Del BUSNE D'ALFAFARA al RENOC D'AIXÁTIVA

Ricart G. Moya el Vie, 18/06/2021 - 13:16

Esop, el fabuliste (cat. ‘faulista’), conta en “Lupus et agnus” que un llop y un borreguet estaven beguent d’una sequiola y, buscant el carnívor motius pera menjárselo, li recriminá que embrutara l’aigua, contestant el “laniger” que: “No pot ser, el llíquit ve de tu a mi”. El llop, rebatut, tragué atre motiu: “Marmolares de mi fa sis mesos”. El borreguet, pensant que ha guanyat el pleit, li replica: “¡Si encá no havía naixcut!”. El llop, famolenc, asbrama: ”¡Chas, ton pare parlá mal de mi!”, y s’engaldix al cándit animalet. El fascisme catalaner fa lo mateix en mosatros; tot l’aprofita pera que Catalunya mos menge dasta el llogaret dels Desamparats en Oriola.

Residencias contra Oltra y Barceló

Javier Arnal el Mié, 16/06/2021 - 21:04

La patronal de las residencias valencianas venía avisando de que la normativa debe flexibilizarse, a la vista de los buenos datos existentes. Las normas son del 8 de abril y no hay manera de que Mónica Oltra –responsable de las residencias de mayores y centros de dependencia– ni Ana Barceló –responsable de toda la sanidad en territorio valenciano, también en residencias– atiendan a peticiones de reuniones con AERTE. La gran “sensibilidad” de las dos conselleras con las residencias es no visitar prácticamente ninguna residencia en 16 meses, no ser accesibles con el sector, y mantener a familiares, residentes y profesionales en un limbo inaceptable.

Está claro que Mónica Oltra está “quemada” por su pésima gestión de las residencias. Un poco más de pudor podría tener: no se ha construido en 6 años ninguna residencia pública, y ahora dice que las de Onda y Castellón se construirán. ¿Alguien le cree? Lo que sí hace es marear a los respectivos ayuntamientos, con papeleo y burocracia. Probablemente la única solución es que sean los ayuntamientos los que saquen adelante la residencia: ¿por qué no? Atentos al futuro. La gestión nefasta de Oltra sobre las residencias forma parte ya de su cementerio político. Y no quiero abundar en su gestión de las residencias de menores, porque huele.

LAS NUEVAS CLASES SOCIALES

José M. Millet el Mar, 15/06/2021 - 18:50

El tsumani social que provoca la imposición del globalismo conlleva la destrucción del antiguo sistema de clases sociales que hemos venido conociendo. Ya no hay clase alta, media y baja. Como ya hemos dicho, toda la riqueza es absorbida por la élite, monopolizada por las grandes corporaciones. El ciudadano de a pie es expulsado de la vida económica. Se diría que hemos vuelto a una nueva edad media, en la que, tal y como señalan los autores, sólo hay una minoría, una élite rica, mientras que el resto navega en una marea desclasada, sin que haya nada entre medio, sin ascensor social, sin posibilidades, sin futuro, sin esperanza; aun así, hemos hecho una breve distinción entre los distintos supuestos que la nueva situación genera:


1.- Las élites

Es la clase triunfadora en este mundo globalizado. En la cúspide, tenemos al mundo del dinero, lo que mueve todo, el mundo financiero, la gran banca, con todo lo que rodea a ésta, no sólo sus propietarios, evidentemente, también personal altamente cualificado, pues no en vano los mejores trabajan para los más ricos. ¿Al fin y al cabo, quien no tiene dos carreras universitarias, domina tres idiomas y un master en Harvard?.

Notes d'etnologia valenciana: ELS BOUS I LA MAGIA (i III)

Agusti Galbis el Mar, 15/06/2021 - 08:27

Per a escomençar a analisar per damunt el vocabulari dels bous, en primer lloc, parlarém de que un bou es una “res”. El DCVB nos posa en coneiximent de que “res” es paraula valenciana equivalent al “cap de bestiar” català. La trobem en el Libre dels establiments de la Cort del Justicia de la vila de Gandia” que en 1410 parla de “…degollar la res de les reses… e que se’n puxen portar aquells dita res, exceptat que la dita res no sia mardà o esquellat”. Tambe Jaume Roig en “Lo Spill” escriu “Carn de res grassa / llet e los ous” o “les grasses reses / qu’eren trameses / ells les menjaven”.

Responsabilidad del Estado NO legislador

Juan M. García el Vie, 11/06/2021 - 19:01

Pido disculpas anticipadas al potencial lector por los términos técnicos que se van a utilizar en esta pequeña exposición. Intentaré reducirlos al máximo y en cualquier caso procuraré explicarlos en roman paladino sin pretender en ningún caso ofender la inteligencia de nadie. 

Difícilmente puede hacerse uno a la idea de que el Estado es un sujeto de derechos y obligaciones como un particular. Su tamaño, competencias, prerrogativas y patrimonio poco, o nada, tienen que ver con una persona física o jurídica al uso. No obstante el Estado tiene un patrimonio, entendiendo este como conjunto de bienes y derechos que forman parte de mismo. Dentro de este patrimonio existen dos grupos de bienes claramente diferenciados: los bienes demaniales, o de uso público, y los propiamente patrimoniales.

Los bienes demaniales o de uso público son aquellos, como su propio nombre indica, que están destinados para el uso y disfrute de los ciudadanos. En esta categoría hay una cierta gradación del dominio público. No todos estos bienes gozan de la misma intensidad en la protección. Es evidente que una calle pertenece a esta categoría al igual que un establecimiento público, pero mientras que  la calle no tiene restricciones en sus usos, salvo las normas de buen comportamiento cívico,  el establecimiento público puede limitar el acceso por razones de aforo o de funcionalidad, por ejemplo. 

El penúltimo escándalo de CCOO y UGT

Javier Arnal el Jue, 10/06/2021 - 08:26

Pocas cosas nos faltaban por ver, pero el comunicado conjunto del pasado 8 de junio de Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores, apoyando el indulto a los presos del “procés”, es un paso más de vergüenza sindical, y por tanto de nuestra sociedad española.

Los dos sindicatos mayoritarios justifican el apoyo a Pedro Sánchez en un “nuevo tiempo político”, para superar episodios pasados en Cataluña. Para los ingenuos que siguen pensando que los sindicatos deberían dedicarse a defender los intereses de sus compañeros y no entrometerse en cuestiones políticas, tal vez les haga reflexionar.

CCOO y UGT no dan gratis su apoyo a Sánchez. Fueron debidamente “regados” –es decir, comprados de nuevo– hace unos meses en los Presupuestos Generales del Estado, subiéndoles un 56% la subvención a los sindicatos. ¿A ver si el lector adivina o recuerda quién propuso ese incremento? Casualmente, PSOE, Unidas Podemos y ERC?

En buena lógica, los sindicatos deberían dedicarse a su razón de ser. Hace tiempo que los dos mayoritarios reaccionan de modo muy distinto ante medidas del Gobierno, según gobierne el PP o el PSOE. Todo el mundo lo sabe y lo comprueba.

Notes d'etnologia valenciana: ELS BOUS I LA MAGIA (II)

Agusti Galbis el Mié, 09/06/2021 - 08:39

En l’articul anterior, hem vist que durant l’epoca de dominacio musulmana, la costum de fer festa en els bous, era qüestio d’alguns pobles hispans, independentment de la religio dels seus mandataris. Entre eixos pobles es trobava el poble valencià. En el present articul vorem com eixa costum es anterior al començament de l’epoca de dominacio musulmana.

Coches empotrados

Javier Arnal el Mié, 09/06/2021 - 07:54

Llevamos unos días en Castellón y provincia con diversos accidentes de coche que nos han impresionado, vehículos que se han empotrado literalmente, contra varios coches aparcados, contra el monumento de una rotonda, o contra una farola. En varios casos, en una rotonda, en la que el conductor ha perdido el control, y en varios casos con un común denominador: elevada tasa de alcoholemia o haber consumido drogas. La reacción general es la lógica: hay que estar casi más pendiente de los que circulan a nuestro alrededor que de nuestro propia conducción, y eso es una fuente de tensión e inseguridad que en absoluto es de recibo. Por la insensatez e imprudencia de unos pocos, que pueden ser calificados como delincuentes sin ningún tipo de juicio temerario, que no se miden en su diversión, los demás tenemos que ir conduciendo tensos, e incluso apartarnos de algún vehículo que va haciendo algunas “eses”, o simplemente tomando las rotondas temerariamente, o maniobras raras.

 

flecha arriba