Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (V)

1

2.6. La obra de Pedro II de Valencia el Ceremonioso o el del Punyalet - IV de la Corona de Aragón-(1336-1387)

 

6.1. Semblanza biográfica de Pedro IV el Ceremonioso

Pedro IV el Ceremonioso, como lo denominan algunos cronistas cortesanos o el del “Punyalet” como era conocido popularmente (Balaguer 1319-Barcelona, 1387), fue hijo de Alfonso el Benigno y de su primera esposa Teresa de Entença. Fue proclamado rey en Zaragoza, en 1336, a la edad de diecisiete años. En 1337 contrajo matrimonio con doña María de Navarra, de la cual tuvo dos hijas, Constanza y Juana. La muerte le sobrevendría pronto a la Reina, siendo sepultada en San Vicente de la Roqueta en la ciudad de Valencia. Casó en segundas nupcias con doña Leonor de Portugal, que falleció sin darle descendencia. De su tercer matrimonio, con doña Leonor de Sicilia, nacería en 1351 el futuro rey don Juan I, el Cazador. Las desavenencias con su cuarta esposa, doña Sibila de Fortia y con los infantes Juan y Martí amargaron sus últimos años de vida. De este último matrimonio nació su hija Isabel. Alfonso el Ceremonioso reinó durante 51 años y falleció en 1387.

 

6.2. Intitulaciones de Pedro II el Ceremonioso de Valencia, IV de la Corona de Aragón, a través de los documentos

 Diferentes documentos de diversa tipología recogen la intitulación que diplomáticamente ostentaba el monarca Pedro IV de Aragón, así como los nombres de los territorios en los que ejercía la potestad regia. Podemos citar las obras Col.lecció documental de la Cancelleria de la Corona d’Aragó (1291-1420), Aureum Opus Privilegiorum Civitatis et Regni Valentie, Pergaminos de la Real Cancillería del Archivo Municipal de Alzira, Sagunto. Su historia y sus monumentos, Les cartes de poblament medievals valencianes, Los monasterios valencianos. Su economía en el siglo XV, etc.

En su reinado se culminaría la expansión mediterránea de la Corona de Aragón al ser reincorporados a ésta el reino de Mallorca en 1343, desposeyendo de este territorio a su cuñado Jaime III; y los condados de Rosellón y de Cerdaña en 1344, con lo que el territorio de la “Senyoria del Rey de Aragón” se vio territorialmente ampliado.

Reflejamos solamente algunas de las intitulaciones que consignan la documentación seleccionada.

- “Nos, en P[ere] per la gracia de Deu rey d’Arago, de Valencia, de Sardenya e de Corsega e comte de Barchelona”. (Año 1338).

- “En P[ere], per la gracia de Deu rey d’Arago, Valencia, de Mallyorcas, de Cerdenya e de Corsega, e comte de Barchinona, de Rossello et de Cerdannya” (1344).

- “Nos Petrus, Dei gracia Rex Aragonum, Valencie, Maioricarum, Sardinie et Corsice, comesque Barchinone, Rossilionis et Ceritanie” (1354).

- “Petrus, Dei gratia Rex Aragonum, Valentie, Maioricarum, Sardinie et Corsice, Comesque Barchinone, Rossilionis et Ceritanie” (1369).

- “Nos Petrus, Dei gratia rex Aragonum, Valencie, Maioricarum, Sardinie et Corsice, comesque Barchinone, Rossilionis et Ceritanie” (1386) (1).

2

En un privilegio concedido por el rey Pedro el Ceremonioso el 6 de abril de 1369 se observa que cuando se refleja en la intitulación del documento, la grafía de la “L” de Valencia, le superpone un símbolo que representa la corona real estilizada.

El privilegio constata la intitulación real diplomática del Monarca y los territorios en los que ejerce la soberanía regia (2).

3

 

6.3. Hechos decisivos de la acción de gobierno

Pedro II el Ceremonioso fue un político hábil, diplomático sutil e inteligente administrador. Hombre de gran cultura, jurisconsulto, impulsor del saber y gran entusiasta de la Historia. Activo, tenaz y valiente. De carácter riguroso y reglamentista. Fue un Monarca que prestó gran atención a acontecimientos militares y políticos que se produjeron durante su reinado en tierras valencianas (3).

4

En su largo reinado Valencia y su Reino sufrió dos guerras: la de la Unión (1347-1348) (4) y la de los Pedros (1357-1369) (5), celebró numerosas Cortes (6), y se va a perfilar mejor la “Generalitat” del Reino (7). Se produjo la profunda y devastadora crisis demográfica, ocasionada por la epidemia de la “Peste Negra” (1348); la crisis económica, consecuencia de las malas cosechas, alta mortandad y paralización del comercio interior y exterior; crisis monárquica, por las tensiones surgidas entre el Rey y un sector de nobleza y ciudadanía popular por la cuestión sucesoria que daría origen a las guerras de la Unión en Aragón y en el Reino de Valencia (1347-1348); crisis religiosa, que se acentuó con el Cisma de Occidente (1378). Su reinado transcurrió en el contexto de las constantes crisis que centraron gran parte del siglo XIV.

“La Unión” tuvo como cabecillas, entre otros, al jurista Joan Sala, al mercader Bernat Redón y al ilustre caballero Dalmau Galcerán de Cruilles, y entre sus reivindicaciones estaban la exigencia de la restauración del régimen pactista y la creación de instituciones encargadas de control del poder real.

Sin que se llegara a un acuerdo sobre estas cuestiones, a la muerte del infante Jaime, estalló abiertamente la guerra en 1347, y “la Unión Valenciana” consiguió, en principio, éxitos militares en Puebla Larga y Bétera, pero finalmente el Rey, con la ayuda de huestes aragoneses y valencianas, tomó la ciudad de Valencia a finales de 1348, tras derrotar a la “Unión” en la batalla de Mislata.  

Al año siguiente, el Monarca ordenó una fuerte represión contra los partidarios de “la Unión Valenciana”, anulando el privilegio concedido; y al desgarrarlo con su propio puñal se hirió en la mano, de cuya acción le vendría, según la tradición, el seudónimo de “Pere, el del Punyalet”.

El Monarca aplicó una severísima justicia. Ejecutó públicamente a sus cabecillas; a unos les cortaron la cabeza, otros murieron en la horca, e, incluso, algunos fueron abrasados con líquido fundido de la campana de “la Unión”, cumpliendo, así, ciertos clamores y los decretos de un gobierno dictatorial.

Las Cortes de Valencia de 1349 derogarían la obra política de la Unión. Por su parte, Pedro el Ceremonioso tuvo que renunciar a su autoritarismo y acatar el régimen pactista o parlamentario.

La capital del Reino sufrió fuertes ataques de Pedro I el Cruel de Castilla en 1363 y 1364. Para defenderse se formaron milicias urbanas que atendían las convocatorias de los reyes de Valencia. La más conocida de las que se constituyeron fue la “Companya del centenar del glorios Sant Jordi” o del “Centenar de la Ploma”, reducida milicia urbana creada en 1365 para la escolta y defensa de la “Senyera del Senyor Rey e de la Ciutat”, y que debía estar presente en las batallas y actos cívicos que se celebrasen. También fue llamada “Companya dels ballesters” por portar esta arma tan peculiar (8).

5

Reconocida la noble y fiel ayuda que prestó la ciudad de Valencia a Pedro II el Ceremonioso en los conflictos bélicos, el mismo rey agradeció, en 1377, el favor y la colaboración prestada, otorgando a Valencia el título de “Ciutat dos vegades lleal”, honor representado con las dos “L” coronadas que flanquean el escudo de la ciudad de Valencia.

6

Pedro II de Valencia, el Ceremonioso, restableció la personalidad del Reino y extendió los “Furs” por todo el territorio valenciano al abolir las excepciones de los señores feudales.

Para mejorar su funcionamiento administrativo dividió el Reino de Valencia en dos gobernaciones: Valencia y Orihuela. La primera, abarcaba la mayor parte del Reino y la subdividió en tres vice-gobernaciones: Valencia, Xàtiva y Castellón. La gobernación de Orihuela comprendía los territorios que Jaime II incorporó al Reino: Orihuela, Elche, Alicante. Novelda, etc.

El municipio de Valencia restableció los límites fijados en el “fur” dictado por Jaime I el Conquistador. Concedió el título de ciudad, con jurisdicción municipal, a Xàtiva y Orihuela.

El rey don Pedro II mostró predilección por el estado llano y apoyó las empresas científicas, las obras de beneficencia y la construcción de edificios monumentales.

7

Pacificado el Reino de Valencia, después de las sacudidas surgidas y de los destrozos ocasionados en la Guerra de la Unión, Valencia procedió a realizar algunas mejoras por iniciativa de los jurados de la ciudad y del cabildo catedralicio, con la protección del rey don Pedro el Ceremonioso. En este reinado se inició la construcción y ampliación de la muralla de la ciudad (1356) que incluyó en su recinto los barrios, hasta ahora extramuros, de Roteros, la Boatella y la Xerea, motivado por el crecimiento demográfico de la ciudad y por las revueltas de la Unión y las amenazas de guerra de Pedro el Cruel de Castilla, hechos que impulsaron la conveniencia de edificar una muralla más sólida y a la vez persuasiva. La nueva muralla seguía el trazado de lo que hoy en día conocemos por primera circunvalación de la ciudad de Valencia y permaneció hasta el siglo XIX, momento en que fue destruida para favorecer el ensanche de la ciudad. La muralla tuvo trece puertas de acceso o salida del recinto de la ciudad y recibieron los siguientes nombres: la del Real - en la actual plaza del Temple -, la de la Mar, de los Judíos, de Ruzafa, de San Vicente, de Torrente, de la Encarnación, de Quart, de la Corona de Espinas, del Portal Nou, de San José, de Serranos y la de la Trinidad.

8

En 1381 se comenzó a levantar la “Torre del Miguelete”. El “Portal de Serrans” se construiría en 1388. También se realizó el Almudín. En esta misma época, se engrandeció la nueva casa de la ciudad -Ayuntamiento- que se localizaba en el espacio que actualmente ocupa el jardín del Palacio de la Generalitat, y se edificó la primitiva Lonja y el Aula Capitular de la Catedral, convertida hoy en capilla del Santo Cáliz. Asimismo, durante su largo reinado, se construirían o ampliarían las iglesias o conventos de los Santos Juanes, del Carmen y de San Agustín.

9

Pedro el Ceremonioso restauró el Palacio Real, perdiendo su antigua fisonomía arábiga y transformándolo en un bello palacio de corte cristiana.

Con el ensanche de la ciudad y el incremento de vida social y económica, el centro de las actividades ciudadanas pasaría de la plaza de la Seu a la plaça del Mercat.

Las múltiples Cortes celebradas en Valencia y los numerosos fueros sancionados en ellas  son una muestra de la predilección que el Rey demostró por el Reino de Valencia.

 

NOTAS Y BIBLIOGRAFÍA

1. GÓMEZ BAYARRI, J.V., Intitulaciones de los Reyes de la Corona de Aragón. Monografías (Anejos de Anales), núm. 13. Real Academia de Cultura Valenciana. Valencia, 2017, pp. 164.

2. GÓMEZ BAYARRI, J.V., Intitulaciones de los Reyes de la Corona de Aragón. Op. cit., p.162.

3. Cfr. BOFARULL I MASCARÓ, P., Crónica de Pedro el Ceremonioso, edición de A. Freixas. Barcelona, 1850. TASIS I MARCA, R., Pere el Ceremoniós i els seus fills. Barcelona, 1961 y La vida del rey en Pere Barcelona, 1961. D’ABADAL, R., Pere el Cerimoniós. Barcelona, 1987. MOSCADÓ I CERVERA, F., Biografíes dels Reis de Valencia. Valencia, 1957, pp. 91-109. CORRAL LAFUENTE, J. L., “Pedro IV”. Los Reyes de Aragón. Zaragoza, 1993, pp. 119-128. GÓMEZ BAYARRI, J. V., “Pedro II de Valencia el Ceremonioso o del “Punyalet, IV de Aragón (1336-1387)”. Reyes Forales Medievales del Reino de Valencia. Valencia, 2000, pp. 163-193.

4. RODRIGO LIZONDO, M., “La Unión Valenciana y sus protagonistas”. Ligarzas, VII. Valencia, 1975, y “La guerra de la Unión”. Historia del pueblo valenciano, I. Valencia, 1988, pp. 296-297.

5. Los comienzos de la “Guerra de los dos Pedros” y la organización de los medios para participar Valencia en dicho conflicto bélico han sido expuestos por MUÑOZ POMER, Mª R., en el artículo, “Preliminares de la Guerra de los dos Pedros en el Reino de Valencia (1365)”. Anales de la Universidad de Alicante. Historia Medieval, vol. I. (1982), pp.117-135.

6. Cfr. SIMÓ SANTONJA, V.L., Les Corts Valencianes 1240-1645. Valencia, 1997, pp. 125-225.

7. Cfr. CABANES CATALÀ, Mª. L., La Generalitat del Reino de Valencia. Temas Valencianos, núm. 8. Valencia, 1977. MUÑOZ POMER, Mª. R., Orígenes de la Generalitat Valenciana. Valencia, 1987.

8. Cfr. FERRER OLMOS, V., El Centenar de la Ploma. Temas valencianos, núm. 47. Zaragoza, 1980. BALLESTER-OLMOS Y ANGUÍS. J. F., El Centenar de la Ploma en los documentos. Valencia, 2015.

 

Imagen de cabecera: Pedro II de Valencia el Ceremonioso o el del Punyalet. Salón de los Reyes del Palacio de la Generalitat Valenciana.

José V. Gómez

José Vicente Gómez Bayarri es Licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Historia, Catedrático de Geografía e Historia, Académico de número de la RACV y Medalla de Plata de la Ciudad de Valencia.