Los nuevos movimientos contestatarios

Isaac Riera el Sáb, 09/07/2016 - 13:29

Uno de los aspectos de la llamada “cultura de la postmodernidad” en la que estamos inmersos, es la proliferación, verdaderamente notable, de movimientos de ideología contestataria: desde ecologistas hasta “okupas”, las organizaciones que se oponen al “sistema” se cuentan por decenas y ya forman parte del habitual paisaje cultural y político de nuestro tiempo. La contestación social pertenece a la misma esencia de la historia humana, y es perfectamente natural que existan acusadores radicales y activistas extremos en el seno de una misma sociedad. Pero es significativo que estos movimientos contestatarios hayan surgido con fuerza en los últimos quince años, inmediatamente después de la caída del muro de Berlín y del desmoronamiento del mundo comunista. Ya no intentan cambiar revolucionariamente la sociedad, porque la revolución ha fracasado en todo el mundo, pero sí intentan desgastar el sistema haciendo un frente de constante lucha allí donde existen especiales problemas o conflictos. Y esto es, justamente, lo nuevo de estos movimientos: no tienen una ideología definida, no proponen un sistema alternativo para nuestra sociedad, pero se instalan en una crítica y en una agresividad destructoras, a los que resulta difícil hallarles justificación.

La estupidez que nos invade

Isaac Riera el Mar, 05/07/2016 - 13:39

Cuando se ven muchas manifestaciones de la gente, tal como a diario aparecen en los medios de comunicación, las personas sensatas no pueden menos que indignarse, no tanto por las inmoralidades que les es dado a contemplar, cuanto por las estupideces que tienen que padecer. Palabras y comportamientos estúpidos son parte de la condición humana, por supuesto, pero una característica de nuestro tiempo es hacer de la estupidez un derecho que se ejerce diariamente, sin control ni autocontrol, a través de los medios, pues esta es la forma en que entendemos la democracia.

Lo que podría ser el instrumento más eficaz y formidable para promocionar el buen conocimiento de las cosas, se convierte -por razones comerciales, claro está- justamente en todo lo contrario. Debemos padecer, mal que nos pese, opiniones disparatadas con pretensiones de sentar cátedra; espectáculos ridículos, que se presentan como serios; ignorancias supinas, que se permiten opinar de todo sin saber de nada. Se ha perdido el pudor intelectual, y hoy el ignorante se cree en el derecho de decir estupideces ante la audiencia universal, con la pretensión, además, de ser tan respetado y tenido en cuenta como el mayor de los sabios en la materia.

Insumisión

Juan Urios Ten el Mar, 05/07/2016 - 13:37

“Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda” (Martin Luther KING).

Como decía anteriormente al hablar de la “indiferencia”, muchos piensan si en la actualidad hay bastante gente que se pregunta si la indiferencia es la solución, el gran escudo que con frecuencia el hombre se da a sí mismo para “pasar” y protegerse de los problemas de su tiempo, para no resolverlos, para no complicarse la vida ni comprometerse con nadie, para disfrutar plenamente de su libertad.

La sumisión, el sometimiento o acatamiento al “poder”, a otra persona, a sus palabras o mandatos –a excepción hechas por imperativo legal, moral o profesional- pueden llevar también al debilitamiento de nuestra inteligencia y voluntad, y como consecuencia a la perdida de nuestra libertad. Hay dudas si la indiferencia nos conduce a la sumisión o si ésta nos lleva a la indiferencia; lo cierto es que con frecuencia van unidas, son como lágrimas de nuestros ojos que nos acompañan en nuestras vidas, pudiendo afectar muy negativamente a las conductas sociales y sobre todo a nuestras conciencias, adulterándolas.

Muere Elie Wiesel, voz del horror del Holocausto

admin el Mar, 05/07/2016 - 13:33

Artículo periodístico extraído íntegramente de LIBERTAD DIGITAL

Elie WieselElie Wiesel, premio Nobel de la Paz en 1986 y una de las voces más elocuentes para describir los horrores del Holocausto judío, murió este sábado en su casa de Nueva York, a la edad de 87 años.

Diversas fuentes próximas al autor de La Noche confirmaron en Israel y en Estados Unidos el fallecimiento del superviviente de Auschwitz, nacido rumano y quien desde 1955 vivía en la costa este de Estados Unidos, cuya ciudadanía adoptó en 1963.

No se tienen detalles sobre su fallecimiento y quién lo acompañaba en el momento del deceso. Wiesel estaba casado con la austríaca Marion Rose, superviviente de Auschwitz como él.

La noticia fue difundida inicialmente en Israel, cuyo primer ministro, Benjamín Netanyahu, calificó a Wiesel como un “artista de la palabra”. “En la oscuridad del Holocausto, Elie Wiesel fue un rayo de luz y ejemplo de una humanidad que cree en lo bueno del ser humano”, afirmó Netanyahu.

Por su parte, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, recordó que Wiesel representa “el triunfo del espíritu humano frente al rostro del mal”.

 

flecha arriba