El ‘lemosín’, eufemismo de pureza de sangre idiomática del valenciano

Ricart G. Moya el Lun, 12/03/2018 - 20:30

¿Por qué y cuándo surge la foránea denominación de lemosín para el valenciano?. En la reconquista de Valencia, en 1238, nadie usaba esta palabra y, mucho menos, hablaba tal dialecto occitano salvo, quizá, algún soldado procedente del Macizo Central francés, feudo de Inglaterra hasta su liberación definitiva por Juana de Arco.

La denominación de lemosín, usada esporádicamente por trovadores que componían en occitano, no aludiría al valenciano hasta el siglo XVI y por motivaciones extralingüísticas. La inocencia guiaba la nomenclatura idiomática en tiempos de Jacme I Nadie había abierto la caja de Pandora del idioma como ariete del nacionalismo; lo que explica que el primer Llibre del Repartiment de Mallorca (a.1232) estuviera en latín y árabe; el de Valencia, en latín.

En el siglo XX, el círculo del IEC propagó con éxito que Jacme I había ordenado escribir en ‘català’ los Furs de Valencia (a.1261); pero el monarca, por supuesto, jamás dictó nada parecido en toda su vida. Lo que ordenó, como consta en el manuscrito, es que se redactaran en el ‘romanç’ entendido por el pueblo. ¿Y quiénes formaban ese pueblo en 1261?. Los reconquistadores apenas alcanzaban el 5 % de la población del Reino, siendo mayoría los muladíes valencianos de origen autóctono; colectivo al que jamás se le prohibió hablar su lengua iberorrománica, compartida con el árabe hispánico.

Huelga feminista del 8M: Una opinión políticamente incorrecta

Víctor Viciedo el Dom, 11/03/2018 - 22:31

La manifestación feminista del 8 de Marzo de 2018 pasará a la historia como una de las de mayor seguimiento de la historia de España, millares de mujeres en todas las capitales de provincia del país salieron a la calle para reclamar “la verdadera igualdad” entre hombres y mujeres. Estas manifestaciones estaban convocadas en todo el mundo, pero es en España con gran diferencia donde más éxito ha tenido. Pero ¿Por qué en uno de los países más igualitario de Europa y por ende del planeta se consigue este seguimiento tan espectacular?  ¿Cuál es esa “verdadera igualdad” que quieren alcanzar las mujeres de este país que tanta indignación causa, cuando no hay ni una sola ley discriminadora para la mujer y sí alguna de discriminación positiva? ¿Por qué esa sensación de desigualdad? ¿Quién la ha generado? ¿De verdad hay en España tanto violador, tanto maltratador, tantas imposiciones machistas, o estamos asistiendo a una gran victoria de la manipulación informativa de ciertos medios especialistas en crear ambientes  de indignación y victimismo? ¿Tan poca opinión propia hay en España, donde tanta gente se deja arrastrar a la huelga por un manifiesto lleno de falsedades, extremismo Marxista y odio al hombre, o es que salimos a la calle sin ni siquiera haber leído lo que se reivindica?

El individuo en la aldea global

Isaac Riera el Vie, 09/03/2018 - 08:59

borregosPor primera vez en la historia, la humanidad se encuentra unificada a través de los medios de comunicación con una rapidez y perfección que nadie podía imaginar hace unos lustros. Ya no hay barreras de espacio y tiempo entre los hombres; en cuestión de segundos, podemos ver lo que pasa en lo más extremo del mundo, informarnos de todos los sucesos en sus mínimos detalles, comunicarnos directamente de persona a persona. Todos estamos hoy intercomunicados en todo y nada se escapa al poder omnipresente de la red que cubre el universo mundo. El sueño de muchos hombres ya no es una fantasía utópica, sino una realidad cotidiana merced a las grandes innovaciones tecnológicas que han cambiado la faz de la humanidad; en cierto sentido, es la gran revolución de la historia, no sólo por los portentosos avances técnicos que parecen no tener fin, sino también por los profundos cambios en el orden cultural y social, que hoy estamos viviendo y que son su consecuencia inevitable.

Mujeres periodistas

Javier Arnal el Jue, 08/03/2018 - 09:04

periodistasBuena ocasión el Día Internacional de la Mujer para reflexionar sobre el trabajo de las mujeres periodistas, sus dificultades y retos.

El pasado martes la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) presentó un informe, según el cual sólo un 21% de los artículos de opinión son de mujeres, es decir, uno de cada cinco. Aunque el informe arroja un dato que no nos resulta extraño –porque basta leer la prensa-, sí me resulta algo incomprensible que no haya más mujeres.

La presencia de la mujer en los diversos ámbitos profesionales ha ido creciendo. En cuanto a los artículos de opinión, no cuadra con el gran número de mujeres que, desde hace años, trabajan como periodistas. Por mi experiencia profesional, puedo asegurar que con frecuencia se alienta a mujeres a que escriban artículos de opinión, tanto o más que a hombres, pero el resultado es el que es.

El dato tiene ciertas dosis de enigma. Algunos piensan que, puesto que las mujeres no tienen tantos puestos de responsabilidad en los medios de comunicación como los hombres, no encuentran cabida en los artículos de opinión, en ocasiones reservado a directivos o exdirectivos: puede ayudar a entender un poco el fenómeno, pero no me parece suficiente.

Defender el castellano

Javier Arnal el Mié, 07/03/2018 - 10:12

Que el lector juzgue: ahora mismo, en la enseñanza quienes eligen el castellano en la Comunidad Valenciana el castellano está presente en un 23,3% y el valenciano en un 44%. Y ahora estas cifras van a subir a un nivel de valenciano alrededor del 65%, mientras que el castellano sólo tendrá el 25%. Es una discriminación injusta del castellano.

Por mucho que se empeñe la Consellería de Educación, su empeño en imponer el valenciano es una injusticia, por mucho que se empleen eufemismos como “fomentar el valenciano”, “el castellano lo saben todos, mientras que el valenciano no”. Si alguien desea una enseñanza en castellano y encima es una mayoría, la ignorancia del valenciano no es una justificación para imponerlo. Es un atentado contra la ley, que establece la cooficialidad de ambos idiomas, y contra la democracia: no hay paliativos que sirvan, se atenta contra la pluralidad, y no cabe el silencio ni el cansancio.

 

flecha arriba