PUIG RODA II. Los años de Madrid.

Al finalizar sus estudios en Valencia, el director de la Escuela, don Salustiano Asenjo Arozarena, junto al claustro de profesores acordaron que lo mejor era que continuara su formación en al Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (Madrid), para lo que la Diputación de Castellón, presidida por Victorino Fabra, le otorgó una pensión de 2.250 pesetas anuales.

El contramanifest de 1999: LA DIGNITAT D'UNS POCS

I

Diuen que es convenient deixar passar un temps per a parlar de fets de l’historia recent, per a que s’aqueten les aigües i es tinga una certa perspectiva. Se supon que es per a qüestions trascendentals... no crec que valga per al manifest de l’indignitat que firmaren 84 ‘personalitats’ de la vida publica, en 1999, en defensa de la valenciania del llavors president de la Generalitat Eduardo Zaplana (un clar eixemplar d’antivalencià i corrupte).

Benvengut siga que algu dels ‘factors’ i ‘monyidors’ de firmes ho explique o desburgue (1) aci (6, 9 i 12-6-2021), en la uep d’Accio Nacionalista Valenciana (a la que algunes decenes de notables valencianistes ni entren –ni mencionen– per si a cas els contamina...). ¡Quína pobrea d’esperit! Si yo fera lo mateix en els llibres dels catalanistes, anavem apanyats...

Tornem a lo nostre. Carles Recio ha reconegut: a) que fon una operacio politicomediatica montada per a favorir la majoria del Partido Popular (PP) (i de pas, l’eliminacio d’Unio Valenciana –UV–), b) que hi hague pressions (hauriem de coneixer les situacions personals de cada firmant i quín era el premi o el castic), c) que es una coleccio de ‘mentires publicitaries’, i d) que n’hi ha firmants fantasma (els ideats per ell en una –infantil– venjança que ha tardat 22 anys en descobrir-nos).

Juliol

Pareix que en el primitiu calendari romà se’ls havia acabat l’inspiracio divina i començaren en la serie ordinal (quint, sext...). Est era ‘quintilis’ i tenía 36 dies.

Juli Cesar reordenà tot l’any i s’establi la duracio en 365 dies i 12 mesos. Una vegada mort, el Senat li dedicà el mes, en l’any 44 a. de C., en memoria del seu naiximent. I aixina sorgi el calendari julia (Julius > juliolus > juliol) (1).

Era i es l’epoca de la collita de forment (des de juny) i es representava en un llaurador segant. La vida rural passada (i tambe actual, en moltes zones) apareix amplament reproduida en el saber popular d’este periodo. Qualsevol dels refrans ‘agricoles’ pot compendiar el mes; he triat la faena tipica i mes repetida, es una advertencia de que cada cosa te son temps: el que no bat en juliol no bat quan vol (EA) (JC2), –variants: el qui no bat en juliol no bat quan vol (AA) (JA), qui no bat al juliol no bat quan vol (JM1) (PE), qui no bat en juliol ya no bat quan vol (MC), qui no bat en juliol no pot batre quan vol (JB2), qui no bat en juliol no pot apres batre quan [original: quant] vol (CR)–.

Notes d'etnologia valenciana: EL TABALET i LA DOLÇAINA (II)

Per a demostrar els desficacis que diuen els acatalanats, quan parlen de la dolçaina, i que hem reproduit al final de l’articul anterior, donarém una serie de cites, que posen de manifest que la dolçaina ha segut popular des d’ans del s. XVIII, havent acompanyat des de sempre totes les manifestacions de festa i alegria del poble valencià. Vorem com dificilment els “romàntics de la ciutat de València del XIX” pogueren condicionar els fets dels sigles anteriors, fins al XIV.

COMMONWEALTH CATALANOVALENCIANA

Los intentos de despersonalización de la actual Comunidad Valenciana no es una cuestión banal, ni novedosa, ni intranscendente. Numerosas publicaciones, exposiciones, docencia y medios de comunicación filocatalanistas así lo confirman y lo promueven; consecuentemente no es una paranoia de algunos ciudadanos valencianos. Al respecto, a finales de mayo de 2018, el presidente Ximo Puig reiteró que “estemos dispuestos a sumar con el gobierno catalán en temas culturales. Y hace unos meses, en su visita al interino presidente catalán, Pere Aragonés, propuso constituir una “Commonwealth mediterránea”. Ahora, algunos profesores de la Universidad de Valencia inciden en ello y se preguntan: ¿Es viable una Commonwealth catalanovalenciana? Nosotros nos interrogamos: ¿Es realidad o ficción?

Ya en 1907 el escritor y político valenciano Vicente Blasco Ibáñez arremetía contra las

ambiciones de cierta burguesía catalana, y se preguntaba: ¿Piensan los catalanistas que Valencia es tierra huérfana de voluntad y de caracteres? ¿Qué ejemplo imitan, pues, los catalanistas al intentar aquí un desembarco? ¿Qué se les ha perdido aquí, si nadie les llama, ni los necesitamos ni son útiles a Valencia? Dicho político ya hablaba de la lepra catalanista.

LA UE SE CHOTEA DE ESPAÑA

Sí, la UE nos toma el pelo y nuestro gobierno a por uvas sin reaccionar. 

Al pitorreo, ya denunciado en un artículo anterior, de que la UE iba a desautorizar el etileno para el desverdizado de las mandarinas, pero que se mantenía su uso para desverdizar las patatas alemanas y las bananas sudamericanas que, cómo no, comercializan los Países Bajos; viene a unirse ahora  la befa de expedientar a España  por deficiencias en la gestión de la propagación de especies invasoras; cuando es la propia UE la que incumple las inspecciones en frontera y permite la exportación de cítricos desde Sudáfrica sin tratamiento en frio.

Según noticia de EUROPAPRESS de 9 de Junio, Bruselas considera que España no ha implantado con éxito el plan de acción comunitario para abordar las vías más importantes de introducción y propagación de especies exóticas invasoras de preocupación para la UE. Supongo que esos incumplimientos serán ciertos y que España merecerá una sanción; pero analicemos la autoridad moral de la Comisión Europea para imponerla.

La Comisión Europea es el órgano ejecutivo de la UE que se encarga de proponer nuevas leyes, elaborarlas, y velar por su cumplimiento una vez aprobadas. Si el Consejo Europeo, foro donde se toman las decisiones, y que lo componen los presidentes de cada país, es el corazón de la UE, la Comisión Europea es el cerebro.

Contribución de LOS REYES DE LA VALENCIA FORAL a la configuración del Reino (VII)

2.8. Obra y valoración del reinado de Martín I el Humano (1395-1410)

Fue el segundo hijo de Pedro II de Valencia el Ceremonioso y de su tercera esposa doña Leonor de Sicilia. Contrajo matrimonio en 1372 con doña María de Luna. Su madre le dejó al morir en herencia los derechos sobre la Corona de Sicilia, posesión que le fue otorgada por el rey don Pedro en 1384, en un momento en que la isla pasaba por fuertes convulsiones y que no reconocía autoridad alguna. Cierto distanciamiento paterno-filial hizo que no asistiese al nuevo matrimonio del Ceremonioso con la reina doña Sibila, ni a la ceremonia de coronación de su madrastra, ni a los fastos jubilares del reinado de don Pedro celebrados en 1385.

Tras los indultos, ¡a temblar!

Así salieron de la cárcel el miércoles pasado, los indultados del ‘procés’: “No callaremos nunca y seguiremos adelante”. Un buen resumen de lo que expongo en estas líneas.

La sesión de control en el Congreso de los Diputados al Gobierno de Pedro Sánchez apenas aportó ninguna novedad. Ni siquiera que Pablo Casado pidiera la dimisión de Sánchez, que convoque elecciones y que los españoles voten sobre los indultos: ya es sabido que la mayoría está en contra, y que Pablo Casado lo iba a pedir.

Ni por asomo pasa por la cabeza del presidente del Gobierno dimitir ni convocar elecciones. A Sánchez se le pueden adjudicar diversos calificativos, pero tonto no es: un líder que es echado del PSOE y es capaz luego de regresar, imponerse, y laminar a todo el que se le oponga, es ambicioso y sin principios, pero no lerdo.

También era previsible que el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, exprimiera la debilidad de Sánchez, pidiendo irónicamente que expusiera los planes tras los indultos. ¿Planes? Seguir cediendo en todo a los independentistas y filoetarras, que lo impulsaron al poder, le mantienen y le mantendrán mientras ceda a sus continuos chantajes.

Rufián se lo dijo claramente, con esa pregunta retórica de si los indultos eran valentía o necesidad.

Ruleta Rusa y vacunación contra el covid-19

Existe un juego de azar, conocido como “la ruleta rusa”, consistente en introducir un proyectil en una de las recámaras del tambor de un revólver, darle un enérgico movimiento de giro a este tambor y, cuando se detiene ese movimiento, entregar el revólver al jugador a quien le toca el turno, el cual pondrá el cañón del arma sobre su cabeza, oprimiendo a continuación el gatillo, de modo que si, ha tenido suerte, y la recámara que contiene el proyectil no ha quedado alineada con el cañón, se librará de recibir un balazo en su testa. En caso contrario, se volará la tapa de los sesos. Como vemos, la cosa es muy sencilla. 

El tambor de un revólver suele tener entre seis y nueve recámaras, dependiendo del calibre del arma. 

Un juego de tales características, como es natural, y dada la naturaleza humana, con toda seguridad generará un sustancioso negocio, basado en las apuestas, de las cuales, una parte importante, irá a parar al bolsillo del jugador, o de sus herederos. 

Desde el punto de vista puramente matemático, de acuerdo con el cálculo de probabilidades, y partiendo del supuesto de jugar con un arma de seis proyectiles, el jugador tiene una probabilidad de sobrevivir de seis contra una. Es decir, que la probabilidad matemática de sobrevivir es muy superior a la de morir. ¡Qué bonita es la teoría! 

Ahora bien, explícale eso a quien se vuela la cabeza, confiando en las matemáticas, la ciencia exacta por excelencia. 

Imposición educativa

Se va normalizando nuestra vida y se comprueba que problemas antiguos siguen igual o peor, como es el caso de la política educativa valenciana. Tal vez esperaban los responsables, con el conseller Vicent Marzà a la cabeza, que las familias, los profesores, los sindicatos, toda la sociedad civil valenciana, se cansaran de reivindicar la libertad educativa. Nadie se puede acostumbrar nunca a los totalitarismos, sean del tipo que sean, y desde hace 6 años estamos asistiendo a un totalitarismo educativo en toda regla.

Todos hablamos de libertad, queremos que conste en nuestro DNI. Algunos vacían o prostituyen esa palabra: libres para irse a estudiar a una comunidad autónoma donde no se imponga el valenciano, libres para llevar a los hijos a un colegio privado en que no se adoctrine, y así podríamos continuar. ¿Suena fuerte la palabra “prostituir” la libertad? Pues para mí se queda corta respecto a lo que presenciamos: se mercadea con la educación, sin respetar la libertad educativa de los padres, la libertad de elección de centro. Y todas las soluciones para unos padres que no estén dispuestos a que les compren, a ellos y a sus hijos, pasan por gastos cuantiosos, en el caso de que puedan asumirlos, en vez de recibir la educación que deseen por los impuestos que pagan.

PUIG RODA I. Introducción/De TÍRIG a VALENCIA

Difícil para mí es el poder dar un compendio de los valores pictóricos intrínsecos, moral y material, concernientes a la obra de este eximio artista hijo de Tírig, un tanto hoy olvidado; desconozco el grueso de obras de su plenitud productiva y tengo tan sólo un mero conocimiento de su última fase. Trazar la trayectoria de un artista sin conocer al menos su fase de madurez es ardua tarea que forzosamente ha de resultar un tanto menoscabada e incompleta. Sólo lo hallado en su taller, luego de su muerte, y que ya otros habían seleccionado con intenciones distintas, obras de su última época, cuando ya el artista había perdido todo estímulo, proporciona sólo datos parciales que dificultan nuestro empeño, reflejando sólo el aspecto –por cierto el del ocaso- que hacen incompleto el estudio del pintor (1)

Diez años después de que el pintor castellonense Juan Bautista Porcar Ripollés escribiese el artículo al que pertenece la cita anterior, la familia del pintor hacía una importante donación al Museo Provincial de Castellón, consistente en el gros de las obras del autor que conservaban, como última muestra póstuma de agradecimiento del pintor a la corporación provincial, la cual becó al joven Puig Roda, quien se convirtió en uno de los mejores pintores de nuestra provincia.

Notes d'etnologia valenciana: EL TABALET i LA DOLÇAINA (I)

No crec que siga dificil afirmar que el tabalet i la dolçaina son els instruments mes representatius de l’etnologia valenciana musical. No es per casualitat, que en l’historia del periodisme en llengua valenciana, els valencians hajam tingut dos semanaris que portaven els seus noms. El nº 1 del semanari La Donsayna, es publicava l’u de decembre de 1844 i començava: “Bon dia y salut, caballers. Ya está templá La Donsayna, y vá á comensar la primera tocata…”. Desapareguda “La Donsayna”, naixque un nou semanari, en 1847, dit El Tabalet.

FONETICA de la LLENGUA VALENCIANA. Caracteristiques que la individualisen

Si per Fonetica entenem la part de la Gramatica que estudia la naturalea i evolucio dels sons d’una llengua considerats en sí mateixos i en relacio ab atres fenomens llingüistics, no anem a reproduir aci l’estudi de la llengua valenciana des del punt de vista de sa Fonetica. En un recent llibre titulat FONETICA DE LA LLENGUA VALENCIANA, hem fet eixe estudi dels origens i evolucio de la llengua valenciana des del llati vulgar fins al present (Fonetica historica o diacronica) i son estat actual (Fonetica descriptiva o sincronica). En tots els moments apareixen comparacions ab el castellà i el catala i atres llengües afins, apuntant analogies i discrepancies, en sa evolucio d’un mateix tronc comu: el llati vulgar.

Lo llogic, tractant-se d’un Congres de Llengua Valenciana, es aportar al mateix el fruit d’aquelles investigacions, en uns pocs folis, que es puguen llegir sense fatigar als oyents, i en els que se continguen les conclusions mes substancials, remetent a l’obra esmentada als que vullguen tindre una explicacio mes detallada del problema. Aixo, puix, es lo que anem a fer.

 

1. LA FONETICA NORMATIVA

Aciertos de Vox y Podemos

Más de uno habrá saltado de su asiento, perplejo ante el título de este artículo. ¿Qué aciertos pueden tener Vox y Podemos, juntos?

Es preocupante que en la política española falte la capacidad de reconocer aciertos de otros partidos políticos, pues no todo lo que hace un partido político está bien ni todo lo que hace otro partido está mal.

Más aún: lo que echamos en falta en España es que los partidos sean capaces de entenderse en cuestiones que todos consideramos relevantes, pilares de la sociedad, propias de la dignidad del hombre, básicas para el empleo y el crecimiento económico.

Si algo lo propone Vox, está destinado por algunos a no unirse; si lo propone Podemos, se descalifica de entrada. Los calificativos de “ultra” o “podemita” están por encima del debate. Y lo mismo pasa con el PP, PSOE, Compromís, etc.

Cuestiones coEmo la educación, el fomento de la natalidad –es la solución al problema de las pensiones-, la eutanasia o la Formación Profesional las plantea el Gobierno como innegociables, sin buscar el diálogo: sólo busca el necesario para sobrevivir. Por eso asistimos a una política de muy bajo nivel, con minúscula e incluso con carácter peyorativo.

Si a ello sumamos el interés de Iván Redondo” y cía” por desviar nuestra atención de las cuestiones importantes, tenemos lo que tenemos: el brevísimo saludo de Pedro Sánchez a Joe Biden, y el ridículo que ha hecho, es un ejemplo claro.

Del BUSNE D'ALFAFARA al RENOC D'AIXÁTIVA

Esop, el fabuliste (cat. ‘faulista’), conta en “Lupus et agnus” que un llop y un borreguet estaven beguent d’una sequiola y, buscant el carnívor motius pera menjárselo, li recriminá que embrutara l’aigua, contestant el “laniger” que: “No pot ser, el llíquit ve de tu a mi”. El llop, rebatut, tragué atre motiu: “Marmolares de mi fa sis mesos”. El borreguet, pensant que ha guanyat el pleit, li replica: “¡Si encá no havía naixcut!”. El llop, famolenc, asbrama: ”¡Chas, ton pare parlá mal de mi!”, y s’engaldix al cándit animalet. El fascisme catalaner fa lo mateix en mosatros; tot l’aprofita pera que Catalunya mos menge dasta el llogaret dels Desamparats en Oriola.