Verdades y mentiras sobre las residencias

El pasado 16 de abril publiqué el artículo “Tragedia en las residencias de mayores”. Facilité mi dirección de correo electrónico (javierarnal2002@yahoo.es), para que los lectores que lo desearan se implicaran a dar a conocer lo que ha sucedido, y entre todos pudiéramos arrojar luces ante la magnitud de la tragedia, que ha sido mucho mayor desde esa fecha, y para evitar tragedias en el futuro.

La respuesta de los lectores ha sido considerable. He recibido correos, he hablado con familiares de ancianos fallecidos en residencias, con directores de residencias. La variedad de aportaciones permite una visión más completa de lo que ha pasado, de lo que está pasando y de lo que puede pasar si no se ponen remedios.

Muchos expresan indignación contra Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno y responsable de Servicios Sociales. Se ha limitado a quitarse de encima responsabilidades, atribuyéndolas a los gobiernos autonómicos –con especial “dureza” contra el de la Comunidad de Madrid– y achacando todos los males a los gobiernos anteriores, que para él sólo han sido los del PP, como si el PSOE no hubiera gobernado años en este país.

Pablo Iglesias insiste en que haya una red pública de residencias, como en todo lo relativo a los servicios sociales. Es un “a priori” ideológico, que no basa en datos y que transmite un rechazo hacia las residencias privadas, que son la mayoría de las residencias de mayores en España.

"la" covid i "la" Ebola

I

La pandemia d’este novedos coronavirus nos deixa sorpreses no nomes sanitaries, economiques i socials sino tambe idiomatiques. Al principi era general “el covid” (mes ‘natural’), pero a les dos o tres semanes començaren a apareixer en castella uns rars “la covid”, i tambe en valencià, “Portal informatiu sobre la COVID 19 a València” (anunci de l’Ajuntament de València, Lev-EMV, 5-4-2020: 25).

El principal motiu dels canvis es l’opinio de la Fundéu (RAE).

Est organisme explica que “La grafía recomendada para el nombre abreviado de la enfermedad por coronavirus es COVID-19, con mayúsculas, ya que se trata de la sigla inglesa de coronavirus disease, ‘enfermedad del coronavirus’. Dado que contiene el sustantivo enfermedad en su forma inglesa, su género es femenino (la COVID-19, mejor que el COVID-19)”. Reconeix que es l’Organisacio Mundial de la Salut qui ha batejat la malaltia com a ‘COVID-19’ i que si es vol lexicalisar usarém les minuscules ‘covid-19’, com en totes les atres patologies. Per al virus manté la denominacio ‘SARS-CoV-2’.

Sense considerar incorrecte l’articul masculi, diu que “El género femenino se toma del sustantivo enfermedad; al igual que sucede con otras siglas: se dice el SIDA porque es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida o la ELA por la esclerosis lateral amiotrófica”.

Misterios en Residencias

Saber con exactitud cuántos ancianos han fallecido en residencias a causa del coronavirus es casi imposible: de ello se encargan las conselleras Ana Barceló y Mónica Oltra. Se dice en los medios de comunicación, citando fuentes sindicales o “estimaciones”, que han fallecido más de 100, la mitad del total de fallecidos por Covid-19 en Castellón (221). Fiscalía está investigando seis residencias: Morella, Virgen de Gracia en Vila-real, Villahermosa, Montán y 2 en Castellón. Sólo entre la de Morella y la de Vila-real, unos 74 fallecidos, pero ya digo, estimaciones, cálculos o datos que nos llegan a los periodistas no por los cauces oficiales, sino por otras vías, porque se quieren esconder los datos reales. Primer misterio, los fallecidos realmente por coronavirus en cada residencia de la provincia, que hasta los sindicatos denuncian que se les ocultan datos. Según parece, ha habido 500 contagiados por el virus en las residencias, entre residentes y trabajadores.

Cuatro agujeros del Ingreso Mínimo Vital

Me alegra que se haya aprobado en España el Ingreso Mínimo Vital (IMV), que ya debía haberse aprobado hace años, y que existe en los países de nuestro entorno. Ahora es más necesario a causa de la grave crisis ocasionada por la pandemia.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José-Luis Escrivá, ha afirmado que, al regularlo, se han tenido en cuenta “los mejores esquemas europeos”. Pero el IMV tiene algunos agujeros.

El primer agujero es que ha agitado con razón a los ya penalizados pensionistas españoles, que han puesto el grito en el cielo, al excluir a los mayores de 65 años, dejando fuera a los que cobran pensiones de jubilación no contributivas inferiores a 462 euros, que es el mínimo que otorga el IMV, con un máximo de 1.015 euros.

Una discriminación por razón de la edad. Como afirman los pensionistas, el Gobierno se ha olvidado de ellos. ¿Por qué? O es porque el Gobierno piensa que no son “sus” votantes los españoles de esa edad, o bien porque piensa que se van a quedar callados. Grave error e injusto: medio millón de españoles cobran 395 euros de pensión.

Segundo agujero: los desempleados mayores de 52 años, que hayan cotizado por lo menos 15 años, perciben 430 euros, menos que el IMV. ¿Alguien lo ve justo?

Ministro Planas: póngase las pilas

El Ministro Planas en una entrevista para el periódico Mediterráneo, el pasado 27 de mayo, ofendía a los citricultores con estas palabras: “El sector citrícola no debería echar la culpa a Sudáfrica sino ponerse las pilas”

En sus políticas y declaraciones, el Ministro Planas demuestra que, en lugar de defender a los agricultores, traicionándolos, está defendiendo los intereses de unos pocos poderes económicos que producen en esos países con los que la UE ha firmado: Acuerdos de Libre Comercio, y que son los que amenazan con sustituir a la agricultura española.

En respuesta a esa ofensa, yo mismo, como presidente de ALIV, divulgué un video condenando esta actitud globalista del ministro y advirtiéndole de que se la vamos a liar si no es él el que se pone las pilas.

Castellón pasa hambre

Las consecuencias de la crisis sanitaria a causa de la epidemia son múltiples y dolorosas. La más grave, sin lugar a dudas, la pérdida de vidas humanas, sobre todo en residencias de mayores, cuyas causas duelen todavía más, porque no se actuó en algunas a tiempo y con los medios adecuados, pese a que era evidente que era el sector más vulnerable: si en algunas no ha habido contagios ni muertes no parece que se deba a la casualidad, sino a haber puesto los medios a tiempo. La sociedad, los familiares de los fallecidos, no deben pasar página, y es algo que se resolverá en los tribunales o a través de los cauces que cada uno quiera utilizar, en memoria y en honor de los fallecidos. Negligencias laborales o sanitarias, tardanzas reiteradas por parte de las autoridades, deben ser aclaradas, también para que no vuelvan a suceder, si hay nuevas emergencias en el futuro, sean del Covid-19 o de otro tipo. Nuestros mayores tienen derecho, se lo merecen, y las heridas de lo que ha pasado deben restañarse con rigor para no recaer en reincidencias.

Para desprenderme del lastre del pancatalanismo

Anhelo cruzar, junto a mis amigos y compañeros de inquietudes, el mar Rojo para desprenderme del lastre del pancatalanismo.

En los momentos de máxima angustia espiritual del pueblo de Israel, cuando su reino había sido devastado y el templo de Yahvé derribado y profanado, se purificó la manera de entender lo divino y volvieron a recuperar su identidad como pueblo de Dios. El paso del mar Rojo fue su punto de inflexión.

Hoy quiero mostrar que el Valencià tiene que cruzar su mar Rojo para purificarse del pancatalanismo que los poderosos políticos han ido llenando sus alforjas de normas y vocablos ajenos a su ser, hay que volver a saborear las palabras de Cervantes cuando se refería al Valencià: “graciosa, dulce y agradable”

Botiga "Sorpreses Lacreu"

I

Soc fidel ‘seguidor’ (follower, per als mes anglicans o anglofils) de l’arqueollingüistica que el ‘filolec’ Josep Lacreu nos regala, com el manà, que era flor d’un dia. Ho saben aquells que tenen la paciencia de llegir els articuls que publique en esta uep.

Com en estos dies de pandemia penitent hi ha poques coses que fer i he de passar les hores, me fixe un poc mes en el diari i baixe regularment a la tenda “Sorpreses Lacreu”.

A finals de març (Levante-EMV, 26-3-2020: 55), a conte del coronavirus comentava el terme “masquereta” que es un diminutiu de “màsquera”. Ell apunta que nos sorprendrem que davant de e s’escriga ‘que’... pero no, tambe passa en ‘esquena’, ‘quefer’, ‘requerir’, ‘taques’, ‘vaques’... ¿volia dir que nos sorprendria que no fora ‘mascareta’ la paraula?

Com qui no vol, explica que “Esta forma amb «e» posttònica és la més general en valencià” i que la [s] que precedix a la [k] “tendix a palatalitzar-se espontàniament” i “es pronuncia com si estiguera escrit «maixquera»”. Puix si, ad alguns, valencianoparlants, no nos causava ninguna estranyea, perque coneixem la parauleta... si, una ‘maixquera’.

I per a tranquilitat de tots, nosatres, nos diu que ya apareix (en la forma ‘maxqueres’) en un dietari valencià del 1573.

Marlaska, 'clon' de Sánchez

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, cesó fulminantemente al coronel de la Guardia Civil Pérez de los Cobos, en teoría por “pérdida de confianza”, y en la práctica por no informarle del informe sobre el 8-M, que la juez del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid había solicitado, y del que no salen bien parados Fernando Simón ni el ministro Salvador Illa. Poco después dimitió el general de la Guardia Civil Laurentino Ceña, y habrá que ver si hay otras dimisiones en solidaridad con Pérez de los Cobos.

Con tres llamadas telefónicas, Marlaska ya tuvo claro que había que cesarle, por indicación del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, más que interesado en que se diluya todo lo referente al 8-M. Allí estuvieron y alentaron previamente la esposa de Pedro Sánchez, Carmen Calvo, Nadia Calviño, Isabel Celaá, el propio Fernando Grande-Marlaska y todos cuantos sabemos.

Hay que tener presente la trayectoria profesional del juez Grande-Marlaska, que es brillante. Ingresa en la carrera judicial en 1987, en 2012 presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, en 2013 vocal del Consejo General del Poder Judicial. Destacó por la instrucción de causas contra la banda terrorista ETA y ordenó la entrada en prisión de Arnaldo Otegui: sí, ese que ahora pacta con el Gobierno al que pertenece Grande-Marlaska.

Colectas en iglesias

El pasado lunes, 18 de mayo, Fernando Giménez Barriocanal, vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española, pidió en rueda de prensa a los católicos que fueran generosos en sus donativos, para pagar el sueldo del cura y las instalaciones, ya que “la Iglesia no vive del aire”. Al estar los templos cerrados por el Estado de Alarma, no ha habido colectas. Fernando Giménez sugirió, también, fórmulas para efectuar donativos que comprometan más que donar esporádicamente, como aportaciones periódicas, al igual que se está suscrito a plataformas de televisión o música. La pandemia ha provocado, entre otras cosas, casi una total ausencia de donativos, y fue un “toque” realista, muy oportuno, en la línea de que los católicos se comprometan más a sufragar los gastos de las iglesias.

Pablo Iglesias calla

Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno de Derechos Sociales, está muy callado respecto a los fallecimientos de ancianos en residencias. Han fallecido por coronavirus 18.400 ancianos en residencias, públicas y privadas, que supone que dos de cada tres fallecidos –27.650- por el Covid-19 son ancianos en residencias. Es una tragedia sin ningún tipo de paliativos, que nos tiene a todos los españoles indignados, dolidos. No es para menos.

La excusa de Pablo Iglesias para no dar la cara sobre lo que ha pasado y se está haciendo en las residencias de la tercera edad es muy sencilla: que es competencia de las comunidades autónomas. Ni él da la cara, ni la da Mónica Oltra en la Comunidad Valenciana. No sólo eso: no se dan datos precisos de fallecidos, porque la cifra que yo indico no es “oficial”, que en la pandemia equivale a suponer que esconde una realidad todavía más dolorosa. Oltra se escuda en que es Sanidad quien ahora se responsabiliza de las residencias a causa de la pandemia; Iglesias hace lo mismo. Sin embargo, la magnitud de la tragedia pone en evidencia a Iglesias y a Oltra: deberían comparecer en rueda de prensa, en Madrid y Valencia, y dar la cara, aportando datos y sometiéndose a preguntas libres de los periodistas, no censuradas. Tal vez es demasiado pedir a estos gobernantes: que comparezcan en rueda de prensa y se sometan a las preguntas de los medios de comunicación. Mientras, estigmatizar a las privadas es la consigna.

DOS GENERACIONES

Vamos a intentar interconectar el resultado de las elecciones municipales en la ciudad de Valencia, con los conceptos “ESPAÑA VACIADA” y DOS GENERACIONES.

1. LA ESPAÑA VACIADA

1.1 ANTECEDENTES

Ha saltado a la palestra a través de los medios de comunicación, el concepto de la España vaciada, como algo novedoso, pero ese hecho se gestó muchos años atrás.

Tras los años de la posguerra, década de los años 1940, la vida en el mundo rural de la España interior era predominantemente agrícola y de subsistencia. En ella, podemos distinguir dos modelos:

Estupefacción

Esa es la sensación que he sentido durante esta semana al escuchar y ver lo que está ocurriendo en España.

Necesariamente, he de dejar sin comentar infinidad de pequeños, o quizá grandes, asuntos para comentar unos pocos que han sobrepasado la medida normal del desgobierno que padecemos.

Inicio la cuenta. ¿Hasta dónde es justificable la injerencia entre Ministerios en donde uno, económico, acepta (que no sé por qué) que se produzcan rebajas en el comercio, minorista o no, y otro, sanitario, le enmiende la plana? ¿Estos señores ministros se sientan juntos en el Consejo y toman decisiones colegiadas?

Se impone la cuarentena turística de dos semanas a nuestros visitantes. Aparte otras consideraciones ¿existe alguna habitación de hotel que interese a alguien pasarse 14 días en ella para conocerla y realizarse espiritual y físicamente durante sus cortas y escasas vacaciones? ¿El ministro del ramo, que hace relativamente poco habrá experimentado personalmente esta experiencia, querrá que estos visitantes también participen de ella y se ahorren unos dineros en beneficio de la economía española? Francia ya ha contestado. Impone a los turistas españoles el mismo trato, y por el mismo tiempo y motivos. ¿Realmente quiere hundir el sector turístico y dejar en el paro a los trabajadores del sector?

Juan Roig y el Covid-19

Juan Roig, el presidente de Mercadona, ha decidido destinar 70 millones de euros, procedentes de su sueldo y dividendos en su empresa, para reactivar la economía nacional y valenciana, así como en labores sociales y de mecenazgo. Tiene una larga trayectoria de apoyo económico y personal a proyectos sociales, y en estos momentos de pandemia lo que urge es relanzar la economía, y él como empresario es lo que ve oportuno hacer. Es una iniciativa muy loable, pues la crisis sanitaria ha generado una crisis laboral, económica y social que bien se puede calificar como catastrófica. Y en las catástrofes cada uno hemos de plantearnos cómo colaborar, bajo las diversas formas de colaboración existentes, que abarcan la dedicación de tiempo en tareas de voluntariado –por ejemplo, para repartir alimentos a miles de familias necesitadas en estos momentos-, las ayudas económicas o plantearnos cada uno cómo colaborar con nuestro propio trabajo, incluido el periodístico, buscando la verdad.

Grandes hitos en la historia de los Derechos Humanos. APORTACIÓN ESPAÑOLA

Me ha llamado la atención que, en la inmensa mayoría de los casos en los que he hecho una consulta en la web sobre la evolución histórica de los Derechos Humanos, hay una suerte de coincidencia en los resultados, lo cual me ha llevado a pensar que, posiblemente, esa historia y esos momentos son los que comúnmente son aceptados por la comunidad internacional.

Vaya por delante mi escaso, por no decir nulo, conocimiento sobre la materia. Digo esto para dejar claro que lo que aquí se expone se somete a mejor criterio y si es preciso a la revisión y oportuna corrección.

Pues bien los momentos más significativos, que en las sucesivas búsquedas realizadas en el mundo de internet se repiten, son los siguientes:

Todo un caminàs

De las nuevas especies humanas

Desde la apertura parcial de la prisión, a la que me ha sometido el Gobierno sin motivación alguna por mi parte, he regresado a mi costumbre cotidiana de caminar.

El primer día, aunque recorrí varios kilómetros menos, me encontraba como Rambo, ¡no me sentía las piernas!, sin llegar a tener agujetas. Ahora voy progresando debidamente y aun me faltan algunos kilómetros para llegar al nivel habitual.

Pero no es de esto de lo que quería hablar. A mi regreso a la ronda de circunvalación de Castellón me he encontrado no con mucha más gente que antes, sino con la proliferación de unos tipos que siempre se apreciaban y se veían como forma de ser y estar egoísta y mal educada en valores ciudadanos. Hoy, tras ver anteayer un encontronazo bastante fuerte entre dos ciclistas, me decido a dedicarles un poco de atención, por si pudiera ser de la utilidad de alguien, autoridades incluidas.

Por lo general, la gente somos bastante cumplidores de las normas excepto estos tipos que seguidamente paso a describir:

Nuevas elecciones generales

Tras la crisis sanitaria por el coronavirus, España necesita celebrar unas nuevas elecciones generales a finales de 2020, para que haya un Gobierno que elijamos para superar la grave crisis económica, laboral y social en la que estamos ya sumidos. Y que va a ser muy dolorosa y larga.

La desastrosa gestión de la pandemia por parte del actual Gobierno –tarde y mal- al afirmar que tardaremos dos años en recuperar la riqueza perdida.

Algunos sectores se recuperarán antes de dos años, otros en dos años y otros tardarán más. Basta pensar en las empresas que se están viendo abocadas al cierre, o los comercios, autónomos, bares y pequeñas empresas que habrán de buscar nuevas actividades profesionales, y eso no se resuelve en unos meses.

Soy partidario de agotar las legislaturas, en principio, pero es que la actual situación requiere que los españoles elijamos a quien debe dirigir la recuperación de todo un país. Y me pesa pedir este adelanto, porque ya llevamos unas cuantas elecciones en los últimos años.

No hay que descartar que el propio Pedro Sánchez decida adelantar las elecciones, si ve –con la ayuda de su inseparable Iván Redondo– que la recuperación va a ser muy dolorosa y larga, y que electoralmente es peor para él esperar a convocarlas. Si ve que le conviene a él –no hablo de al país, sino a Pedro Sánchez-, no dudará en convocar nuevas elecciones. Y con esa decisión parecería que escucha a la sociedad.

La pandemia: FACTA NON VERBA

No dire yo que no s’haguera pogut fer millor, que no es puga fer millor. No dire que siga improvable que el president del govern Pedro Sánchez tinga un ‘toc’ de superbia (ya ho escrigui, fa mesos). No dire que no es va a marches forçades i que les lleis haurien de coneixer-se en mes antelacio... No dire mes coses perque lo que nos pareix un temps llarguissim nomes son dos mesos curts, unes huit semanes, uns xixanta dies.

Ya sabem que lo dur se’ns fa etern...i lo bo, curtissim, passa en un alé.

Molts dirigents politics han donat a repel el si a l’estat d’alarma i a les prorrogues. Uns atres han votat sempre que no i uns pocs que s’abstenien ara se’n passen al costat del no. Es la llibertat de la democracia.

I esta reticencia no nomes la proclamen l’ultradreta, els independentistes, els soberanistes o els nacionalistes, es ya tambe paraula d’alguns presidents autonomics del PP (Andalusia, Galicia...en sintonia en el seu –nefast– dirigent Pablo Casado, que ara diu que ya no cal), o d’algun reconvertit com el president de Cantabria, Miguel Ángel Revilla.

M’agrade o no, la realitat es que (a pesar d’improvisacions i de retrassos en prendre mides dures –yo no se qué hauria fet ni si hauria tengut el valor...–), la pandemia estava desbocada (anava solta i en silenci)...i des del 14 de març fins al 5 de maig, ha canviat del cel a la terra. Aço son fets.

Puig habla de “gerontofobia”

Hace unos días, Ximo Puig afirmó que no consentiría que, como herencia de esta pandemia, quedara en la sociedad una “gerontofobia”, que la Generalitat no lo permitirá, y se deshacía en adjetivos para destacar el esmerado cuidado que se merecen los ancianos. Esa defensa de los ancianos, en estos momentos resulta sospechosa por parte de Ximo Puig, porque busca esconder una realidad dolorosa: el elevado número de ancianos fallecidos por el coronavirus, y de modo especial en las residencias de ancianos. Además, yo no observo en la sociedad gérmenes de “gerontofobia”, sino gritos desesperados de que haya más residencias de ancianos y se gestionen mejor: una vez más, Puig pretende crear un problema social donde no lo hay, para erigirse en guardián de los ancianos. Táctica desinformativa, una vez más.

ESTOY CANSADO

Estoy cansado.

Sé poco de algunas cosas y menos aún de otras muchas. Me han hecho mayor –o viejo, sin que lo haya pedido, y mi parecer no es importante. En fin, soy un español medio, soy … un jubilado que goza de razonable buena salud. A D g.

Digo que a Dios gracias porque nuestros indirigentes políticos ya hacen todo lo posible para aligerar la carga social que representamos, sin recordar lo que conseguimos.

Pues eso. Estoy cansado de estar en una prisión, aunque sea la mía, sin saber por qué; sin tener derechos, aunque sean inferiores, como los presos políticos; contentándome con ver en los medios la zanahoria de que, a lo mejor, un día, o dentro de unos días, o de unas semanas, si me porto bien, me dejen enseñar la patita por donde y cuando me digan las voces de unas gentes que, como no piensan en LA nación, lo mismo pueden ir hacia adelante como hacia atrás; aunque ellos puedan saltarse impunemente sus estrictas normas sin que nadie se inquiete ni les pida esa responsabilidad que ellos exigen a los demás.

Principios para la prudencia

Es propio de la condición humana equivocarnos continuamente en nuestros juicios sobre las personas y las cosas, no tanto por falta de entendimiento, cuanto por falta de prudencia. No pensamos bien lo que decimos, y sobre todo, hablamos de lo que no sabemos.

Nuestras pasiones nos llevan a cometer infinidad de equivocaciones en temas que nos afectan, por una parte, y en las valoraciones que hacemos sobre las personas, por la otra: exageramos las cosas, hacemos juicios temerarios, y lanzamos acusaciones no suficientemente contrastadas con la realidad. Y este mal es universal, porque caen en él tanto la gente común en sus conversaciones de vecindario o de bar, como los que opinan y dan su veredicto desde las instancias de la comunicación social. En el mundo se cometen, por supuesto, grandes mentiras con la perversa intención de engañar, pero el mayor mal es la falta de prudencia, principal causa de las equivocaciones humanas. Para ser prudentes, deberíamos seguir estos principios:

No hacer afirmaciones rotundas sin estar seguros de lo que decimos.

Pedro Sánchez: tarde y mal

Pedro Sánchez está gestionando muy mal la crisis del coronavirus. Sé muy bien que no es nada nuevo ni original lo que afirmo, pero lo hago a sabiendas: ni por agotamiento va a lograr que pensemos otra cosa, mientras no cambie su aire autosuficiente, mentiroso e incompetente de gobernar nuestra querida España.

Afirmar que se gobierna “tarde” ya lleva implícito que lo hace “mal”. Sin embargo, reitera sus errores casi cada día, y permite que los miembros del Gobierno digan una cosa y su contraria. Difícil arreglo tiene, para desgracia nuestra, pues afecta a la salud, al empleo, a toda la sociedad española, con tintes dramáticos, sin que nos sirva la cantinela de que es un problema mundial: basta ver cómo se está gobernando en otros países, para reconocer que es un problema de todo el mundo, pero hay modos de gestionar la crisis mejor y peor, y el balance de Sánchez es aterrador.

Ante esta pandemia, resultaba evidente que debía protegerse al personal sanitario prioritariamente. Poco antes de escribir estas líneas, me entero de que van a pasar el lunes próximo, 4 de mayo, los test al personal sanitario de un importante Centro de Salud de una capital de provincia. Increíble, pero cierto.

CRISIS DE LA CULTURA DE LA MODERNIDAD

Recibí la semana pasada el libro de ponencias del I Congreso Internacional de Historia y Monarquía: “El Reinado de Alfonso XIII y sus Relaciones Internacionales”, que tuvo lugar el 1 y 2 de Febrero de 2019 en los Reales Alcázares de Sevilla. Organizaron el Congreso, la Hermandad Nacional Monárquica de España junto con la Secretaria Nacional de Educación y Cultura y la Delegación Regional de Andalucía, Ceuta y Melilla. (Ha sido un regalo de una amiga coordinadora del congreso)

El titulo de la primera ponencia a cargo del Excmo. Sr. D. Jorge Fernández Díaz fue: “Alfonso XIII y la Consagración de España al Sagrado Corazón de Jesús”, pero yo quisiera compartir parte del contenido de la ponencia a cargo de Dr. Javier Paredes Alonso, Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá de Henares, pues creo dio en la diana sobre el origen de la actual crisis que padecemos, dando pistas sobre el camino hacia una buena solución.

El titulo de esta ponencia fue: “El contexto Europeo del Reinado de Alfonso XIII”, y comenzó diciendo: “Voy a hablarles de algo que es de unánime reconocimiento. En el periodo de Alfonso XIII, concretamente en 1919, se produce la crisis de la cultura de la modernidad…….. eso es lo que pasa en 1919, que la sociedad europea, que se ha sentido tan segura con unos parámetros culturales, entra en crisis.

La pandemia: OPOSICIONS i DESORI

Les sifres: veritat / mentira*

Casi tot lo mon ha acusat al govern de no dir la veritat en els morts ocasionats pel coronavirus. ¿Ha estat mentint? En puritat, no.

M’explique, qualsevol investigador sap que a l’hora d’analisar un fet –epidemiologic, sociologic, fisic, economic, conductual...– es comença per acotar l’objecte. El ministre de Sanitat, Salvador Illa, s’ha cansat de repetir que nomes es contabilisen a efectes serials els morts diagnosticats de coronarivus i que es una definicio ‘exigent’. No es correcte el terme, es nitida i es la ‘oficial’ (europea i de l’OMS), pero no es comprensiva.

Me torne a explicar. El comput es facil perque a soles val el diagnostic, pero deixa casos fora perque hi ha molts morts (¿el doble?, ¿el triple?) que tenint ‘sintomes compatibles’ no s’han inclos. El defecte no es dels contadors, sino de la caracterisacio. Si es mes extensa generarà mes problemes. ¿Son usuals definicions tan estrictes en unes atres malalties?

¡Gracias, personal sanitario!

Son unas líneas de gratitud, reconocimiento y apoyo a todo el personal sanitario, que está demostrando en estos meses de epidemia que, pese a la falta de protección mínima –falta de tests, de mascarillas, de respiradores– que el Gobierno o la Generalitat debían haberles proporcionado desde el primer momento, se han jugado la vida, y algunos la han perdido. Médicos, enfermeros, auxiliares, trabajadores de la limpieza, el 112, farmacéuticos y cuantos siguen dejándose la piel –la vida en riesgo diario– necesitan todavía no pocas de las medidas de protección que ya deberían tener desde el primer momento. Han sufrido las mentiras reiteradas, con falsas promesas, pero han puesto su cabeza y su corazón en salvar vidas, de modo que los enfermos, a veces moribundos, no escucharan de ellos quejas, sino apoyo total en momentos tan decisivos. Nos faltan palabras de gratitud, pero si en algo hemos de ayudarles es en poner todos los medios para que desempeñen su trabajo en las condiciones materiales propias de un país desarrollado. Están bien los aplausos diarios de los vecinos al personal sanitario, pero también las “caceroladas” pidiendo lo que necesitan.

Medicina de guerra

¿ES EN ESPAÑA LA MEDICINA DE GUERRA UNA EXCUSA PARA APLICAR LA EUTANASIA DE TAPADILLO?

En España, últimamente, se está hablando mucho de medicina pública y de medicina privada, estableciendo que la diferencia entre ellas es que, la primera es gratuita y, la segunda, de pago. Con respecto a esto, conviene dejar muy claro que ambas son de pago y, además, pagadas por el usuario. En el caso de la privada, directamente de su bolsillo y, en el caso de la pública, con los impuestos que pagan todos los ciudadanos, jóvenes o ancianos, la utilicen o no la utilicen. Porque los ciudadanos que utilizan la mal denominada sanidad privada, también, con sus impuestos, contribuyen a la financiación de la pública, sean usuarios o no.

Por lo dicho, pienso que los ciudadanos deberíamos librarnos del lenguaje que nos quieren imponer, con la intención de manipularnos, y empezar a llamar las cosas por su nombre, pasando a denominar la sanidad privada como sanidad pública (porque ofrece un servicio público) de titularidad privada, y, a la sanidad pública, como sanidad de pago de titularidad estatal. Con ello, entre otras cosas, acabaríamos tomando conciencia de que los políticos no regalan nada.

Los lectores opinan sobre la tragedia en las residencias

El pasado 16 de abril publiqué el artículo “Tragedia en las residencias de ancianos”, invitando a los lectores a aportar datos y comentarios sobre esta cuestión, por desgracia de tanta actualidad a raíz de la pandemia. Indicaba mi correo electrónico –javierarnal2002@yahoo.es– por si los lectores querían enviarme sus opiniones, aparte de los comentarios que en este diario se pueden aportar, y de hecho se han aportado, pero pensando que hay informaciones que los lectores preferirían proporcionarlas a una persona, no exponiendo en público sus datos personales, por razones diversas.

La reacción de los lectores ha sido numerosa y variada, desde toda España, y a todos les he contestado, y lo seguiré haciendo.

Hay residencias públicas que están trabajando muy bien esta situación, poniendo en marcha medidas en cuanto se supo del evidente riesgo que corrían los ancianos en residencias. Y me cuentan que no han tenido ningún caso de contagio ni ningún fallecido por esta causa.

Oltra y las residencias

Oltra está desaparecida para la provincia de Castellón desde hace semanas como consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, de la que dependen las residencias de ancianos. Vamos a llamarlas por su nombre, por mucho que abunden expresiones como “tercera edad” o “mayores”: son ancianos que no pueden vivir solos o que es inviable que vivan con su familia. Aparece -¡sólo faltaría!– en calidad de portavoz de la Generalitat, pero para la provincia de Castellón está totalmente desaparecida, escondida, noqueada. Sabe que no ha cumplido ni cumple con esta provincia: prometió hace cinco años una residencia pública en Castellón, y no se ha vuelto a hablar de ella: ni siquiera hay un solar previsto. En una ciudad con casi 180.000 habitantes hay una residencia pública, y sólo la iniciativa privada salvará esta carencia en la ciudad. Lamentable.

Mónica Oltra ya desbarró, y mucho, al cerrar una residencia de menores en Segorbe, gestionada por religiosas, por supuestos abusos de un empleado, que luego judicialmente se volvió en su contra. Pretendió tapar problemas de abusos en residencias de menores públicas, en circunstancias que son muy conocidas. Penoso.

Las FF.AA. no pueden ser mangoneadas por los partidos

A raíz de las desgraciadas palabras, y dejemos ahí el calificativo, del General de la Guardia Civil José Manuel Santiago, he sentido la necesidad de exponer públicamente algunas reflexiones e ideas sobre la, llamémosle así, cuestión militar.

En primer lugar, creo que se debería volver al anterior sistema de ingreso en las academias militares. Por oposición, previa superación del bachillerato y selectividad.

Eso no es incompatible con el hecho de que se establezcan otros medios de acceso a la escala de oficiales, sobre todo de Ingenieros, Transmisiones, Intendencia, Logística y Artillería. Pondré algún ejemplo, para intentar dejar clara la cuestión. Pongamos el caso de un Licenciado en Ciencias Físicas, lo que le proporciona un alto nivel de conocimientos físicos y matemáticos, el cual, después de terminar sus estudios, considera que tiene vocación militar y que, por razones de edad, ya no puede acceder a la oposición de ingreso. Eso no debería ser óbice para que pudiese culminar su vocación. Bastaría con que, tras la superación de las correspondientes pruebas psicofísicas y médicas, pudiese acceder a la condición de Oficial, de Artillería en este caso, tras un período de formación más corto. Lo mismo podría suceder con un Ingeniero de Telecomunicaciones que desease incorporarse a Transmisiones. O con un ingeniero de caminos con respecto al Arma de Ingenieros. Cabrían más ejemplos, pero con éstos creo que queda suficientemente ilustrada la cuestión.

El salvaje Doctor muerte

Aktion T4. Con este nombre se conoció a finales de la década de los años treinta en la Alemania nazi un proyecto en virtud del cual se trataba de eliminar a los ancianos y enfermos, a fin de suprimir a las personas que se consideraban físicamente defectuosas. Según las fuentes, las víctimas fueron entre 275.000 y 300.000 personas, y el proyecto sólo se paralizó por la valiente oposición de un prelado católico, horrorizado ante tal brutalidad.   

Este total desprecio por la vida humana, especialmente por los más vulnerables, se conoce con el término de eugenesia, y consiste, básicamente, en la eliminación física de los más desvalidos, de los que más protección necesitan. Tal barbarie siempre se había asociado al nazismo y a Adolfo Hitler; sin embargo, ahora, nada menos que un Doctor en medicina, Frits Rosendaal, acaba de hacernos caer en la cuenta de que actualmente existen partidarios de esta forma de actuar en la propia Holanda, al hacer unas declaraciones en el mismo sentido, aludiendo al error que comete la sanidad española o la italiana en intentar salvar o luchar por la vida de sus ancianos.

Tragedia en las residencias de ancianos

La pandemia está provocando miles de muertos entre ancianos que viven, que vivían, en residencias. Más de la mitad de los 18.000 muertos, a fecha 13 de abril, son ancianos que vivían en residencias, 10.700.

Toda muerte duele. Además, casi todos tenemos algún familiar en una residencia, o un amigo que tiene a sus padres, o un vecino que nos transmite su dolor e indignación.

Es desgarrador comprobar que, en una residencia, han fallecido una cuarta parte de los ancianos. O leer que en una comunidad autónoma el pasado lunes fallecieron 31 personas, de las que 19 vivían en residencias de ancianos.

El dolor necesita exteriorizarse, escribirse, manifestarse. Nuestra sociedad sangra, especialmente, con la muerte de esos 10.700 ancianos en residencias. Quiero dar voz a muchos que querrían expresar su dolor, su sufrimiento, su indignación.

LA PANDEMIA

1
Imagens: Pixabay (Mohamed Hassan)

 

4/4/2020 (I)

¡China està tan llunt!

Portem tres semanes tancats i en pocs mesos passarém pagina del covid-19 que ha afectat a casi tot el planeta este 2020. En giner, China comunicava al mon lo que no podia ocultar (es propi dels regims dictatorials ‘comupitalistes’ –comunistes-capitalistes–). Ho anuncià i clausurà la provincia d’Hubei, en 60 millons de persones.

Occident mirava de reüll. Son problemes de països subdesenrollats. Es lo que creem quan passa en Africa; alli hi ha endemies que no solen afectar-nos (excepte l’ebola de fa uns anys).

Objectivament, la situacio era preocupant, per les relacions comercials que tenim en China, i alarmant, per la dimensio que adquiria la malaltia.

 

Imprudencia

Esta superioritat dels ‘occidentals’, interiorisada (ni dita ni escrita), escampà la creença de que no aplegaria aci i ademes tenim u dels millors sistemes sanitaris del mon. El refra es sabi: confia en Deu i t’agarrarà el bou (es dir, a banda d’esperar un milacre has de correr).

Juan Cotino

Conocí a Juan Cotino en 1994, en Valencia. Su aspecto sencillo y sonriente hacía que el trato con él fuera agradable. Era entonces concejal del ayuntamiento de Valencia. Era fácil encontrar a Juan en diversos actos públicos, no solamente políticos, pues desde su juventud se prodigó en diversas iniciativas, que promovía o a las que se sumaba con facilidad y entusiasmo. Al poco tiempo de conocerle, coincidimos en la calle. Él iba acompañado por dos concejales más, que me presentó: uno de ellos era un joven, que yo no conocía todavía, llamado Francisco Camps.

Del conocimiento, pasamos a la amistad, y eso que entre políticos y periodistas no suele ser frecuente, porque un político “calcula” muy bien lo que dice a un periodista y piensa lo que espera de él; y un periodista, en principio, busca en un político obtener alguna información de peso, cualificada. Una relación políticos-periodistas siempre compleja que se mueve en el ámbito profesional: el periodista recela de un político, porque piensa que es un “vendedor” y calla realidades ocultas, que son precisamente las que le interesan a un periodista.

El fallecimiento de Juan me ha golpeado como amigo y como periodista. Nunca rehuía una cuestión: descolgaba el teléfono o te decía que te llamaría cuando pudiera, lo cual hacía normalmente el mismo día. Era consciente de las prisas que nos mueven a los periodistas, donde prima el “hoy”, incluso el “ahora”, a veces en exceso.

El SENTIMIENTO RELIGIOSO de la Semana Santa

María del Carmen Aura Busó y José Vicente Gómez Bayarri
Catedrática de Literatura de Bachillerato y Académico de número de la RACV

 

En estos días de afligimiento, recogimiento y reflexión por la situación sanitaria que estamos padeciendo, la expresión de la Fe se puede vivir también en casa y en soledad. Los medios televisivos y radiofónicos nos pueden recrear con escenas emotivas de representaciones de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Van a ser esenciales en estas conmemoraciones la iconografía escultórica que muestran los pasos procesionales, la música que acompaña en los actos litúrgicos y la lectura de composiciones literarias compuestas para estas festividades por excelentes escritores de la Historia de la Literatura Española. El arte, en general, nos acercará a poder sentir en profundidad el fervor religioso de los creyentes de la mayoría de la cultura occidental.

En las celebraciones litúrgicas y procesionales se mezclan la religiosidad popular con la tradición y el arte. Ante la perfección anatómica de las imágenes y la fastuosa decoración de increíbles creaciones es difícil no emocionarse.

Una atra MANIPULACIO indecent: "LA MATA DE JUNC" de Muntaner

En les “fitxes” de la CDLPV “Coordinadora de Dinamització Lingüística del País Valencià”, que es troben en la seua pagina web, referit a “catalans valencians” consten “Referències a la denominació «català»”, La major part d’elles estan tretes del llibre “Conciencia idiomatica i nacional dels valencians” del “il·l·lustrissim” Ferrando. No cal dir, que no hi ha, ni una a soles, que justifique lo que pretenen. Tenen el problema de que la “ensomiada” conciencia idiomatica i nacional catalana mai ha existit entre els valencians.

Hui parlarém de la cita que fa 10. Diuen: “1325. De nou el gran Muntaner: «Exempli de la Mata de Jonc, escrit a la seva Alqueria de Xirivella (L'Horta), bellíssima paràbola i profecia d'unitat entre els tres reialmes catalans front a les maquinacions dels gonelles futurs”

En primer lloc, vegem que a Muntaner no nomes el fan “gran” sino que el fan “profeta”. I es que, per lo vist, el catalanisme preten uns origens d’inspiracio divina, que dota als seus membres, de poders sobrenaturals.

Pero la magancha mes gran la trobem quan es parla dels “tres reialmes catalans”. ¿Quins son els tres “reialmes” catalans, si historicament no n’hi hague ni un a soles? ¿Com han naixcut del no res i s’han reproduit? ¡Aixo si que es sobrenatural i lo demes favades!

Semana Santa y Covid-19

Ésta Semana Santa es muy rara, excepcional, debido a la pandemia. No habrá procesiones, ni Oficios, ni velas al Santísimo, ni Vigilia Pascual…, aunque es cierto que algunos de estos actos centrales para un cristiano sí que se celebrarán, pudiendo seguirse a través de la televisión o internet. Para quienes practican la fe, las opciones para seguir esas celebraciones son múltiples, como ya vienen haciéndolo durante estas semanas de aislamiento, con elevadas cuotas de audiencia, para confirmación de unos y sorpresa de otros. La religión, en concreto la fe católica en nuestro país, está más arraigada de lo que puede parecer, aunque es evidente que en estos años ha ido disminuyendo la práctica religiosa en España: veremos qué sucede a partir de ahora.

Cuando empezamos a ver la magnitud de la tragedia –no quiero entrar en apreciaciones políticas ahora-, muchos comentarios acompañaban el dolor y el sufrimiento, acentuando que había que tener más presente a Dios en la vida cotidiana, valorar más lo esencial y menos lo superficial, y abundaba una reflexión: “es un golpe radical a nuestra autosuficiencia, creernos dueños de la vida y de la muerte de las personas, admitir que somos criaturas”.

La CRISIS SANITARIA del COVID-19: Reflexiones. (y II)

Una vez finalizada la realización de la importantísima manifestación del día ocho de marzo, el gobierno decide reconocer la crisis y empieza a tomar las medidas por todos conocidas, declaración del estado de alarma incluido.

Conviene recordar que la propia Ley 36/2015 establece que los instrumentos de gestión de crisis servirán de apoyo en los estados de alarma y de excepción, con objeto de tener presente que la declaración del estado de alarma no invalida las medidas desarrolladas con motivo de aquella, sino que el estado de alarma las adopta e incrementa o modifica si fuese necesario.

Ante una situación de crisis como la que nos ocupa parece razonable activar un proceso de decisiones permanentes para manejar todos los recursos del estado que sean necesarios, adaptándose a los cambios de la situación para lograr su máxima rentabilidad. Dicho proceso debería contemplar distintos niveles de dirección y/o de ejecución para lograr que el proceso de decisiones se realice de forma ordenada y coherente.

La CRISIS SANITARIA del COVID-19: Reflexiones. (I)

A estas alturas de la crisis sanitaria que padecemos todo el mundo se preguntan cómo se han podido cometer tantos errores en la gestión de la crisis. La sensación de improvisación en la actuación del gobierno se ha extendido entre muchos sectores de la población. Para tratar de revertir esa sensación ahora parece que trata de imponerse el relato de que nadie vio venir la pandemia y lo que ha ocurrido podría haberle sucedido a cualquiera que estuviese en el gobierno.

Trataremos de reflexionar sobre el proceso general de hacer frente a una crisis dentro del marco de la Seguridad Nacional, tratando de adaptarlo al ámbito de la sanidad. No es motivo de este artículo la reflexión sobre el trabajo que llevan a cabo los científicos o expertos, sino la organización existente para dar respuesta a una crisis, en definitiva la gestión de la misma.

Los políticos ya tardan demasiado en bajarse el sueldo

La actual crisis sanitaria, laboral y social exige que todos hagamos esfuerzos, que asumamos sacrificios. Nos esperan meses muy duros, en que el gasto sanitario se multiplica y, en no pocos casos, se pueden salvar vidas humanas si hay medios idóneos.

Algunos han alzado la voz desde hace unos días para que los políticos se bajen el sueldo en esta situación. También change.org está recogiendo firmas: ya lo piden decenas de miles de españoles. No puede ser que sólo sufran los autónomos, los particulares, las empresas: la mirada está puesta en los políticos, que en teoría están para el servicio público en sus diversas versiones.

Este martes, en “Espejo Público”, Susanna Griso se unió a esta corriente, planteando esta rebaja, y pidiendo su opinión al publicista Luis Bassat, que se manifestó totalmente a favor de que los políticos se bajen el sueldo, y por supuesto replantearse las dietas, para ayudar a los necesarios gastos sanitarios.

Isabel Bonig (PP) y Toni Cantó (Ciudadanos) plantearon el lunes pasado que el Gobierno valenciano llevara a cabo un ERTE, suprimiendo Consellerías y reduciendo asesores. También cabría decir que un grupo parlamentario como el PP o el de Ciudadanos en las Cortes Valencianas podría decidir una rebaja de sueldo durante estos meses: sería coherente con su petición.

Un diez a Servicios Sociales

La alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, anunció el pasado 20 de marzo la puesta en marcha del Servicio de Emergencia Social para atender especialmente a las personas más vulnerables por la pandemia. Lo hizo con amplitud, con el fin de no dejar desasistido a nadie, prometiendo facilidades ante la grave situación que estamos viviendo. Se han reforzado los Servicios Sociales dependientes del ayuntamiento y me consta que el personal no da casi abasto al aluvión de solicitudes de ayuda que están llegando en estos días. Era de suponer, pues todos sabemos los cientos o miles de personas que viven solas, mayores, dependientes o necesitadas de diversas ayudas en estas semanas de sufrimiento. Y todos nos hacemos cargo de lo duro que está resultando para esas personas oír o ver a través de los medios de comunicación el número de nuevos contagiados y fallecidos cada día, en la ciudad, en la provincia, en España, muchas veces estando solas. En algunos casos, la persona que les cuidaba ha dejado de hacerlo, por temor a contagiarse al salir a la calle o atender a estas personas mayores, y es preciso buscar soluciones de emergencia.

Las INJERENCIAS de la UE en UCRANIA, y capitulo III: CRIMEA y la Guerra del DONBÁSS

En el primer capítulo vimos cómo la UE, ante la victoria del candidato pro ruso Yanukóvich, provocó, con sus denuncias de posible fraude electoral, que una Ucrania dividida en dos sentimientos contrapuestos, estallara en una revolución, “la Revolución Naranja”, en donde la única salida para evitar una confrontación civil, fue la repetición electoral, con el triunfo, esta vez sí, del candidato preferido por los dirigentes europeos.

En el segundo capítulo narramos cómo la UE y EEUU alimentaron una revuelta en Ucrania, “El Euromaidan”, contra el gobierno salido de las urnas en las elecciones de 2010. Dicha revuelta se radicalizó, acabó en manos del ultranacionalismo neonazi ucraniano, se tornó violenta, y finalizó deponiendo al Presidente legítimo y a su Gobierno, siendo sustituido por otro surgido de un autentico golpe de estado bendecido por la UE y EEUU, que no dudaron en reconocerlo a pesar de haberse hecho con el poder de forma tan poco democrática.

En este capitulo vamos a relatar las consecuencias de los errores de occidente en un país que, pudiendo haber sido el eslabón de entendimiento entre Europa y una Rusia que ya no es comunista, se convirtió en el centro de las tensiones entre ambos, dando lugar a la independencia de Crimea y su posterior adhesión a Rusia y a la guerra del Donbáss en la región del Este de Ucrania.

 

El DESASTRE FINAL de la GLOBALIZACIÓN: el coronavirus

Hace no demasiados años, se nos decía que el globalismo era bueno, se nos hablaba de la prosperidad que generaba, se nos vaticinaba que era el futuro…todos los economistas de carrera, convenientemente adoctrinados en sus respectivas universidades, estaban de acuerdo en este punto, era lo políticamente correcto; sin embargo, finalmente, la globalización sólo ha sido bien aprovechada por dos países en Europa, Alemania, la fábrica del mundo, y Holanda con sus reexportaciones clandestinas; y ha bastado un simple microbio, un simple virus, para que ese sistema, a priori tan perfecto, se fuera totalmente al traste, como lo absolutamente inútil que es, colapsando instantáneamente, de repente, en un momento, y colocándonos ante la peor catástrofe sanitaria que nadie recuerda y ante una total paralización de nuestra actividad económica, que asimismo nos augura ya una crisis financiera inmediata sin precedentes.

Una epidemia: PESTE BUBÓNICA

La pandemia del Covid-19 nos ha recordado que la población mundial está condenada a sufrir, de vez en cuando, epidemias que reflejan la debilidad de nuestra condición humana. La actual, no ha sido la primera, ni por desgracia será la última, a pesar de las investigaciones, medidas tomadas y precauciones que la ciencia y los gobernantes se afanan en desarrollar y aplicar. También está poniendo de manifiesto la solidaridad, la implicación de la ciudadanía y la improvisación.

La Peste Bubónica, llamada también Peste Negra, fue una pandemia devastadora que azotó la Humanidad en el siglo XIV. Esta epidemia, según algunos cálculos, segó la vida de un tercio de la población de toda Europa. Fue transportada de Asia a Europa por viajeros europeos, propagándose rápidamente por la cuenca del Mediterráneo desde la ciudad comercial y portuaria de Caffa, población ubicada en la península de Crimea, Afectó a todas las clases sociales, siendo las más vulnerables las más desfavorecidas, pero atacó igualmente a la realeza, falleciendo el rey Alfonso XI de Castilla y la esposa y la hija de Pedro IV de la Corona de Aragón. Se ha considerado que ha sido la primera pandemia intercontinental de la Historia.

UE versus CORONAVIRUS

¿Es la UE algo más que el proyecto Erasmus? la crisis generada por el coronavirus demuestra que no.

Todos sabemos que Erasmus es una especie de sistema por el que los jóvenes pueden optar por realizar sus estudios en distintas partes de Europa. Es un proyecto que digamos forma parte de esa visión edulcorada de la UE en la que Europa es “lo más”, todos son felices y estamos unidos en un maravilloso proyecto común de tonos dorados y rosas.

EL MEU DRET (a la mort digna)

Fa temps que en la societat s’està plantejant el tema de l’eutanasia (eu + tanatos = bona mort) i m’afecta perque ya estic mes prop d’alla que d’aci. Es delicat perque toca les conviccions personals i es des d’unes atres conviccions personals, vinculades a unes creences religioses, des d’a on s’està atacant per a que el llegislatiu espanyol no regule esta situacio.

Yo entenc els plantejaments catolics pero no els compartixc, per la senzilla rao de que una religio, siga la que siga, no està per damunt del meu interes en una qüestio que m’atany individualment i que entra dins de l’ambit de les decisions personals (com no menjar carn, jugar a futbol o comprar-se un 4x4...). ¿Ara ya no val la sacratissima llibertat individual?. Quan perilla la vida, p.e., la justicia ha sentenciat contra els mormons, que s’oponen a les transfusions de sanc. No està la concepcio religiosa per damunt del dret a salvar la vida.

Tambe entenc que hi haja meges que es neguen a aplicar este procediment per a acabar en la vida, a pesar de ser solicitat pel pacient o pels familiars responsables. El seu dret no pot ser obstacul per al meu. I exigixc el mateix respecte a la meua voluntat. I l’estat ho ha de garantisar.

Nadie se cree la cifra de contagios

El baile de cifras diarias de contagiados por el coronavirus se sigue con el lógico interés, a la vez que con desdén: ninguno nos las creemos.

No es posible que se afirme que hay 47.000 personas contagiadas en España y, a la vez, que 130.000 españoles están de baja por el coronavirus.

A la vez, todos sabemos que los casos leves, sin test, se siguen tratando con paracetamol y cuarentena en casa. Y todos esos miles de casos ni se cuentan, claro está.

“El País” publicaba que el número de contagiados en España, según la estimación más conservadora, es de 150.000, y según la estimación más elevada es de 900.000. ¡Vaya horquilla!

Por otra parte, el presidente del CIS afirmaba que son “carroñeros” quienes critican la acción del Gobierno, o mejor dicho su falta de prevención e inacción. Es asombroso.

Y esta convicción de cifras falsas envuelve la encuesta del CIS de marzo, conocida ayer. Realizada entre el 1 y el 13 de marzo, sin recoger el estado de alarma, esta encuesta ya era objeto de menosprecio antes de conocerse, preguntándonos a ver cómo lograba Tezanos que saliera airoso  Pedro Sánchez. Probablemente sea la encuesta del CIS que menos se merece un comentario. Nadie se la cree.

En estos días de sufrimiento por la pandemia del coronavirus, va creciendo simultáneamente una ola de rabia entre los ciudadanos especialmente contra el Gobierno.

Rabia ciudadana

En estos días de sufrimiento por la pandemia del coronavirus, va creciendo simultáneamente una ola de rabia entre los ciudadanos especialmente contra el Gobierno. La rabia se concentra en la falta de prevención, la comunicación falsa y la gestión muy deficiente, por las manifestaciones del 8-M, las palabras de Fernando Simón de que a España llegaría sólo algún caso aislado diagnosticado -¡dichas el 31 de enero!– la falta de material sanitario para médicos-enfermeras-residencias, y un largo etcétera que no es preciso ni mencionar. El Gobierno llega tarde y mal, y desde luego no sirve la excusa de que es un problema mundial: se puede hacer peor, pero es difícil. La incompetencia y el sectarismo explican en gran medida lo que está pasando, y entre todos hemos de contribuir a que las consecuencias no sean tan mortales ni perjudiciales para nuestras familias y empleos como su ineptitud es capaz de prolongar y aumentar.

Las INJERENCIAS de la UE en UCRANIA. Capitulo II: EL EUROMAIDAN

En el capítulo anterior narramos la Revolución Naranja, consecuencia de una Ucrania dividida entre una vocación nacional y euroatlántica y otra regional y paneslavista. A este polvorín, la UE acercó la mecha encendida de la denuncia por fraude electoral en las elecciones de finales de 2004, en donde se enfrentaron los intereses de la UE en favor del candidato europeísta Yúschenko; y de Rusia, en apoyo del pro ruso Yanukóvich. Aunque venció Yanukóvich, las presiones de la UE desencadenaron una Revolución cuya única salida fue la repetición electoral, que en este caso, ganó Yúschenko, el cual, como eje principal de su política, inició los trámites para la adhesión de Ucrania a la UE.

En este capítulo vamos a narrar cómo se desencadenó una segunda revolución en Ucrania que, al igual que con la anterior, la UE puso algo más que su granito de arena para que estallara.

 

ELECCIONES DE 2010, VENCE EL CANDIDATO PRO RUSO YANUKÓVICH