Medicina de guerra

Miguel Alabort el Sáb, 25/04/2020 - 11:47

¿ES EN ESPAÑA LA MEDICINA DE GUERRA UNA EXCUSA PARA APLICAR LA EUTANASIA DE TAPADILLO?

En España, últimamente, se está hablando mucho de medicina pública y de medicina privada, estableciendo que la diferencia entre ellas es que, la primera es gratuita y, la segunda, de pago. Con respecto a esto, conviene dejar muy claro que ambas son de pago y, además, pagadas por el usuario. En el caso de la privada, directamente de su bolsillo y, en el caso de la pública, con los impuestos que pagan todos los ciudadanos, jóvenes o ancianos, la utilicen o no la utilicen. Porque los ciudadanos que utilizan la mal denominada sanidad privada, también, con sus impuestos, contribuyen a la financiación de la pública, sean usuarios o no.

Por lo dicho, pienso que los ciudadanos deberíamos librarnos del lenguaje que nos quieren imponer, con la intención de manipularnos, y empezar a llamar las cosas por su nombre, pasando a denominar la sanidad privada como sanidad pública (porque ofrece un servicio público) de titularidad privada, y, a la sanidad pública, como sanidad de pago de titularidad estatal. Con ello, entre otras cosas, acabaríamos tomando conciencia de que los políticos no regalan nada.

Los lectores opinan sobre la tragedia en las residencias

Javier Arnal el Vie, 24/04/2020 - 20:05

El pasado 16 de abril publiqué el artículo “Tragedia en las residencias de ancianos”, invitando a los lectores a aportar datos y comentarios sobre esta cuestión, por desgracia de tanta actualidad a raíz de la pandemia. Indicaba mi correo electrónico –javierarnal2002@yahoo.es– por si los lectores querían enviarme sus opiniones, aparte de los comentarios que en este diario se pueden aportar, y de hecho se han aportado, pero pensando que hay informaciones que los lectores preferirían proporcionarlas a una persona, no exponiendo en público sus datos personales, por razones diversas.

La reacción de los lectores ha sido numerosa y variada, desde toda España, y a todos les he contestado, y lo seguiré haciendo.

Hay residencias públicas que están trabajando muy bien esta situación, poniendo en marcha medidas en cuanto se supo del evidente riesgo que corrían los ancianos en residencias. Y me cuentan que no han tenido ningún caso de contagio ni ningún fallecido por esta causa.

Oltra y las residencias

Javier Arnal el Mié, 22/04/2020 - 19:46

Oltra está desaparecida para la provincia de Castellón desde hace semanas como consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, de la que dependen las residencias de ancianos. Vamos a llamarlas por su nombre, por mucho que abunden expresiones como “tercera edad” o “mayores”: son ancianos que no pueden vivir solos o que es inviable que vivan con su familia. Aparece -¡sólo faltaría!– en calidad de portavoz de la Generalitat, pero para la provincia de Castellón está totalmente desaparecida, escondida, noqueada. Sabe que no ha cumplido ni cumple con esta provincia: prometió hace cinco años una residencia pública en Castellón, y no se ha vuelto a hablar de ella: ni siquiera hay un solar previsto. En una ciudad con casi 180.000 habitantes hay una residencia pública, y sólo la iniciativa privada salvará esta carencia en la ciudad. Lamentable.

Mónica Oltra ya desbarró, y mucho, al cerrar una residencia de menores en Segorbe, gestionada por religiosas, por supuestos abusos de un empleado, que luego judicialmente se volvió en su contra. Pretendió tapar problemas de abusos en residencias de menores públicas, en circunstancias que son muy conocidas. Penoso.

AZORIN y su Lengua Valenciana

Ricart G. Moya el Mié, 22/04/2020 - 19:23

Hace años, el prologuista de ‘Rondalla de Rondalles‘ (edición catalana de la Universidad de Valencia, 1986) reproducía un texto azoriniano: “El valenciano tiene su medida y sabor; la concisión del valenciano se ve cuando se compara, texto con texto, con otro idioma: el sabor se gusta cuando se lee la ‘Rondalla de Rondalles‘; y añadía: “Esto decía Azorín, en 1949, en su libro Valencia”; remitiendo erróneamente a la cuarta edición de esta obra, publicada en Buenos Aires.

El prologuista quería desactivar el concepto que Azorín ofrece sobre el valenciano, usando los habituales enredos sobre nostra llengua; pero cometió un traspiés freudiano. Si la referencia fuera correcta se remontaría a 1940, cuando Azorín escribió ‘Valencia’, no en 1949; y la cita, además, no pertenece a esta obra. No es normal pifiarla en el primer párrafo de la primera página, aunque quizá no le gustaba al prologuista (conocido catedrático sardanero de la Universidad de Valencia) el título de “Ejercicios en castellano” (Madrid, 1960) libro donde Azorín da su parecer sobre el idioma del Reino.

Las FF.AA. no pueden ser mangoneadas por los partidos

Miguel Alabort el Mar, 21/04/2020 - 19:52

A raíz de las desgraciadas palabras, y dejemos ahí el calificativo, del General de la Guardia Civil José Manuel Santiago, he sentido la necesidad de exponer públicamente algunas reflexiones e ideas sobre la, llamémosle así, cuestión militar.

En primer lugar, creo que se debería volver al anterior sistema de ingreso en las academias militares. Por oposición, previa superación del bachillerato y selectividad.

Eso no es incompatible con el hecho de que se establezcan otros medios de acceso a la escala de oficiales, sobre todo de Ingenieros, Transmisiones, Intendencia, Logística y Artillería. Pondré algún ejemplo, para intentar dejar clara la cuestión. Pongamos el caso de un Licenciado en Ciencias Físicas, lo que le proporciona un alto nivel de conocimientos físicos y matemáticos, el cual, después de terminar sus estudios, considera que tiene vocación militar y que, por razones de edad, ya no puede acceder a la oposición de ingreso. Eso no debería ser óbice para que pudiese culminar su vocación. Bastaría con que, tras la superación de las correspondientes pruebas psicofísicas y médicas, pudiese acceder a la condición de Oficial, de Artillería en este caso, tras un período de formación más corto. Lo mismo podría suceder con un Ingeniero de Telecomunicaciones que desease incorporarse a Transmisiones. O con un ingeniero de caminos con respecto al Arma de Ingenieros. Cabrían más ejemplos, pero con éstos creo que queda suficientemente ilustrada la cuestión.

LENGUAS CONSTITUCIONALES del Estado Español

José V. Gómez el Lun, 20/04/2020 - 20:46

María del Carmen Aura Busó y José Vicente Gómez Bayarri
Catedrática de I. B. de Lengua y Literatura y Académico de la RACV

 

En España desde el siglo XVI hemos tenido una lengua común de relación entre todos sus ciudadanos y varias lenguas particulares o regionales. Desde ese siglo ese idioma común fue llamada español, sobre todo por los aragoneses y los andaluces como ha escrito el filólogo y académico de la RAE don Gregorio Salvador Caja. Un siglo más tarde, en el Siglo de las Luces (XVIII), el ilustrado polígrafo valenciano Gregorio Mayans i Siscar publicó la obra “Orígenes de la Lengua Española” (1737) y mantuvo que es propio llamarla así porque es la lengua en que podemos entendernos todos los españoles.

Desde la aceptación de un instrumento de comunicación y de entendimiento entre todos sus usuarios la han convertido en “coiné”, es decir, en una lengua conformada y enriquecida desde las otras, constituyéndose en la herramienta adecuada para la intercomunicación. Al respecto el catedrático de Lingüística General de la Universidad de Valencia, Ángel López García, autor del libro “El rumor de los desarraigados (Conflicto de lengua en la Península Ibérica)” (1985) señaló: “El origen medieval de la sólida cohesión lingüística del español se halla en su condición de lengua de intercambio, de “coiné” peninsular, cualquiera que fuese su lengua materna”.

Els Furs i la COSTUM dels VALENTINI (I)

Agusti Galbis el Sáb, 18/04/2020 - 14:53

En articuls precedents hem vist, que previament a l’entrada en Valencia del rei en Jaume, existia un poble valencià descendent del iberorromans valencians, una part del qual continuava sent cristia, mentres que l’atra s’havia convertit a la fe islamica (per convenencia o coaccions), sense que ninguna de les dos parts hagueren deixat de parlar el romanç valencià derivat del llati vulgar. I les relacions en la vida civil dels iberorromans valencians es basaven en costums ancestrals propies.

 

flecha arriba