Pensionistas en acción y gobernantes mediocres

Javier Arnal el Jue, 01/03/2018 - 08:34

pensionistasEstoy de acuerdo con Mariano Rajoy: faltan gobernantes. Se está demostrando en el futuro de las pensiones, tratado con falta de previsión y ocurrencias.

A la vez que Rajoy dijo que faltan gobernantes, afirmó que sobran comentaristas. En eso no estoy de acuerdo, salvo que se refiera sólo a políticos que “comentan” con ligereza sin gobernar, pero tal vez nos incluye a los periodistas: es tan gallego, que lo que dice puede ser ambivalente, según cada uno quiera entender.

En España hay 9,5 millones de pensionistas, de los que 6 millones son jubilados, y el resto perciben pensiones de invalidez, viudedad u orfandad. Cada día hay 300 pensionistas más en nuestro país. Desde luego, no es cuestión fácil. Y desde 2014 se incrementan un 0,25 las pensiones.

El Gobierno sigue hablando de recuperación económica, excelentes previsiones de crecimiento. Mientras tanto, a los pensionistas los maltrata, aunque todos sabemos que en buena parte han soportado la crisis –y soportan-, ayudando a hijos y nietos. El tono de la carta de la ministra de Empleo, en mayo pasado, dirigida a los pensionistas ha sido el detonante. España va bien, pero los pensionistas a seguir sufriendo, pues el IPC ha subido en estos años mucho más.

Exposición taurina

Javier Arnal el Mié, 28/02/2018 - 08:43

El bar-restaurante “Maños II” ha tenido la iniciativa de albergar una exposición de cuadros taurinos durante estas fiestas de la Magdalena, desde este viernes hasta el domingo 11. Se trata de una exposición de más de 20 cuadros, con la originalidad de que la madera adquiere un notable protagonismo en esas representaciones taurinas. Habrá que ver esta exposición con el “ingrediente” – nunca mejor dicho al referirse a un bar-restaurante– de la sorpresa, en unas fiestas tan taurinas como son las de la Magdalena. El arte, sumado a una excelente gastronomía y buen servicio.

En estos días Castellón respira ambiente de preparación para las fiestas, de planes familiares, comidas con amigos. Que un conocido bar-restaurante como Maños II lleve a cabo esta exposición, en las fiestas, da idea de la creatividad, ilusión y esmero con que se preparan. Las mujeres llevan ya días repasando o ultimando detalles del traje que lucirán en la ofrenda de flores a la Virgen de Lledó, o sus hijos; los hombres, mucho menos previsores en general –y no digamos en la vestimenta-, nos guiamos por la gran variedad de actos que hay, para todos los gustos, y nos gusta más improvisar, también “sorprender”, por qué no decirlo.

Hacia una revolución etica

MªÁngeles Bou el Mar, 27/02/2018 - 20:50

En la época actual, una vez alcanzado el derrumbamiento general del marxismo tras los acontecimientos de la Europa del Este, los representantes del laicismo deberían quizá tomar sus notas ante un imperio que trataba de cerrar el paso a los valores trascendentes y conculcaba los derechos de la persona humana. Así lo subraya Václav Havel en su libro “Essais Politiques”. Sus escritos no son sólo una defensa de la libertad en Checoslovaquia; son una llamada a la renovación interior del hombre y a abordar la política desde fundamentos morales, superando la trágica división entre ética y política defendida por Maquiavelo hace casi cinco siglos.

En un mundo que ha relativizado los valores morales, la revolución ética aparece como un contrapunto necesario. Escribe Václav Havel: “Decir que una cosa es de esencia o de origen ético es decir que no lo hacemos por razones PRAGMÁTICAS, porque estamos seguros de que pueden salir bien a corto plazo, dar resultados tangibles, verificables, materiales; sino simplemente porque creemos que es buena. La motivación ética nos empuja a hacer el bien por principio, por amor al bien. Ella se basa en nuestra convicción de que el bien como tal tiene siempre un sentido. La certeza íntima de que una acción es buena nos inspira la convicción de que vale la pena intentarla, aunque pueda fracasar.

La familia

Germán Reguillo el Mar, 27/02/2018 - 18:58

La familia1.- Procede de Kenia. Al parecer pertenece a la noble y aristocrática tribu de los masai. El color de su piel es intensamente negro. Tiene unos ojos grandes y hermosos que ennoblecen sus facciones africanas. No sé como se llama, pero sé que se gana la vida de vendedor ambulante. De vez en cuando acudia a “La peonza”, en la calle Peñíscola y la dueña, Juani, le obsequiaba con algún refresco y con un ratito de acogedora conversación. ¿Y saben de que le habla este joven masai a Juani?. Le hablaba con una gran añoranza de su familia, de su madre y de su padre, y de sus hermanos. Y le contaba que su gran ilusión es ganar el dinero suficiente para aliviar la pobreza de su familia.

La cultura de lo efímero

Isaac Riera el Sáb, 24/02/2018 - 21:52

La crisis de las ideologías y creencias en nuestra sociedad occidental está produciendo, en la inmensa mayoría de la gente, una actitud ante la vida muy significativa: vivir de lo inmediato, de lo superficial y de lo cambiante, sin preocuparse por encontrar un sentido profundo y auténtico a la existencia. En contraposición a la vida orientada sobre principios firmes, que veíamos en otras épocas, el ambiente cultural que hoy vivimos se podría definir como ”la cultura de lo efímero”, por la fuerza determinante que hoy tienen las modas en las sociedades modernas. Porque se trata, en efecto, de una nueva filosofía práctica, de un nueva cultura, que nos permite entender el modo de ser y de comportarse de muchísima gente. En lo que tienen de cambiantes, las modas ya no afectan solamente a los aspectos más accidentales de la fisonomía social, como pueden ser los vestidos o los peinados, sino que determinan nuestra vida en todos sus aspectos: sentimos según la moda, nos comportamos según la moda y, finalmente, pensamos según la moda, conscientes de que todo cambia y de que nada merece la pena ser mantenido con firmeza.

¿Hay una crisis de masculinidad?

MªÁngeles Bou el Vie, 23/02/2018 - 08:52

Estos días los medios de comunicación nos están machacando sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, y desde la experiencia adquirida durante 35 años intentando conciliar mi vida familiar y laboral (cinco hijos y en estos momentos dos nietos), me están sorprendiendo casi todas las declaraciones que escucho, sin argumentos sólidos y en la línea de políticamente correcto.

Sin embargo, invadida por una triste sensación de no escuchar nada sensato y realista, ha caído en mis manos la entrevista que Cayetana Álvarez de Toledo le ha hecho a Jordan B. Peterson, y publicó en el Mundo el 13 de febrero.

¡Qué alegría! Un profesional valiente y con argumentos sólidos está poniendo el dedo en la llaga.

Peterson lo llaman “el intelectual más odiado por la izquierda”, pero es mucho más que eso. Su reciente libro, “Doce reglas para la vida”, es un tratado de la responsabilidad frente a la cultura del victimismo que está arrasando en ventas. Este psicólogo clínico canadiense se ha convertido en una figura de culto entre los “millennials”, sobre todo masculinos.

Responde así a las cuestiones que le plantea Cayetana sobre este tema: “Para empezar, es menor de lo que dicen. Los que hacen las estadísticas suelen confundir la media y la mediana. Y la media se desfigura por la existencia de un segmento ínfimo de billonarios, que en su mayoría son hombres.”

 

flecha arriba