todos, por un motivo o por otro.

La tensión del 21-D en Cataluña va a ser considerable. Huelgas, paros, concentraciones, accesos a centros neurálgicos, van a ser un test con muchas variables. Los Comités de Defensa de la República se han organizado, y habrá que ver en qué grado se abonan a la provocación y a posibles enfrentamientos.

El derecho de los padres en la educación de sus hijos

La Educación en España es uno de los grandes temas sobre el que todos debemos reflexionar con detenimiento. Nos damos cuenta que no es una cuestión superada cuando, aún hoy, en el mundo político y en la misma sociedad, prima de manera singular. 

En estos mismos días hemos asistido a grandes confrontaciones educativas (Pamplona). Por eso nos preguntamos ¿cómo es posible que aún no tengamos consolidado un sistema educativo lo suficientemente estable como para que esté por encima de cualquier vaivén político? Las razones, profundas y complejas, habrá que buscarlas en la propia historia de España. 

Cuando en 1978, como resultado del proceso de reforma Política, se plantean los españoles la necesidad de dotarse de una nueva Constitución, las fuerzas políticas presentes mantienen posturas muy distantes y distintas en muchas cuestiones trascendentales, no obstante, los distintos partidos hicieron un esfuerzo notable –y muy de agradecer– por reducir las distancias que separaban sus respectivas posiciones, y se llegó a un compromiso de acuerdo como jamás antes se había dado en España. 

Sin embargo, hubo una cuestión sobre la que no fue posible el acuerdo: la enseñanza. Ante la necesidad de cerrar el periodo constituyente, se alcanzó un débil compromiso, que, estampado en el articulo 27 de la Constitución, fue solución válida en el ayer pero que ha llegado a ser fuente de nuestros posteriores problemas. 

Desnudo por complejos

Escribo estas líneas para quien desee razonar conmigo dos minutos, sin complejos. El desnudo en la plaza Mayor de Castellón, el pasado sábado, de un componente de un grupo musical –cuyo nombre no mencionaré para no darle publicidad y porque un grupo musical tiene otras características-, en un acto en teoría de apoyo a las Normes de Castelló de 1932 y en la práctica de apoyo total al independentismo catalán, se puede considerar anecdótico o sintomático:  yo lo considero sintomático.

El exhibicionismo sexual suele tener una buena dosis de complejos, de quien lo hace o lo fomenta. Lo grosero es defendido por algunos como signo de una cierta izquierda liberada de complejos sexuales, cuando en realidad tiene complejos que debería analizar. El desnudo tiene su sitio en una playa nudista o en locales cerrados sin permiso para menores. Si viéramos a un hombre desnudo paseando por las calles de Castellón, lo normal es llamar a la policía y que le detengan por exhibicionismo: pero como el acto del sábado estaba patrocinado por el ayuntamiento, llamar a la policía hubiera sido inútil, aunque algún asistente estuvo a punto de hacerlo. Compromís ha descalificado, sin argumentos, a quienes critican el desnudo: traspasar el buen gusto y la educación se denomina “progresismo”, cuando en realidad es retrógrado porque va contra lo que consideramos civilización. Los socialistas callan, dejan hacer de nuevo.